última hora

Breve reseña histórica de Ciudad Rodrigo

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Breve reseña histórica de Ciudad Rodrigo

Los orígenes de Ciudad Rodrigo se remontan a la cultura megalítica. Existen dólmenes que así lo atestiguan en pueblos cercanos como Pedro Toro o Gallegos de Argañán.

Pero los verdaderos primeros pobladores de la ciudad  son los vetones, pueblo de origen celta, que ocuparon este territorio hacia el siglo VI a. de C. Los vetones fueron los primeros en llamar a la ciudad Mirobriga Wettonum, y de ahí viene el nombre de mirobrigenses con que se denomina a los habitantes de Ciudad Rodrigo.

La invasión romana tiene lugar hacia el siglo II a. de C., llamando a la ciudad Augustóbriga y Civitas Augusta. De la época romana, se conservan lápidas, monedas y, sobre todo, las Tres Columnas, uno de los emblemas indiscutibles de la ciudad.

Hacia el año 585 las tropas de Leovigildo derrotan a los suevos, que ocupaban entonces la comarca, y destruyen casi por completo todas las fortalezas. La historia de Ciudad Rodrigo es la historia de innumerables destrucciones y reconstrucciones.

Con la invasión árabe toda la zona vuelve a ser asediada. Alfonso I reconquista las tierras de Miróbriga a los árabes y se las otorga al caballero francés Teobaldo, que repuebla con sus gentes toda la zona y da nombre a la Sierra de Francia. Se cree que en esta época de luchas entre moros y cristianos se escondieron muchas imágenes religiosas en las montañas, algunas de las cuales se han ido encontrando con el paso del tiempo.

Hasta el reinado de Alfonso VI poco se conoce de la historia de Miróbriga, ya que apenas hay referencias fiables a este período. Únicamente se podría afirmar con certeza que Civitas Augusta nunca  llegó a desparecer por completo, a pesar de las numerosas destrucciones de que fue objeto. En el año 1.100 el conde don Rodrigo González Girón comienza de nuevo la repoblación de la ciudad y le da el nombre definitivo de Ciudad Rodrigo. Esta repoblación se lleva a cabo, fundamentalmente, con gente de León, Zamora, Segovia  y Ávila.

Sin embargo, el auténtico restaurador de Ciudad Rodrigo es el rey Fernando II de León, que fortifica la ciudad con murallas para defenderse de los moros y de su suegro, Alfonso Enríquez de Portugal. Al mismo tiempo trae caballeros de la alta nobleza, concede privilegios a sus pobladores y decide restituir la sede episcopal, ordenando también el comienzo de la construcción de la Catedral.

En el siglo XIII el rey Sancho IV otorga un privilegio a Ciudad Rodrigo por el que se asegura para siempre una vinculación de la Ciudad a la Corona. Este hecho provoca que se establezca aquí una nobleza de gran importancia que pronto se va a enzarzar en continuas luchas por el poder.

La época de mayor esplendor de Ciudad Rodrigo es la de los siglos XV y XVI. En esa época se construyen la mayoría de las joyas arquitectónicas con las que cuenta la ciudad, desde monumentos religiosos a palacios y casas señoriales.

En los siglos XVII y XVIII, a causa de la Guerra de Sucesión de Portugal y la Guerra por la Sucesión de los Austrias, buena parte de la ciudad es destruida. Lo mismo ocurre a principios del siglo XIX, con la invasión de las tropas francesas, que destruyen parte de la riqueza arquitectónica mirobrigense durante la Guerra de la Independencia.

En 1944 fue declarada Conjunto Histórico Artístico. Son muchos los motivos por los que merece esta denominación: Muralla, Catedral, Palacios, Iglesias, Castillos…

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

JUAN
April 04, 2020 JUAN

A PARTIR DEL 12 DE ABRIL VUELVEN A TRABAJAR ALBAÑILES,INDUSTRIA ETC... ESTE HOMBRE NO SABE [...]

ver artículo
ESTORZAHUERTOS
April 04, 2020 ESTORZAHUERTOS

Correcto en tu comentario comerciante. Antes no eran necesario ponerse las mascarillas ahora van a ser [...]

ver artículo
Colmenas
April 04, 2020 Colmenas

Me caliento y me enfrió yo sólo. Éramos muchos los que a mediados de febrero [...]

ver artículo
Comerciante
April 04, 2020 Comerciante

Pedro Sanchez no es mi amado,pero es lo menos malo que hay en el mercado! [...]

ver artículo