última hora

JESÚS DOMÍNGUEZ BORDONA, 1889-1963, UNA TRAYECTORIA DE ERUDICIÓN, por Cristina Barbé Aragonès y Dolors Saumell Calaf

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
JESÚS DOMÍNGUEZ BORDONA, 1889-1963, UNA TRAYECTORIA DE ERUDICIÓN, por Cristina Barbé Aragonès y Dolors Saumell Calaf
Noticias relacionadas

Jesús Domínguez Bordona fue un erudito de las letras; archivero, bibliotecario e historiador, experto en miniatura, literatura, arte y bibliofilia. Funcionario del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos desde el año 1914, llegó a conseguir una carrera brillante, con una situación de reconocido prestigio intelectual como jefe de manuscritos de la Biblioteca Nacional en Madrid después de haber sido nombrando por sus méritos y talento Director de la Biblioteca del Palacio Real durante la República.

El contexto histórico en el que vivió marcó su futuro profesional. Años después de la guerra civil fue destinado a la ciudad de Tarragona como Director del Archivo de la Delegación de Hacienda y de la Biblioteca Pública. Algunos de sus compañeros emprendieron el camino del exilio.

Su bibliografía, con más de un centenar de artículos especializados en miniatura y bibliofilia, demuestra una gran erudición y un saber armonizar diversas ramas de la actividad intelectual tales como la historia del arte, la historia de la literatura, la bibliografía y, dentro del ámbito bibliotecario, la investigación y la catalogación.

Su laboriosidad fue premiada por la Real Academia de la Historia, siendo nombrado miembro correspondiente; también fue designado miembro de The Hispanic Society of America.

Durante sus años en Tarragona hizo los inventarios de los manuscritos e incunables procedentes de la orden del Císter, y de la Biblioteca del Virrey Pedro Antonio de Aragón: los fondos patrimoniales procedentes de las desamortizaciones eclesiásticas del siglo XIX que conserva la Biblioteca Pública de Tarragona.

Con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento consideramos la oportunidad de reivindicar su figura y recuperar la labor y la trayectoria del que fuera director de la Biblioteca Pública de Tarragona desde el año 1942 hasta el 1959 y dar a conocer aspectos poco conocidos de su trabajo intelectual (1).

Primeros años. Nacido en 6 de noviembre de 1889 en Ciudad Rodrigo cursó su bachillerato en el Seminario Colegio de San Cayetano de su ciudad natal. Se trasladó a Salamanca a cursar estudios superiores. Allí palpó la inquietud cultural de aquellos años y en la que destacaron los intercambios hispano-portugueses bajo el rectorado de Don Miguel de Unamuno. Se licenció en Historia en la Universidad de Madrid en 1913; realizó estudios de doctorado y entró en el Centro de Estudios Históricos, creado en 1910 con el propósito de renovar el conocimiento de la cultura española en todas sus vertientes, incluyendo la filológica. Otros personajes con los que coincidió en el Centro de Estudios Históricos fueron Pedro Salinas, Sánchez Cantón, Moreno Villa, Antonio Floriano bajo la orientación de Gómez Moreno y Elías Tormo.

En Madrid se interesó por la revista La Lectura de la que surgiría la “Biblioteca de Clásicos Castellanos” que destacó por sus cuidadas ediciones, en las que tan activamente participaría nuestro personaje con la edición crítica de varios clásicos castellanos. Publicó esmeradas ediciones de reconocidas obras, con especial atención al comentario de los autores: Claros varones de Castilla, las Glosas a las Coplas de Mingo Revulgo, de Fernando del Pulgar, Generaciones y semblanzas, de Fernán Pérez de Guzmán y las Obras poéticas de Cristóbal de Castillejo. Publicó también otros estudios literarios entre los que destacan los dedicados a Juan Fernández de Heredia, Fray Diego Murillo, Alfonso X el Sabio, Fray Hernando de Talavera y otros acerca de la prosa castellana en el siglo XV, estudio éste último que figura en la Historia General de las LiteraturasHispánicas, de Guillermo Díaz-Plaja.

Por el conjunto de su obra durante estos años, se le considera de la generación de 1914, etiqueta historiográfica que designa a un grupo generacional de escritores españoles intermedio entre las generaciones de 1898 y de 1927.

Su sensibilidad literaria le llevó a cultivar la poesía en sus primeros años de universidad y publicó poemas en la sección que El liberal ofrecía a poetas noveles. Su poesía “El Cristo de Goya”, publicada en la revista España llegó a ser ampliamente conocida; pero Domínguez Bordona abandonó progresivamente su vocación poética, por la que había demostrado tener cualidades, para dedicarse a su profesión.

Su primer destino como Facultativo del Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos fue la Biblioteca Universitaria de Oviedo, en 1915. Poco después, en 1917, se incorporó a la Biblioteca Nacional de Madrid y al cabo de dos años pasaría a la sección de manuscritos de la Biblioteca Nacional, desde donde se trasladaría a la de Palacio. Colaboró en revistas como Museum; Archivos, Bibliotecas y Museos y Filología Española logrando un reconocimiento profesional; prueba de ello es que la Sociedad de Amigos del Arte le encargó en 1924 la Primera Exposición de Códices Miniados Españoles. El estudio culminaría con un catálogo titulado “Catálogo de la Exposición de códices miniados españoles” (1929) bajo la dirección material de Pedro M. Artiañano y publicado en Barcelona; con este trabajo obtuvo el “Premio al Talento” (1930) de la Academia de la Historia.

Biblioteca Real. A partir del año 1929 su carrera llegaría al punto más álgido. Por su amplia visión del panorama bibliográfico se le confía en 1931 la dirección de la Biblioteca del Palacio Real, en la que permanece hasta julio de 1936. La biblioteca contaba entonces con 275.000 volúmenes, una colección de seis mil manuscritos y las colecciones de monedas y medallas procedentes de bibliotecas particulares de los monarcas y de importantes donaciones particulares.

Allí tuvo la oportunidad de trabajar en importantes exposiciones patrimoniales, en la ordenación de manuscritos y especialmente en su divulgación a través de catálogos y exposiciones de fondos. Del trabajo de estos años da buena cuenta J.E. Martínez Ferrando en su opúsculo Domínguez-Bordona historiador de la miniatura española. Noticia biográfica. Se publicaron volúmenes monográficos del catálogo iniciado por el Conde de las Navas y completó el Catálogo de grabados (1934). Redactó el catálogo de Manuscritos de América y dejó preparado el de Manuscritos de Poesía,-que finalmente no se publicó-. A la vez realizó la instalación definitiva del medallero y del monetario procedente de las colecciones de los monarcas. Fueron unos años en los que la biblioteca estaba cerrada y se esperaba en el curso del año 1933 abrirla a los estudiosos. Un año más tarde, en 1934 el presidente de la República, Alejandro Lerroux, inauguró la Exposición de Encuadernaciones con un millar de piezas. Entre sus obras destaquemos que a finales de 1933 se había publicado el libro Manuscritos con pinturas. Notas para un inventario de los conservados en colecciones públicas y particulares de España que tuvo una gran repercusión y fue elogiada por el conde Laborde, a la sazón presidente de l’Académie d’Inscriptions et de Belles Lettres de París.

Martínez Ferrando destaca de este periodo la cuidada y bella colección de dibujos y acuarelas prologada y anotada por Domínguez Bordona. Se trata de nueve tomos que el Obispo de Trujillo, don Baltasar Jaime Martínez Camañón mandó realizar a finales del siglo XVIII y envió desde el Perú al rey de España; constituye una maravillosa obra para el estudio científico-histórico y antropológico del Perú de la época.

A sus aportaciones en el campo literario, en la historia del arte y de las miniaturas en el de la bibliografía y bibliofilia todavía hay que añadir sus trabajos sobre los ex libris mozárabes y sus especiales características que plasmaría en 1935 en la publicación Ex-libris mozárabes.

Jesús Domínguez Bordona estuvo en la primera línea cultural del Madrid de la II República, mostrando un firme compromiso en la renovación de los estudios humanísticos y artísticos, hasta el punto de que hoy en día, buena parte de sus aportaciones son aún vigentes.

1942-1961 Director de la Biblioteca Pública Provincial de Tarragona

Entre las pérdidas de la guerra y en un contexto de un discurso duro, violento y dirigido también en contra de los profesionales de la educación y de la cultura (profesorado universitario, maestros, archiveros e intelectuales en general), también hubo bibliotecarios que no pudieron reincorporarse a sus puestos de trabajo a partir de 1939, por muerte, desaparición o depuración. Jesús Domínguez Bordona después de subsistir durante seis años de sus propios recursos fue trasladado a Tarragona como director del Archivo de la Delegación de Hacienda y de la Biblioteca Provincial de Tarragona.

Una vez superada la situación de precariedad de las infraestructuras para albergar los fondos patrimoniales de la Biblioteca Pública de Tarragona, en el 1943, la Biblioteca estaba ya en la Casa Castellarnau; una casa señorial que se habilitó como biblioteca, y que contaba con una sala de estudio, instalada en el salón del edificio con un bello techo decorado por José Flaugier- pintor del siglo XVIII de origen francés-. La Real Sociedad Tarraconense estableció allí su sede, éste hecho contribuyó a reforzar el núcleo cultural de la ciudad durante las próximas décadas. Jesús Domínguez inició una nueva etapa profesional y se le recuerda como un trabajador incansable, y -según la prensa del momento- presente en cualquier empresa cultural y colaborador habitual de las principales entidades culturales de Tarragona.

Fondos patrimoniales de la Biblioteca Pública de Tarragona

En este contexto, su trabajo en la Biblioteca se centró en establecer las dos procedencias principales de los fondos patrimoniales más antiguos de la biblioteca. Dichos fondos estaban y están constituidos por los manuscritos e incunables procedentes de la desamortización eclesiástica del siglo XIX, conocida como “Desamortización de Mendizábal”.

Los decretos de 1836 y 1837 dispusieron la recogida del patrimonio bibliográfico de los conventos y monasterios afectados en las bibliotecas públicas provinciales y a lo largo de los años, se incrementaron con sucesivas donaciones. El fondo patrimonial, consta de 35000 volúmenes, mayoritariamente de los siglos XVI al XIX, más 10.838 folletos antiguos des de los siglos XVIII al XX.

La erudición de Jesús Domínguez Bordona y su preparación intelectual le permitió realizar y publicar los inventarios de los manuscritos (1954) y de los incunables (1961) procedentes de la Orden del Císter, básicamente de los monasterios de Santes Creus y de Poblet. La publicación de El escritorio y la primitiva biblioteca de Santes Creus inauguró las publicaciones del Instituto de Estudios Tarraconenses “Ramón Berenguer IV” el año 1952 y le valió el premio anual del Archivo Bibliográfico de Santes Creus.

La Biblioteca conserva actualmente 318 manuscritos (siglos X-XVIII) y 230 incunables, procedentes principalmente de los monasterios de Santes Creus y Poblet, Carmelitas de Valls y Tarragona, Franciscanos misioneros de Escornalbou y de la librería de Ramón Foguet.

La que fue la Biblioteca del Virrey Pedro Antonio de Aragón, con 401 volúmenes en la Biblioteca Pública de Tarragona fue también inventariada por Domínguez Bordona. La colección es reconocida entre los bibliófilos por su magnífica encuadernación.

Un colofón a una vida erudita

En 1962 con motivo del Congreso Internacional de Editores (Barcelona) se le encomendó el estudio y catálogo de la exposición Códices Miniados Españoles, una muestra de lo que fue el arte pictórico sobre libros y pergaminos de los siglos X al XVI.

Para esta exposición se trasladaron 158 libros desde monasterios, catedrales y bibliotecas de toda la Península para ser expuestos en el Salón del Tinell en Barcelona. Su jubilación le llegó el año 1959 pero siguió prestando sus servicios a la Biblioteca Pública de Tarragona con carácter honorario; sus publicaciones y trabajos tuvieron continuidad hasta su muerte, en 1963.

___

1 – Barbé Aragonés, Cristina, Saumell Calaf, Dolors. Jesús Domínguez Bordona, 1889-1963, una trajectòria d’erudició. XXV Congrés Internacional d’Exlibristes. Tarragona: Associació Catalana d’exlibristes
___

Resumen del Article publicat al 35è Congrés Internacional d’Exlibristes Catalunya 2014 del 22 al 27 d’abril

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

clagar
March 29, 2020 clagar

Insistes, Caufield, en "todos los eventos de ese fin de semana (que no se suspendieron [...]

ver artículo
JUAN
March 29, 2020 JUAN

Las nuevas medidas tomadas se deberian a ver tomado desde el primer dia de encierro...( [...]

ver artículo
Yo no soy tonto
March 29, 2020 Yo no soy tonto

Que al Presidente de la Diputación le preocupa la seguridad de los trabajadores? Espera... jajajajajajaja. [...]

ver artículo
Caulfield
March 28, 2020 Caulfield

Ni el jefe de policía es mi amigo ni le tengo que decir cómo hacer [...]

ver artículo