última hora

Segunda sesión de las Jornadas de Historia del CEM

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Segunda sesión de las Jornadas de Historia del CEM
Noticias relacionadas

AVANCE

Juan José Sánchez-Oro continua con su aportación al conocimiento de la masonería mirobrigense en el siglo XIX.

Carlos García Medina traza una pequeña historia del emblemático Árbol Gordo, recientemente retirado, pues ha habido desprendimientos de parte de las ramas que quedaban sujetas entre cables y hormigón.
“Quedamos en el Árbol Gordo”
Desde los años 80 del siglo pasado el Árbol Gordo ha sufrido la enfermedad de grafiosis que ha atacado a los olmos (negrillo o negral), pero los diferentes tratamientos fue incapaz de superarlos y los restos que se habían retirado no eran más que un recuerdo que hacía peligrar a quien se acercara. Un árbol con 150 años, aproximadamente.
El olmo es una especie que estaba muy extendida en la Península Ibérica, alcanzando algunos ejemplares más de 40 metros de altura. La madera es resistente, dura y aguanta la humedad, lo que permitía utilizarla en objetos como chancas (calzado de madera que usaban en el campo).
Comenta que hubo disposiciones para plantarlo. Y en los siglos XVIII – XIX el Campo de Toledo, el Campo de San Francisco y la Alameda Vieja el arbolado eran olmos, que fueron talados, manteniendo el Árbol Gordo, para despejar la defensa de la ciudad contra el ataque francés, y disponer de madera para reforzar murallas y otros espacios.
La alameda del Campo de Toledo era una zona de esparcimiento, .como la de la Alameda Vieja.
Estas agrupaciones, alamedas, se definen como olmedas, y no eran los únicos lugares. En el Campo de Herradores había olmos y con un hueco en su tronco que en Navidad los vecinos podían ver un nacimiento que la familia Villarrubia colocaba en su interior.
Por fotos de Agustín Pazos se puede saber que en La Florida hubo negrillos hasta el Árbol Gordo. Y como muestra de esta especia queda uno en la avenida de Salamanca, frondoso, en la conocida zona de Cruz Tejada, con aparente buen estado que ha superado, al menos, todas las acciones de urbanización en la avenida.
El Árbol Gordo tiene una fuente a su lado, similar a la que había en San Cristóbal (antes de esta ultima urbanización del lugar.
También estuvieron las III Columnas (emblema de Ciudad Rodrigo) hasta 1972 (que habían sido llevadas a ese lugar desde la Plaza Mayor).
El Árbol Gordo ha sido el nexo de unión entre la ciudad y el arrabal de San Francisco, siendo parte de la vida y de la historia de los mirobrigenses, asistiendo a las pedreas entre chupines y arrabaleños, procesiones de velas en la víspera de San Francisco, el 4 de octubre, la bendición de los campos, paso de la romería de la Peña de Francia o la procesión el 8 de septiembre. Era el eje de de ferias, del campo de las reses, del campo de los burros, de circos, todos, del campo de los cerdos (Plaza de Herradores).
Un punto de referencia al que acudía todo el mundo, hasta colgaban alimañas en palos cuando diezmaban el ganado, los ciegos con pliegos de cordel relataban allí sus historias. Los “San Pedros” para contratar jornaleros para las labores del campo. Lugar de manifestaciones, reuniones carnavaleras, murgas, viendo pasar el ganado morucho.
El Árbol Gordo ha visto todo esto y mas, pero las personas han tenido su visión y recuerdo personal de este árbol y este espacio que se conoce, y conocerá, como Árbol Gordo.
Continuó Carlos García Medina con un recuerdo personal, sus vivencias, recordando ese mundo urbano alrededor y esos negocios “estables” o pasajeros que han ido dando vida al tiempo de este Árbol Gordo.

Después de su intervención paso la palabra a Jesús García, conocido como “Figago” o “Monjo” que leyó una larga poesía dedicada al Árbol Gordo.

José Ramón Cid Cebrián trato la conferencia “Arrieros y bandidos en la tradición oral de la Tierra de Ciudad Rodrigo”. Y ni unos ni otros faltaron en nuestra tierra a lo largo de los tiempos.
Arrieros hubo para transportar en sus carros, y arrastrados por sus caballerías, las cargas pesadas. Constancia de ello ha que quedado en aguafuertes (El modo de viajar en España) y en el Catastro de Ensenada. Nuestra Tierra movía las mercancías a base de ese transporte, con mulos, o con como en Martiago con la jaca martiaguesa. También el arriero era una figura importante en las comunicaciones, pues hay constancia de ser el correo.
En Robleda se transportaba madera para el ferrocarril.
La segunda parte de la conferencia versó sobre los bandidos, que no faltaron, en la Tierra de Ciudad Rodrigo.
Despeñadero del gitano, o Salto del Gitano; el Tío Potongo que actuaba en la Cuesta de la Jara. Y entre referencias de unos y otros canto romances de sus vidas, de sus penas y andanzas, unas con pujo y otras con gaita y tamboril.
Romance del mozo arriero y los ladrones; reseña del ultimo bandido, El Carabinero, en mayo de 1903; o el romance que copio de el Tío Quico el tamborilero, de Serradilla del Llano.

Por la tarde Ángel Iglesias Ovejero con la conferencia “Ambiente en la retaguardia franquista: la denuncia de la vista de Gil Robles y sus anfitriones en 1938″

En 1938, mientras el “Ejército Nacional” proseguía su avance en la usurpación del poder, la Auditoría Militar de Valladolid se ocupaba, sobre todo desde 1937, en la erradicación del republicanismo en la retaguardia mediante la “represión legal”. Así se instaló un clima de permanente sospecha y se multiplicaron las denuncias, que no solamente afectaron a los republicanos convencidos y comprometidos; también salieron a relucir las adhesiones interesadas y caciquiles locales, así como las aspiraciones de los antiguos líderes derechistas, mal venidas cuando ya se había decretado el Partido Único y la prioridad ganar la guerra y acabar con la República. Así fue como los falangistas de Salamanca denunciaron la presencia de Gil Robles a fines de mayo de 1938 en la finca de Ravida, donde lo hospedó su dueño, Cándido Casanueva. En apenas dos días lo fueron a agasajar unas 160 personas, en su mayoría cedistas, mauristas, agrarios, de Acción Popular, notables de Ciudad Rodrigo y sus aledaños, e incluso falangistas de otros pagos, pero no de la Ciudad, quienes habían promovido la denuncia (Causa 862/1938, del Archivo de El Ferrol).

De hecho, la presencia de Gil Robles no tenía nada de clandestina. Las autoridades militaristas estaban al corriente, pues la habían autorizado, pero los responsables falangistas de Salamanca y Ciudad Rodrigo no lo sabían. Casanueva los puso casi en ridículo, la denuncia no prosperó y la causa fue sobreseída. Sin embargo los de la milicia fascista no se equivocaban del todo en el “matiz político” de tal visita. Gil Robles no estaba en Ravida para “descansar”, cosa que podía haber hecho perfectamente en Lisboa. Pero en su misión en la “Representación Española” en la capital de Portugal  había caducado con el nombramiento del “Señor Franco” [Nicolás] como “Agente de España”. Así que tanteaba la posibilidad de instalarse en España y estaba dispuesto a ofrecerse para un gobierno de España, como daba a entender Casanueva. Le darían la callada por respuesta a un ofrecimiento que no podía ir por peor camino. Franco ya había dado pruebas de que no estaba dispuesto a compartir el poder con nadie.

Siguió Mª Paz Salazar Acha con “Las reliquias de la Catedral“.

Juan Tomas Muñoz Garzón trae a estas jornadas de historia la Campana Gorda. El título lo dice todo: Efemérides carnavalescas en 2015, ceñidas a las campanas referenciales de Ciudad Rodrigo y del propio Carnaval. Por un lado, en junio del próximo año se cumplen 250 años de la colocación de la campana municipal, la del Reloj Suelto. Aunque fue encargada su fundición al maestro catalán Antonio de Barnola y Durán en 1763, su impericia provocó serios problemas al Consistorio por la deficiente hechura de la fundición y, por lo tanto, de la propia campana. Aunque se llegó a colocar en la espadaña, finalmente hubo que retirarla tras la constatación pericial de que no cumplía con el contrato firmado entre las partes. La rehace y vuelve a ocurrir lo mismo, peor todavía, por cuanto el campanero se ausentó de Ciudad Rodrigo y dejó la defectuosa campana en su domicilio. Fue arrestado por incumplimiento de contrato. Al final, el Ayuntamiento decidió encargar a otro maestro fundidor, el vallisoletano Mateo de Ballesteros Solano la composición de la campana. Fue finalmente colocada en junio de 1765.

Por otra parte, se hizo una pequeña referencia al centenario de la Campana Gorda, la que está en la torre de la Catedral, colocada allí en septiembre de 1915. Es la otra referencia del Carnaval, por cuanto de su colocación y deficiente sonido saldría el Vals Toñito, el célebre himno carnavalesco mirobrigense compuesto por Los Becuadros.

José Ignacio Martín Benito continua con el estudio de las barcas en los pueblos de La Raya en el entorno de Ciudad Rodrigo.

Ángel de Luis Calabuig cerró las Jornadas de Historia con el estudio “La Caridad. Cuartel general del Ejército de Portugal”.
Castillos y monasterios fueron los lugares más buscados para ubicar los cuarteles generales de los ejércitos y sus grandes unidades. En Ciudad Rodrigo, La Caridad serviría de parapeto para mantener a prudencial distancia a la estrella de aquellos episodios bélicos de sus colegas de armas.
Al hilo del asentamiento de las tropas francesas, así como lugar de internamiento durante la Guerra Civil Española.
Otros recuerdos trae La Caridad, monasterio del siglo XII, y en el que trabajó Juan de Sagarvinaga hacia 1761 (en tiempos de la construcción del Seminario), San Blas. Y estos restos son los que han movido la inquietud de Ángel de Luis para crear volúmenes de lo que puedo ser esta magnífica construcción y mostrar en 3D imágenes que demuestran la grandeza de las construcciones, que a medida que avanza en el dibujo encuentra detalles que añaden valor a las obras.

1 Comentario

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

JUAN
May 24, 2020 JUAN

Para vecinoo: yo no te he dicho que yo trabaje eso lo dice usted y [...]

ver artículo
Exagricultor
May 24, 2020 Exagricultor

1 al día 30 € al mes cobrando 300€ el 10 % de jubilación para [...]

ver artículo
Vecinoo
May 24, 2020 Vecinoo

Para Juan, paseo 1 mascarilla, comprar otra mascarilla, ir Sintrom con mi madre... Dinero que [...]

ver artículo
Maria
May 24, 2020 Maria

No somos ningún payaso!simplemente nos estamos enfrentando a algo desconocido y,las casa cambian día a [...]

ver artículo