última hora

PREGÓN DEL CENTRO DE DÍA DE PERSONAS MAYORES, Hipólita Martín Maíllo, Carnaval del Toro 2016

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
PREGÓN DEL CENTRO DE DÍA DE PERSONAS MAYORES, Hipólita Martín Maíllo, Carnaval del Toro 2016
Noticias relacionadas

Pregón del Centro de Día de Personas Mayores
Hipólita Martín Maíllo
Carnaval del Toro 2016

Sra. Directora

Sr. Presidente

Representantes del Excmo. Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo

Señores y Señoras… Amigos Todos

 

Muy buenas tardes.

Es para mí una satisfacción y un gran honor, ser hoy la pregonera del carnaval 2016 en el “Hogar de Mayores” de Ciudad Rodrigo.

Sé, que ha habido anteriormente pregoneros extraordinarios, y también que hay personas más cualificadas que yo para dar este pregón. A mí no me avala ningún título académico, soy una sencilla ama de casa sin más preparación que la que da la vida. A pesar de todo, algunas personas de los aquí presentes han confiado en mí, de lo cual me siento honrada y solo espero no defraudarles.

He querido presentarme vestida con el traje de zagalejo, uno de los trajes que existen en la Sierra de Francia, como homenaje a mis padres que eran de esa tierra, y para reivindicar la cultura tradicional heredada de mis ancestros. Ellos vinieron de Mogarraz a regentar el almacén de vinos que tenía mi abuelo Felipe.

Sí, sí, ya sabéis, aquel de las coplas que decían:

“En casa del tío Felipe, se vende buen vino, y este año en las corridas habrá toros finos, y si alguno no se encuentra fuerte pa correr, que se suba a las carretas o tome el exprés…”

Cuando llegaron mis padres a Ciudad Rodrigo, mi madre venía embarazada de 5 meses… bueno, así salí yo “Serrana mala entreverá”, eso me decía un señor que iba mucho por el bar.

Mi madre me inculcó el amor por las labores, las costumbres y las canciones de esta tierra.

Mi infancia transcurrió en la calle San Cristóbal nº 8 y, como muchos de vosotros, no tuvimos una niñez muy fácil, pero no por eso dejó de tener su encanto. Éramos felices con lo poco que teníamos y, voy a compartir con vosotros durante unos minutos mis recuerdos y añoranzas, todo aquello que hemos vivido y guardamos lejano en el tiempo, pintado de blanco y negro como nuestras fotos.

Uno de estos recuerdos son nuestras vivencias cuando éramos niños, nuestros juegos. Entonces no teníamos televisión, ni internet, ni play station, ni facebook, ni twiter, ni … .

Pero a imaginación no nos ganaba nadie, y sin juguetes, porque utilizábamos lo que teníamos a mano, como por ejemplo un clavo o punta de hierro un poco grande para jugar el “hinque”. Teníamos la ventaja que como las calles no estaban pavimentadas cuando llovía se hacía barro y estaban a punto para que clavara.

Las “bolas”, a este juego que le llamábamos “El gua”, con las bolas que hacíamos de barro y pintábamos de colores, hacíamos un agujero en el suelo y había que intentar meterlas en él desde cierta distancia.

Otro era la “Chirumba”, que consistía en una pala de madera y un trozo de palo redondo de unos 8 cm. más o menos y que se le afilaban las dos puntas, se tiraba lo más largo posible. Todavía recuerdo el día que mi hermano la tiró y le dio a una señora y le preparó un buen chichón!!!

También jugábamos a las “Tabas,” que es un hueso de la pata de un cordero o cabrito.

Había muchos más, la Zapatilla corrida, el marro de los corros, el rey correa, las chapas… etc.

Recuerdo que cuando terminábamos de jugar muchas tardes íbamos a comprar al carro de Ramona, otro de los encantos de aquella época, como también lo eran los conciertos de la banda de música en el “Templete” de la glorieta los domingos. Y hablando de música les cantare algo de mi cosecha.

Dime dónde vas morena
Dime dónde vas morena
Dime dónde vas salada
Dime dónde vas salada

Las 11 de la mañana
Voy al hogar de mayores
Porque estoy comprometida
A ensayar en la rondalla

Con los amigos y amigas
Dime dónde vas morena
Dime dónde vas salada
Dime dónde vas morena

Que no vas acompañada
Voy a tomarme un café
En el hogar de mayores
Y más tarde hacer un curso

Y aprender las lecciones
Dime dónde vas morena
Dime dónde vas salada
Dime dónde vas morena

Luciendo la saya roja
Son las cuatro de la tarde
Voy acudir a una fiesta
Con mi mandileta negra

Y mi traje de serrana

Y como ya tenemos unas cuantas primaveras a las espaldas, podemos recordar muchos de los oficios artesanos que había en nuestra ciudad, muchos de ellos desaparecidos.

Empezaremos por los Herreros como mi ti Teodoro García y sus hermanos, también Manuel Zamarreño (Perrogordo); Hojalateros, Teo dos de sus hijos que siguieron con el oficio, el famoso Titi y su hermano Miguel. El señor Horacio, que tenía el taller en la avenida de España.

Os voy a cantar una canción que hicieron a los hojalateros un año en Carnaval.

No es un mísero Candil
Da una luz fenomenal
Que se distingue entre mil
Y no gasta ni un real.

Continuamos con los Tallistas: los Guimarais y Pavón que fueron unos grandes artistas y Arrnuza, y Luis, que fue el último y del que guardo un gran recuerdo ya que me talló un precioso marco para un bordado que hice yo.

Boteros, Isidro y Eleuterio, que tenían la botería en las Tenerías, que precisamente la llamaban así porque era donde se trabajaban las pieles para hacer los pellejos y las botas para transportar el vino.

Colchoneros, el señor Elías y Jesús (Chupín), que se dedicaban a hacer los colchones de lana por las casas,

Hubo un afilador, Argentino Labrador que vino de Galicia y tenía el taller en la calle Correo Viejo.

Herrador, Luis, se dedicaba a este oficio en el campo de los marranos, el que había un árbol que le llamaban así “El árbol del herrador” y estaba donde hoy están las casas del uranio.

Cencerreros, empezaremos por Hijos de Baltasar Vicente e hijos de Pedro Vicente, en este taller trabajó (Parrondo), Marcelino Vicente, que en este taller trabajó Manuel de Aller (Barreno), y donde aprendió el oficio el que hoy es mi marido, Santiago Risueño, estos dos, eran familia de Marcelino que tuvo el taller donde hoy tiene la tienda su hija Aurori.

Y ahora permitirme que haga un inciso.

Yo me casé con Chago, “El Cencerrero”, cuando tenía 20 años y tuvimos 3 hijos, y es lo mejor que me ha pasado en mi vida. Tuvo el taller durante 45 años en la avenida del Conde de Foxá.

Forjador y romanero, Ángel Garzón (Juvenal) y su hijo Jesús que tenía el taller en la Puerta del Sol hasta que se jubiló.

Cerrajeros, Rivera que tenía el taller en la Avda. De España.

Pelliqueros, Rafael Mangas que tenía el almacén en la esquina de la Calle San Cristóbal con la calle Cárcavas. Este señor era el padre de Loli Mangas, que se casó con Alfonso Navalón. Había más en la calle San Antón, pero no me acuerdo de sus nombres.

Jareros, toda la familia de Laudencio López.

Cisqueros, Carolina, “Los Pichoga” y Jollines, todos estos se dedicaban a hacer cisco y lo vendían a los particulares.

Os cuento una anécdota:

Un día uno de estos cisqueros entro en el bar de mi padre y me pidió una posta de bacalao, este, cogió la posta con los cuatro dedos y un señor que estaba al lado le dijo: ¿Cómo coges la posta con todos los dedos? Y este le contesto: Mira, nunca se me han caído los sacos de cisco, menos se me va a caer esta posta.

Albarderos, señor Loreto que tenía el taller en la avenida de España.

Cesteros, Antonio Trinidad de origen portugués y que trabajaba en la calle del General Pando, también había otro en el arrabal del puente que se llamaba Nardo “El Cestero”.

Alpargateros, estos trabajaban para la tienda de los Elías en la plaza del Buen Alcalde.

Curtidores, la Viuda de Aquilino que tenía varios obreros que trabajaban las pieles en una fábrica que tenía en el arrabal del puente y la tienda en la plaza del Buen Alcalde.

Carreteros: Los Foro, tenían el taller en la carretera de Salamanca, Los Repila, que trabajaban en el camino de la estación, El Portugués que lo hacía en la carretera de Béjar.

Alfareros: Nemesio que tenía el taller en “La Cerca” frente a lo que ahora es el instituto Fray Diego Tadeo,el padre de “Copi”, que tenía el horno en el rincón de la calle San Cristóbal, ¡Cómo recuerdo cuando ponía todos los cacharros a secar en el suelo!

Filigrana Charra: Vasconcellos en su taller de la plaza del castillo frente al Parador de Turismo y que en aquellos tiempos tenía más de 50 obreros. Jaime Cruz y el abuelo de José Nieves que vino de Portugal. Nieves sigue teniendo su taller en la carretera de Béjar y sigue trabajando como la hacía su abuelo.

Planchadoras, bordadoras, anticuarios….. etc. Todos estos oficios daban vida a nuestra ciudad.

Probablemente hay muchos más que merecían estar en estas páginas y que en este momento no me vienen a la memoria pues a veces no es tan fiable como yo quisiera.

HOGAR DE MAYORES

Quisiera especificar desde mi punto de vista el significado de estas dos palabras

HOGAR: Lugar en el convivimos las personas. Puede ser tu casa con tu familia o un sitio como este en el que nos encontramos, en el que convivimos distintas personas y en el que podemos aprender muchas cosas.

Lugar en el que aprendes a aceptarte cómo eres y que te ayuda a no sentirte sola y saber que envejecer es importante, lugar en el que puedo pedir ayuda si es necesario, pero que si quieres algo tú eres el que tienes que ir a por ello.

Que las cosas que duelen siempre dejan una enseñanza y tienes que aprender de ellas

Que los momentos malos al final desaparecen y los buenos aunque tarden llegan, siempre llegan.

Tenemos que aprender que a veces una sonrisa lo cura todo, que puedes hacer disfrutar el día a alguien con un pequeño detalle y casi siempre no cuesta nada.

Que todo el mundo necesitamos que nos regalen sonrisas y no lágrimas, tiempo y no distancias, besos y no mentiras

En un hogar como este se puede aprender que si no quiero ser juzgado no tengo que juzgar a nadie, y que nunca es tarde para decir lo siento y pedir perdón

Hay que aprender, que cuando las palabras fallan, la música habla y que todos en algún momento necesitamos un abrazo, que el rencor es uno de tus peores enemigos.

Que existen amigos del alma aun cuando no los ves, que podemos aprender de los demás sin importar su raza, ni credo, todos tenemos algo que aportar a los demás.

Que la alegría, la tolerancia y el respeto son la salsa de la vida y la base de una buena convivencia.

Que puedo crear mi propia vida y que somos los únicos responsables de ella.

Que tengo muchas cosas que aprender, no importa la edad que tenga, y que para ser feliz no se necesitan muchas cosas.

Que si tienes buenos amigos y te reúnes con ellos en el hogar son como una gran familia.

No abandonemos las ansias de hacer de nuestra vida algo extraordinario, aprendamos de quien pueda enseñarnos.

MAYORES

Personas con una cierta edad

¿Pero, cuándo es una persona mayor?

Pero, si todos estamos estupendos.

¿Qué cuántos años tengo?

¡Qué importa eso! ¡Tengo la edad que quiero y siento!

La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso, hacer lo que deseo sin miedo al fracaso o lo desconocido… Pues, tengo experiencia de los años vividos.

¡¡Qué importa cuántos tengo!! ¡¡No quiero pensar en ello!!

Unos dicen que ya soy viejo, otros, que estoy en el apogeo, pero, no es la edad que tengas, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón me dicta y siente. Tengo la experiencia suficiente para rectificar caminos.

Tengo la edad en la que las cosas se miran con más calma pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo la edad en la que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos y las ilusiones se convierten en esperanzas.

Ya no tenemos aquellas preocupaciones de cuando éramos jóvenes, aquel desasosiego aquel querer alcanzar nuestros sueños. Ahora tenemos todo el tiempo para poder disfrutar de nuestras ilusiones.

¿Qué cuántos años tengo?

No necesito marcarlos con un número ya tengo mis anhelos y triunfos obtenidos. Las lagrimas que por el camino derramé ya no las recuerdo.

¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta, setenta!

Creo que lo importante es ¡La edad que siento!

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.

Seguro que muchos de vosotros pensáis igual que yo y también muchos ya os importan un “Carajo” las arrugas. Ahora nos interesa, a vosotros y a mí, ser nosotros mismos y nos alegramos del camino andado.

Ahora tenemos todo el tiempo para disfrutar de nuestras ilusiones.

Muchas veces he leído esta frase “La vida es tan corta y el oficio de vivirla es tan difícil que cuando comienzas a aprenderlo ya hay que morirse”.

Sigamos disfrutando todo lo que nos queda de vida.

Pero yo no puedo terminar este pregón sin hacer alusión a nuestros carnavales. Los mejores de toda España. No os hablaré de toros, y aquí sí que podría extenderme, pero no temáis, que no me voy a alargar, de esto hay personas mucho más expertas que me darían lecciones.

Os voy a cantar unas coplas de nuestro Carnaval más antiguo y los que las sepáis me acompañáis.

(Canciones)

USTEDES NOS PERDONEN

Ustedes nos perdonen
No lo tomen a mal
Esto que comentamos
Tan solo en carnaval.

Del ayuntamiento un día
Se paró en seco el reloj
Y una vecina curiosa
Le pregunto la razón

Y dicen las malas lenguas
Que el reloj le contesto
Si aquí todo está parado
Porque tengo que andar yo.

Ustedes……

El teléfono moderno
Es cosa sensacional
Pero más me gusta el viejo
Por sencillo y funcional

-ponme con mi tía,- decías
Cogiendo el auricular
Y enseguida a la otra punta
Estaba tu tía Pilar.

Ustedes……

La Reina que con sus damas
Nombraron en este pueblo
Andan un tanto enfadadas
Por un asunto de huevos

Resulta no querían ir
A llevárselo a Las Claras
Pues lo de andar con huevos
Dicen no es cosa de damas

Ustedes……

OH MUJER

¡¡ Oh mujer!!
Que a Miróbriga inmortal
Das perfume embriagador
Cual la más bella flor del rosal

Diosa gentil recatada y genial
A cuyos pies rinde culto el amor
Que ahora desciendes de tu pedestal
Y al carnaval, das esplendor

Dichoso aquel que consiga tener
Entre sus brazos prisión ideal
Y las delicias del néctar beber
En tus labios de coral, ¡Oh mujer!

A todos vosotros que esta tarde me habéis acompañado os digo:

“Disfrutad de este Carnaval 2016 y de todo lo que nos queda por vivir”

Muchas gracias.

1 Comentario

  1. mogarraz16 23:00, ene 27, 2016

    Bonito Pregón
    Una pena no haber podido acompañarte, desde aquí, también lo he vivido. un besazo

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

CUANDO LADRAN LOS PERROS DE LA GUERRA, por Tomás Acosta Píriz

CUANDO LADRAN LOS PERROS DE LA GUERRA, por Tomás Acosta Píriz   0

Cuando ladran los perros de la guerra, son siempre los mismos perros. Cambian los tonos, sus modos, sus formas, sus quejidos, la intensidad, el tiempo, el timbre. Aparecen en la esquina de los años, [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juan
October 22, 2019 Juan

Estos no fueron a ningun restaurante ? [...]

ver artículo
Pepita
October 22, 2019 Pepita

Perfecto, enhorabuena a toda esta gente y haber si nos apuntamos todo el pueblo, como [...]

ver artículo
Lorenzo GA
October 21, 2019 Lorenzo GA

Puedo dar un dato de un antepasado Don Salvador García de la Mata,calidad noble,estuvo en [...]

ver artículo
susescrofa
October 20, 2019 susescrofa

Y sobre todo a los muertos. Es de cobardes. [...]

ver artículo