última hora

El Terremoto de Lisboa que pasó por Ciudad Rodrigo

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
El Terremoto de Lisboa que pasó por Ciudad Rodrigo
Noticias relacionadas

|| Crónica de María Esquitín ||


Rosa María Mateos, Doctora en Geología y divulgadora científica, ha sido la encargada esta tarde en La Aldea, de ilustrarnos con su conferencia: El Terremoto de Lisboa (1755), Revolución de la Naturaleza y el Pensamiento.

Con este título tan sugerente ha comenzado una charla en la que lo primero que nos ha dado, a modo de introducción, han sido unas nociones básicas de geología de lo que son las placas tectónicas que forman las fallas y que su movimiento es lo que origina los terremotos, los cuales tienen un hipocentro (foco sísmico dentro de la tierra) y un epicentro, que es la proyección del hipocentro en la superficie terrestre. También ha explicado cómo se origina un tsunami, que contrariamente a lo que la gente piensa no es sólo un maremoto, si no un maremoto tectónico que cursa con un salto en vertical de la placa, lo cual hace que el agua suba (por lo que en la playa se ve alejarse el mar) y que en su vuelta al curso normal cause olas de gran envergadura.

También nos ha hablado de las fallas que hay, y de una cercana: la falla de Plasencia de 550km de longitud y con una baja actividad sísmica, para pasar luego a hablar de la gran falla Azores-Gibraltar que fue la responsable del terremoto que nos ocupa.
El 1 de noviembre de 1755 a las 9,45h de la mañana y durante siete minutos Lisboa y todo lo que rozaba el Atlántico, sintieron un terremoto cuyo epicentro fue al suroeste del Cabo San Vicente, con una magnitud de 8,7, haciendo hincapié en que la magnitud es la medida objetiva dada por los sismógrafos y la intensidad algo más subjetivo referido a los daños que producen.

Aquel terrible terremoto casi termina con la ciudad de Lisboa y sus habitantes ya que tras el terremoto la gente huyo hacia las playas con lo que fueron víctimas fáciles del tsunami posterior que tuvo olas de hasta 18m de altura y penetraron 8km tierra adentro; y para terminar con aquel horror se provocó un incendio en la ya maltrecha ciudad lusa.

La virulencia de este terremoto, no sólo dejó víctimas en Portugal, si no que se llegó a sentir en lugares tan lejanos como las costas finlandesas o brasileñas, se cobrándose vidas en otros lugares como Cádiz y Huelva donde hubo 1.214 víctimas y en Marruecos, donde llegaron olas de hasta 15m de altura que dejaron 6.000 muertos.
Tal fue la repercusión del seísmo que en España el rey Fernando VI El Prudente, casado con la portuguesa Bárbara de Braganza, mandó hacer una encuesta real, que aún se conserva en el Archivo Histórico Nacional, con una serie de preguntas para poder saber con exactitud cuáles habían sido las repercusiones en el país. De dicha encuesta se sacan los siguientes datos: 61 víctimas por el terremoto (21 en Coria, 9 Sevilla, 8 Huelva, 1 Mallorca) y 1214 ahogados por el maremoto (400 Ayamonte, 200 Cádiz, 205 Lepe).

Este seísmo tuvo numerosas consecuencias, entre ellas una revolución en la naturaleza que en algunos casos, como en Coria, consiguió desviar el curso del río Alagón que dejó a un recién inaugurado puente sin río bajo su sombra; a 600 km del epicentro en Güevéjar (Granada), se produjo un enorme deslizamiento del terreno que hizo que se cambiara el pueblo de ubicación, así mismo hubo derrumbamientos de tierras, alteraciones en fuentes y pozos, desbordamientos de ríos…

Pero esta revolución de la naturaleza no sólo fue de impacto físico, sino que hizo tambalear el pensamiento de la época, que en un intento de buscar la causa de aquel terrible hecho puso a la fe frente a la razón, a los designios de dios frente a la ciencia.
La iglesia quiso capitalizar aquella desgracia y pregonaba que aquello había sido un castigo divino y utilizaban como argumento que la ciudad de Toledo al ser “eco” de Roma a penas había sufrido daños y que sin embargo en Marruecos, al ser judíos y árabes sus habitantes, la muerte se había cebado en ellos.

Tres grandes de la ilustración: Voltaire, Rousseau y Kant escribirían sobre ello: Kant quiso buscar una respuesta a lo sucedido intentando buscar las causas físicas del terremoto; Voltaire por su parte se cuestionaría la bondad de dios y si en realidad eran más licenciosos los lisboetas que los londinenses o parisinos. Rousseau por su parte, dejaría escrita una frase que cobra especial relevancia a día de hoy con el problema del cambio climático que tenemos en la actualidad: “Los hombres contemporáneos no respetan la Naturaleza, sino que pretenden someterla a sus leyes y caprichos” .
Cinco años después de este gran terremoto nacería, de manos del geólogo inglés John Michell, la sismología.

En cuanto a nuestra ciudad, el único desperfecto del que se tiene constancia fue la quiebra de la torre de campanas de la catedral, por lo que el Cabildo dispuso que fuera demolida y se realizara una nueva en sustitución; así mismo en Salamanca ciudad y en conmemoración de este fatídico día, el Cabildo catedralicio de la ciudad, estableció que cada 31de octubre se subiera a tocar las campanas de la torre en agradecimiento a Dios y para pedir que aquello no se repitiera. Esta costumbre, que ha llegado hasta nuestros días, la iniciaron los Mariquelos, una familia que vivía dentro de la catedral y que se encargaba de tocar las campanas cuando correspondía.

Hay que reconocer que la exposición ha sido muy amena, destacar la forma tan clara de explicar conceptos y la cercanía de la conferenciante que en todo momento se ha prestado a aclarar las dudas y a responder tras la charla, a las preguntas formuladas por el público asistente, que ha sido realmente numeroso para lo que vienen siendo este tipo de charlas ( y agradecerle así mismo a la Doctora Rosa María Mateos el habernos cedido su material para poder informarles con mayor precisión).
Para terminar recordaremos la respuesta que dio el Primer Ministro portugués, el Marqués de Pombal, cuando le preguntaron qué harían ante tal desgracia: “Se entierra a los muertos y se alimenta a los vivos”.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner

últimos comentarios

Pichoga
December 08, 2019 Pichoga

Tan difícil es entender que el culpable es el diputado de turismo, Javier García hidalgo, [...]

ver artículo
Salmantina
December 08, 2019 Salmantina

¿dónde se pueden comprobar estos datos? porque me gustaría ver a qué ciclos de FP [...]

ver artículo
JUAN
December 07, 2019 JUAN

Para juan: No quisiera dejar en ridiculo a los demas... [...]

ver artículo
Juan
December 07, 2019 Juan

Que atrevida es la ingnorancia... [...]

ver artículo