última hora

Pregón de la Peña El Farinato, Miguel González Martín, Carnaval del Toro 2016

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Pregón de la Peña El Farinato, Miguel González Martín, Carnaval del Toro 2016
Noticias relacionadas

Pregón dela Peña El Farinato
Miguel González Martín
Carnaval del Toro 2016

Buenas noches a todas y a todos y gracias por acompañarme esta noche, y también gracias a la peña el farinato por la insistencia de que esta noche estuviera aquí y también gracias por esta oportunidad de poder hacer publicas mis escasas experiencias y anécdotas que me han ocurrido durante mi vida, anécdotas relacionas con la vida diaria ¡y como no! con el carnaval. Gracias.

Voy a intentar ponerme a la altura de los anteriores pregoneros, se que va a ser difícil por su sabiduría y grandeza, pero lo voy a intentar y espero que os sea entretenido

No puedo por menos de hacer un agradecimiento personal al que hasta hace un momento era uno de mis grandes amigos, porque si hoy estoy aquí es buena parte culpa suya, ”bueno y de las copas de esa noche” la amistad que tenemos son esas amistades que aunque uno quiera no se pueden perder, porque el destino las tiene marcadas, ya que nuestros abuelos ya eran amigos, nuestros padres lo siguen siendo, nosotros ¡que deciros que no sepáis “si con catorce años ya nos llevaron juntos a la pradera“, y ahora nuestros hijos que la están empezando y que ya llevan camino de que va a ser duradera. Son muchas, pero muchas cosas buenas y anecdóticas las que hemos formado y pasado juntos y es una pena el no poderlas volver a contar y el motivo no es otro que el fue el pregonero del año pasado y ya las contó y el volverlas a contar seria plagiar su pregón.

Como veréis no he podido escoger mejor atuendo para caracterizarme para este ultimo pregón carnavalero del 2016, los motivos de escogerlo han sido tres, uno, este fue el primer disfraz como peña que tuvimos y el motivo no fue otro que don dinero, como no teníamos dinero para comprarnos los trajes nos lo subvencionó Chema el del bar pub Charlot del centro comercial el bar que fuera nuestra segunda casa durante varios años, y claro que mejor disfraz para hacer propaganda al bar. El segundo motivo es por mi vida laboral, me imagino que no necesita mas explicaciones porque ya lo habréis relacionado y si alguien sigue teniendo dudas que no se preocupe, al acabar que se ponga en contacto conmigo y le doy unas tarjetas y un puñado de piedras, y la tercera el corto de la película de EL CHICO de Charli Chaplin que define perfectamente esta parodia.

Estoy seguro que en los cortos y abreviados agradecimientos me he quedado alguno por el camino a si que, por mi parte no os parezca mal, pero los que faltan por agradecer, con la mano en el corazón os pido mil disculpas y os doy dos mil gracias por acordaros de mi como yo no lo he hecho de vosotros; perdón y gracias.

Os voy a empezar a contar cosas y la primera es que sin presentar el pregón ya tengo tachones, me metieron tanta prisa para que lo escribiera y tanta fue esa prisa que el pregón empezaba dando las buenas noches a las autoridades presentes, a Javier Iglesias, Marcelino Cordero, Enrique Cenerrado etc., “costumbres que uno no acaba de quitar”.

Una vez corregidos algunos fallos sin importancia os seguiré contando que:

(yo soy del puente y no lo niego, he tenido agua en los pies, el rio ha crecido lo he toreado y no me he dejado coger .)

Como os acabo de decir soy del puente, nacido en la C/ Santa Águeda hijo de Félix y Mª Magdalena, mis padres, a los que gracias a Dios los sigo teniendo a mi lado junto con mis dos hermanos Ángel y Eva, deciros que estoy felizmente casado con Mamen una mujer estupenda que me aguanta y me comprende, me asesora y me aconseja, que me riñe y me mima y que juntos hemos formado una pequeña familia con nuestros dos hijos Pablo y Candela

“soy tan del puente que ya solo me falta montar un puesto y aprender portugués”

Yo creo que con esto que os he contado os vale, os he contado donde he nacido y de donde me siento, no donde he vivido, espero que no os parezca mal que no os lo diga y que tampoco os cuente de momento mi niñez, pero a todos nos han contado la vida de Jesucristo que desde que nació y hasta los treinta y tres años no se volvió a saber nada de el y tampoco a preguntado nadie, ¡¡dónde andaría!! Seguro que ayudando a su madre a presentarse a las olimpiadas de lanzamiento de zapatilla, ¡¡como todos!!

Para que no desconfiéis de que soy Jesucristo, os cuento que con dieciséis años ya teníamos nuestra primera peña con local y todo, “Peña la Moto”, entonces nos complicábamos mucho en buscar los nombres de la peñas, este nombre lo escogió el primero que entró por primera vez en el local, abrió la puerta, se encontró una moto vieja apoyada en la pared y ya esta “Peña la Moto”, “había gente que nos preguntaban que si este nombre era por las motos que nos cogíamos”, “bobas”.

Esta primera peña, que mas que peña éramos los amigos del barrio, estaba formada por Andrés y Luis Sierra, José Fermín, Romualdo, Chago y Quiko Aparicio, Carlos Bosque, Jesús Chechu, Antonio Álvarez, Ángel Bernal, José Casablanca, Jesús juvenal, Juan-ma Villángeles, Luis Sánchez, David Rebollar y un servidor

Que deciros de esta primera peña, fue inolvidable, nuestra adolescencia cargada de recia savia acompañada de:

- nuestra primera independencia económica,
¡¡que no os creáis que es como ahora!!

- de nuestras primeras borracheras
¡¡que no os creáis que son como las de ahora!!

- de nuestras primeras novias,
¡¡que no os creáis que son como las de ahora!!

Con el tiempo y con la madurez ya a la puerta y como es normal, porque en todas las peñas pasa, nos dividimos, la mitad para un lado y la otra mitad para el otro, yo en ese momento lo tuve claro en que lado quedarme, “fui uno de los revolucionarios”, a día de hoy llevándome bien con todos los de un lado y con todos del otro se que lo que hicimos fue lo correcto.

Al grupo que quedamos se nos unió, Clemente, Paco Chingüin, Juanjo Viti y Manuel Cuesta. !!!Ah!!! nos he dicho el nombre que escogimos para la nueva peña, Peña el Litro, ¿necesita más explicaciones este nombre? Pues sigo. Una de las muchas anécdotas y que no puedo dejar de contar, y sé que me va a reñir son los langostinos de Cuesta. Se nos presento una noche todo contento, pero no porque le hubiera tocado la lotería, sino por los JB que había tomado. Llegó el momento de que ya no nos hacíamos con él y yo lo solucioné enseguida, le agarré por la nuca, le baje la cabeza, y le metí los dedos hasta el ombligo hasta hacerlo vomitar y según vomitaba lloraba diciendo “los langostinos no, que están muy ricos”, teníamos dieciséis diecisiete años, desde entonces las pocas veces que Cuesta ha vuelto a beber no lo ha hecho cerca de mi. Otra anécdota que tengo que contar son los títulos de Romualdo, yo no sé qué coño llegó a estudiar, él dice que Enólogo, yo lo que sí sé, es que cada vez que había fiestas en Tomelloso me iba con él, y para que me dejara mi padre ir le decía que iba acompañara a Romualdo a recoger el titulo, a lo que a mi padre llego un momento que le salía un poco de ojo ya tantos títulos en un año.

No puedo por menos de agradecer públicamente que esta peña jamás me echarán en cara mis ausencias en las tardes –noches previas al carnaval a la hora de preparar el local de la peña-, yo me tenia que ir con la Rondalla a ensayar y de rondas y dejarlos, fueron tiempos para mi mentalmente duros ya que las dos cosas me gustaban y quería estar en las dos, si a día de hoy sigo en la Rondalla es buena parte al apoyo que tuve en su día de este gran grupo del que me rodeaba y del cual me sigo rodeando.

Nuestra primera caracterización como peña fue una sudadera color vino tinto con un grabado bordado en la espalda en color verde con fondo amarillo con el nombre de la peña, luego nuestro primer disfraz carnavalero que es este mismo de Charlot, al siguiente año de mosquetero, luego de elefante, este fue bastante sonado, nos dieron el primer premio al disfraz callejero (sin concurso y ni pantomimas de desfilar en la plaza). Ese año coincidió que un grupo de chicas de Villar de Ciervo tenían un disfraz similar al nuestro y yo me tiré los cuatro días de carnavales detrás de ellas diciéndole que si no tenían la curiosidad de saber cómo se apareaban los elefantes “yo os prometo que me quede con ganas de saber como se apareaban las elefantas”. Al siguiente año nos dio por disfrazarnos de Blancanieves y los Siete Enanitos siendo yo la Blancanieves mas guapa de todo el mundo Disney.

Durante esta etapa estuvimos en varios locales viejos que al pasar por nuestras manos quedaban como nuevos, jamás llegamos a pagar alquiler alguno de estos locales, los dueños nos lo dejaban a cambio de que se los mantuviéramos.

No puedo por menos que contaros algo del primer local, era una cochera grandísima propiedad de una gran persona, el señor Romualdo Martín, padre de mi gran amigo Romualdo. Esta cochera la dividimos en dos con una estructura de cartón “vamos como si fueran un tabique de pladul de los de ahora”, los bancos y la barra, supervisadas por José Fermín, que ya por entonces marcaba oficio, las hicimos con maderas de palets, que “por la mañana le íbamos a pedir un par de ellos al almacén del señor Ricardo que nos los daba muy amablemente y como éramos niños una vez que veíamos donde los tenia íbamos por la noche y le robábamos cinco”, también, como éramos unos manitas ya con dieciséis años, nos hicimos hasta una estufa de leña. Luis Sánchez bajo del almacén de su padre un bidón grande y Antonio Álvarez, nuestro herrero particular de la peña con una radial y la maquina de soldar la preparo, bueno la hizo porque prepararla la preparamos entre todos, a la hora de cortar con la radial nos dijo Antonio que debíamos de abrir o taladrar el bidón antes de cortar con la radial y nosotros lo convencimos de que no hacia falta y Antonio como buen mandado empezó a cortar el bidón y por dentro se empezó a calentar ¿y os imaginas lo que paso?, pues que no hizo falta hacerle tiro a la estufa.

La iluminación discotequera que teníamos por aquel entonces era de lo mas moderno y barato, unas bombillas de colores que cogíamos prestadas del pino que se montaba en Navidad a la puerta del Ayuntamiento, unos cebadores y porta bombillas cedidos por en instituto de formación profesional del aula de electricidad y la alimentación principal con una manguera largísima de Viñasierra que enchufábamos en la cochera del señor Romualdo.

Por aquel entonces no había muchos grupos como nosotros que tuviéramos local todo el año además de grande y bien preparado, a si que raro era el fin de semana que no teníamos alguna fiesta cumpleaños de miembros de la peña o conocidos del instituto del cual le dejábamos el local para que lo festejara, ¡con nosotros dentro claro! Tal era la afluencia en las fiestas que Carlos Bosque se tenia que poner de portero.

Estoy viendo que me voy por la ramas y no os he contado todavía que he pertenecido y pertenezco a agrupaciones y asociaciones como Cruz Roja, la Rondalla Tres Columnas, el Moto Club Mirobrigense, a los Amigos de la Ilusión, a las Bandas de Cornetas y Tambores del Nazareno y la Santa Cruz, al Club Farinatos Rolereos, a la caseta de Casi y Laly Tabeque.

  • En Cruz Roja entré por la Bandas de Cornetas y Tambores no llegando a ser nunca militar y acabé siendo socorrista conductor de ambulancias. Se piensa todo el mundo que yo hice la mili en Cruz Roja y no es así yo hice la mili en la 6ª Región Pirenaica Occidental en el Cuartel de Alta Montaña American 66 de esquiadores escaladores en Aizoain Pamplona.

  • En la Rondalla, mi afición me viene de mi madre que con seis años me enseñó a tocar la bandurria, luego me mandó a la Banda Municipal a aprender música y ya con doce años y hasta ahora mismo no he dejado de ser miembro de la Rondalla Tres Columnas.

  • En el Moto Club Mirobrigense entré por mi pasión en las motos, en esta agrupación entré sin tener moto, y el motivo no era otro que el respeto que les tengo a mis padres, mi hermano tuvo un accidente de moto y estuvo grave, y yo, mientras conviví con mis padres, jamás se me pasó por la imaginación comprarme moto. Eso sí cuando me independicé lo primero que hice fue comprarme una moto.

  • En los Amigos de la Ilusión llegué a ser miembro por ilusión, porque a día de hoy os puedo decir que con cuarenta y siete años, todas las noches del día 5 de enero sigo esperando ansioso he ilusionado los regalos de Sus Majestades los Reyes Magos, aparte también de ver esa noche a niños y no tan niños abarrotando las calles vitoreando a sus majestades. Para mi ese es el mejor regalo que puedo recibir esa noche después de todo el esfuerzo realizado en la confección de la cabalgata.

  • En las Bandas de Cornetas y Tambores actuales como ya os conté, antes la afición viene de pequeño y tal es esa afición que Geño Bodega y yo llegamos a robar instrumentos con tal de que Ciudad Rodrigo y sus procesiones no se quedaran sin bandas.

  • Con los Farinatos Roleros más que afición es obligación y curiosidad, los que tengáis niño lo entenderéis enseguida, si quiero estar un rato con ellos no me queda mas remedio que calzarme los patines, y también yo jamás había patinado y me picaba un poco la curiosidad de sentir esa sensación y miedo.

  • Y que deciros de la Caseta de Casi y Lali Tabeque, en verano no tenia otra afición que salir de trabajar, bajar a la pesquera, pegarme un baño y tomarme un par de cervezas o cien, según el día.

 Aunque esto os parezca exagerado no lo es y os explico el porque, todo el mundo dice que en Ciudad Rodrigo el otoño invierno es largo y triste, y como diría Patolo ¡¡Una mierda!! … pasado el verano con el Moto Club Mirobrigense empezábamos a organizar la concentración moto turística, lo siguiente con los Amigos de la Ilusión a preparar la Cabalgata, luego los ensayos y salidas con la Rondalla Tres Columnas, para después empezar a desfilar con la Bandas de Tambores y Cornetas en las procesiones de Semana Santa y una vez terminado el otoño, el invierno y la primavera llega el verano y le toca a la caseta de Casi y Laly Tabeque en nuestra querida Pesquera, y como veréis el año se ha pasado y para mi no ha sido ni largo y ni triste, y en todo este tiempo, aparte de conocer a muchos dueños de bares, también he tenido la oportunidad de relacionarme con mucha, mucha gente

Después de contaros esto no puedo por menos de revelaros un secreto de alcoba, que cuando Mamen y yo compramos la casa y nos fuimos a vivir juntos, lo primero que hizo Mamen fue cambiar la puerta de entrada, no os creáis que fue por miedo y ni que montóo una puerta giratoria como la de los políticos, montó un puerta de Bay – ben, porque como yo solo hago que entrar y salir.

Hay una época en mi vida en la que mis amigos de siempre empiezan a tener novia formal, cosa que a mi no se me pasaba por la imaginación, y para no estorbarles y ni darles envidia de mi libertad, me uno a otra pandilla mayores que yo los cuales ya venían de vuelta porque acababan de dejar a sus novias formales y estaban ansiosos de fiesta.

Este grupo estaba formado por Joaquín, Castaño, Lauri, Javi, Andrés, Ladis, Diego y el niño Tomas. Con esta pandilla nunca llegamos a formar una peña oficial pero sé llegamos a caracterizarnos con disfraces en varios carnavales como con los temas de: colorines, de jipis, de tintín, de caiga quien caiga, que con esta parodia, sin inscribirnos, repito, al paripé del concurso y el desfilar por la plaza, nos dieron un primer premio al disfraz callejero. Os podéis imaginar que juego dimos, las propias figuras del toreo se creían que éramos los de la tele. También llegamos a participar en el desfile de carrozas, hicimos la carroza de lo que necesitas es amor y el tema surgió porque ese año, por sorpresa, se nos casaba Ladis y el sábado de Carnaval lo festejamos como la despedida de soltero porque se casó al sábado siguiente, como comprenderéis ese año para nosotros no hubo Domingo de Piñata y como el cuerpo no nos dio para más ninguno tuvo fuerzas para ir las piscinas a seguir la fiesta, a lo que luego en el mes de mayo nos encontramos con la sorpresa de que teníamos en el ayuntamiento una cantidad económica que no habíamos ido a recoger por participar en el concurso de carrozas, “el que lo guardó bien tranquila que tiene que tener la conciencia ya que nosotros no sabíamos nada y el perfectamente se podía haber quedado con el dinero ”.

A la fabricación de la carroza se unió mi hermano Ángel, el único que se lo tomó en serio. Aquel año no os podéis ni imaginar la de bares que inauguraron los últimos quince días antes del Carnaval por lo menos un par de ellos al día. Nosotros llegábamos al local cochera de Castaño donde estábamos confeccionando la carroza, nos poníamos el mono, clavamos dos puntas, movíamos la pintura, llegaba Lauri todo engominado y con la ropa de los domingos y nos decía, hoy inauguran el bar tal o el bar cual, y ya estaba el trabajo hecho, nos quitábamos el mono, nos subíamos al coche y de bares, no veáis que rebotes y con razón que se pillaba mi hermano, el único responsable, “pero era solo ese momento porque yo creo que era el segundo en subirse luego al coche”.

Al final la carroza salió, nos lo pasamos genial y fue una experiencia más a la aportación al Carnaval. Digo una experiencia más porque en lo que se refiere a la participación del Carnaval no acaba aquí, ya que otra de mis aportaciones carnavaleras es la del tablado. Llego un momento en que teníamos que quitar horas de bares y cual mejor que las de la tarde y junté el primer grupo con el segundo, alquilamos un tablado, el cual, ya no todos, pero algunos seguimos con él. El tablado nuestro parecían las gradas de San Fermines, era un cachondeo, ninguno entendíamos ni de toros y ni de toreros pero disfrutábamos como enanos. Pusimos de moda tirar paja y despeluchábamos las espadañas de los regatos, cosa que al darnos cuenta de que eran muy peligrosas tuvimos que suprimirlas, gracias a Dios no pasó nada pero sí hubo algún gracioso que nos acojonó; a este gracioso no se le ocurrió otra cosa que prenderle fuego a los restos que caían por debajo del tablado, bueno restos nuestros ayudados con papel de periódico que ponía él de su cosecha; en aquel momento no se enteró nadie de que estaba ardiendo el tablado por abajo, nada más que nosotros y los de la cafetería Plaza que fueron los que nos avisaron.

Con estos dos grupos–peñas no han sido con los únicos con los que me he llegado a disfrazar, a esta aportación carnavalera le falta lo mejor, el grupo familiar compuesto por Mamen, Pablo, Candela y yo, que con las grandiosas manos que tiene mi hermana Eva para coser nos ha confeccionado los disfraces de los Pitufos, de Arlequines, de Pedro y Heidi, de los Simpsom, de Nomos, de Mario Bross, de los Pica Piedras y precisamente esta caracterización presente, no sé si contarlo como glorioso o como vergonzoso pero mi hermana no sólo nos hace los disfraces sino que también ella paga la tela y todo lo necesario para la caracterización del personaje de ese momento.

De los presentes habrá algunos que tengan hermanos y otros que tengan hermanas, yo tengo las dos cosas y os puedo decir que ante nuestras diferencias “bueno es mi madre la que dice que somos distintos, y si ella lo dice…” nosotros somos como lo tres mosqueteros , uno para todos y todos para uno.

En estos cuarenta y siete años son muchos recuerdos y anécdotas que me pasan por la memoria y muy difícil de escribirlos todos, llega un momento que la mente se me bloquea de tanta información queriendo salir a la vez acompañada de lágrimas no me dejan ver mas allá de mis propios ojos. Yo sé que sólo con mis vivencias nocturnas compartidas con mi inolvidable gran amigo y maestro Tato tendría para no movernos de aquí en un mes o dos, de todas formas una anécdota os tengo que contar de él. Como sabréis Tato llevaba la cabeza rapada, y una noche de ronda y después de unos pocos de vinos, Nino y yo nos propusimos soliralizarnos con Tato y como niños chicos “a que no hay cojones de raparnos la cabeza” y ya sabéis que pronunciando las palabras mágicas ya no hay marcha atrás, se fue Paco Marta a su casa cogió la maquina corta pelos y en el bar Loreto a las dos de la mañana un miércoles antes de carnaval nos rapamos la cabeza Nino y yo y después los demás. Todavía tengo grabada la expresión de carcajada de Tato, y que después de hora y media subiéndolo a casa todavía seguía riéndose a carcajada. Está mal y es de costumbre decir cuando alguien ya no está que buena persona era, pero os juro que en este caso no es ningún cumplido, Tato era muy buena persona, yo no sé si habré superado su muerte todavía pero si os puedo decir que en los momentos difíciles de ensayos y rondas lo sigo sintiendo detrás de mi corrigiéndome y calmándome.

Veo que voy llegando al final y no me he pronunciado todavía sobre mi fe y mi santoral preferido “San Cuacua”, bueno mi santoral y del de algunos más aquí presentes, os voy a contar el por qué de nuestra devoción a San Cuacua, que precisamente no es un santo que este registrado en el calendario pero que sí tiene fecha y esa fecha no es otra que el último sábado hábil del año y todo empezó en la alameda, uno y una, de noche y haciendo sabe Dios lo que en un coche, el caso que al acabar de hacer el no sé qué, el tal uno se bajó del coche a mear y según meaba escuché bajo sus pies un ruido, se agacho metió la mano y saco un pato, “pobre pato”, lo metió en el coche y lo subió al centro comercial donde estaba su pandilla y que casualidad al lado estaba la mía, fue tal gracia la que nos hizo el pato que esa noche acabó con nosotros de copas hasta llegar a desayunar al Mar del Plata. Al acabar esa noche quedamos las dos pandillas de juntarnos y cenar el pato, y así fue, se lo dimos a Cheque el del bar Asturias para que nos lo preparara y coincidió que la cena fue el último sábado hábil de aquel mes de diciembre de hace ya veintinueve años y desde entonces hemos seguido fieles a la celebración de nuestro santo no faltando a su cita. Contaros que sin ser carnavales nuestra devoción es tal que los primeros años llegábamos hasta disfrazarnos ese día.

Nunca olvidare los olores carnavaleros ni las músicas de rondallas y charangas, ni la animación pueblerina en la plaza al acabar los encierros y capeas, como olvidar sus gentes tan peculiares, mis compañeros tan queridos de todas esas peñas y agrupaciones a las que he pertenecido y pertenezco, a mis padres que me nacieron aquí, que junto a mis dos hermanos nos han educado, enseñado a respetar y a divertirnos sin molestar, también a mi mujer, ¡¡qué deciros de esta santa!! que juntos hemos concebido dos maravillosos hijos por los cuales daríamos nuestra vidas, cómo olvidar el calor humano de mis vecinos del barrio Las Ranas que entre todos me cuidaron y soportaron mi niñez, o a Luis-mi, Juan-jo, Javi y Sergio mis compañeros de trabajo, o a mis maestros y compañeros de las escuelas de la estación y del colegio San Francisco, o a esa gente de la peña El Viernes que me tratan como a un hijo adoptivo. Tampoco puedo olvidar el frescor amable de nuestro río Águeda, y el color de los árboles de generosa sombra de las alamedas donde cada dieciocho de julio nos refugiábamos, o los paseos con nuestras primeras novias por nuestra inigualable muralla y mis primeros chatos de vinos en el bar la Corchera, en el bar los Churumbeles, en Villa Ángeles, en el bar Portalillo, en el bar Chaguín o las ultimas copas de los sábados por la noche donde Divi en el bar de la estación del tren.

Es una pena que tenga que acabar este buen y agradable rato que estoy pasando, me hubiera gustado haberos contado más cosas que me han quedado dentro y que ya no hay tiempo de contarlas, espero que os haya gustado y que os haya sido entretenido.

A si que sin mas, con un gran subidón de orgullo y satisfacción por esta gran oportunidad y experiencia como pregonero que me habéis dado los de la Peña el Farinato de poder aportar mi granito de arena a este carnaval 2016 y de poder contar algunas de mis vivencias y recuerdos inolvidables que me han ocurrido a lo largo de mi vida, y qué mejor que con este ultimo pregón carnavalero y en vuestra acogedora peña.

Gracias a todos y Feliz Carnaval

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

ESTORZAHUERTOS
February 25, 2020 ESTORZAHUERTOS

Tanta gente descontrolada bebidas y de mas sobra y tan poca seguridad [...]

ver artículo
JUAN
February 25, 2020 JUAN

Las carrozas que le busque el Ayto otra hora para desfilar no puede ser tan [...]

ver artículo
Picador
February 24, 2020 Picador

Que sectaria es la gente, en España existe libertad de movimiento, nadi puede impedir a [...]

ver artículo
Nick
February 24, 2020 Nick

Tienes parte de razón, Vecino; no solo la suciedad viene de los de fuera, pero [...]

ver artículo