última hora

O ESTÁS CONMIGO, O ESTÁS CONTRA MÍ, por Lucía Risueño

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
O ESTÁS CONMIGO, O ESTÁS CONTRA MÍ, por Lucía Risueño
Noticias relacionadas

Me eduqué entre los 80 y los 90 del siglo pasado, en un ámbito de apertura mental y comprensión de la progresiva complejidad del Mundo, lo que te hacía procurar ampliar tu capacidad de adaptación. Por aquellos años, muchos tenían aún en su memoria la sociedad dividida en dos que pugnaba por el poder y la razón y que tras la guerra entendió que el respeto era la base de la convivencia, plasmándolo en una pacífica transición. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, entrando el nuevo siglo, percibo que la tendencia es otra y frente a la riqueza de la diversidad y a su acomodo de forma armónica, se fomenta la rigidez de una identidad firme e inamovible, que a la mínima se siente amenazada, y carece totalmente de sentido en este universo globalizado.

Esa época de convivencia fraternal y respetuosa derivó en el abundante consumismo centrado en una burbuja inmobiliaria que explotó dejando tras de sí un rastro de pobreza sin otros valores que el del vil metal, provocando una dura frustración de las inmensas ilusiones y ambiciones, ante las que tocó asumir una racha de “vacas flacas”. En consecuencia, fue posible que la identidad de uno, que se creía enorme, se viera muy debilitada, incrementándose con ello las posibilidades de convertirse en un simple títere de aquel que parezca que puede aportarte una pizca de la seguridad que perdiste.

Mientras, miramos hacia el mañana, y nos aborda y nos supera, debido a la velocidad con que los acontecimientos se suceden en la era de la información y la comunicación instantánea, que ha conseguido que la participación sea un hecho en el que cada uno exprese su cosmovisión en tiempo real. Ante este magnánimo poder, provocado porque la opinión colectiva moviliza y empuja hacia donde quiera dirigirse, los entes que desean manejar los hilos, se colocan en dichos medios para tratar de no perder el control y llevarnos hacía donde les interese (a ellos). Y lo consiguen, sin duda, porque si con algo se quiere manipular a alguien, hágase a partir de sus sentimientos, que son el combustible que impulsa en cuanto queramos conseguir.

Así, se aprovechan para manejarnos tratando de dar esa identidad que no conseguimos por nosotros mismos, en base a una nación, religión, raza, política, costumbre, en definitiva, ideas, vivencias, creencias, etc., que nos inculcan defender a ultranza una bandera, un credo, un color de piel, unas siglas, unas actuaciones, y, lo que es más importante, nunca jamás comprender otras, y mucho menos si se consideran potentes rivales. La población por tanto, ahora, puede dividirse entre patriotas o nacionalistas, beatos o infieles, de mi piel o de otra, de derechas o izquierdas, costumbristas o innovadores,…

Nuestra sociedad convulsionada desde hace ya casi una década debido a dichos cambios económicos, que lo único que deberían haber conseguido era modificar nuestra escala de valores y reorientarnos hacia cuestiones más importantes como el real sentido de nuestra propia existencia, parece que la debilidad ocasionada se está utilizando para enfrentarnos en dicotomías de “o piensas como yo, o eres enemigo”, dicho de otra manera: “o estás conmigo, o estás contra mí”; no encontrando más motivación que el conflicto continuo y constante en defensa de esa absurda e inútil identidad socialmente impuesta, que sólo refleja extremismos, fanatismos y obsesiones camuflados por la alucinación del tener la razón (como si la alternativa no tuviera las suyas), ignorando que la relatividad sería el único prisma que nos acercaría a un criterio más acorde con la verdad.

Y es que, si nos paramos a pensar un poco, podría decirse que hasta no está mal jugado. Si la información, comunicación y participación otorga un poder absoluto a la colectividad, los que desean tener el control de la situación, conscientes de ello, pero con la necesidad de seguir disfrutando de ventajas competitivas con respecto al resto, debieron darse cuenta del “divide y vencerás” y lo están consiguiendo. Mientras nosotros pasamos el tiempo disputando y odiando a los que eligen la otra parte de la dicotomía, perdemos la fuerza de la colectividad para conseguir el lógico y deseado objetivo del bien común que debilitaría la fuerza de los poderosos para serlo aún más.

Deberíamos plantearnos quizás que de entre dos opciones, siempre habrá un cincuenta por ciento de probabilidad de que hubiéramos seleccionado la otra, y que nuestra elección simplemente ha sido casualidad, mediatizada por el lugar en el que nacimos, las historias que escuchamos o lo que nos enseñaron. Sin embargo, parece que sólo nos molestamos en hacer nuestra la perspectiva impuesta y emprender la cruzada de terminar con todo lo diferente que entendemos amenaza ese universo que ilusamente deseamos controlar, en vez de procurar nuestra adaptación a la diversidad y a los continuos cambios, que sería lo realmente inteligente.

El respeto y la tolerancia eran las máximas cuando yo crecí, y de eso, aún no hace tanto tiempo… Ahora, ¿consentimos ser marionetas manejadas por la burda manipulación de nuestras emociones, o utilizamos nuestra materia gris para comprender otras interpretaciones, de forma sensata? Esa puede ser la verdadera elección que deberíamos hacer.

3 Comentarios

  1. Jesús 23:43, may 23, 2016

    Sensata reflexión.
    Respeto y tolerancia contra el emfrentamiento. «Si los políticos lo pudieran entender», tal vez los ciudadanos pudiéramos vislumbrar algo de esperanza.
    ¡Ojalá muchos lo lean y les haga recapacitar.

    Reply to this comment
  2. Jesús 23:41, may 23, 2016

    Sensata reflexión.
    Respeto y tolerancia contra el emfrentamiento. «Si los políticos lo pudiera entender»,tal vez los ciudadanos pudiéramos vislumbrar algo de esperanza.
    ¡Ojalá muchos lo lean y les haga recapacitar.

    Reply to this comment
  3. Belén 22:24, may 23, 2016

    Un artículo estupendo, de una persona coherente en el que estoy de acuerdo y sería posible si no fuera porque los que piensan sensatamente, con conocimiento y razón( entre los que me encuentro) son incapaces de tolerar entre otras cosas porque sería nefasto para la sociedad, las pretensiones antinaturales, anti-sistema, y aberrantes de algunos que sin conciencia, humanidad y sin sentido común quieren a toda costa para nuestro país, con aquellos que quieren arrastrarlo a la ruina, a la bancarrota, los que quieren un país sin ley ni orden, un país dividido, roto y destruido, nunca, nunca se podrá estar de acuerdo. Por lo tanto, mucho me temo que el lema “O ESTÁS CONMIGO, O ESTÁS CONTRA Mi” mientras unos no se vuelvan “cuerdos” o los otros no se vuelvan “locos”…….SEGUIRÁ..

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

LA YEGUA “BINGUERA” Y SU POTRO RECIÉN NACIDO, por Pedro Miguel Ortega Martínez

LA YEGUA “BINGUERA” Y SU POTRO RECIÉN NACIDO, por Pedro Miguel Ortega Martínez   1

Hoy la red social de Facebook, me trae una noticia bien grata. Lo digo como urbanita que soy, residente capitalino, sin entender nada de animales o plantas. Aunque he de [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

P.Serrano
April 14, 2021 P.Serrano

Precioso potrillo. Felicidades al padrino y gracias a su gran amigo por compartir con nosotros [...]

ver artículo
Juan
April 12, 2021 Juan

Vaya suerte que estamos teniendo, en el otro medio de información digital de Ciudad Rodrigo, [...]

ver artículo
Luis
April 10, 2021 Luis

Absolutamente de acuerdo con el artículo. Mientras la política y el dinero vayan de la [...]

ver artículo
Greta
April 10, 2021 Greta

La fotografía retrata la realidad. Si sale en la foto, está. No es cuestión de [...]

ver artículo