última hora

FOESSA Y CÁRITAS URGEN A FORTALECER LOS SISTEMAS PÚBLICOS DE PROTECCIÓN SOCIAL Y A IMPULSAR LOS VALORES CÍVICOS PARA CONSTRUIR UN NUEVO MODELO DE SOCIEDAD. Raúl Flores

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
FOESSA Y CÁRITAS URGEN A FORTALECER LOS SISTEMAS PÚBLICOS DE PROTECCIÓN SOCIAL Y A IMPULSAR LOS VALORES CÍVICOS PARA CONSTRUIR UN NUEVO MODELO DE SOCIEDAD. Raúl Flores
Noticias relacionadas
  • Se alerta sobre la ruptura del contrato social que era la base de la estructura del bienestar.
  • Ante el fracaso del actual modelo, es necesario revisar nuestras preferencias como ciudadanos.
  • y cuestionar las lógicas de la privatización, la individualización y la mercantilización.
  • El Informe propone articular una protección social armonizada en todo el Estado
  • y garantizar una protección social basada en el fortalecimiento de los servicios sociales públicos.

La Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada) y Cáritas Autonómica de Castilla y León han presentado esta mañana en Madrid el VII Informe sobre exclusión y desarrollo social en España 2014 y el Informe sobre la Exclusión y desarrollo social en Castilla y León.

Un trabajo de investigación sociológica basada en 8.800 encuestas familiares, de ellas 646 encuestas familiares en Castilla y León y en el que han participado más de 90 expertos e investigadores de 30 universidades de todo el país, también de Castilla y León. A lo largo de 106 páginas y dividido en 6 capítulos, el Informe analiza el contexto de la exclusión y el desarrollo social en Castilla y León, la integración social y las características de los hogares y los sustentadores principales afectados por procesos de exclusión social. Posteriormente el informe destaca las dificultades de los tres grandes ejes de análisis de la situación de los hogares, el eje económico, el eje político y de ciudadanía y el eje social-relacional. Finalmente en un capítulo de Conclusiones ofrece una mirada a los rasgos más dominantes de la situación del desarrollo y exclusión en Castilla y León.

Las constataciones del VII Informe FOESSA y del Informe sobre la Exclusión y desarrollo social en Castilla y León ofrecen tanto elementos para la preocupación, dada la envergadura de los efectos que la crisis ha tenido en la estructura social del país, como razones para la esperanza, a la luz de las fortalezas que muestran ámbitos como la participación social, la solidaridad, el voluntariado y las redes familiares.

Un modelo de desarrollo que genera desigualdad.

El Informe entra de lleno en el análisis de nuestro modelo de desarrollo social, en el que destacan los

altos niveles de desigualdad salarial, la limitada capacidad redistributiva del sistema de impuestos y un sistema de prestaciones reducido, poco protector en el tiempo y que no se adecua a las necesidades de los hogares en función de sus características.

Con ello, si el crecimiento era el «buque insignia» de ese modelo social antes de la crisis, ahora estamos en un momento en el que son las necesidades de ajuste las que guían las decisiones políticas y las que construyen nuestro imaginario colectivo. De nuevo, se queda fuera del foco la necesaria incidencia sobre los elementos estructurales que están en la base de un modelo a reformar.

Se señala cómo los efectos de la crisis en la renta en nuestro país son preocupantes, ya que el porcentaje de hogares afectados simultáneamente por problemas de privación material y de pobreza monetaria ha aumentado casi un 50% en los últimos años.

Además, la crisis no ha afectado a todos por igual, ya que se ha cebado con las rentas más bajas y ha afectado a la convergencia territorial entre Comunidades Autónomas, que se ha ralentizado. De hecho, se dan diferencias sustanciales en la incidencia de la exclusión social en territorios con niveles de riqueza similar.

Aumento de la exclusión social.

De la envergadura de este deterioro da cuenta el hecho de que el núcleo central de la sociedad española considerado en situación de integración social plena es ya una estricta minoría y en la actualidad representa tan solo el 34,3%. En Castilla y León, el % de personas en situación de integración plena es del 49,9%.

Esto significa que la población excluida en España asciende ya al 25% y afecta a más de 11.746.000 personas. De ellas, 5 millones se encuentran en exclusión severa. Además, hay que tener en cuentaque 2 de cada 3 personas excluidas ya estaban en esta situación antes de la crisis.

Por su parte, en Castilla y León, el 16% de las personas se encuentran en situación de exclusión social; más de 400.000, de las cuales, 128.000 se encuentran en exclusión severa.

Empleo, Vivienda y el aislamiento social son las dimensiones de la exclusión social que afectan especialmente a la población de Castilla y León. El aislamiento social se explica, en parte, por la ruralidad de la región.

En cuanto al perfil sociológico, son las familias de mayor tamaño las que más afectadas se han visto, sobre todo familias en las que hay muchos niños y muchos jóvenes y, se multiplica de forma generalizada la vulnerabilidad de la juventud. Dos datos: el 35% de los jóvenes vive en hogares excluidos y el 27% de los jóvenes desocupados está fuera del sistema educativo. Como se indica en el Informe, en cierto sentido puede hablarse de una «generación hipotecada».

Nuevo modelo de relaciones sociales.

La crisis ha impuesto también importantes cambios en el modelo de relaciones sociales, que en la actualidad se caracteriza por la «dualización» y la «polarización» social. Es decir, que los más vulnerables y más pobres disponen de menos recursos y sufren pérdida de centralidad en las decisiones, mientras los más ricos cuentan con más recursos y más centralidad en las decisiones.

De hecho, es posible afirmar que se ha roto el contrato social que era la base de la estructura del bienestar y que la agenda reformista que se viene produciendo desde hace años está transformando, de forma simbólica, nuestro «contrato social» en un «contrato mercantil».

Empleo.

El VII Informe FOESSA señala la existencia de una «generación expulsada» de trabajadores para los que ha mermado el tipo de puesto que desempeñaban y cuya cualificación es escasamente aplicable en otros sectores. Puede decirse que el trabajo deja de ser un espacio de consolidación de derechos para convertirse en un espacio de vulnerabilidad y de pérdida de capacidad económica, social y personal.

En 2013 el paro alcanza el 21,8% de la población activa de Castilla y León frente al 26,1% en España.

En 2013 la tasa de paro de larga duración es inferior en Castilla y León con un 57,5% (0,9 puntos menos). La de muy larga duración (2 o más años) es de un 33,9% para Castilla y León y de un 36% en España.

El aumento del desempleo juvenil ha sido muy elevado. Esta tasa es siempre superior en España. En 2013 alcanza el 49,7% de la población menor de 25 años en Castilla y León frente al 55,5% en España.

Políticas sociales y estado de bienestar.

Al analizar los efectos de las políticas de austeridad tanto en España como en el conjunto de la Unión

Europea, la investigación confirma que los recortes en servicios sociales y bienestar son incompatibles con la consecución del objetivo de reducción de la pobreza recogido en la Estrategia Europea 2020.

Al mismo tiempo, otros derechos, como sanidad, educación, protección social y apoyo a la dependencia presentan condiciones de acceso cada vez más restrictivas.

Para los autores, la conclusión es clara: las reformas en el sistema de bienestar social en España, especialmente las desarrolladas a partir de mayo de 2010, han supuesto una regresión en las políticas sociales, con distinta incidencia en las distintas comunidades autónomas.

Cooperación internacional e inmigración.

En lo que atañe a la evolución de la política de cooperación, el Informe constata que esta ha tenido

una evolución de crecimiento y desplome tan intensos que no tiene comparación posible con ninguna de las demás políticas de la administración, ni con el comportamiento de ningún otro país donante. La excepcional reducción del presupuesto de cooperación, con el consiguiente descalabro para muchos proyectos en curso, ha conducido a esta política pública a la irrelevancia y ha dilapidado el modesto liderazgo internacional que nuestro país había conseguido en la pasada década.

En cuanto a la inmigración, se indica que el modelo vigente resulta rígido y atomizado. La gestión actual de los flujos migratorios, además de implicar una abusiva instrumentalización de seres humanos vulnerables, genera ineficiencias económicas muy claras, como la pérdida de ingresos fiscales por la proliferación de la economía sumergida vinculada a la falta de documentación, la posibilidad de elevar la explotación laboral de los trabajadores irregulares y, de rebote, empeorar las condiciones del resto, o la imposibilidad para los países menos adelantados de aprovechar las oportunidades de la globalización.

Se subraya, además, el estrabismo ético que caracteriza las políticas migratorias de la UE, que hace considerar, de una manera, el peligro que amenaza la vida de las personas cuando son objeto de persecución política o armada y de otra, cuando sus existencias están igualmente amenazadas por el hambre, la pobreza económica severa o la imposibilidad de acceder a la atención médica.

FORTALEZAS: Familia, sociedad civil y participación.

El Informe dedica una buena parte de sus análisis a poner en valor las fortalezas que muestran la sociedad española y las oportunidades que ese capital social ofrecen para la necesaria regeneración.

Se identifican capitales sociales como las de la solidaridad familiar y las redes de ayuda, que, aunque con cierto riesgo de debilitamiento, resisten a pesar del largo impacto de la crisis. Se trata de un reforzamiento que responde, en buena medida, a la retirada de los mecanismos de apoyo social basadas en las políticas públicas.

Dentro del sistema familiar, llama la atención el cambio del papel de las personas mayores que pasan de ser “cuidados” a reforzar su papel como cuidadores. Su apoyo al resto de la familia se ha convertido en fuente de seguridad, por factores como la pensión, la vivienda en propiedad y la conservación de las relaciones familiares. Y se advierte de que todo lo que mine estos tres elementos pondrá en peligro una de las principales mallas de seguridad de nuestra sociedad.

CLAVES de transformación social.

Asimismo, en el Informe se da cuenta de la emergencia de una gran cantidad de iniciativas de voluntariado y de la acción colectiva, de experiencias de intercambio y colaboración recíproca, querecanalizan las energías asociativas.

Y aunque hay una parte del capital social y cultural que se ha destruido, existe otra que está evolucionando, recreando redes, redescubriendo valores y regenerando las instituciones. Estas nuevas iniciativas se apoyan en dinámicas de capital digital.

Los autores no dejan fuera del foco de la investigación las actuales dinámicas sociales, en las cuales están fermentando nuevos modelos sociales que, aunque todavía no presentan una propuesta alternativa de vida colectiva, sí que permiten cuestionar y vivir de forma real lejos de las lógicas de la privatización, la individualización y la mercantilización.

En las páginas del VII Informe se señala que estamos a tiempo para una reacción colectiva que invierta las tendencias hacia la fractura social en la medida en que existe un marco solidario que aún se mantiene en la sociedad española.

Estamos, de hecho, ante un cambio global, en el que una parte de la sociedad se ha puesto en movimiento y si bien aún no se ha despejado la duda sobre si podrá traducirse en un programapositivo de cambio sociopolítico, resulta indudable que han dinamizado a una parte de la humanidad.

PROPUESTAS.

La Fundación FOESSA ha querido que el VII Informe, más allá del diagnóstico de la realidad social, pusiera sobre la mesa un repertorio de propuestas dirigidas al conjunto de la sociedad, de los poderes públicos y de los agentes sociales y económicos, que permitan atajar las causas estructurales de la exclusión social en España.

Estas propuestas se estructuran en tres ejes, orientados al ámbito del desarrollo social, al de los efectos de la pobreza y al de la construcción del bien común.

Para ello es necesario:

  • Considerar los indicadores de desigualdad, pobreza, exclusión social y privación material como indicadores privilegiados que permitan un diagnóstico riguroso de desarrollo social.
  • Evaluar la acción política a la vista del impacto que tiene sobre estos indicadores, conespecial atención las políticas que contribuyen al auténtico desarrollo: sanidad, educación,empleo, redistribución de la riqueza y garantía de ingresos.
  • Conseguir que la protección social alcance estándares básicos en todo el territorio y que sehaga operativa a través de un sistema de «garantía de mínimos».
  • Desarrollar una protección social basada en el fortalecimiento de los servicios sociales públicos, que no quede reducida a la mera gestión de las prestaciones económicas.
  • Construir un compromiso redistributivo ético que nos acerque a la media europea. A esterespecto, los impuestos no pueden quedar al margen de la obligada cohesión social, ya queno es posible mantener un sistema de servicios públicos equitativo y de calidad sin laaportación de todos los ciudadanos al mismo, cada uno en función de sus ingresos y supatrimonio.
  • Considerar el gasto social como «inversión social», dando prioridad a aquellos ámbitos queson más correctores en términos de desigualdad, como sanidad, educación, pensiones yrentas mínimas.
  • Eliminar la sobrecarga que recae sobre los hogares, tanto por el debilitamiento de losservicios públicos como por el impacto de la crisis.
  • Desarrollar políticas familiares eficaces y con recursos suficientes que contrarresten, entreotros, el riesgo actual que conlleva la presencia de menores en el hogar.
  • Poner en marcha de una política eficaz que evite la transmisión intergeneracional de la pobreza, que es uno de los peligros latentes hoy y de especial gravedad para el futuro.

DESCARGABLE: VII Informe FOESSA 2014 y el Informe sobre la Exclusión y desarrollo social en Castilla y León.

www.foessa.es/informe

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

CUANDO LADRAN LOS PERROS DE LA GUERRA, por Tomás Acosta Píriz

CUANDO LADRAN LOS PERROS DE LA GUERRA, por Tomás Acosta Píriz   0

Cuando ladran los perros de la guerra, son siempre los mismos perros. Cambian los tonos, sus modos, sus formas, sus quejidos, la intensidad, el tiempo, el timbre. Aparecen en la esquina de los años, [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juan
October 22, 2019 Juan

Estos no fueron a ningun restaurante ? [...]

ver artículo
Pepita
October 22, 2019 Pepita

Perfecto, enhorabuena a toda esta gente y haber si nos apuntamos todo el pueblo, como [...]

ver artículo
Lorenzo GA
October 21, 2019 Lorenzo GA

Puedo dar un dato de un antepasado Don Salvador García de la Mata,calidad noble,estuvo en [...]

ver artículo
susescrofa
October 20, 2019 susescrofa

Y sobre todo a los muertos. Es de cobardes. [...]

ver artículo