última hora

Pregón de la Peña Puerta del Desencierro, Pepita Zafra, Carnaval del Toro 2016

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Pregón de la Peña Puerta del Desencierro, Pepita Zafra, Carnaval del Toro 2016
Noticias relacionadas

Pregón de la Peña Puerta del Desencierro
Pepita Zafra de Paz
Carnaval del Toro 2016

Miembros de la peña puerta del desencierro, porteros mayores, madrinas, bellas acompañantes que lucís vuestras mejores galas charras, autoridades, amigos todos. Buenas noches y gracias por su presencia.

Cuando mi amigo y compañero de la cofradía de San Blás, Julete, me llamó para hacer este pregón, tengo que confesar que me asusté un poco, ¡bueno me asusté bastante! pues nunca soñé pregonar en tan ilustre peña. Os agradezco que hayáis pensado en mi, es un honor, y sobre todo daros las gracias por la paciencia que habéis tenido en mi contestación.

Porteros Mayores: Enhorabuena por vuestro nombramiento es una satisfacción, pues no todo el mundo es merecedor de ello.

Arturo: Trabajador desde los doce años con las bicis en Bernal. En 1955 con la vespa empiezas con las motos. Es en el 1962 al licenciarte de la mili, cuando montas el negocio de motos, motosierras y otros artilugios. Trabajando y luchando lo sacas adelante con gran éxito, enseñando a 23 aprendices el oficio. Hombre de buen talante con simpatía y buen humor, que siempre ha mirado por su familia. Ya jubilado das paso a tu hijo para que siga tu andadura.

Muy carnavalero, has participado en encierros, desencierros, bailes de disfraces y todo lo que conlleva el carnaval. Me dicen que en tus buenos tiempos, acompañabas a la rondalla en el precarnaval.

Pilar tu esposa, no se queda para atrás, ya trabajando en el Parador de soltera, me cuentan que cuando el inolvidable Triguito venía acompañando desde la estación al Parador a los farinatos ausentes, salíais todas a bailar con ellos y se preparaba una buena preludiando el Carnaval. Del Parador saliste para casarte. Mujer prudente, discreta y de saber estar, se ha dedicado a su familia y a su hogar, con sus 4 hijos y nietos y, aunque abuela, revive su juventud como madre con su nieto Arturo.

Manolo: Conocido cariñosamente como Perita, empezaste ayudando a tu padre en la cantera y en los trabajos del campo. Mas tarde te fuiste a Francia, trabajando en la construcción, estableciéndote por tu cuenta a los dos años de estar allí. Como empresario has trabajado para importantes firmas como: Alcampo, Carrefour, Continente, E´lecler, Mamut y algunos más.

Regresas a Ciudad Rodrigo y valiéndote de tus contactos creas el centro comercial. Hombre luchador, gran empresario al que se deben muchas cosas en Ciudad Rodrigo: artífice de la recuperación del encierro a caballo, cuyo primer año junto a cuatro familias mirobrigenses, pagasteis los toros de dicho evento, Martes Mayor, Acoso y Derribo, Romería de la Virgen de la Peña, fuiste de los creadores y primeros romeros.

Carnavalero hasta la médula, con 5 añitos fue tu primer disfraz, siempre con tus disfraces callejeros como “sola ante el peligro” con el que Vicente el fotógrafo ganó un premio. Muy participativo, secundado por tu esposa. Ani mujer trabajadora en Ciudad Rodrigo con conocidas familias, los Montarco, los Zúñiga en Madrid. Te vas a Francia y allí coincides con Manolo, te casas en el 66 y después de 20 años vuelves a Ciudad Rodrigo. Siempre apoyando a tu marido en todos sus proyectos y estando al cañón en sus negocios. Criaste a tus 4 hijos y has sido una estupenda ama de casa, lo que no te ha restado para vivir a tope el carnaval.

Porteros Mayores: Habéis sido nombrados porteros pero ¿de qué puerta? Porque en Ciudad Rodrigo hay muchas puertas. Uno de los encantos de una ciudad amurallada son sus puertas. Había 8, ahora 6.

  • La del Rey: donde estaba la brecha, cerrada a raíz de la Guerra de la Independencia
  • La de Santa Cruz: también llamada de Sancti- Spíritus o San Vicente, por donde subían los hortelanos para entrar en la ciudad.
  • La Colada: Salida natural de las aguas pluviales.
  • Santiago: Con su puente levadizo y fosos S. XIII-XIV.
  • La del Sol: Construida por Enrique II, cerrada muchos siglos, y abierta por Isabel II en el S. XIX.
  • La del Conde: Llamada así por estar situada muy cerca del palacio del Conde don Rodrigo González de Girón.
  • Postigo de Sta. María S. XVI, como no podían entrar vehículos de cierta altura por ella, en 1954 se abre la puerta de Amayuelas, dando lugar a un intenso debate municipal, unos querían y otros no que se abriera una puerta nueva.

Así surgió la copla:

Unos dicen que se abra
la puerta de la ciudad
otros dicen que se quede
la muralla como está.

Para ver esto
nuestro ilustre ayuntamiento
se reunió pronto
en un animado pleno.

Tras el debate del asunto
que allí se trató
nuestro ilustre ayuntamiento
la puerta abrir acordó.

Pero indudablemente, vosotros sois porteros de la Puerta del Desencierro, no podía ser otra, porque es por la única puerta por la que entra nuestro carnaval.

¡Dejadla bien abierta para que entren los toros, farinatos y forasteros portando el bullicio y la alegría!.

Porteros Mayores ¡abridla, abridla de par en par!

He dividido mi pregón en tres partes:

MI VIDA Y MI CIUDAD

ANÉCDOTAS Y RECUERDOS CARNAVALEROS

y ¡CÓMO NO EL TORO!

Me trajeron mis padres a Ciudad Rodrigo en 1967 a estudiar Magisterio a las Teresianas, como no había plaza en el internado, fui a alojarme a la entonces residencia de estudiantes del Convictorio.

Nada más pasar la Puerta de Amayuelas para parar unos metros mas allá, empecé a sentir ese hechizo que atrae a todos los que pisan por primera vez Ciudad Rodrigo.

Después de dejar las maletas y hacer las recomendaciones a las monjas para que cuidaran bien de su niña, nos dirigimos a casa de Alipio Martín, antigua y gran amistad de mis padres. Persona extraordinaria que tanto hizo por Ciudad Rodrigo y sus gentes y al que no debemos nunca olvidar y menos en estas fechas, cuando acogía a tantos maletillas en su huerta, dándoles comida, bebida y alojamiento. Farinato hasta la médula con un gran sentido del humor y humano hasta el extremo.

Nos recibieron con los brazos abiertos y estuvieron recordando viejos tiempos, cuando fueron a la boda de mis padres juntos, con Antonio el portugués y su esposa Angelita. Y fue tal el festejo, que se comentaba en todo Béjar: Vinieron unos de Ciudad Rodrigo muy juerguistas y armaron la marimorena, bailando el entonces muy en boga “arriba con el tiruriruri abajo con el tirurirurero” mi madre le dijo a Quela, también lo pasamos muy bien, cuando vinimos a la boda de tu hija Gloria, recuerdo que desalojaron las butacas de un cine para celebrar allí el baile, a lo que contestó: ya no existe, era el Peraqui.

Rápidamente contacté con mi querido y entrañable amigo Tato, que yo conocía del año anterior en Salamanca por mi compañera de colegio Conchita Montero. Tuvimos una buena acogida en su panda, mi amiga Marta y yo, tanto por parte de ellos como de ellas, pues también estaba Gasi, que se nos fue hace unos años, que salía con nosotras en Béjar cuando iba a las ferias a casa de su tío, comisario de policía en mi ciudad.

Iba pasando el tiempo, entre clases y estudios, también teníamos nuestros buenos ratos, recuerdo con cariño cuando fuimos a la Romería de San Blas en el carro de Tato, cantando “a la Caridad señores”, yo alucinaba en colores, pues nunca había ido a una romería y menos en tan singular transporte. ¿Quién me iba a decir que pasados los años, yo sería cofrade y gran entusiasta de la cofradía de San Blas a la que tanto quiero. Tientas, bailes en el Club Fantasma, Club Juvenil y es allí, precisamente un lunes de carnaval, cuando conozco a mi marido. El curso sigue, pronto va a terminar, pero tengo la suerte que en el mes de julio se hace por última vez, el Albergue de Magisterio en Ciudad Rodrigo, con lo cual se alarga un mes más el romance ¡vamos! Se alarga hasta nuestros días.

En 1970 me caso, y vengo a vivir a Ciudad Rodrigo. Mi padre, hombre muy culto donde los haya, me enseñó desde pequeña el amor por la cultura y el arte, y aterricé en una ciudad que rebosa de ello.

* Ciudad Rodrigo poesía que inspira cualquier plaza. Sus gentes aman la cultura: la Feria de Teatro, el Orfeón Dámaso Ledesma, la Banda Municipal, el Botón Charro, asociaciones con diversas actividades, la Fundación, de la que fue presidente durante 7 años José Manuel de Luis, gran persona, muy involucrada y al que tenemos que agradecer eventos, viajes culturales, charlas, cursillos, etc.. Gracias José Manuel por tu buen hacer y tu magnífica gestión.

No quiero olvidarme de las que fueron hace unos años tertulias literarias del Porvenir, en las que me introdujo José Antonio Martín, gran poeta, que fue siempre tan cariñoso con mi nieto Rodrigo, y con quien compartí tantos ratos de poesía, junto al también magnífico poeta Tomás Acosta y algunos más como Paco García Martín.

La Universidad a Distancia que da oportunidad a todos los que quieran estudiar sin salir de Ciudad Rodrigo y la Universidad de la Experiencia, de la que soy alumna desde 2005 ¡qué buenos compañeros! ¡Qué buenos ratos! ¡Cuánto hemos aprendido! Extraordinarios profesores, como Julio Sánchez Gómez nacido en Miróbriga o Pablo García Castillo catedrático de Filosofía, con sus clases magistrales, salpicadas de su buen humor, que ameniza con un talante como él solo sabe hacerlo, persona sencilla, que no tiene inconveniente en tomarse unos vinos con los alumnos al salir de clase.

*Arte: Me encanta ir por sus calles recoletas, admirar sus plazuelas, sus palacios, sus casas blasonadas, la Catedral ¡ay la catedral! ¡Cuántas horas paso en ella! Y quieren creer ustedes que siempre descubro una cosa nueva.

-El Coro, esa joya incomparable de la que nos tenemos que sentir orgullosos, legado de Rodrigo Alemán, con sus 72 sitiales, de entrepaños de exquisita factura, paciencias, misericordias, donde se refleja con una crítica satírico burlesca el clero y la sociedad de la época.

-El Pórtico del Perdón S.XIII de estilo Románico Arcaizante, que nos recuerda al Camino de Santiago, con sus arquivoltas, apostolado y coronación de la Virgen.

-El Claustro, donde las piedras hablan: el Combate de la Vida, el Mundo de las Tinieblas, los Hijos de la luz, los Pecados Capitales, el Árbol de la Vida y un largo etc.. Nos estaríamos toda la noche.

La Iglesia de Cerralbo, mi parroquia, templo de estilo herreriano con su magnífico retablo y un espléndido escudo en portada del Cardenal Pacheco.

La Muralla ¿existe mayor placer que darse una vuelta por su adarve?, llegar a la batería, contemplar la panorámica con el puente mayor, el río Águeda del que tanto disfrutamos en verano aunque algunas veces nos haya dado buenos sustos.

El Castillo de Enrique II de Trastámara S. XIV ¡cuántas batallas intrigas e historia encierran sus muros!.

El Verraco, edad del hierro ¿qué niño de Ciudad Rodrigo no se ha subido alguna vez al verraco? Yo en las noches de verano, antes de irnos a casa, tengo que llevar a mi nieta María a montar en él.

Las Tres Columnas.

Y no podía olvidarme de nuestro querido y desaparecido Árbol Gordo lugar de citas, de tratos, donde alguna que otra pareja de enamorados disfrutaban del embrujo y del misterio de la noche, y donde la peña Puerta del Desencierro comienza su andadura del carnaval, con porteros, madrinas y acompañantes, amen del pregonero.

Y el tiempo vuela, y poco a poco Ciudad Rodrigo me va enredando, me va atrapando, Ciudad Rodrigo me va enamorando.

Termino esta primera parte con un poema de Manolo Belda extraordinario poeta nuestro:

Decir Miróbriga
es decir piedra
piedra amasada de historia,
piedra de paz y de guerras.
De escudos y capiteles;
de palacios y de iglesias.

Piedra curtida con pólvora
en sus murallas enhiestas;
musgo y silencio sangrando
de las mudas cañoneras.

Piedra de un puente romano
sobre el agua y la leyenda
donde se mira el castillo
su cara también de piedra.

Sí. Decir Miróbriga
es decir piedra.

Piedra de una catedral
que acaricia las estrellas
Cielo y tierra, tierra y cielo,
avemaría de piedra.

Piedra de las Tres Columnas,
orgullosas, altaneras,
susurrando desde siempre
que pasamos y ellas quedan.

Piedra de enormes blasones,
de recias torres y almenas;
de pórticos y filigrana,
piedra vieja, piedra eterna…
Piedra.

Decir Miróbriga
es decir piedra.

Y también toro en las calles
cuando la campana
- don, don – suena

Decir Miróbriga
es decir grandeza
y sencillez y calor
y magia hecha piedra…
piedra que el cincel del tiempo
hizo bella, hizo nuestra…
Piedra.

Decir Miróbriga
es decir verso y poema.
Y yo no digo Miróbriga
porque lo grita su piedra.
Y cuando las piedras gritan
también se calla el poeta.

Despierta de tu letargo vieja ciudad señorial, que ya llega, que ya llega, que ya llega el carnaval.

Carnaval esos momentos grabados en el tiempo, brillando como un sol de primavera, un instante y muchos años condensados en un todo, en que todo se detiene y la vida estalla como fuegos de artificio y todo cambia en un abrir y cerrar de ojos, donde se abre un paréntesis con la chispa de la vida y se olvidan las penas. ¡Carnaval! ¡Cuántos recuerdos!.

Entre otras, hay dos cosas de las que me siento especialmente orgullosa en la vida: De los padres que he tenido, y de cuando mi hija Gemma fue reina del Carnaval en 1989, nunca podré olvidar cuando entró por el entonces Cine Madrid, del brazo del padre Tomé, que nos deleitó con su magnífico pregón. Los bailes, presidencias, disfraces, corridas de toros, etc. Recuerdos imborrables.

Y como el tiempo vuela, en el año 2006 mi nieto Rodrigo es Lancero de la peña Lanceros de D. Julián, liderada por Tina Lampi. No queda ahí, pues en el 2011 es presentador alalimón con Mª Luisa Cid y a su vez, mi nieto Alonso es Lancero ese mismo año en dicha peña.

¡Qué ilusión me hizo y lo viví con un gran espíritu carnavalero!.

Y hablando de anécdotas, tengo la completa seguridad, que si a ustedes amigos mirobrigenses que me escuchan les preguntaran, sin duda alguna tendrían algo simpático que contar del carnaval.

Era un jueves después de inaugurar las casetas, mi buen amigo y compañero de clase Nano Marta, nos dijo a tres o cuatro que estábamos juntos: ahora vamos a entrar a la peña de mis hijos, yo le contesto: -¡ay! me da algo de apuro, ve tú y te esperamos aquí; -ni mucho menos, me replicó, sin ningún problema, que seremos muy bien recibidos, vamos para allá.

Nos sentamos, nos sacaron de comer y beber en abundancia, buen rato de sobremesa con chistes y chascarrillos, esos ratos de risa que se pasan en carnaval. Cuando de “buenas a primeras”, mi buen Nano me agarra del brazo y dice -¡Pepi que me he confundido de peña!, esta no es la de mis hijos. -“A buenas horas lo dices, ya estaba yo pensando que por aquí no aparecía ninguno. Yo me quedé sin habla y después de disculparnos y deshacer el entuerto, nos fuimos con el rabo entre las piernas, aunque tengo que decir que los de la peña como es habitual en las gentes de esta tierra, no solamente lo tomaron con buen humor sino que nos invitaron a volver cuando quisiéramos.

Son las cosas que pasan en carnaval.

A finales del año 92 el bar sanatorio, con el buen humor que le caracteriza, tuvo la idea de hacer un jamón de yeso, perfectamente imitado ¡vamos que daba el pego! y rifarlo, para más guasa el día 28 de diciembre, día de los inocentes. Manolo mi marido, con el despiste habitual en él, compró una papeleta y mira por donde le tocó la suerte. Como es lógico, fue a reclamar tan sabroso premio. Me imagino la cara que se le quedó y el jolgorio que se armaría en la barra del bar entre camareros y clientes a la hora punta de tomar los vinos.

A raíz de este suceso, la rondalla que siempre está a la que cae, en el carnaval siguiente de 1993 le sacó la siguiente copla:

Rico muy rico el jamón
que rifaba el Sanatorio
aunque algunos le sentó
como los supositorios.

Aceituna no te enfades
ya lo decía la gente
este jamón huele a yeso
se rifa en los inocentes.

No es la única copla que le dedican a su familia, pues una de los años 50 una de las estrofas decía así:

Los olivas que son unos buscavidas
acaparan los cargos en la ciudad
de estanqueros, pescaderos y
banqueros
y del baile más castizo y popular.

No me he olvidado de nuestra querida Rondalla III Columnas alma del carnaval y que tan buenos momentos y emociones nos hace pasar.

Termino esta parte con una poesía convertida en copla de José Antonio Martín

La rondalla III Columnas
está empezando a sonar…
recorre plazas y calles
anunciando el carnaval.

¡Cómo resuenan sus ecos
por las rúas del lugar…
se entreabren los balcones
en alegre despertar!

Sus capas mecen al viento
su garboso caminar…
Rizando van los candiles
con donaire señorial.

Las casonas y palacios
abren puertas o zaguán…
¡Alerta está la muralla
de guardia la catedral!

Rondan a la reina y damas
con su gracejo especial…
cantan la belleza charra
de Miróbriga inmortal.

Las penumbras de la luna
entre suspiros se van…
Y el rebujo de la capa
algún beso tapará.

Adiós mis hermosas “niñas”
la aurora asomando está…
Felices sean los sueños
y el carnaval disfrutad.

La Rondalla III Columnas
está empezando a sonar…
Recorre plazas y calles
anunciando el carnaval.

El toro emblema de nuestra tierra y de nuestro campo charro.

El símbolo del toro se ha asociado desde la antigüedad a los valores más importantes de la naturaleza. Tiene que ver con la energía salvaje primitiva e indómita, lo cual se identifica con los dioses más poderosos de la mitología. Un toro raptó a Europa. La curvatura de sus astas se ha asociado a los astros, una constelación tiene el nombre de Tauro, el tauro zodiacal. La lucha del hombre y el toro, representa el combate por dominar las fuerzas de la naturaleza, todas las culturas lo tomaron como emblema, desde la pintura rupestre de Altamira, la Griega, Minoica Hindú, Egipcia y Romana.

En la mitología Griega el héroe Heracles, llegó al reino de Tartessos y robó los bueyes rojos del rey Geryon que tenía tres cabezas, después abrió el estrecho y creó las columnas de Hércules.

También se asocia al toro por sus grandes atributos con la virilidad y la fertilidad, con la lluvia y el agua.

Ha sido cantado por los clásicos griegos y latinos, por Lope de Vega, Góngora, Quevedo…y muchos más.

Y aquí lo tenemos nosotros como protagonista de nuestro carnaval: corridas, capeas, encierros y desencierros, los encierros a caballo con tan buenos garrochistas que ha dado siempre esta tierra, como Ángel de Elías y otros muchos.

En el balcón privilegiado de nuestra muralla y fosos, se apiña la multitud que espera el sonar del “reloj suelto” para el emocionante recorrido que desemboca en la plaza, lleno de colorido y emoción. ¡Qué ya suena! ¡qué ya suena! La alegría se contagia. Que no nos da tiempo a ir por la calle Madrid. ¡Ay la calle Madrid! Cuántos malos ratos me hace pasar pues mi hija Rocío me salió corredora y siempre estoy con el corazón en un puño desde que la veo pasar corriendo delante de los toros hasta “el registro”. Pero también ¡qué buenos ratos! He visto los encierros y desencierros muchos años desde el balcón de José Manuel Martín Risueño y Luisa Calvarro. Un año se metió un toro en el portal y el susto fue descomunal, pues subió hasta la escalera. Siempre estaba por allí José Antonio Martín el oculista, con su bota al hombro ofreciendo a la gente, la sorpresa era grande para el que no sabía que en lugar de vino estaba llena de aguardiente. Un año le abordó un toro a la entrada de la bóveda, le estoy viendo tumbado en el suelo con los brazos en la cabeza, el toro paró unos instantes, eternos para Pepe, momento inmortalizado en una fotografía del Sanatorio. En cualquier punto puede surgir una sorpresa, cuando el toro es protagonista de algún episodio que es la guinda de la fiesta. El carnaval de la calle, los disfraces callejeros, las charangas que animan cuando esperamos los toros y ahí tenemos a la peña de la puerta del desencierro.

Puerta que se abre para que entren y salgan los toros
puerta que se abre al buen humor
al entusiasmo, a las ilusiones
Que se cierra a todo lo negativo
que se abre a la tolerancia, a la esperanza
que se cierra a los rencores y a los sueños perdidos
que se abre al forastero

¡Qué buen rato el que pasamos el lunes de carnaval con vosotros! Que acogéis en vuestra puerta a todo el que pasa por ella.

Nano, Paco Ramos, José Luis, Paco Martín, Chema, Alberto, Ángel, José Ramón, José Mª, Julete, Julián, José Luis Pérez, José Luis Ramos, José Luis Barco, Rubén, los tres hermanos Dorado, Chema, David y Adrián. Todos los que ya se han ido y nos estarán escuchando, como mi amigo y compañero Barco.

Caballeros del carnaval, alma de la fiesta que vuestro entusiasmo nunca os falte para vivir el antruejo, generosos, entrañables, con esa simpatía que os caracteriza, sin vosotros y sin vuestra peña el carnaval no sería el mismo. Que siempre vayáis como Ulises en busca de su Ítaca. Que vuestro farinatismo no decaiga nunca. Yo os llevaré siempre en mi corazón y os recordaré con todo cariño, porque el recuerdo nunca falla.

Finalizo con una poesía de un estudiante de derecho al que yo tengo gran cariño, poeta gitano de Ciudad Rodrigo, José Mª Bermúdez Silva, Chirri para los amigos, que ha escrito para este pregón:

Ya se divisa
en la lontananza del mes de febrero
ojos que acechan risueños y placenteros
desbordando euforia tras el antifaz.

Ya se escucha el eco
cada vez más cercano
del sonido más anhelado,
el tañir de una campana que nos vuelve
a emocionar.

Ya se otea en el horizonte
nubes de polvo blanco y ocre
dibujando la estela
de una manada al pasar.

Ya se acerca la muchedumbre
al encuentro gozoso de sus gentes y costumbres
iluminados por un “sol taurino”
entregados a una “luna embriagá”

Y es que, eso que dicen por ahí,
damos fe de que será,
pues la alegría de nuestro pueblo
y el alma de nuestros cuerpos
se viste de carnaval.

MUCHAS GRACIAS Y FELIZ CARNAVAL 2016, QUE LO DISFRUTEN!!

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

ESTORZAHUERTOS
February 25, 2020 ESTORZAHUERTOS

Tanta gente descontrolada bebidas y de mas sobra y tan poca seguridad [...]

ver artículo
JUAN
February 25, 2020 JUAN

Las carrozas que le busque el Ayto otra hora para desfilar no puede ser tan [...]

ver artículo
Picador
February 24, 2020 Picador

Que sectaria es la gente, en España existe libertad de movimiento, nadi puede impedir a [...]

ver artículo
Nick
February 24, 2020 Nick

Tienes parte de razón, Vecino; no solo la suciedad viene de los de fuera, pero [...]

ver artículo