última hora

CIEN AÑOS DESPUÉS. Por José Luis Sánchez-Tosal Pérez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
CIEN AÑOS DESPUÉS. Por José Luis Sánchez-Tosal Pérez
Noticias relacionadas

En el 29 de enero de 1917 nació un niño rubito y guapo, que en la escuela luego fue el primero. Después de esta, y como hijo de padres de familia numerosa tuvo que ponerse a trabajar casi enseguida, rápido vino la Guerra (ya sabemos que guerras ha habido muchas, pero todavía para los hijos de los que la vivieron cuando decimos la guerra nos referimos a la Civil Española, como si no hubiera habido otras muchas en el mundo), acusado de avatares sin demostrar y después de no lograrle una confesión ni una acusación a otros, a pesar de ser torturado es sentenciado a muerte por incitación a la rebelión, y como excusa ser autor de una pintada. Pasó a la cárcel de Burgos, penal que junto con el Fuerte de San Cristóbal (donde tuvo a hermano Teodoro y a su cuñado Salvador Ruipérez) fueron las cárceles más duras del franquismo. En ella protagonizó lo que se conoció como “El motín de los de Salamanca”, pues fue un grupo de salmantinos organizado y con mi padre al frente los que capitanearon el acoso al cura que decía misa, el cual desde esta se dedicaba a insultarles; consistió en que mientras decía misa en el momento en el que mi padre dio el primer paso al frente todos los varios centenares de presos que había en el patio escuchándola se fueron hacia él, el cura no esperó a nada huyó por la puerta que había detrás del altar, el resultado fue que nunca más volvieron a oírlo decir misa, no hubo represión, desconozco por qué, quizá, como fue al unísono, y tuvieran que cargarse a todos no la hicieron y después apareció otro cura que nunca les faltó.

Acabada la guerra es destinado a Canarias en el ejército de Franco en el Batallón de Desafectos al Régimen, en el que hacían trabajos forzados, entre otros la carretera que sube al Teide, allí se las veían con la dinamita entonces no controlada, y donde de vez en cuando esta volaba una cuadrilla, cuando le tocó la china a la suya él no estaba, el sargento al oír la explosión preguntó: “¿A qué cuadrilla le ha tocado?”, y una vez señalada dijo: “Bueno, allí al menos uno habrá librado, porque Tosal seguro que no está” y al personarse así fue, dijo el sargento: “Con que a ti no te cogía ya contaba yo, me alegro que no estuvieras”. Más tarde tuvo una fuerte gripe, no había medicinas, estaba en una nave heladora con algo que decían era una manta, los cristales rotos y aquella noche se hubiera ido pero una monja le dijo: “Juanito, hazme un sitio”, se echó encima de él, lo envolvió con sus sayas y lo arropó con su cuerpo hasta que consiguió que mi padre arrancara a sudar mucho, y al amanecer este ángel que yo no conocí nunca se levantó y le dijo: “hala Juanito, descansa que tu ya no te me vas”.

Después de estas y otras muchas penalidades le conmutaron la pena de muerte por treinta años de prisión, poniéndolo en libertad condicionada en los años cuarenta, década en la que aterriza en Ciudad Rodrigo, consigue el puesto de dependiente en la tienda de textiles de los Rus y pasó a ser encargado al poco de estar en el trabajo. Seguido se pone a medias con mi tío Salvador Ruipérez, en principio en donde hasta hace poco era la joyería Tini, con el nombre comercial de ‘Miróbriga Sport’, nombre que pasó a él con el apodo de Juanito “Miróbriga”, y del que hoy ya solo los más viejos del lugar recuerdan. En el año 51 el programa de las Fiestas Tradicionales decía de él:

Franco, de alegre carácter,
simpático y decididor,
lo mismo vende un abrigo
que unas medias de nylon
pellizas y calcetines,
telas a todo color
y es el nombre de su tienda
el de Miróbriga Sport

Más tarde, abrieron un tienda más grande donde siempre hemos estado, en los bajos del palacio de Orive, con el nombre de Ruipérez, allí pues como todos, luchó y crió hijos, muriendo muy pronto, a los setenta, de un de infarto causado por el tabaco y las penurias pasadas en los años aciagos de este país.

Este fue su currículum, pero lo que de él ha quedado en mi fue su otra vida, la que él dedicó a lo que creía, y la que después de todo lo pasado no abandonó, pues fue la tienda paño de lágrimas de todos los afectados por la Guerra en la Comarca, y en los años sesenta en los diferentes locales de almacenaje organizó reuniones secretas para el PSOE entonces partido clandestino, al cual sirvió, hasta que una vez ya mayor y habiendo tenido la satisfacción de poder presentarse a dos elecciones libres para concejal abandonó por cansado. Le recuerdo también yendo tarde a la tienda porque se quedaba leyendo en casa donde teníamos una biblioteca poco común en aquellos tiempos, pues en ella había libros llegados de América que la España de Franco no dejaba editar, y metiéndonos en el alma la preocupación por los problemas sociales, los que acosaban a las clases bajas que siempre le obsesionaban y que siempre quedaban y quedan sin solucionar. Es sobre todo por esto, hoy, 29 de enero de 2017, cien años después de haber nacido, por lo que te recuerdo y te homenajeo a mi manera con estas líneas, no sin decirte que tienes cinco biznietos, de los cuales uno de tres años llamado Sacha, que es inteligente, guapo, inconstante, muy nervioso y altamente soñador, es decir tuyo propio.

1 Comentario

  1. Yolanda Mediavilla 12:59, feb 03, 2017

    Fantástico. Un homenaje precioso que nos hace mantener entre nosotros a los que ya no están.
    Relato sin el dramatismo que, sin duda, las experiencias tenían. De una lucha ya olvidada. Y contado con esa naturalidad, que intuyo genética.
    Gracias

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

ME PREGUNTO, por Tomás Acosta Píriz

ME PREGUNTO, por Tomás Acosta Píriz   0

Me pregunto: ¿Cuándo los pacifistas guerreros dejarán sus armas? ¿Cuándo los abanderados de la igualdad decidirán ser iguales? Llevan un precipicio en las palabras, una torre de Babel, un euro más brillante en el [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

un charro
October 18, 2019 un charro

Otro consejo: dejen en paz a los que no piensan como ustedes [...]

ver artículo
Juan
October 13, 2019 Juan

Lo que no veo normal que 15:00 a 17:00 no haya patrulla de la policia [...]

ver artículo
Vecinodepepe
October 11, 2019 Vecinodepepe

Ni la asociación de empresarios ni el ayuntamiento han apoyado la FP, teníamos peluquería, construcciones [...]

ver artículo
un charro
October 10, 2019 un charro

Los pueblos pequeños van a desaparecer, como esta ocurriendo ya. Que no se quieren tomar medidas [...]

ver artículo