última hora

Eliseo Parra en conversación con María Esquitín

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Eliseo Parra en conversación con María Esquitín
Noticias relacionadas

Con el sonido aún de la gaita el tamboril resonando en la memoria de nuestra ciudad traemos hoy una entrevista realizada a Eliseo Parra en los últimos momentos en los que aún estaba viva la música con la IV Escuela de Verano de Folklore a pleno rendimiento. Durante estos días lo pudimos ver paseando por Mirobriga y cada noche, puntual, en todos los conciertos que han tenido lugar en la Plaza Mayor, como un vecino más de la ciudad.

Hablar de este vallisoletano es hablar de música en su más amplia extensión ya que cómo suele decirse popularmente “ha tocado todos los palos”. Empezó como batería de un grupo de rock, pasó por las aguas del jazz, disfrutó con orquestas de salsa, se sumergió en la música tradicional mallorquina e hizo una colaboración con María del Mar Bonet, y con otros músicos… y así hasta que en 1983 se instaló en Madrid y comenzó a investigar la música tradicional castellana, dónde comenzó la labor divulgativa y renovadora de la música tradicional española, por la que es ampliamente conocido y reconocido, y por supuesto: admirado.

Como renovador de la música tradicional nos ha deleitado con composiciones propias inspiradas en las coplas y danzas de nuestro país, mezclando también las músicas tradicionales de otros países con sones caribeños, ritmos de jazz y por supuesto, de rock, cosechando con ellos diversos premios, que ponen de manifiesto la grandeza de este hombre que no sólo se ha dedicado a la interpretación, si no que en su afán por conocer la música ha realizado investigaciones etnológicas de campo junto a José Manuel Fraile y ha colaborado en los libros y discos de recopilación de éste, como transcriptor musical.

A pesar de esta vida agitada de escenarios tuvo tiempo de estudiar solfeo y armonía en el Conservatorio Municipal de Barcelona, que suponemos que le sirvió de algo ya que ha llegado a componer una “Suite Romance”, que estrenó el Ballet Nacional y la Orquesta Sinfónica de Madrid. Como curiosidad diremos que también ha trabajado, no sólo como músico, si no actor para la Compañía Nacional de Teatro Clásico en la obra de Lope de Vega “Peribáñez y el Comendador de Ocaña”.

Desde hace ya más de seis años se reparte entre el músico profesional que compone, canta y edita discos con la docencia, trabajando como profesor de percusión y canto tradicional, que es lo que le ha traído a nuestra ciudad para participar como tal en la IV Escuela de Verano, sin olvidarnos que es ya veterano, puesto que lo hizo también en la primera edición de la escuela.

Al igual que con Cefe Torres la entrevista la realizamos en Los Sitios, con el trasiego de los alumnos arriba y abajo, con la música de fondo… hubo un momento en que ni nos oíamos porque empezaron a venir alumnos cargados con sillas que había utilizado para alguna actividad e iban pasando cada uno de ellos con su silla a dejarla: mucha gente, mucho ruido y él… calmado, tranquilo, sonriente, porque si hay algo que este hombre emana es paz, sosiego, y parece que nada le pudiera perturbar, puesto que sonríe y espera que calle el estruendo para seguir hablando.

Nuestra entrevista será breve, sin grandes pretensiones y centrada en lo que le ha traído hasta Ciudad Rodrigo: la música y el folklore, pero lo primero que qué queremos saber es: ¿quién es Eliseo Parra?, la visión personal de él mismo…”un músico, eso de entrada. Un músico que cree que la música es lo más importante que existe, que es importante para vivir… en cuanto a mi estilo creo que la recuperación de la música tradicional es una labor que la tendría que hacer mucha gente, porque es nuestro patrimonio, la herencia que nos han dejado nuestros abuelos, es algo que hay que valorar mucho, que hay que querer y hay que continuar con ello”.

Hablamos de cómo la música tradicional se instrumentaliza de tal manera que a veces se olvida lo más importante: enseñar a sentir la música, que no sea algo institucionalizado, sino más bien un juego… “la música tradicional debería estar en la escuela…, a los niños esta música les hace vibrar porque la herencia genética es así también: heredamos virtudes y defectos de nuestros antepasados, pero también las vivencias, entonces la música, algo te toca ahí”.

Le pregunto ¿por qué no se crean cosas nuevas?; parece que en el mundo del folklore tradicional, precisamente por eso, por ser tradicional sólo se cantaran canciones del pasado, ¿por qué no algo nuevo con los mismos ritmos?, y le recordaba también la alusión que hizo en la conferencia inaugural de la escuela, a que la música tradicional mallorquina tenían canciones para todo, porque se contaba cantando, la vida, el día a día…”no es fácil: primero porque no se vive como se vivía, esa manera de vivir la vida tradicional era el caldo de cultivo en el que todas estas manifestaciones tenían su sentido. Ahora no vivimos de esa manera y por tanto, no se hace. De todos modos yo en el primer disco, y de vez en cuando lo he hecho género, seguidillas, baile de Peñaparda, he hecho charros… pero no es fácil hacerlo bien y que tenga identidad, que tenga sentido, que suene auténtico… simplemente el mantener ese repertorio vivo, porque antiguamente era así: siempre se cantaba lo mismo generación tras generación, se heredaba la misma música”.

Aquí yo hago un inciso y le digo que esa música en la transmisión oral algo iría cambiando, porque cada intérprete hace suyas las canciones y va haciendo pequeñas variaciones que a lo largo de los años y los intérpretes seguro que se notarían, y mi pregunta es si en ese afán de recuperar no nos habremos perdido el crear cosas nuevas si se sigue cantando la música de la misma manera: “ primero hay que recuperar” e insiste con una voz firme en esta afirmación… “pero el hecho de ponerle una batería, unos teclados o unos vientos, ya es hacerlo de otra manera. Pero crear, ¿quién hace género?, fácil no es…yo, no conozco a nadie que lo haga”.

Yo insisto en que antes se cantaba a la vida diaria y que aunque seguramente no me gustaría una canción dedicada a un ordenador, si que echo de menos que se hable de la vida diaria como se hacía antes: “… sin duda la forma de escribir de antes era mucho más poética que la de ahora, ahí tienes toda esa cantidad ingente de música pop que se escucha hoy en día por la radio: todo habla de amor siempre, no creo que haya ni una sola canción que no hable de amor. La temática en la música tradicional es mucho más amplia, hay que tener mucho conocimiento, hay que tener talento… yo llevo años dándole vueltas a eso: a no recrear si no crear de nuevo; he hecho mis pinitos, he hecho mis cosas, han gustado mucho… pero no es fácil. Lo hice en el primer disco, pero luego me di cuenta que me parecía más interesante mostrar lo que había, porque no hay quien supere eso, no hay quien supere esas melodías y esas letras…”

Cierto es que cuando escuchas grabaciones de música tradicional, de aquellas personas que aprendieron a cantar en casa, en el pueblo, con otros que cantaban, de esa manera natural que es escuchando y cantando a la vez te das cuenta que sus voces nada tienen que ver con las nuestras y te preguntas: ¿cómo podían cantar con esa facilidad canciones que hoy nos parecen tan difíciles?: “… por lo que hablábamos antes, por el amor a toda esa manifestación artística. Lo sabían valorar y sabían quien cantaba bien, no como ahora que vale todo… está infravalorado este género (haciendo alusión a la música tradicional), poco a poco se le va valorando pero nadie se pone a cantar ópera o flamenco a lo tonto: porque se lo comen vivo. ¿Pero en el folklore? Cualquiera puede, hala, a cantar… y te dan ganas de decirles ¿pero tú has escuchado a los viejos cantar?, pues entonces si no eres capaz de hacerlo así mínimamente: ¡¡ cállate!!”.

Teniendo en cuenta el cariz de la conversación era obvio saber cuál había sido su influencia primera, ¿quién le cantaba a Eliseo Parra?. “En mi casa, mi padre cantaba. Mi padre cantaba muy bien. A su generación le gustaba mucho no el flamenco, si no Juanito Valderrama, Pepe Pinto, Dolores Abril, todo ese pseudoflamenco que no es no “jondo”, pero que si es muy aflamencado, Antonio Molina, que había que saber cantar… y eso le gustaba mucho. A parte de eso, nadie más… no sé porqué nació en mi así de natural, porque desde niño ya cantaba yo también… era una necesidad que llevaba conmigo, yo escuchaba la radio, porque entonces era la radio la que acompañaba a las familias en casa, y la copla… yo me aprendía las coplas y los cantares y los cantaba…

A mí me gusta cantar a todo el mundo y me gusta cantar con quien canta bien”… ahí se ríe, de forma natural, abiertamente… Eliseo Parra no canta a nadie en concreto si no que “canto porque me nace y me surge la necesidad de cantar en ciertos momentos” y es que este hombre canta, y vive, desde las emociones y eso se siente en cuanto empiezas a hablar con él y ves como lleva la conversación.

Le pregunto sobre La Charrada, y aquí cuando me responde, me está hablando… y algo no me cuadra y es que al no especificarle yo sobre La Charrada, como la fiesta mirobrigense él se ha ido al género musical.

Como hemos dicho antes, la escuela la conoció desde el primer momento, porque estuvo como profesor en su primera edición y la experiencia en ella …” a mí me gusta enseñar, la verdad, eso de entrada. Aquí viene gente, la mayoría saben ya, saben a lo que vienen, saben toca, con lo cual es muy gratificante porque puedes enseñar muchas más cosas que cuando no saben. Pero también me gusta mucho ver gente que no ha tocado nunca, o gente mayor que de golpe se interesen por estas cosas… porque vuelvo a repetir: música es de lo mejor que se puede hacer en esta vida… o sea que yo estoy encantado”.

Un deseo último… “que se siga manteniendo esta afición tan grande que hay aquí, que da mucho gusto ver tanto tamborilero y tanta gente bailando… a mi me da envidia, la verdad, venir aquí, donde la gente joven toca, canta y baila…”

Cuando ya nos vamos a despedir surgen unos niños, alumnos de la escuela y no puedo evitar hacerle una pregunta más sobre eso, sobre los niños y la música tradicional… “yo te puedo decir que vengo de otras músicas, he desembocado al final en el folklore, pero mi formación es rockera, un poco clásica de cuando estudiaba en el conservatorio, hice jazz y también salsa… y lo que he encontrado en el folklore es que es el único género que gusta de cero a cien, el resto: espectros concretos de edades. El folklore gusta de cero a cien, es impresionante: le gusta a los niños, a los viejos, a los jóvenes… Creo que los niños están abiertos a todo, pero algo debe de haber en el folklore que les llega más que otras cosas. Parece que no les tenga que gustar esto, pero todo lo contrario…”

Terminamos hablando de la necesidad de que la música tenga más importancia en la vida escolar, que los niños deberían aprender la música en el colegio y con el deseo firme de volver a tenerlo en Ciudad Rodrigo, como profesor y como intérprete.

Por María Esquitin

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Yo, lands
October 30, 2020 Yo, lands

Y a otros les gustaría dos regiones, Cataluña y Provincias Vascongadas [...]

ver artículo
Caulfield
October 30, 2020 Caulfield

Espero que lo solucionen de una vez y podamos dormir tranquilos... [...]

ver artículo
Yolanda
October 30, 2020 Yolanda

✊✊✊ [...]

ver artículo
Yolanda
October 30, 2020 Yolanda

Así se habla CCRL, aunque a algunos les gustaría que hubiese una única región, Madrid. [...]

ver artículo