última hora

VIAJE HACIA DÓNDE. José Luis Sánchez-Tosal

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
VIAJE HACIA DÓNDE. José Luis Sánchez-Tosal
Noticias relacionadas

Partimos un grupo de amigos hacia las Hoces del Duratón, lugar tan bello como lejano, lo hacemos desde Salamanca, que está a 200 kms. Saliendo el sábado para estar allí el domingo. Alguien pensará que todo un día de viaje para estos kilómetros es una pérdida de tiempo, y yo entonces medito qué más quisiera haberlo podido hacer la entonces reina del mundo Isabel la Católica, que viajaba a 4 kms./hora por estos páramos en sus carrozas. La razón es que la carretera va por esos pueblos de Dios, desde en los que los tiempos pasados se regía el mundo, y tras sus ecos fuimos.

El primer pueblo en parar fue Alaejos, y en él sentimos por primera vez, haciendo un esfuerzo de situación temporal, la grandeza de estas villas en su momento cumbre, pues qué otra cosa se puede hacer situado en su plaza más que deslumbrarse ante ella y la torre de su iglesia.

Avanzamos hacia Medina, allí una vez más su espaciosísima plaza nos habla de un pasado glorioso, en esta cómo no, visitamos la casa donde murió y está enterrada Isabel la Católica, con la sensación de que allí estaba la que había comenzado la historia de nuestra España, con sus aciertos y sus errores, cuyas consecuencias llegan hasta nuestros días con tres ejemplos notables, la unión de España (con permiso de la sociedad Pujol-Ferrusola e hijos), la expulsión de los judíos y el descubrimiento de América, que hace que 500 millones hablen la misma lengua. De Medina se parte con la sensación de haber estado ante la raíz y esencia de nosotros mismos.

Llegamos a Peñafiel, y cómo no, nuestros huesos fueron a parar al castillo, lo vimos de la mano de una guía que se sabía su guión de memoria, pero qué rápidamente intuimos que solo se sabía eso. Señaló qué eran los distintos lugares y habitaciones y poco más, indicándonos cómo canalizaban el agua de lluvia y mostrando las mazmorras y pudrireros, de los que dijo así llamados porque no sacaban de allí a los desgraciados que el poder vertía en ellos hasta que no eran más que huesos. Haberle preguntado si le sonaba de algún suceso y el porqué de que hubieran ido a parar allí de manos del poder con razón o con astucia y si algún poderoso fue llegado a ser echado por otro por ocupar su lugar, pues como que no entraba en el guión, y entonces distraje mi imaginación trayéndola al presente, y me preguntaba si a los que ahora están achicharrando, piénsese en los protagonistas de las famosas tarjetas, amén de los actos personales hechos, van a servir de gran cortina de humo a los grandes casos sin resolver de este país, que yo recuerde ahora en Madrid Banquia y su conexión con Miami, en Andalucía los ERES, en Cataluña la Banca Catalana de la sociedad Pujol & Cía y Valencia capital de la Gurtel, pues visto lo visto que ya se han despeñado dos jueces por intentar llegar al corazón de esos casos, como que uno no acepta que todo acabe con el achicharramiento de esos seres caídos en desgracia porque unos funcionarios se atrevieron a señalar sus hazañas económicas, ¿o es que se les animó a que las hicieran desde el poder? Pues con este nunca sabe uno a qué atenerse. Y del que yo no sé si tendrá suficiente con estos achicharraimentos o serán en balde y sabremos de una vez por todas todo de todos en todas partes.

Comimos y dormimos en Peñafiel, en casa de la señora del amigo Vicente, lo primero lo hicimos como solo se hace cuando uno está rodeado de mujeres nacidas en el ecuador del siglo pasado, pues cuando quisimos ver la mesa tenía un cocido de los que siempre se recordará haber comido. Dormir fue imposible, pues habitaban la noche las motos expulsadas del pinar de Valladolid y sería la del alba cuando estos modernos caballeros dejaron de hacer relinchar sus modernas caballerías.

Me fui de Peñafiel sin saber por qué motivo nadie o casi vive en su plaza, y preguntándome qué sociólogo me podría explicar el porqué se produce este vacío de personas en un recinto tan bello. Con una cabeza superdespejada a pesar del mucho vino bebido en la bodega del vital y generoso primo de Vicente, vino que era una reliquia del pasado, no porque tuviera años de envejecimiento, sino porque su elaboración es natural, no conocía química alguna, y del que este hombre hace todos los años unos mil litros, no vende ni uno solo y no le sobra vino… ¿a cuántos tiene que hacer contentos y felices?

Partimos de mañana a Sepúlveda, por una carretera que solo le veo una solución, que es llamar al pequeño Nicolás aunque me han dicho que no se le debe molestar para menudencias para que nos lo arregle. Llegamos a este pueblo enclavado en una ladera de estas pinzas que no consiguen romper la aridez y monotonía de la dura estepa castellana a decir de don Antonio Machado, allí estaba nuestra meta, las hoces del Duratón, una falla causada por las aguas a través de miles de años, que ha hecho a día de hoy una fantasía paisajística que encierra una sinfonía de sonidos y colores tan imposible de describir como agradable de pasearla, fue el paseo un bálsamo donado por la naturaleza sobre todo lo que diariamente la vida nos echa encima.

Regresamos parando en Madrigal de las Altas Torres, pueblo que además de estar cargado de historia, tiene el más bello nombre de España, allí donde nació Isabel y murió Fray Luis de León, allí estaban las enormes torres de las iglesias mudéjares, con su desafío frontal a las mezquitas, pero quisiera o no nuestra reina, sin desprenderse de su influencia, pues las dichas torres son claramente minaretes con sus adornos de corte arábigo. Y entonces me pregunto qué hay aún en nosotros de ellos después de tantas batallas de entonces y de ahora, y cómo y cuándo se podrían parar los enfrentamientos de la tribu humana para en vez de dedicar todos los años más de 400.000 millones de dólares en armamento fuéramos capaces de encontrar de una vez los 13.200 que hacen falta para tapar el hambre y resolver el problema del agua potable. Estos pensamientos anulan el bálsamo recibido en las Hoces y me llevan a preguntar hacia dónde viajamos vista la permanencia constante en el presente del pasado y me temo que del futuro a no ser que Dios se ocupe de pedirle al pequeño Nicolás que lo solucione, y el que a pesar de haberse introducido en este artículo, no tenemos foto con él.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Koruko
August 17, 2019 Koruko

Merecido homenaje por su sabiduría y buena persona. Gracias a la organización [...]

ver artículo
39126577N
August 17, 2019 39126577N

Fue ejemplo de humildad y inteligencia educación compañerismo,para todos viva el y el pueblo que [...]

ver artículo
Exciudadano
August 16, 2019 Exciudadano

Ha esto se le llama buen perder CHICHO si señor, en vez de hacer [...]

ver artículo
fray
August 16, 2019 fray

la culpa de la suciedad primero es de quien la tira al suelo, pero esto [...]

ver artículo