última hora

PREGÓN DEL MARTES MAYOR DE 2017, por Juan Carlos Sánchez Gómez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
PREGÓN DEL MARTES MAYOR DE 2017, por Juan Carlos Sánchez Gómez
Noticias relacionadas

Pregón de Martes Mayor 2017
Juan Carlos Sánchez Gómez
Ciudad Rodrigo

Escenario:
Atril del pregonero.
Gasa de proyección. Luz en calles. Detrás de la gasa iluminados: la caja antigua registradora.
Delante de la gasa un lugar para colocar la sandía.

PRÓLOGO
Buenas noches. Sr. Alcalde de Ciudad Rodrigo, concejales todos de esta corporación. Buenas noches, Sr. Obispo, familiares y amigos.
Agradezco de corazón las palabras de la presentación la Concejala de Comercio, Doña Soraya Mangas Muñoz y como todas las presentaciones muy generosas con el pregonero. De corazón gracias.Y gracias D. Juan Tomás Muñoz

por invitarme a pregonar esta fiesta exaltación del comercio. Reconozco que es un honor ser invitado a esta tribuna con tal motivo.

Me presento en esta noche veraniega como aquel vendedor de sueños que soy, he sido y, si Dios quiere, creo seguiré siendo; no está mal que uno sea lo que es. Me cuadran bien, yo diría que muy, bien estos versos:

Alza cada mañana 
esa campana 
de tu canción, 
pregonero que llevas 
mil cosas nuevas 
en tu pregón 
mil cosas nuevas en tu pregón

¿Lo adivinan, verdad? : sonaba así en 1974: El vendedor de Mocedades

El vendedor (Mocedades 1974):
https://www.youtube.com/watch?v=m0HqVIXKA10
https://youtu.be/m0HqVIXKA10

Efecto: se oye la canción y la letra se proyecta en la pantalla.

En la plaza vacía 
nada vendía 
el vendedor. 
y aunque nadie compraba 
no se apagaba 
nunca su voz, 
no se apagaba nunca su voz. 

Voy a poner un mercado 
entre tantos mercaderes 
para vender esperanzas 
y comprar amaneceres. 
Para vender un día 
la melodía 
que hace al andar 
el agua de ese río 
que es como un grito 
de libertad. 
¿Quién quiere vender conmigo 
la paz de un niño durmiendo, 
la tarde sobre mi madre 
y el tiempo en que estoy queriendo? 

Tú eres el que ha pasado, 
el que ha llegado, 
y el que vendrá. 
vende el árbol que queda 
en la arboleda 
de la verdad, 
en la arboleda de la verdad.
 
Voy a ofrecer por el aire 
las alas que no han volado, 
y los labios que recuerdan 
la boca que no han besado. 
Alza cada mañana 
esa campana 
de tu canción, 
pregonero que llevas 
mil cosas nuevas 
en tu pregón 
mil cosas nuevas en tu pregón. 

Vendo en una cesta el agua 
y la nieve en una hoguera 
y la sombra de tu pelo 
cuando inclinas la cabeza

Me parece oportuno vender cosas imposibles aquí en nuestra latitud, como cuando en mi pueblo me subí a un columpio entre las columnas del Ayuntamiento, cual duende del Charaíz, y decía aquello:

Juglarón: (A la vez el actor, detrás de la gasa, que se ilumina, despierta, es como el alter ego del pregonero…)

¡Cuentos¡…¡Sueños¡…
Cuentos como sueños… y sueños como cuentos…
Cuentos para despertar a la marmota y a los topos
y cuentos para dormir a la lechuza y al mochuelo,
cuentos para los niños y las mozas,
para las comadres y los viejos…
llevo en este zurrón toda clase de cuentos…

(“El Juglarón” de León Felipe)

Quiero en esta noche ofrecer por el aire las alas que no han volado (El actor recrea un pájaro…) y dejadles un deseo de volar más lejos, llegar más allá. Quiero ser pregonero que lleva mil cosas nuevas en este pregón. Pero qué decir si otros muchos ya han dicho muchas cosas, qué decir de nuevo y de viejo, sin nostalgias ni quimeras. Ardua tarea para este pequeño juglar de sueños y vendedor del agua en una cesta.

ACTOR (Daniel Gómez): Encerrado detrás de la gasa, llama al pregonero y le dice con gestos que quiere salir y que quiere darle una preciosa y jugosa sandia.

PREGONERO (Juan Carlos Sánchez Gómez) : ¿Qué haces aquí? No ves que estoy en un acto público, y hay mucha gente…

ACTOR: Se saca una sandía y la ofrece al pregonero

PREGONERO: ¿No la habrás robado?

ACTOR: Gestos de negación…y logra decirle que la ha comprado

PREGONERO: Ah, qué susto. Tiene tan buen pinta y que parece que me habla – cómprame, cómprame….

Ahora no puedo atenderte, qué vergüenza, no ves a toda esta gente, si está hasta el alcalde, y no me vuelve a invitar, y el obispo y después de esta a lo mejor me manda a misiones y todo…

ACTOR: Insiste en que la coja y la pruebe.

PREGONERO: Coge la sandía la enseña al público y dice: Parece una bola mágica, no lo dudo y me entra gran curiosidad. Pero quita, quita que pareces un tentador… y déjame continuar por favor…

ACTOR: gestos de que la pruebe…A través de la gasa con un efecto de luz consigue darle la sandía al pregonero.

PREGONERO: La coge y la muestra al público, un poco avergonzado. Se da la vuelta y se la tira al actor y el la coge casi junto al suelo y se la devuelve rodando por el suelo, de tal manera que el pregonero se ve obligado a colocarla en el soporte preparad en mitad del escenario.

ACTOR insiste y le manda que la pruebe… y hace gestos de estar como adivinando en una bola de cristal.

PREGONERO: ( Se ilumina con un foco cenital rojo…la Sandía y el mismo pregonero cuando prueba la primera cata; en ese momento se produce un fogonazo y un sonido y como si fuera un recuerdo…el pregonero se va de nuevo al atril e interactúa con su alter ego, el actor, que va imitando tos su gestos )

PREGONERO: Es mi tía Salomita. En el año de gracia de 1950.

ACTOR: satisfecho, desaparece o se paga la luz de las calles.

PRIMERA CALA: 1950: SALOMITA

PREGONERO: (Cambia el tono y recupera tono de Pregón)
Esta primera cata de nuestra sandía visionaria nos sabe a los años cincuenta. Rindo homenaje en esta figura a todos los comercios de nuestros pueblos, que se nutrían tantas veces de los comercios y tiendas de Ciudad Rodrigo.
Salomé había venido ya con su padre Valeriano a comprar a Ciudad Rodrigo en el autobús, y le enseñó el oficio. Era lista, la primogénita de muchos hermanos, era espabilada y su padre la dejaba venir ya sola a la Ciudad y a Salamanca. Cogieron el autobús en una de aquellas mañanas del martes. De las primeras veces. Un privilegio que ni los ricos tenían. El bullir de la ciudad era enorme, cientos, mejor miles de personas acudían al mercado de los martes de Ciudad Rodrigo. Una dato curioso, en este año de 1950 Fuenteguinaldo tenía 2.545 habitantes, la cifra más alta de todo el siglo XX; Ciudad Rodrigo tenía 12.455, y la diócesis entera unos 110.000 habitantes.

Salomé Gómez y su padre montaron en el autobús, al pasar por el Guardao vieron que había parido la Yegua de Felipe, llegaron a las 10 de la mañana a Ciudad Rodrigo, compraron en varios sitios, sobre todo en los Cencerreros, herramientas y demás, también en otras tiendas porque se le habían agotado las alpargatas de Tegisa, y las albarcas y los sombreros; o también había que llevar algunos encargos de los clientes, si se le había agotado el bacalao, por ejemplo; porque los barriles de escabeche nunca faltaba, pero venían de fuera como también hasta Ciudad Rodrigo. Todavía en aquella mañana le dio tiempo para hacerse una foto en Pazos y una vez realizadas las compras en aquella ocasión tocaba comer y su padre la llevó al Candil, en otras ocasiones fueron a otras fondas más baratas. Ir de compras para esta moza recién casada ya era una fiesta, se encontraba con amigos y amigas de los pueblos, se salía de la rutina cenicienta de esa España de la segunda década de la posguerra…Luego tocaba volver en aquellos autobús repletos de gente y de enseres, y cuentan que en una ocasión un Señor compró un ataúd y lo puso en la baca del autobús y subió el dueño y otra gente que iba subiendo en el recorrido, como llovía el dueño se resguardó del agua metiéndose en el ataúd, la gente seguía subiendo y al llegar a Bodón el susodicho sacó la mano del ataúd y preguntó ¿llueve todavía?, los que estaban en la baca asustados se arrojaron del autobús rompiéndose piernas, como poco.

Pero en fin, en ese viaje no había vendido mi tía y su padre por suerte para ellos.

En esta protagonista y a su valentía y buen ánimo para venirse de compras, rindo homenaje a los comercios y pequeñas tiendas de toda la comarca, que se nutrían especialmente del comercio de Ciudad Rodrigo. Solo en mi pueblo en esos años cincuenta estaban la tiendas o comercios de la Fidela, La Tía Adelaida, la Tienda Durán, la de Lorenzo Salvador, el Estanco del Sr. Jesús, la tienda de María la Lora, o el comercio de Daniel Zamarreño, si no se nos olvida ninguno…

ACTOR: Mimo sobre este acto de hacer una foto, suena la música desde el principio.

Efecto de sonido: Música de cine de la época: Año 50 al 59: https://www.youtube.com/watch?v=mSN1H84t8bE

Salomita en la tienda del Fotógrafo Pazos. El Actor prepara su cámara… en los años 50 había cámaras ya pequeñas, pero mantenemos el encanto de usar un cámara que se tapaba con un telón negro )
Se hace una representación muda, dándole mucho protocolo y tras el flashazo, aparece en la pantalla la foto de Salomita en blanco y negro.

CIUDAD RODRIGO:

Tabla poblacion Ciudad Rodrigo 1900-2016

FUENTEGUINALDO:

Tabla poblacion Fuenteguinaldo 1900-2016

Transición….

Se ilumina la Sandía-bola mágica y acción del actor, después se hace otra cala, mismo efecto de la primera, y la prueba y dice:

uh me sabe, me sabe, me sabe a….a…..a….1975:

SEGUNDA CALA: 1975: El Sr. ADRIÁN y la Sra. ÁNGELES

PREGONERO: ¡Hala¡ El Año que me vine al Seminario, el año en el que murió Franco. ¿Qué veo? …A un hombre y a una mujer, que salen corriendo de casa y casi pierden el autobús…
Es verdad, se han montado en el Cristo, al lado de mi casa. Claro, si son mi madre y mi padre. Es uno de los últimos martes de octubre, llevan una bolsa de muda y una larga lista de cosas para comprar. El Sr. Ardían y la Señora Ángeles me traen la muda y algunas perrunillas, ¡uh qué ricas¡ (saborea…)

Es el mes octubre y Ciudad Rodrigo es un hervidero de padres y madres que han traído a sus hijos a los distintos centros de la ciudad. Por entonces estaban abiertas y al completo la residencia de las Teresianas, la de las Bodonas, las Misioneras de la Providencia, incluida escuela Hogar, El Convictorio, el Internado san Cayetano y el Seminario san Cayetano y la Escuela Hogar san José. Siete lugares, siete, tres de hombres y cuatro de mujeres. Por hacer un cálculo habría residiendo en la ciudad unos mil estudiantes desde pequeños hasta bachillerato y COU. Esto de lunes a viernes y en algunos casos todos los fines de semana. El más beneficiado: el comercio de Ciudad Rodrigo: compra de libros, cuadernos, lapiceros, bolígrafos, carpetas, rotuladores, jerséis, zapatillas, zapatos, botas, ropa de deporte, balones, pelotas, colchones, sábanas, colchas, almohadas, etcétera, etcétera…

Todas estas cifras era muy buenas para el comercio de la ciudad, a pesar de que la comarca, amigos del alma, tenía ya una herida abierta, una hemorragia de esas que no se curan, una hemorragia de muerte segura: la emigración

.Efecto de sonido de tren y tal vez de imagen de un tren que llega a la estación y que se va.

ACTOR: Con una maleta, una despida antes de coger el tren y el adiós del tren que se va.

PREGONERO: (A la vez que el mimo interpreta el pregonero dice el texto, teniendo en cuenta la acción…)

En este cuarto de siglo mi Tía Salomé, siguiendo a su marido, ella también en el año 54 emigró, se fue, tuvo que irse, llámenlo ustedes como quieran, se fue como tantos otros. Guinaldo había perdido en un cuarto de siglo la mitad exacta de su población: ya no llegaba a los 1.200 habitantes. Y como mi pueblo, exactamente igual todos, uno a uno, gota a gota, sangre a sangre, lágrima a lágrima, beso a beso, despedida tras despedida, familias rotas, enamorados truncados, jóvenes que huían del hambre y de la miseria, de la desidia, jóvenes con ilusión de medrar, de vivir, de soñar a fin de cuentas. Solo la ciudad de ciudad Rodrigo parecía salvarse, porque en este cuarto de siglo subió hasta 14.000 habitantes.

.El actor desaparece o se apaga la luz de las calles.

Pongamos que una de estas visitas de mis padres a Ciudad Rodrigo fue el último martes de octubre, el 28 en concreto. Lo primero que hizo el Sr. Ardían fue ir a ver a D. Pedro, el director del Banco Español de Crédito; estábamos en plena inflación y mi padre necesitaba créditos para comprar parcelas y prados, siempre valiente; cuando la relación del cliente del banco con el personal del mismo banco era humana, cuando se miraba a los ojos a los hombres y sabías lo que pensabas. Cuántas veces mi padre, como tanto otros como él, debían que renovar los préstamos y los créditos o pagar los plazos. Si esto ocurría el sr. Ardían se pasaba las noches de claro en claro y de turbio en turbio, haciéndole muy poco daño el sueño. Aquel D. Pedro era especial, y le decía a mi padre: aguanta, no malvendas, que sé que eres cumplidor, yo te espero… eso eran directores de banco, sí señor… D. Pedro, el director tuvo un accidente y por desgracia se mató, no sé ahora el año y al enterarse mi padre, le costó llorar… así se fraguan los hombres y las historias de quien siendo emprendedor encuentra quien le ayuda y le comprende. Que en paz descanse aquel D. Pedro como otros que lo hicieron como él.

Volvamos a la jornada de ese martes otoñal: El Sr. Adrián al salir del banco, pasó por Sertorio, luego debajo de los Portales quedó con mi madre y se compró unas botas de goma, me compró a mí unas botas de cuero y llevó para mis hermanos otras zapatillas. Mi madre me llevó la muda y en un rato de recreo me probó las botas, que me valían, luego se fue a la calle Madrid y compró un poco de pimientón para cuando llegara la primera matanza y cogió un buen bacalao. Mi padre pasó por Garduño para llevarse unas semillas de alfalfa y quedó con mi madre de nuevo en los Cencerreros.

Allí había que coger algunas herramientas:

EL ACTOR, vestido todo de negro usa los objetos siguientes como si fueran marionetas: En sombras logramos que se vean como si fueran actores mismos los objetos: , azadas, destrales, hoces, bieldo, una criba, guadañas, cuchillos…,

Mi madre necesitaba un buen perol para la leche y un cubo para ordeñar. La Sra. Ángeles salió corriendo para coger el correo, pero mi padre todavía subió al martes a la plaza, para tantear los precios de los chotos, cómo se presentaba la montanera y cosas por el estilo. Después comió en alguno de los restaurantes, como el Peporro, y llegó a casa en el autobús de la tarde.

Había sido un día agotador y contrarreloj. El martes siguiente volvieron para renovar un crédito y para una asamblea de CRAMSA, en las que mi padre solía intervenir, y cuando él hablaba cantaba un carro, decía y era verdad. Aquel año de gracia de 1975 se acercaba a su fin, había muerto Franco, pasó el otoño y el invierno. Otros martes vinieron donde había que seguir comprando y vendiendo: mi padre vendía los terneros y había que comprar pienso en Lozano, acercarse a los Almacenes Ricardo que tenía casi de todo, en la plaza de la Verdura compró unas tomateras y pimientos para plantarlos y en Camisón el azufre para las parras, porque aún quedaban unas tristes viñas en el pueblo, donde Emeterio había comprado hacía unos días unas buenas semillas de zanahorias, puerros y cebollas. En la librería Villarón el Sr. Adrián cogía una libreta pequeña que llevaba siempre en el bolsillo de la chaqueta, para tomar notas y hacer números, siempre hacía muchos números mi padre, y en esa librería compraba también los libros de cuentas donde llevaba todo bien apuntado. Otro día mi madre me llevó a donde Carpio porque se me habían roto las zapatillas, que dicho sea de paso con el cemento del patio grande del Seminario no ganábamos para suelas. Mi padre había ido a Juvenal pues había que equilibrar la romana, que la había comprado allí, por supuesto, y también para aguzar unos cuchillos.

En otro martes tuvo que compra unas medicinas para las vacas, en Agrotesa, porque siempre mi padre remediaba a los vecinos: mira haber, Adrián qué le pongo a este ternero que no se levanta… y mil historias por el estilo. Cuando llegaba una comunión o fiesta de casa, había que ir a Calzados san Luis para unos zapatos más de fiesta, o comprar en Zamorano, Moriche, Castillo y Ruipérez. En otra ocasión para renovar el libro de familia nos juntamos todos para hacernos una foto donde Pazos.

Cuantos padres y madres venían a visitar a sus hijos los martes, y venían a comprar y a vender. ¡Cuántas historias¡ ¡Cuántas querencias¡ ¡Cuantas esperanzas cumplidas por esas carreteras y caminos de Dios¡ Esos eran padres y madres coraje.

Eran tiempos de esperanza, de incertidumbre, pero de esperanza. En mis padres y en sus sacrificios rindo homenaje a tantos padres y madres que en esos años 70 hasta los 80 tenían la ilusión renovada por formar a sus hijos con el deseo de que hicieran carrera, para lo cual no escatimaron sacrificios ni esfuerzos. Vivan esos padres.
Transición…

EFECTO: De repente unos cencerros suenan en el escenario y el actor en mimo realiza diversas acciones propias de un encierro….

PREGONERO: Como veis, llegó enseguida el Carnaval del Toro, y acabó mi primer curso y también llegaron los encierros de mi pueblo, y como legaron se fueron…

¡Qué calor hace¡ No les apetece una rajita de sandía… a que sí…

Luz cenital de la sandía.
Se acerca a la sandía le hace una cala, se baja del escenario y se la da a probar a alguien. No me digas más, le sabe a Teatro.

(El actor colocado en un palco de adelante comienza a hablar)

CALA TERCERA: AÑO 2000, EL PROGRAMADOR

Efecto cartel proyectado de la 3 feria de teatro de Ciudad Rodrigo

ACTOR: (Con un sombrero, vestido de informal, en el palco antes de comenzar la función, habla por teléfono y de vez en cuando mira a la gente, y gestos por el estilo)

Si estoy en el teatro, va a empezar el espectáculo. La Ciudad… Ha sido un descubrimiento, es como un teatro entero. Niños abarrotando las plazas y los espectáculos infantiles…Un escenario histórico. El próximo año nos venimos con los niños, están en una edad para pasare toda la mañana en actividades.

¿De comer? Bien, hay una carne estupenda…y un buen embutido, te he comprado jamón y lomo, que sé que te gusta y para tus padres también le llevo un detalle, a tu madre le he comprado unos pendientes de plata, unos pendientes de filigrana charra, que así se llama. Para ti te llevo un detalle, pero es una sorpresa. Me he comprado una camisa bastante barata y una sudadera porque en los Sitios refresca un poco a las 12 de la noche… si mujer, una espectáculo en un patio al aire libre, que se llama los Sitios, no me preguntes por qué ese nombre la verdad, pero el sitio es muy agradable, figúrate 500 personas en el espectáculo, pero un jersey se agradece, por ese pequeño fresco de la noche… No es como en nuestra tierra que no hay quien pare de calor… mira te dejo, que me está mirando todo el mundo y como los programadores tenemos sitio reservado… me da un poco de vergüenza. Te dejo… sí, …. Te quiero mi amor. Besos.

PREGONERO: Besos mi amor… Y el año siguiente se presentó con su mujer y sus hijos. Sí, y fueron felices y comieron perdices.

Transición…

La Ciudad agarraba el tercer milenio, como aquellas cigüeñas para las que le escribí un cuento. Cuanto para unas cigüeñas ancianas, se titulaba. Era el tercer milenio, del que hablamos en la Pasión. Eran tiempos de crecimiento económico, de bonanza, de burbuja, pero nadie se daba cuenta, claro. Comprar, vender, consumir. Ciudad Rodrigo tenía en el año 2000 13.991 habitantes, tras una subida en el años 1981, que casi llegó a 16.000, comenzaba a bajar y estaba como estaba en el año 50, pero éramos más viejos y había menos niños y jóvenes. Guinaldo en cambio ya tenía solo 938 habitantes, en caída libre como la comarca. Proliferaban por entonces las tiendas de ordenadores y las tiendas de móviles y aquellas subvenciones que daban a Iberbanda para que hubiera internet en los pueblos. En esta década llegaron las Edades del Hombre, que fue el despegar real para el turismo de nuestra ciudad. Es consenso generalizado. Pero como la alegría dura poco en la casa de los pobres, llegó la crisis y se tiznó todo de sopor, desencanto, desilusión; en medio de esta crisis feroz, la Fundación Ciudad Rodrigo sacaba un poco el ala y la mano como una colegiala espabilada en el aula y logró hacer cosas extraordinarias sobre el Bicentenario, fuimos pioneros en celebraciones: retomamos el Día de Herrasti el 11 de julio de 2009 y al año siguiente celebramos con una montaje muy especial por toda la ciudad y toda la comarca: Bienvenidos a la Realidad… recuerdan a Denis Rafter y a los actores…

Efecto: video con las fotos de este montaje.

ACTOR: (CON EL MUÑECO de GOYA Y CON SU VESTIDO, sale al escenario delante de la Gasa)

GOYA: Una familia real tan caótica no podía mantener por mucho tiempo el trono. Carlos IV abdicó a favor de su hijo Fernando, un espectáculo bochornoso. Godoy fue hecho prisionero y asaltada su vivienda por el pueblo y arrastrado su retrato por las calles. El nombre de Fernando VII se repetía como si fuera el mesías, el liberador, el deseado. No fue un sueño, no, fue una realidad macabra, una felonía para este país

PREGONERO: Muchas cosas fueron una felonía para nuestro país, justo 200 años después. Sólo había que ver la tristeza en los comercios de nuestra tierra, pero con tesón y esfuerzo se mantuvo la llama en proyectos tan emblemáticos como la Feria de Teatro, comenzaron los proyectos de Contracorriente Producciones y se iniciaba el FICEE, en un año todavía de grave crisis: 2011. Y la llama siguió viva en el corazón de muchos empresarios que mantuvieron el tipo contra viento y marea, mantuvieron los puestos de trabajo, atravesaron el desierto, pero no llegaron a la tierra prometida, se quedaron como Moisés a las puertas, por no haber creído en sí mismos…Hombres de poca fe…

CUARTA CALA: AÑO 2025, EL FUTURO
(Se enciende la Sandía de nuevo y otra revelación, hace la cuarta cala correspondiente, la saca, la muestra al trasluz.) Oye, qué veo?
El pregonero se va al atril y continúa.

PREGONERO: No sé si decirles lo que veo…
Veo mucha gente, parecen soldados… no, no, no, son manifestantes. Madre mía, en buena me he metido. Se manifiestan, si, en la Plaza Mayor de Ciudad Rodrigo. Espero que no sea contra el alcalde, que me vota aquí ahora mismo del teatro…Es una manifestación el año 2025. Están quitando carteles de los edificios y de los escaparates.
¿En el año 2025 estaban todos los carteles que yo vi el 31 de julio pasado?: se vende, se alquila, se cierra, se muere…
Efecto: video rápido sobre todos los establecimientos de dentro de murallas donde pone se vende, se alquila
El actor al terminar la proyección , entra quitando carteles y rompiéndolos:

PREGONERO:
¿En qué sueña el que sueña?
¿En qué piensa el que sueña?
¿Qué espera el que sueña?
¿Que sueña el que espera?

Traigo con este pregón toda clase de sueños, sueños infantiles, juveniles, sueños de proyectos… traigo emprendedores de todos los colores.
Me gustaría arrancar uno a uno todos esos carteles que son como una bofetada a esta tierra.

Por un momento he obtenido el don de la adivinación y en el 2025 habrá sin duda un grupo de emprendedores, que aúnen lo antiguo y lo viejo, como el Escriba de la parábola, que descubra la perla más valiosa y compre la que más vale. Jesús tenía pasión por la gente y por los oficios del pueblo y comparaba el Reino de Dios con un comerciante en perlas finas, con un agricultor que encontraba un tesoro y vendía todo para comprar aquel campo. Para abrazar el Evangelio era y es imprescindible una dosis de decisión y de conversión. Las mismas dosis de conversión necesitan las gentes de esta tierra y unas muy buenas dosis de decisión. Elegir lo que se quiere ser en el futuro, no depende de sentarte en la puerta y que te lo vengan a dar; ni mucho menos. Es imprescindible la elección y la decisión personal e institucional. Esa conversión la sueño yo para esta tierra.

Efecto: proyección en la pantalla grande de una gran web de compraventa, que reúna los cinco motivos de futuro; calidad de vida-ciudad Rodrigo. La proyección se deja puesta mientras el pregonero dice este final.

Yo veo que en 8 años, los que se dedican al campo de nuestra tierra serán jóvenes emprendedores, con formación y exigentes con sus productos, no serán desertores del arado, ni acomplejados con su profesión, serán gente de campo, que vendrán a Ciudad Rodrigo a verse con los amigos de los otros pueblos, que vienen al teatro y al cine, que traen sus hijos a los eventos culturales de la ciudad, porque ésta se habrá ocupado de mimarlos, de quererlos, de encumbrarlos. Venderán algunos de sus productos en su pueblo y aquí mismo y los venderán lejos, para lo que necesitarán de las asesorías, no para hacer simples papeles de la PAC, no; sino porque mejorarán en calidad y en competencia y porque colocarán sus buenos productos en otros nichos de mercado.

Yo sueño con que el patrimonio natural de nuestro entorno sea patrimonio a cuidar y no tendremos hijos cursis ni urbanitas de sillón que les dé miedo entrar en un campo, no necesitaremos a los ecologistas de asfalto que nos vengan a vender milongas, porque las gentes todas de nuestra tierra defenderá la riqueza medioambiental como nadie. No se la dejará arrebatar ni por los nuevos ricos, ni por las multinacionales. Yo creo, porque soy hombre de fe, que en el 2025, ya la administración autonómica y la central y todas las administraciones se habrán convertido en defensoras reales de lo rural, porque destinarán muchos recursos para guardianes de los montes, porque se habrán convencido que sin población en estas zonas rurales no habrá posibilidad de mantener el patrimonio natural. Yo sueño con pasear por las alamedas de nuestros ríos y seguir buscando los cristalinos manantiales porque volverán a sonar las esquilas de las cabras, que prevendrán los incendios como siempre.

Yo sueño con unos comerciantes atrevidos, que se entiendan entre todos, con todos los sectores del comercio y hostelería y alimentación. Sin estar a la greña por bobadas. Sueño con otros horarios adaptados al turismo, sueños con camareros bien formados, elegantes, educados, cultivados, sueño con venta aquí de calidad, sueño con venta allí on line. Sueño con líderes auténticos y con la buena formación, pues cuando se convoquen a unas jornadas de venta por internet acudan todos a una, y no unos cuantos de compromiso, como ocurrió hace unos días. Creo que en el 2025 habremos buscado nuevos nichos de mercado, porque competiremos de manera personal, y aunque no lucharemos contra Amazon, aprenderemos de sus saberes para colocar de otra forma nuestros productos.

Sueño con que nuestro patrimonio artístico, histórico y cultural, se sabrá de maravilla en las escuelas, en el 2025 todos los de ciudad Rodrigo y de toda la comarca conocerán la Catedral por dentro, defenderán lo que tienen en su tierra, porque lo conocerán. El conocimiento dice mi amigo Pablo Moreno, compromete. Y de qué manera. El patrimonio será un oficio de todos, habrán desaparecido las pintadas en las murallas y en los edificios y no porque le hayamos cortado la mano a los que las hacen, no, somos gente educada; sino porque habrán comprendido que es suyo y lo suyo lo quieren si son hijos de buena madre. Sueño con que todos en esto del patrimonio cumplan con lo que les corresponde en la gestión y en la apertura de palacios cerrados y desaprovechados. Y sueño con que el casco antiguo de esta ciudad amurallada no sea un cementerio de elefantes, un amasijo de ruinas, porque los propietarios de siempre, habrán dejado de ser esos hidalgos, que no necesitan alquilar algunos de sus propiedades, sino que bajando los precios y alquilando, en lugar de tener cerrados los locales, comprenderán que nos salvamos todos. Sueño también con que la Iglesia civitanse siga poniendo en valor su patrimonio y logre mejorar su oferta de apertura y conservación de sus inmuebles. En fin, deseo asimismo más flexibilidad en nuestras entidades de patrimonio, para afrontar las obras de rehabilitación, porque de lo contrario serán ruinas y fantasmas los que habiten nuestro casco antiguo.

En fin, sueño, porque puedo, en que nunca más uno diga “es que nos tienen que traer” , “es que habría que hacer” , “es que no nos ponen…” Me uno a Sergio Olvidado que en el pregón del lunes pasado decía esto mismo. Menos quejarse de que no hay… y haz. Huye como de la peste de los que digan hay que, hay que, y haz tú, empuja tú, salta del sillón tú. Los tiempos con los que sueño, y parece vaticinio de profeta bíblico, tendrán en Ciudad Rodrigo y comarca una tierra de creación, de cultura; se vendrá a comprar cultura, como lo demuestra la Feria de Teatro, que por cierto, en el 2025, yo te aseguro Manolo, Sr. Director, que la Feria tendrá ya un nuevo espacio; ese espacio será, por qué no soñar, el Cine Madrid y esa calle será de nuevo lo que fue comercialmente, que se lo merece hombre, llamándose calle Madrid, la capital de España…. Seguiremos haciendo películas para el Mundo desde este rincón del oeste del oeste, y será ya del todo cierto que es una industria audiovisual. Y habrá carreras internacionales que lleven la marca del Farinato Race, y habrá magia y encuentro de monólogos, y rutas teatralizadas y una feria medieval y otros eventos, sí. La ciudad de los eventos, o de los prodigios, la podremos llamar; ya no te llamarán abandonada, ni a tu tierra desbastada, a ti te llamarán mi favorita, por el Señor te prefiere a ti. Palabras de Isaías hacia Jerusalén que las quiero aplicar a Ciudad Rodrigo.

Vendrán muchos de muchos lugares, porque estaremos en el mapa, más de los que estamos, porque seremos importantes, no solo para estar en el despacho de Napoleón o porque salgamos en las noticias por Berkeley. Vendrán a ver cómo lo hacemos, porque lo haremos bien. Será nuestra bandera la excelencia, pero para eso necesitamos un poco más de implicación en los padres para exigirles un poquito más a sus hijos… solo un poquito… Seremos una ciudad que vende, no que se vende; una ciudad que tiene y cuida a los de dentro, pero que mima a los de la comarca y encandila a los turistas.

ACTOR: Efecto: El Actor golpea la pantalla y hace tres o cuatro operaciones de envío de unos pedidos, que tiene como remitente: calidad de vida tierra ciudad Rodrigo

El actor gesto de hablar por teléfono, pero con lo cascos en la cabeza y el micrófono inalámbrico) Puede ser voz femenina en off: Calidad de Vida-Tierras de Ciudad Rodrigo, dígame…

PREGONERO:
Así lo veo yo.
Como esta web de ensueño.
Así lo sueño yo.
Como un portal del encuentro.
De que así sea
depende de vos.

Viva el Martes Mayor. Viva Ciudad Rodrigo.
Mil gracias y mil besos a todos.

FIN

Nota de la redacción [Este pregón se publica íntegramente, como guión, para tener una aproximación teatralizada del mismo]

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Claramente
August 23, 2017 Claramente

Vamos a ver, cuando ya es tarde proponen cosas que desde la oposición y con [...]

ver artículo
Claramente
August 23, 2017 Claramente

Bueno pues normal que se queje la gente, solo se piensa en la Pesquera que [...]

ver artículo
Manuel Luiz Gonçalves
August 20, 2017 Manuel Luiz Gonçalves

Un buen resumen de la relación histórica de estos pueblos de la Raia con Ciudad [...]

ver artículo
admin
August 18, 2017 admin

Permitido: lo hemos leído de otra manera. Corregimos, gracias por la observación [...]

ver artículo
Banner
Banner
Banner
Banner

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR