última hora

DEPORTE ESCOLAR PARA LA EDAD ESCOLAR, por Eugenio Cid Cebrián

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
DEPORTE ESCOLAR PARA LA EDAD ESCOLAR, por Eugenio Cid Cebrián
Noticias relacionadas

El término “deporte” siempre ha hecho referencia a una actividad física, psíquica y recreativa. Pero esta acción, ha dependido en general, del contexto socio-económico en que se desenvolvía.

En las últimas décadas, el deporte, ha ido desarrollándose conforme a los avances sociales que se iban produciendo. En nuestra Ciudad, muchos recordamos la época en que las únicas instalaciones deportivas que existían, eran el campo de fútbol de Santa Clara y el frontón en La Puerta del Sol. Y para comenzar mi análisis, partiré de esos tiempos, en los que yo era niño y no era ni jugador de fútbol, ni de pelota a mano.

En aquellos momentos, el concepto de deportista era tremendamente selectivo. La sociedad solo apoyaba a aquellos que “servían para el deporte”. El ciudadano normal, participaba como espectador y, aunque nuestro entorno urbano disponía de espacios más o menos adaptables: río, alamedas, fosos, cañadas…, aparte de los juegos infantiles, los beneficios de la actividad física, quedaban relegados a minorías muy selectivas, siempre voluntariosas. De esta época perdura en gran medida, la deformación del concepto de lo deportivo, que pretendo cuestionar: el deporte de élite, tremendamente competitivo y selectivo. Recordemos la campaña de animación deportiva “Contamos contigo” ya en épocas televisivas, que tanto trascendió en la propaganda, pero que “no contaba” con medios ni inversiones que acercaran el deporte al ciudadano. Puedo exponer como anécdota que en el verano de 1968 se iba a celebrar la Olimpiada de México y el que escribe, algunos años antes con edad escolar, bajaba todas las tardes a La Pesquera para nadar hasta cuatro veces el trayecto a La Aceña, esperando que se contara de alguna forma con él. Llegaba el otoño, la propaganda continuaba y…. eso sí, recuerdo dormir aquellos días, como nunca más he vuelto a conseguirlo.

Aunque existía la asignatura de Educación Física (solo para las Enseñanzas Medias), esta se enfocaba para la selección competitiva y al servicio de sistema político.

Con la democratización de la vida pública, llegó el acercamiento cada vez mayor al deporte y por lo tanto a sus beneficios. Poco a poco fueron surgiendo instalaciones municipales, competiciones de diversas modalidades, clubes; todo impulsado por el Ayuntamiento, la Diputación, las federaciones o Ministerio de Cultura y Deportes que dedicaban cada vez más medios para instalaciones y a una práctica deportiva, cada vez más democratizada y accesible para cualquier sector de la población. Surgió así el denominado “deporte para todos” que convertía este fenómeno, en la solución a los males de la sociedad moderna, ya fuera tercera edad, padres o madres de familia, o sectores de cualquier condición. El deporte era un derecho constitucional, pero sobre todo era y sigue siendo, la mejor recomendación contra el sedentarismo de un contexto social, donde se había superado el trabajo físico. La prolongación de la esperanza de vida al nacer que se produjo, se basaba en una mejora de la calidad de vida que suponía, no solo vivir más, sino vivir mejor y ahorrar en medicina por ejercitar una vida sana. La actividad física (moderada) se convirtió en la recomendación más general de las consultas médicas. Pero no es que solo diera salud la práctica deportiva (que no es poco), además era entretenida, daba diversión y por si no bastara, ponía en contacto a los usuarios estableciendo lazos y amistades que se prolongaban al entorno extradeportivo. Lejos quedó el concepto deportivo de la élite y el campeón. Ahora “todo el mundo” hace deporte, buscando esos beneficios tan imprescindibles que son: LA SALUD, EL ENTRETENIMIENTO Y LA RELACIÓN con sus compañeros de actividad.

Y en este contexto ¿qué papel tiene el deporte en edad escolar?

Evidentemente, dada la edad, deberían prevalecer en él los aspectos formativos. Dotar al chico de la mejor capacidad de utilización de esos beneficios descritos, que le van a servir para toda la vida y además, aprender los valores de la solidaridad con los compañeros y el trabajo en equipo, de experimentar la cultura del esfuerzo, de aprender a ganar, a perder, y sobre todo a respetar, de aceptar normas, de practicar el “Fair Play” o juego limpio y, por supuesto, recuperar el concepto de deportista como equivalente a persona generosa, honrada, de comportamiento limpio y no tramposo.

El deporte en edad escolar se ha convertido en un fenómeno familiar. El fin de semana cada hogar con chicos, se organiza según las competiciones, los padres y madres trasladan, respaldan en lo económico y hasta pueden hacer de árbitro, o de entrenador; ya no se practica este deporte como una expresión autónoma de los muchachos, a pesar de lo positivo de esta experiencia. Pero ¡qué gran responsabilidad de padres y entrenadores, para saber estar a la altura de las circunstancias, con lo escasamente formados que fuimos! Busquemos pues que nuestros chicos saquen todos, “todos” estos beneficios de la actividad deportiva: que compartan el tiempo de juego, que se apoyen mutuamente y que no se sientan menospreciados o marginados por estar ocasionalmente menos dotados pues, no es el momento ni el sitio de encontrar élites deportivas que tienen otros caminos, y sí de educarlos tan sanos también de mente, como buscamos ahora salud los mayores en el ejercicio físico. Hacer grupo, concepto tan determinante en el desarrollo a esa edad, debe ser preferente ante individualismos y ansias (por no decir frustraciones) de padres o entrenadores.

Sigo yendo por el agua de La Pesquera a La Aceña cincuenta años después y mucho más; contemplo el salto de los peces, el beber de las golondrinas, el vapor de agua con los primeros rayos del sol, algún cormorán nuevo que nos invade, inmensos milanos en posaderos arbóreos, fochas buceando, azulones, garzas… Me he comprado una piragua.

Yo también he evolucionado.

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

ME PREGUNTO, por Tomás Acosta Píriz

ME PREGUNTO, por Tomás Acosta Píriz   0

Me pregunto: ¿Cuándo los pacifistas guerreros dejarán sus armas? ¿Cuándo los abanderados de la igualdad decidirán ser iguales? Llevan un precipicio en las palabras, una torre de Babel, un euro más brillante en el [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

un charro
October 18, 2019 un charro

Otro consejo: dejen en paz a los que no piensan como ustedes [...]

ver artículo
Juan
October 13, 2019 Juan

Lo que no veo normal que 15:00 a 17:00 no haya patrulla de la policia [...]

ver artículo
Vecinodepepe
October 11, 2019 Vecinodepepe

Ni la asociación de empresarios ni el ayuntamiento han apoyado la FP, teníamos peluquería, construcciones [...]

ver artículo
un charro
October 10, 2019 un charro

Los pueblos pequeños van a desaparecer, como esta ocurriendo ya. Que no se quieren tomar medidas [...]

ver artículo