última hora

CIUDAD RODRIGO “SE VENDE”, ¿A CUALQUIER PRECIO?, por Lucía Risueño

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
CIUDAD RODRIGO “SE VENDE”, ¿A CUALQUIER PRECIO?, por Lucía Risueño
Noticias relacionadas

Ha querido el destino, que mientras se preparaba una representación bélica en mi pequeña ciudad, me encontrara en el Museo Reina Sofía de Madrid, viendo la exposición “Piedad y terror en Picasso: El camino a Guernica”, presidida, por supuesto, por su cuadro más famoso e imponente. En ella se describe parte del marco del que la obra pictórica nace, aquella guerra civil que resultó tan sumamente destructiva en la ciudad vasca del mismo nombre.

Y es que el destino ha querido que observara los desastres de los conflictos bélicos, al mismo tiempo que Ciudad Rodrigo se preparaba para recrear una batalla, de la que hace ya más de dos siglos, y de la que parece que nos empeñamos en sacar rendimiento económico sea como sea. No escucho a nadie en la vida diaria (con habitantes de distintas ciudades, en mi entorno), preocuparse por aquellos acontecimientos lejanos, de lo cual concluyo que la relevancia de esta temática para mis coetáneos del siglo XXI es prácticamente nula. Las únicas alusiones que percibo son las reseñas que la Corporación Municipal hace en referencia a los eventos que fomenta, y la pretensión de algún establecimiento comercial de la zona, de destacarlo en sus escaparates. Se aprecia claramente que todo esto es un intento de querernos destacar como “ciudad importante”, sea como sea.

Ciudad Rodrigo sigue empeñada en que su único futuro está en que la visiten. Poco se aprecia pensamientos comparativos con otras localidades similares, más pequeñas o grandes, de otras latitudes de esta piel de toro, que se dedican a producir, fabricar o crear productos a “exportar” fuera de sus limitadas fronteras comarcales. De ámbito alimenticio, se me ocurren ejemplos como las cerezas del Jerte, las fresas de Huelva, el vino de Toro, los melocotones de Calanda, el queso manchego (por citar uno), o las verduras del “mar de plástico” alicantino y murciano; muchos de ellos, tanto o más periféricos como nosotros, por tanto, la distancia física no es excusa, sin duda, hay otros motivos.

En resumen, me pregunto qué pasaría si Ciudad Rodrigo se plantease crear, producir, o fabricar, en vez de empeñarse en constituir un simple escenario al que atraer a gentes, desesperadamente.

Y es más, que este empecinamiento en ser “Villa-Evento”, nos está llevando a la deriva de ponernos “en venta”, parece que, a cualquier precio, si es preciso. No hace ni un mes que fuimos protagonistas en los medios de comunicación y las televisiones, debido a la idea de saltarnos la Ley de Memoria Histórica y crear un mausoleo para el Dictador que tanto malestar produce aún en muchos, pero es que, esta idea de la que algunos han extraído comentarios jocosos hacia nuestras gentes, no es la única que está marcando tendencia últimamente.

Podemos destacar también que en los que parece que se intuyen, puedan estar siendo, los “estertores de la Tauromaquia”, Ciudad Rodrigo es una ciudad de las que se aferran a ella como si de su mismísimo corazón se tratara; sé que dolerá leerlo a alguno, pero la realidad abruma y esta una afición de unos cuantos, que están haciendo mucho ruido, eso sí, porque son conscientes de que van en descenso, y por tanto, este negocio, muy próspero, no parece. Por otro lado, recientemente hemos sido epicentro de una concentración de interesados en el ámbito de la caza, siendo estas unas técnicas también bastante en desuso, abocadas de la misma manera, a la desaparición, o casi.

No sé si se me escapa algo más, es posible, pero, en todo caso, me gustaría destacar algo que estas cuatro causas comparten, que no es otra cosa, sino la Muerte y por ende, también la contienda entre seres vivos de distinta índole. La actividad bélica es eso, sin lugar a dudas, la pugna de unos contra otros; el Dictador, impuso su poder a través del sometimiento de quien opinaba distinto; de la misma manera, los maestros en tauromaquia pretenden la sumisión y humillación del animal astado (*); o la caza, que persigue, simplemente, aniquilar al ser vivo objeto de su “deporte”. A este paso, pronto, me temo, que a alguno se le ocurrirá bien ofrecer al Sr. Trump crea su “sede europea” en Miróbriga, proponer al ISIS instalar un campo de entrenamiento talibán en nuestra comarca, para así evitar los desplazamientos hasta Siria; o bien, que una vez se lleven el uranio de nuestra tierra, como pretenden, se construya un cementerio nuclear, para no echarlo tanto de menos… Capaces son algunos “lumbreras” de este tipo de cosas, con tal de traer gente que dejen aquí unas cuantas monedas, me temo…

Me pregunto si es que sentimos la propia muerte de nuestra ciudad cercana ya, que hemos aprendido a mirarla de frente y sin miedo, haciendo incluso méritos para afrontarla. Me pregunto si el marcadísimo dominio de lo masculino en la gestión de nuestro territorio, genera esta disposición hacia la lucha, la imposición y las armas. Desde épocas ancestrales, el hombre “dispara” mientras la mujer “cultiva y cuida”; quizás dar mayor prioridad a una visión más femenina de la economía, podría salvarnos con actividades en este sentido. Y es que, en el momento histórico que vivimos en el continente al que pertenecemos, el ser humano ha aprendido a vivir y convivir hermanándose cada vez más incluso con otros iguales diferentes, y con el resto de seres vivos que enriquecen el ecosistema. Hay tantas cosas por hacer, tanto futuro por delante que interesa realmente a la ciudadanía de mente sana y constructiva, que el sinsentido de la actitud luchadora es denostada día a día y se ridiculiza, ignora u opone, por suerte. Si nuestros objetivos son estos, ya sabemos qué pensarán los demás de nosotros…

Sin duda, un momento reflexivo en un museo, con imágenes de los efectos de nuestra última guerra delante, mientras sabes que una serie de “soldaditos de juguete” pasean por tus tierras para una representación anacrónica de una realidad olvidada, te otorgan la perspectiva suficiente como para pensar en la dirección en la que se mueve esa localidad que estimas, y te preguntas ¿es la más correcta, o interesaría reorientarse?

(*) hastado, error ortográfico

13 Comentarios

  1. greta 03:57, jun 21, 2017

    No se si cuando escribiste esta soplapollez de articulo con aires de grandeza y lecciones de moralidad lo repasaste (aunque tiene toda la pinta de que no), si lo vuelves a leer te daras cuenta que te contradices un poquito, por no decir que no tiene ni pies ni cabeza y que el discurso copiado y pedante que te marcas, se contradice en cada frase. Por ejemplo, criticas que se recreen acontecimientos pasados, a la vez que hablas de la memoria historica, mientras pagas una entrada para ver la representación de un conflicto bélico pasado como es el Gernica al que alabas (lo único coherente que has dicho), sin embargo, te parece fatal que se pueda sacar algun tipo rendimiento con la representación de un conflicto bélico pasado en tu ciudad (a la que tiras por tierra,por cierto), entonces en qué quedamos? Cuando vuelvas a llamar “lumbreras” a otros y faltes el respeto, dale una vuelta… porque da la sensación que te faltan luces, aunque te crees una iluminada. Al final no aportas ninguna idea constructiva que mejore la ciudad y la vida de la gente, pero si te burlas de su trabajo. Como ves criticar es fácil, pero si lo que querias era decir que has ido al Reina Sofia y hacerte la guay, haber puesto una foto en Facebook como hace todo el mundo y te ahorras el ridículo

    Reply to this comment
  2. Salmantino 09:35, jun 20, 2017

    Resulta curioso que todos los que comentan lo hacen criticando el artículo pero sin aportar ningún argumento. Critican el artículo porque hace una crítica de la realidad de Ciudad Rodrigo y su comarca, entretanto ellos mirándose el ombligo sin ver que a su alrededor cada vez hay más vejez y menos vida. Sólo hay que dar una vuelta por la ciudad cualquier día de la semana y ver que cada vez te encuentras menos gente y los comercios más vacíos. ¡En fin, así nos va!

    Reply to this comment
  3. Mir 10:22, jun 19, 2017

    Ya que seguramente usted sea la típica persona que se apunta a la moda de alabar lo de fuera y despreciar lo de casa, infórmese de qué estás esta serie de recreaciones se realizan en muchos lugares de Europa y tan contentos,no se ulceran por ello,lo disfrutan. Lo de querer colar el feminismo cómo “solución” con calzador pues otra nueva moda. Lo de siempre críticas sin soluciones e intentar imponer el único pensamiento.

    Reply to this comment
  4. Mirobirgense 00:00, jun 19, 2017

    Es una pena que la autora del articulo se rodee de personas a las que no les interesa la historia, lo siento por ellos, si olvidamos el pasado nos arriesgamos a repetir los errores en el futuro. Y si, a algunos nos interesa la historia, la nuestra y la de otros, y si la forma de que las nuevas generaciones, que han tenido la desgracia de no estudiarla la descubran son las recreaciones, pues bienvenidas sean. Esos “soldaditos de juguete” demuestran su respeto por los que lucharon y murieron y permiten que vivan en nuestra memoria y la prueba de que SI le importan a alguien son las flores que aparecen con frecuencia junto a la placa colocada en la “brecha pequeña” por personas anónimas.
    También critica los toros y la caza, bien, si desaparecen estas actividades también lo harán los puestos de trabajo que generan y son muchos.
    Creo que todos los que vivimos aquí queremos que nuestro pueblo prospere: se admiten ideas.
    Ah y por favor, no frívolice con el tema de Trump y el terrorismo

    Reply to this comment
  5. Dámaso 20:32, jun 18, 2017

    Mal asunto criticar cuanto se hace y celebra en tu propio pueblo, y sobre todo cuando todo eso es la propia historia de miróbriga. Siempre he oído a gentes sensatas, que no es bueno olvidar la historia de dónde venimos, porque eso puede contribuir a no saber a dónde vamos. Hubiera estado muy bien, en mi opinión, que hubiera aportado alguna solución o propuesta a los problemas que dice, y considero que algunos son ciertos.

    Reply to this comment
  6. Caulfield 19:41, jun 18, 2017

    Vaya, una que pasa de quejarse de que no le dejan subir al tablao a ver una capea a ser antitaurina.
    Lo que no consiga Podemos…

    Reply to this comment
  7. Verdades 19:34, jun 18, 2017

    A mi me ha gustado el artículo ya que no solo de turismo vive CyL y de hecho por ello se está despoblando. A todos nos gustan los eventos de turismo que se hacen en CR pero si no empezamos a ver que se necesita producir y dar trabajo más allá estamos ciegos. Ciegos como la mayoría que dicen que esta chica no hace más que criticar, pero vosotros solo hacéis más que aplaudir sin ver que se necesita siempre mejorar. Lucía seguro que le gustan todos estos eventos, pero como ella dice no solo hay que basarse en “venderse” sin ofrecer un producto más allá de ven a ver las piedras y luego se vayan a la Alberca a gastar,comer y dormir.

    Reply to this comment
  8. Feli 19:16, jun 18, 2017

    Para gustos se hicieron los colores, yo personalmente no estoy de acuerdo con nada de lo que dice.
    Me gustó la recreación que altruistamente, esta asociación, nos traslado a un momento de nuestra historia para que nuestros hijos y nosotros mismos pudiéramos entender mejor lo que nos cuentan en los libros de historia. A mí me gustan los toros, los toreros y su mundo, me gusta la caza y los cazadores que respetan y cuidan de la naturaleza como nadie, me gusta el arte, la cultura y la pintura pero sobre todo cada piedra de este pueblo que merece ser conocido.
    Sólo me queda dar las gracias a todos los que vinieron y representaron (a pesar del calor )fabulosamente el asedio. Gracias destino

    Reply to this comment
  9. jalonsoto 17:25, jun 18, 2017

    Interesante reflexión que en parte comparto y en parte me gustaría matizar porque aunque poco también hay en nuestra tierra algunos y algunas que intentan hacer y producir bienes y servicios de una forma nueva… no todo es “escaparate y muerte”… como dice Lucía. De momento el “escaparate y el turismo” es explotar lo más rentable y por lo tanto “oportet haec facere et illa non omitere”, o ¿no?. Vamos creo yo, porque es lo que el sistema y quienes lo dirigen nos han dejado…

    Reply to this comment
  10. Mirobrigense 16:11, jun 18, 2017

    No entiendo que este personaje que juega a ser periodista tenga cabida en un medio de comunicación y más si es para volver a decir y criticar siempre lo mismo
    Sinceramente no se que risueño no me acuerdo de tu nombre tu vida debe de ser triste y aburrida para que tú mayor motivación sea expresar y hablar mal de la cuidad que t vio nacer y de sus costumbres das pena solo me gustaría decirte que nunca digas por ai que eres de ciudad Rodrigo por favor

    Reply to this comment
  11. sus escrofa 12:53, jun 18, 2017

    Hastiado( Por lo recurrente del tema ) o astado pero esa hache sobra,
    Saludos.

    Reply to this comment
  12. del barrio 12:51, jun 18, 2017

    otra amargada de la vida,que solo sabe criticar sin aportar nada!!a ver…si ya sale podemos y controlais un poco la lengua!!

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Angel Iglesias
June 28, 2017 Angel Iglesias

Es una excelente noticia, en espera del resultado de la operación. La retirada de la [...]

ver artículo
Clagar
June 27, 2017 Clagar

No hay duda de que, desde su aparición en los foros de opinión de Ciudad [...]

ver artículo
Lucía Risueño
June 27, 2017 Lucía Risueño

Querido Caulfield, celebro tener la piel tan fina, porque, sin duda, da sensibilidad. A lo que [...]

ver artículo
Caulfield
June 26, 2017 Caulfield

Piel fina, muy fina, ego en la estratosfera y victimismo a espuertas. [...]

ver artículo
Banner
Banner
Banner
Banner

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR