última hora

HOMILÍA EN EL MONASTERIO DE EL ZARZOSO (26-09-2014). Raúl Berzosa

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
HOMILÍA EN EL MONASTERIO DE EL ZARZOSO (26-09-2014). Raúl Berzosa
Noticias relacionadas

Queridos hermanos sacerdotes, querida comunidad de  Franciscanas de la Tercera Orden Regular, queridos todos, especialmente amigos y bienhechores del Monasterio de Porta Coeli del Zarzoso:

Hoy, más que otras veces, la palabra Eucaristía se hace realidad en su principal significado: “Acción de Gracias”. Sí estamos aquí, en este lugar bendecido, para dar gracias al Señor de todos los dones y de todas las llamadas, por 570 años de vida regalados en favor de su Iglesia. ¡Cuántas vocaciones y cuántos frutos de santidad, generación tras generación de consagradas! Damos gracias a Dios, precisamente, en este año franciscano. ¡Benditos sean Dios y la gran familia franciscana, tan viva y tan necesaria para nuestra Iglesia!

Hermanas, en este día tan hermoso, no os voy a deciros nada nuevo; permitidme, tan sólo, regalaros y devolveros algo de lo que vosotras mismas proclamáis y tratáis de vivir.

Los primeros datos que se conocen sobre este monasterio del Zarzoso (“lugar de zarzas”) datan del siglo XV: un grupo de mujeres beatas comenzó a vivir el Evangelio en fraternidad en el pueblo de Aldeanueva de la Sierra. Muy cerca de donde se encontraba la dehesa del Zarzoso. Era propietario de la misma, D. Gómez de Venavides de Salamanca. Enterado de la ejemplaridad de dichas mujeres, quiso ayudarlas y protegerlas, por lo que determinó construirles un monasterio en su finca. Las obras comenzaron en el año del Señor de 1444. Como se ha dicho, hace ahora 570 años.

Desde el primer momento fue su deseo que este monasterio estuviese bajo la protección de nuestra Señora de Porta Coeli y del Santo Cristo de la Luz; imágenes que esta familia noble, según la tradición, trajeron desde Jerusalén.
Durante varias generaciones esta generosa familia protegió y veló por la comunidad, perteneciente a la tercera orden franciscana regular.

¿Qué se trata de vivir, hoy y aquí, en esta casa? – Sobre todo la vida de oración litúrgica y contemplativa, intercediendo, como verdaderas misioneras por toda la Iglesia. Este es su carisma y su misión: ser escuelas y testigos de vida en el Espíritu. Con una nota muy característica: la fraternidad al estilo del Evangelio. Lo que comporta, desde la especial consagración, penitencia, pobreza, y, sobre todo, mucho amor. Amor a Jesucristo, el Esposo, y a su Iglesia. Amor a la Virgen María y al Padre Francisco y a la Madre Clara. Amor fraterno entre quienes el Señor ha llamado y reunido en este lugar y amor universal a los hombres, nuestros hermanos, especialmente a los más necesitados. Este carisma rompe las fronteras geográficas y los tiempos; por eso, no es casualidad, sino Providencia, que, en este momento, la comunidad sea mayoritariamente mexicana y que este carisma siga teniendo tanto atractivo.

En sincera y viva comunión con la vida de la Iglesia Diocesana, y con verdadero espíritu franciscano, son como “misioneras sin fronteras”, porque están en todos los lugares de la Tierra y en todos los hombres como Cuerpo Místico de Cristo que son. El ejemplo y la intercesión de San Francisco de Asís les alienta en medio de sus muchas dificultades.
Debo decir, por propia experiencia, que es un monasterio siempre abierto a quien se acerca a él y muy querido por quienes entran en contacto con él. Y me alegra que, una y otra vez, hermanas, repitáis: “Si te interesa y te sientes llamada a vivir una experiencia de oración y de vida contemplativa, únete a nosotras. Descubrirás la riqueza y la alegría de vivir el Evangelio”.

Queridas hermanas: recordad siempre, como hemos escuchado en la Primera Lectura de hoy, tomada del libro del Eclesiastés, que todas las tareas, pequeñas o grandes, tienen una razón de ser y un valor. Vuestra vida, aparentemente escondido en Cristo para el mundo, es muy valiosa para la Iglesia y para esta humanidad tan necesitada de la experiencia de Dios. Por eso, con el Salmo 143, no os canséis de cantar que el Señor es vuestra Roca y Bendición. Y, sobre todo, como proclamábamos en el Evangelio de hoy, tomado de San Lucas, con vuestra vida, y no sólo con vuestros labios, confesad que “Jesucristo es el Mesías de Dios”, el sentido profundo de vuestras vidas, el Maestro y el Esposo; aunque os cueste lágrimas y sangre y el martirio de la vida cotidiana. Recibiréis, como prometía Santa Clara a su hijas, el regalo de la “corona reservado a tu persona desde eternidad”. ¡Dichosas vosotras, porque habéis elegido la mejor parte!

Damos gracias a Dios por haber suscitado esta bendita obra. Os damos gracias, hermanas franciscanas, por vuestra vida de fe, de esperanza y de amor. Gracias, extensivas, a vuestros familiares, que desde tierras tan lejanas mexicanas, os permiten vivir entre nosotros. “El Diosecito” y la Virgen de Guadalupe los bendigan. Gracias, bienhechores y amigos de este monasterio porque sin vosotros, no sería posible mantener esta realidad. Gracias a todos los presentes por vuestro testimonio y, sobre todo, por vuestra oración.

Que la Virgen de la Peña de Francia, tan querida para los civitatenses, y San Francisco y Santa Clara, y todos los santos y santas franciscanos, nos acompañen, ahora, al inicio de este curso pastoral que tiene un lema tan sugerente: “Ser ante sus ojos, para que el Señor vuelva a tocar nuestra existencia”. De ello sois ejemplo en esta casa. Que os conservéis muy fieles a vuestro carisma y que nunca os falten nuevas y santas vocaciones. Amén.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

agil
June 13, 2019 agil

El hecho incontestable es que el tripartito ha sacado más votos que el PP y [...]

ver artículo
Charo
June 13, 2019 Charo

Sr Agil quiere ser más concreto y explicarme porqué Podemos no tenía que concurrir a [...]

ver artículo
Ciudadano
June 09, 2019 Ciudadano

Bien hecho, muy bien, ya volvéis a estar colocados tú y tu inseparable amigo Cepa, [...]

ver artículo
Manuela
June 08, 2019 Manuela

No voy a entrar a valorar los datos,pues no estoy cualificada,pero si estoy segura que [...]

ver artículo