última hora

EL FESTEJO TAURINO Y LOS TORILES: MADRID Y CIUDAD RODRIGO EN PERSPECTIVA HISTÓRICA, por Nicasio García Sánchez (†) y Jerónimo García Sánchez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
EL FESTEJO TAURINO Y LOS TORILES:  MADRID Y CIUDAD RODRIGO EN PERSPECTIVA HISTÓRICA, por Nicasio García Sánchez (†) y Jerónimo García Sánchez
Noticias relacionadas

EL FESTEJO TAURINO Y LOS TORILES:

MADRID Y CIUDAD RODRIGO EN PERSPECTIVA HISTÓRICA

Nicasio García Sánchez (†)

Jerónimo García Sánchez

(25 de febrero de 2010) (1*)

Coincidiendo con el carnaval del Centenario de “La Heroica” 1910, dedicaba La Voz de Miróbriga, el 5 de febrero, una página a “unos toriles del siglo XVI”, aunque entrando en su lectura interior se especificaba que la antigüedad correspondía al edificio central del Excmo. Ayuntamiento mirobrigense, pero no al inmueble que se construyó para ampliación durante las primeras décadas de la pasada centuria, acogiendo despachos tan relevantes como la Alcaldía y la Secretaría.

No es este asunto el que quisiéramos traer a colación, sino el modo seguido por los farinatos para dar respuesta a la necesidad imperiosa de guardar los astados en la proximidad de la plaza, convertida en coso, desde domingo al martes, si tenemos presente que las capeas tienen la doble sesión matutina y vespertina, seguidas ambas del desencierro.

Los farinatos tenemos en la retina aquellas viejas fotos de la Plaza Mayor que presentan junto a las Casas Consistoriales el símbolo local de las Tres Columnas, posteriormente trasladadas delante de La Glorieta, junto al Árbol Gordo, desde cuya poderosa tribuna fuimos testigos durante la niñez de los encierros y “desencierros”.

Como recordaba el periodista local, ya que no llevaba firma la colaboración, el coso estuvo inicialmente ubicado en la parte baja de la plaza, y allí se levantaron los toriles, sin que haya noticia de queja alguna por parte de vecinos y propietarios de negocios, afectados en el primer caso por los olores que desprende el cierre del ganado, y los segundos por las repercusiones económicas de paralización de su actividad a causa de ese incordio. Menos molestias producen en el nuevo recinto, ya que al estar en los chiqueros distribuidos en lugar bajo cubierta y bien cerrado, es posible llevar a cabo todas las tareas previas a la distribución del ganado y su manutención sin que apenas trascienda al exterior de la calle San Juan, donde se encontraban esa joya de la pastelería mirobrigense bien conocida por la Confitería de Goyito Etreros y sus repelaos, o a la Cafetería de Custodio “Amadís de Miróbriga”, El Universal, con los resultados de la jornada futbolística.

Siempre fue digno de admirar la celeridad con la que se instalaban las agujas y los tablados, así como los toriles, confiados hoy a seis mirobrigenses que heredan la tradición familiar, aparte de su afición, así como la pronta actividad para desmontarlos, restituyendo a ese recinto la imagen habitual, y que presenciamos en muchas ocasiones mientras nos incorporábamos a las clases del Instituto fray Diego Tadeo o salíamos del horario lectivo.

Callejon y toriles del Carnaval del Toro - 3

La existencia en nuestra localidad de esa arteria central que lleva desde la Puerta del Conde a la Plaza Mayor, nos familiariza con la bien conocida calle Madrid, por donde pasa obligatoriamente el ganado de los festejos de Carnestolendas, pero también en la Villa y Corte disfrutamos, en nuestros paseos por el Distrito Centro del municipio madrileño, con una calle que recuerda el nombre de nuestro Ciudad Rodrigo en una de las calles importantes que salen de su Plaza Mayor, con el rótulo e imagen en mosaico de la catedral mirobrigense de fácil visualización y tapeo turístico.

En el siglo XVII, durante el reinado de Felipe IV, eran famosas las corridas celebradas en la Villa y Corte durante las fiestas de San Isidro Labrador, pero el sistema de organización difería de nuestra localidad, porque se adjudicaba a título personal tanto lo relativo a la plaza como a los toriles.

A consecuencia de la desidia de los concesionarios, se produjo una situación que perjudicaba notoriamente a los madrileños, tanto los que tenían su domicilio en el entorno de la Plaza Mayor como aquellos que vivían de los negocios varios ubicados en los bajos de aquel recinto.

Una de estas protestas terminó con intervención del Consejo de Castilla, exigiendo que el regimiento de la Villa tomara medidas contra las personas que dejaban transcurrir los días, una vez finalizados los festejos del Patrono, sin que hubieran levantado los toriles ni desmontado los cierres de las calles, por lo que se produjeron dos hechos de especial gravedad, aunque la eficacia de la provisión adoptada por el órgano político fue inmediata, resolviéndose así la queja vecinal:

1. La ausencia de circulación de aire, que renovara el medio ambiente y lo purificara, de especial relieve puesto que era finales de mayo.

2. La existencia de los toriles permitía que los habitantes irresponsables, y poco conscientes de los peligros, arrojaran las inmundicias al interior del terreno cerrado, provocando un hedor que pasaba a los lugares circundantes, con notorio perjuicio para la venta de los productos que se ofrecían en las tiendas.

Los documentos conservados en el Archivo de la Villa son lo suficientemente ilustrativos y evitan un comentario ulterior por nuestra parte, de modo que ofrecemos su tenor literal:

Muy poderoso señor. Pedro Gonçalez Barroso en nonmbre de los vezinos moradores en la plaça que tienen sus casas y tiendas junto a donde esta el toril donde se enzierran los toros que se corren en ella = digo que el dicho toril toma y ocupa muy gran sitio ansi de largo como de ancho y esta çercado y zerrado de madera y destarlo y no quitarse resultan a mis partes los daños e yncombinientes siguientes:

El primero que como mis partes tienen sus tiendas de confiteros çapateros y roperos y otros offizios publicos se les quita la luz de sus casas benta de sus mercadurias y como el tiempo es tan largo y las alcavalas y pechos que pagan a V. A. son tan grandes quitandoseles como se les quita sus tratos y offiçios de venta y compra no podran pagar dichas alcavalas y dichos pechos =

La otra que como los vezinos son muchos cada uno vazia las ynmundiçias de sus balcones y serrados que caen al dicho toril y como no tiene corriente ni se puede limpiar por estar zerrado se detienen las dichas ynmundizias y resulta tan mal hedor que como los ayres no pueden correr y el calor es tan grande puede resultar una peste que ynfizione toda la plaça y el hedor es tan grande que no pueden estar mis partes en sus tiendas ni casas a ninguna ora de noche ni de dia y el deshaçer el toril dura un dia y el haçerlo dos que son tres de ocupazion cosa muy fazil para tan grandes yncombinientes para cuyo remedio = pido y supplico a V. A. mande que los maestros de hobras a cuyo cargo esta el hazer y deshazer el dicho toril lo quiten y derriven puniendoles para ello graves penas, y no lo haziendo mis partes busquen personas para que a costa de los dichos maestros los quiten ques justicia. Prado. En Madrid a 28 de mayo de 30. Ynforme el corregidor y ayuntamiento. Gobierno.

En Madrid miercoles veinte y nueve de mayo de mill y seiscientos y treynta años se juntaron en el ayuntamiento de la dicha villa los señores corregidor y regidores como lo tienen de costumbre y entre otros acuerdos que este dia se proveyeron fue el siguiente: Aviendose visto un auto de los señores del Consejo que manda questa villa ynforme sobre lo que piden los vecinos de la calle del peso Real que se quite el toril por el daño grande que se sigue destar çerrada la calle y trato sobre ello se acordo que se quite el toril y los tablados questan hechos en todas las bocas calles y el señor don Francisco de Brihuela lo haga executar luego. Pedro Martinez. Concuerda con el orijinal. Pedro Marmol. Rubricado.//

En Madrid a treynta y un dias del mes de mayo de mill y seiscientos y treinta años yo escribano notifique el acuerdo desta otra parte… a Juan de Billova como dueño de los tablados contenidos en esta peticion el qual rrespondio esta presto de hacer lo que por el dicho acuerdo se le manda de que doy fee. Diego Nuñez.

In marg. otra: En la dicha villa de Madrid en el dicho dia mes y año dichos… otra notificacion como la de antes a Andres Juarez como dueño del toril2 el qual rrespondio que le obedecia y hacia lo que por el se le manda de que doy fe y lo firme. Diego Nuñez. Rubricado”3.

Madrid ha cambiado sustancialmente múltiples aspectos de aquellas celebraciones, comenzando por el lugar de celebración de los festejos de toros, al construir una Plaza de renombre universal, Las Ventas, a la que se considera en el primer lugar de los cosos taurinos, y otra cubierta de Vista Alegre, pero también en la duración de los días de corrida, que no tienen parangón con las experiencias de la Edad Moderna, y mucho menos hay punto de contacto si nos fijamos en las modernísimas instalaciones precisas para los diferentes quehaceres exigidos en el desarrollo de la fiesta, a partir de los toriles.

   Miróbriga, por su parte, conserva la tradición en el más puro estilo, desde el acceso del ganado a partir de Los Polvorines o La Puentecilla, y a través del recorrido delante de la Huerta del Piojo con la continuidad en el Paseo de Las Madroñeras hasta pasar por delante de las Casas del Carrilano y enfilar el Registro, con lo que se produce la entrada del ganado en el recinto amurallado, desembocando en la Plaza Mayor, convertida en coso, desde la calle Madrid. Hemos incorporado los tablados en la parte superior de aquella, facilitando mayor proximidad del balcón consistorial al recinto taurino, y ubicado el depósito de los animales en los bajos del edificio destinado a Casas Consistoriales.

Desde el siglo XVIII seguimos conservando los festejos de los tres días de carnaval, de domingo a martes, con el añadido del sábado, pero también con otras colaboraciones relevantes como es el toro del aguardiente, por ejemplo, y con la principal característica de la participación popular, que resulta especialmente notoria en el acceso del ganado y celebración de las capeas, o con ocasión del retorno de los cornúpetas a la Socampana, con el característico e insistente sonar del Reloj suelto, al que se refería D. José María del Hierro en su breve relato de los hechos históricos previos a la defensa de la Plaza ante las tropas del General Junot, cuya gesta estamos celebrando desde el pasado 10 de julio. Esperemos que esta tradición taurina propia del carnaval mirobrigense se mantenga plenamente viva y actualizada en la localidad a lo largo de las próximas centurias.

____

NOTAS:

1 Localizada una documentación que tangencialmente afectaba a trabajos de investigación en materia relativa a la Farmacia, le insistí a mi hermano Nicasio que ambos redactáramos un pequeño artículo de Prensa en 2010, para enviarlo al nº extraordinario de La Gaceta Regional, que anualmente dedica al Carnaval del Toro de nuestra Ciudad, y se imprimiría en 2011. Hoy, Casito, cuya partida de este mundo a la Casa del Padre, con nuestros ancestros se produjo el 25 de febrero de 2015, he rescatado el trabajo que teníamos suscrito, pero no publicado, para que vea la luz de la letra impresa, en tu recuerdo y de hermandad. Siempre unidos, descansa en Paz.

2 Previamente, el mismo día 31 de mayo de 1630, quiso Antonio de Varredo, escribano, notificar el auto de los señores del Consejo Real de S. M. y el auto proveído del corregidor y regidores “en ausencia de Andres Juarez”, a su mujer, Catalina de Romanilla, en su persona, “la qual dijo que el auto no abla con ella sino con su marido y en biniendo le dara quenta del dicho auto y esto dio por su respuesta de que doy fee”.

3 AHMM. Sign. 1-468, de 1655 a 1659, fols. s. n. rv.

2 Comentarios

  1. Gebemo 19:29, ene 25, 2016

    Estimado Jero: Me ha encantado el artículo y me ha emocionado el recuerdo de Nicasio, espero que el día 25 de febrero lo tenga presente en mis súplicas.
    Un abrazo.

    Reply to this comment
  2. Santiago Corchete Gonzalo 19:28, ene 09, 2016

    Querido JERÓNIMO: Cuantísimo lamento haber desconocido durante tanto tiempo la pérdida de vuestro hermano. Te ruego hagas extensivo mi pésame y dolor a toda vuestra familia. En los altos dominios de “allá arriba”, ya estará gozando la benignidad filial y entrañable de nuestros siempre recordados don NICASIO y doña LUZ. Descansen en paz.

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

ME PREGUNTO, por Tomás Acosta Píriz

ME PREGUNTO, por Tomás Acosta Píriz   0

Me pregunto: ¿Cuándo los pacifistas guerreros dejarán sus armas? ¿Cuándo los abanderados de la igualdad decidirán ser iguales? Llevan un precipicio en las palabras, una torre de Babel, un euro más brillante en el [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

un charro
October 18, 2019 un charro

Otro consejo: dejen en paz a los que no piensan como ustedes [...]

ver artículo
Juan
October 13, 2019 Juan

Lo que no veo normal que 15:00 a 17:00 no haya patrulla de la policia [...]

ver artículo
Vecinodepepe
October 11, 2019 Vecinodepepe

Ni la asociación de empresarios ni el ayuntamiento han apoyado la FP, teníamos peluquería, construcciones [...]

ver artículo
un charro
October 10, 2019 un charro

Los pueblos pequeños van a desaparecer, como esta ocurriendo ya. Que no se quieren tomar medidas [...]

ver artículo