última hora

CIUDAD RODRIGO “SE VENDE”, ¿A CUALQUIER PRECIO?, por Lucía Risueño

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
CIUDAD RODRIGO “SE VENDE”, ¿A CUALQUIER PRECIO?, por Lucía Risueño
Noticias relacionadas

Ha querido el destino, que mientras se preparaba una representación bélica en mi pequeña ciudad, me encontrara en el Museo Reina Sofía de Madrid, viendo la exposición “Piedad y terror en Picasso: El camino a Guernica”, presidida, por supuesto, por su cuadro más famoso e imponente. En ella se describe parte del marco del que la obra pictórica nace, aquella guerra civil que resultó tan sumamente destructiva en la ciudad vasca del mismo nombre.

Y es que el destino ha querido que observara los desastres de los conflictos bélicos, al mismo tiempo que Ciudad Rodrigo se preparaba para recrear una batalla, de la que hace ya más de dos siglos, y de la que parece que nos empeñamos en sacar rendimiento económico sea como sea. No escucho a nadie en la vida diaria (con habitantes de distintas ciudades, en mi entorno), preocuparse por aquellos acontecimientos lejanos, de lo cual concluyo que la relevancia de esta temática para mis coetáneos del siglo XXI es prácticamente nula. Las únicas alusiones que percibo son las reseñas que la Corporación Municipal hace en referencia a los eventos que fomenta, y la pretensión de algún establecimiento comercial de la zona, de destacarlo en sus escaparates. Se aprecia claramente que todo esto es un intento de querernos destacar como “ciudad importante”, sea como sea.

Ciudad Rodrigo sigue empeñada en que su único futuro está en que la visiten. Poco se aprecia pensamientos comparativos con otras localidades similares, más pequeñas o grandes, de otras latitudes de esta piel de toro, que se dedican a producir, fabricar o crear productos a “exportar” fuera de sus limitadas fronteras comarcales. De ámbito alimenticio, se me ocurren ejemplos como las cerezas del Jerte, las fresas de Huelva, el vino de Toro, los melocotones de Calanda, el queso manchego (por citar uno), o las verduras del “mar de plástico” alicantino y murciano; muchos de ellos, tanto o más periféricos como nosotros, por tanto, la distancia física no es excusa, sin duda, hay otros motivos.

En resumen, me pregunto qué pasaría si Ciudad Rodrigo se plantease crear, producir, o fabricar, en vez de empeñarse en constituir un simple escenario al que atraer a gentes, desesperadamente.

Y es más, que este empecinamiento en ser “Villa-Evento”, nos está llevando a la deriva de ponernos “en venta”, parece que, a cualquier precio, si es preciso. No hace ni un mes que fuimos protagonistas en los medios de comunicación y las televisiones, debido a la idea de saltarnos la Ley de Memoria Histórica y crear un mausoleo para el Dictador que tanto malestar produce aún en muchos, pero es que, esta idea de la que algunos han extraído comentarios jocosos hacia nuestras gentes, no es la única que está marcando tendencia últimamente.

Podemos destacar también que en los que parece que se intuyen, puedan estar siendo, los “estertores de la Tauromaquia”, Ciudad Rodrigo es una ciudad de las que se aferran a ella como si de su mismísimo corazón se tratara; sé que dolerá leerlo a alguno, pero la realidad abruma y esta una afición de unos cuantos, que están haciendo mucho ruido, eso sí, porque son conscientes de que van en descenso, y por tanto, este negocio, muy próspero, no parece. Por otro lado, recientemente hemos sido epicentro de una concentración de interesados en el ámbito de la caza, siendo estas unas técnicas también bastante en desuso, abocadas de la misma manera, a la desaparición, o casi.

No sé si se me escapa algo más, es posible, pero, en todo caso, me gustaría destacar algo que estas cuatro causas comparten, que no es otra cosa, sino la Muerte y por ende, también la contienda entre seres vivos de distinta índole. La actividad bélica es eso, sin lugar a dudas, la pugna de unos contra otros; el Dictador, impuso su poder a través del sometimiento de quien opinaba distinto; de la misma manera, los maestros en tauromaquia pretenden la sumisión y humillación del animal astado (*); o la caza, que persigue, simplemente, aniquilar al ser vivo objeto de su “deporte”. A este paso, pronto, me temo, que a alguno se le ocurrirá bien ofrecer al Sr. Trump crea su “sede europea” en Miróbriga, proponer al ISIS instalar un campo de entrenamiento talibán en nuestra comarca, para así evitar los desplazamientos hasta Siria; o bien, que una vez se lleven el uranio de nuestra tierra, como pretenden, se construya un cementerio nuclear, para no echarlo tanto de menos… Capaces son algunos “lumbreras” de este tipo de cosas, con tal de traer gente que dejen aquí unas cuantas monedas, me temo…

Me pregunto si es que sentimos la propia muerte de nuestra ciudad cercana ya, que hemos aprendido a mirarla de frente y sin miedo, haciendo incluso méritos para afrontarla. Me pregunto si el marcadísimo dominio de lo masculino en la gestión de nuestro territorio, genera esta disposición hacia la lucha, la imposición y las armas. Desde épocas ancestrales, el hombre “dispara” mientras la mujer “cultiva y cuida”; quizás dar mayor prioridad a una visión más femenina de la economía, podría salvarnos con actividades en este sentido. Y es que, en el momento histórico que vivimos en el continente al que pertenecemos, el ser humano ha aprendido a vivir y convivir hermanándose cada vez más incluso con otros iguales diferentes, y con el resto de seres vivos que enriquecen el ecosistema. Hay tantas cosas por hacer, tanto futuro por delante que interesa realmente a la ciudadanía de mente sana y constructiva, que el sinsentido de la actitud luchadora es denostada día a día y se ridiculiza, ignora u opone, por suerte. Si nuestros objetivos son estos, ya sabemos qué pensarán los demás de nosotros…

Sin duda, un momento reflexivo en un museo, con imágenes de los efectos de nuestra última guerra delante, mientras sabes que una serie de “soldaditos de juguete” pasean por tus tierras para una representación anacrónica de una realidad olvidada, te otorgan la perspectiva suficiente como para pensar en la dirección en la que se mueve esa localidad que estimas, y te preguntas ¿es la más correcta, o interesaría reorientarse?

(*) hastado, error ortográfico

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Pucelana
December 09, 2017 Pucelana

Buenos días, soy una mirobrigense afincada en Valladolid porque no había trabajo en mi tierra. [...]

ver artículo
ladis
December 09, 2017 ladis

estos son nuestros representantes ,peloteando fuera,sin saber nada de nuestra historia ,viviendo en su mundo.Asi [...]

ver artículo
Charro
December 08, 2017 Charro

Que poca seriedad en materia turística, señorita! El responsable de comunicación seria el monitor del [...]

ver artículo
Pati
December 07, 2017 Pati

Esa abuela, cómo mola, se merece una olaaa!!!! La mejor abuela del mundo y la mejor [...]

ver artículo
Banner
Banner
Banner
Banner

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR