última hora

HORAS EXTRAS EN EL COLEGIO: LOS DEBERES, por María Esquitín

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
HORAS EXTRAS EN EL COLEGIO: LOS DEBERES, por María Esquitín
Noticias relacionadas

Siempre nos han “vendido” que los deberes era algo necesario para que los niños “reforzaran” en casa lo que aprendían en el colegio, cosa que ya demasiados estudios han demostrado que es falso ya que lo único que consiguen es que se realicen mecánicamente los trabajos, es decir: que lejos de lo que nos decían en realidad los niños en vez de aprender a pensar con esto, lo que hacen es aprender a poner el piloto automático, cosa que de entrada me parece terrible.

La gente tiende a creer que los deberes son para los niños un “castigo” porque les quita tiempo de hacer otras cosas, pero se ve como algo circunstancial, momentáneo que le afecta a esa tarde concreta en la que tiene que hacer los deberes, pero la realidad es otra bien distinta y los deberes continuos tienen repercusiones más allá del día, en realidad pueden marcar firmemente su futuro.

A cualquier persona que trabaje si hace horas extraordinarias en su trabajo exige una compensación por ello, normalmente económica y si no lo hace decimos que es un explotador, y en la mayoría de las ocasiones quien tiene que hacer esas horas extraordinarias de manera gratuita no se queja ante su jefe porque sabe que si lo hace irá a la calle… En el caso de los niños y los deberes se tiene asumido como “normal” que los niños tengan que hacer deberes en casa, que su jornada laboral se aumente sin criterio alguno y sin más compensación que no tener una nota negativa (porque a pesar de no ser obligatoria la realización de deberes en casa sí que está penalizado por los profesores el no realizar las tareas encomendadas lo que puede suponer una bajada de notas o suspenso, dependiendo del caso). En el caso de los profesores que mandan muchos deberes también se habla de ellos en los corrillos a la puerta del colegio y en los grupos de “guasap” tan de moda últimamente, pero nadie se significa y se queja porque saben que sus hijos serán señalados a partir de ese día y los profesores le harán la vida imposible… y nadie quiere que su hijo sea punta de lanza cuando el resto de los niños tiene el mismo problema… como veis la similitudes son muchas.

Así que, como nadie dice nada: los profesores mandan deberes a casa aumentando así la jornada escolar de manera considerable y disminuyendo de esta manera el tiempo de ocio tan necesario en esta época del desarrollo para que sea algo óptimo (porque no olvidemos que los niños tienen que jugar y aburrirse como parte esencial de su desarrollo, valga la redundancia), y creando tensiones y ansiedad en niños cuya única preocupación debería ser a qué juega cuando salga del colegio.

¿Si la gente no quiere llevar el trabajo a casa por qué se consiente que los niños lo hagan? Pensemos las cosas detenidamente y pensemos en nosotros mismos, en nuestro día a día, en nuestros trabajos: imaginemos que empezamos a trabajar en un nuevo lugar, en una nueva fábrica en la que por la mañana cuando entremos nos van a decir qué es lo que vamos a producir, porque dependiendo del mercado haremos una cosa u otra; tenemos una base, algunas pautas en común, pero en realidad cada día cambia algo, por poco que sea: un ingrediente, una cantidad, un elemento del embalaje… nosotros nunca sabemos cuál es, pero nuestro jefe sí que lo sabe lo que es, porque año tras año sabe que la demanda es la misma por lo que para él es algo normal que haya cambios cada día, porque en realidad para él, no los hay.

Ahí estamos en nuestro trabajo cada mañana esperando instrucciones para hacer el trabajo, pero resulta que nuestro jefe es un incompetente, que no ha sabido darnos las pautas para hacer nuestro trabajo (que insisto en que cada día es nuevo), así que tenemos que hacer horas extraordinarias para hacerlo. Al día siguiente volvemos otra vez y esta vez nuestro jefe no ha sido capaz de explicarnos bien como debemos hacerlo, y como no se ha asegurado de que hubiéramos comprendido lo que hay que hacer: otra vez tenemos que hacer horas extraordinarias. Al día siguiente nuevamente estamos en nuestro puesto de trabajo (dudando ya de nosotros, y pensando que quizás seamos nosotros el problema) esperando nuevas instrucciones, pero otra vez estamos en las mismas nuestro jefe nos ha dejados solos para que hagamos el trabajo, mientras él está haciendo “otras cosas” y nos pide silencio y concentración para que hagamos nuestro trabajo y sin nadie que nos vea y sin tener muy claro que tenemos que hacer nos perdemos un poco y otra vez, y para no faltar a la costumbre volvemos a tener horas extraordinarias. Llega un momento en el que las horas extraordinarias se vuelven normales y al principio es un compañero el que nos ayuda a hacer nuestro trabajo (alguien que ya ha pasado por esta fase), pero ¿y si no tenemos un compañero que nos ayude fuera del horario laboral a hacer nuestro trabajo?, ¿pagarías para que alguien te dijera como tienes que hacer tu trabajo porque tu jefe no te lo dice? No, ¿verdad?, pero, ¿eres consciente de que si no haces tu trabajo tu jefe te despedirá?… absurdo, ¿no?.

Bien, pues eso es lo que pasa todos los días en los colegios: profesores que no hacen bien su trabajo cargan esa responsabilidad en los niños para que sus padres hagan su trabajo en casa y si los padres no pueden o no saben, que paguen a otros para que lo hagan… ¿y si no tienen dinero para pagar a nadie? (cosa que es gravísima porque supone que quien tenga recursos económicos podrá darle a su hijo los conocimientos que le están negando en los centros de enseñanza) … entonces esos niños suspenderán las asignaturas, repetirán curso y estarán abocados al fracaso escolar.

Los maestros y profesores que saben enseñar y motivar a los niños no mandan deberes, enseñan a los niños a pensar y a aprender más cuando están fuera del colegio, cosa muy, muy diferente a hacer deberes.

Si tú también estás en contra de esto firma la petición dirigida al Ministerio de Educación: POR LA RACIONALIZACIÓN DE LOS DEBERES EN EL SISTEMA EDUCATIVO.

Por María Esquitín

 

6 Comentarios

  1. picador 21:54, sep 28, 2016

    Todo esto esta muy bien, queda muy bonito. Pero en los deberes hay muchas mas cosas. A parte de repaso,afianzamiento de conocimiento y evaluacion rapida de lo aprendido, o no. Tambien se manejan valores de responsabilidad individual, iniciativa,y habito. Quien piense en sacar una carrera asistiendo a clase sin estudiar en su casa, no la terminara.

    Reply to this comment
  2. María Esquitín. 15:19, sep 29, 2015

    Bueno Antonio, discrepar está bien: subjetivizar no. Precisamente porque la formación de una persona es muy importante, y con ella su desarrollo intelectual, físico y emocional la carga excesiva de deberes no es positiva, se mire por donde se mire (y que conste que no lo digo yo lo dicen los estudios que hay en la actualidad sobre ello y los más de treinta profesionales de la docencia con los que he hablado antes de escribir este artículo de opinión). Quizás tú estás pensando en deberes de refuerzo como algo puntual, que no es a lo que aquí me refiero, si no a esa mala costumbre de ciertos trabajadores de la educación de mandar a los niños deberes (que luego no corregirá de manera individual en la mayoría de los casos) en cantidades completamente desproporcionadas limitando de esa manera partes muy importante de la vida del menor que ve así mermado su tiempo de ocio y de desarrollo en otras áreas igual de importantes que el conocimiento adquirido. ¿Te parece normal que una niña de once años, estudiosa y trabajadora se pase casi siete horas un viernes por la noche haciendo todos los deberes del fin de semana para no tener que trabajar sábado y domingo?…

    Reply to this comment
  3. ANTONIO MARTIN DURAN 12:32, sep 29, 2015

    No estoy de acuerdo, en absoluto. Lamento que se hagan juicios de valor tan gratuitos sobre un tema muy importante o transcendente. Estamos hablando d ela formación de una persona que supuestamente necesita un refuerzo puntual. En nada se parece a una jornada de trabajo. Creo que es una visión miope producto de un desconocimiento muy abultado de la realidad escolar. Creo que en ese pensamiento, María, faltan muchos conectores con la escuela, el maestro y el tutor.

    Reply to this comment
  4. ANA 00:15, sep 29, 2015

    Estoy totalmente de acuerdo, lo digo por experiencia.Yo estaba traumatizada de pequeña con este tema. Me generaba angustia el no poder terminar los deberes , CADA DÍA, ni un respiro. La infancia es para disfrutarla. ! A JUGAR !

    Reply to this comment
  5. Charo Carpio 18:02, sep 28, 2015

    EXCELENTEEEEE …..no se puede explicar mejor ni con más claridad la desacertada misión de los docentes cuando ” mandan” deberes a los niños. Como bien dicesos peques tienen q jugar desconectar q ya tienen muchas horas para aprender q no para estudiar eso ya vendrá cuando sean adultos y si el profe es bueno a lo mejor no entonces.
    Enhorabuena por este artículo .
    Firmada la petición….toca compartir.

    Reply to this comment
  6. Charo Carpio 18:01, sep 28, 2015

    EXCELENTEEEEE …..no se puede explicar mejor ni con más claridad la desacertada misión de los docentes cuando ” mandan” deberes a los niños. Como bien dicesos peques tienen q jugar desconectar q ya tienen muchas horas para aprender q no para estudiar eso ya vendrá cuando sean adultos y si el profe es bueno a lo mejor no entonces.
    Enhorabuena por este artículo .
    Firmadap la petición….toca compartir.

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juann
November 10, 2019 Juann

Si, si es asi [...]

ver artículo
Juan
November 10, 2019 Juan

Tu crees...? Eso no es asi [...]

ver artículo
Vecina
November 10, 2019 Vecina

Igual que en confluencia de Conde Foxá con Wetones todos los días coches aparcados en [...]

ver artículo
Manuel
November 09, 2019 Manuel

que atrevida es la ignorancia. La decoración del centro la pagan los comerciantes de cada [...]

ver artículo