última hora

ALGUNOS APUNTES SOBRE BOTICAS MIROBRIGENSES. Por Jerónimo García Sánchez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
ALGUNOS APUNTES SOBRE BOTICAS MIROBRIGENSES. Por Jerónimo García Sánchez

En la década de los años sesenta de la pasada centuria, durante nuestra niñez y juventud en Ciudad Rodrigo, había SEIS farmacias abiertas de tradición genealógica farmacéutica y raigambre local, muy estimadas entre los farinatos: en el arrabal de San Francisco (de gran vínculo excepcional, con mis padres Nicasio y Mª Luz, de amistad, vecindad y recuerdo con toda la familia Pérez-Solórzano Calleja (HIJOS, PAQUITA, su fiel asistenta LUCÍA…) dos hijos de Dª. ROSARIO CALLEJA (Vda. del Farmacéutico D. JOSÉ PÉREZ-SOLÓRZANO), farmacéuticos D. JOSÉ PÉREZ-SOLÓRZANO CALLEJA –farmacia “LA GLORIETA”- (calle La Laguna) y la de D. JESÚS PÉREZ-SOLÓRZANO CALLEJA (Socio fundador del Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo – farmacia “LISBOA”- (Avda. de Portugal), y dentro de murallas: D. LEONARDO DORADO MARTÍNEZ – farmacia DORADO- (Plaza Mayor), Dª. PILAR GARCÍA SÁNCHEZ – farmacia GARCÍA MAYOR o DEL SOL- (CALLE Rúa del Sol), D. JESÚS GONZÁLEZ SIMÓN – farmacia GONZÁLEZ-CARVAJAL – (Calle La Colada) y D. ELADIO SÁNCHEZ ABARCA – farmacia ABARCA – (Calle D. Julián Sánchez).

Estos farmacéuticos citados eran sucesores respectivamente de D. Antonio S. y Sánchez-Villares (calle Laguna, finales del siglo XIX), D. Joaquín García Salicio (calle El Rollo, mediados del siglo XVIII, primera farmacia extramuros abierta por D. Manuel Martínez Martínez), D. Adrián Vasconcellos Estévez (Plaza Mayor, sucesor de D. Antonio Sendín Hernández a mediados del siglo XIX) y D. Luis Hernández Mirueña (Plaza Mayor 24 c/v a Calle Julián Sánchez, sucesor del Droguero D. José Pérez Martín y farmacéutico asociado D. Teodosio Gallo y Gallo, en la primer década del siglo XX), Dr. D. Pedro González y González (sucesor familiarmente del farmacéutico D. Ignacio Cascón González Barahona, quién abrió farmacia en la calle Colada a principios del siglo XIX) y de nueva apertura en la década de 1960 la de D. Jesús Pérez-Solórzano Calleja en la Avda. de Portugal.

En la actualidad, en nuestro municipio, la ubicación de las farmacias se ha modificado sustancialmente, pues se localizan 5 farmacias extramuros, (FARMACIA VETONES propiedad y dirección del farmacéutico D. Félix Losada Vaquero por traslado de la farmacia existente en la calle La Colada, FARMACIA SANTA CLARA propiedad y dirección de la farmacéutica Dª. Mª Isabel Prieto Hernández por traslado de la farmacia de la calle Rúa del Sol, FARMACIA LISBOA propiedad y dirección del Farmacéutico D. Alberto Hermosa Hernández, FARMACIA LA GLORIETA de Dª Rosa Mª de Cabo Harguindey y la última, FARMACIA AVDA. SALAMANCA propietario y dirección del farmacéutico Dr. D. Manuel Enrique Moro Vicente) y 2 farmacias intramuros (FARMACIA DORADO dirección y propiedad del farmacéutico D. Adrián Dorado Álvarez y FARMACIA SÁNCHEZ-ABARCA de la que es propietaria y directora la farmacéutica desde el 2010, Dª Amelia Sánchez-Abarca Gornals, la cual cumple familiarmente en el año 2017 el 90 aniversario de la apertura de la farmacia efectuada por su abuelo paterno, D. Eladio Sánchez-Abarca Hernández y continuada por su padre el Dr. en Farmacia D. Eladio Sánchez-Abarca Morera).

90º Aniversario de la farmacia de Abarca

En perspectiva histórica la ubicación de las farmacias mirobrigenses a lo largo de los siglos XVI hasta la actualidad:

SIGLO XVI: 2 BOTICAS intramuros: S. Juan, Rúa Nueva.

SIGLO XVII: 3 BOTICAS intramuros: Rúa Nueva, S. Juan, Plaza Mayor.

SIGLO XVIII: 5 BOTICAS (4 intramuros y 1 extramuros): Hospital de la Pasión, Rúa Nueva, Plaza Mayor, Rollo, S. JUAN.

SIGLO XIX: 7 BOTICAS: (5 intramuros y 2 extramuros): Hospital de la Pasión, Colada, Rúa Nueva, Plaza Mayor, Rollo, Laguna y Campo del Lino.

SIGLO XX: 7 BOTICAS (4 intramuros y 3 extramuros): (Rollo), Laguna, 2 Plaza Mayor (1 procedente de c/Madrid, en aceras opuestas), Colada, Rúa del Sol, (Campo del Lino), Avda. de Portugal.

SIGLO XXI: 7 BOTICAS: 2 intramuros (Plaza Mayor y Julián Sánchez) y 5 extramuros (Laguna, Vetones, Avda. Salamanca, Avda. de Portugal, y C/Sta. Clara).

En el siglo XVI los farmacéuticos que ejercieron la profesión en Miróbriga por orden de antigüedad fueron: ESTETE (ASTETE): (1544-1553); ALONSO ÁLVAREZ: (1547-1549); ACOSTA: (1554); TOMÁS RODRÍGUEZ (TOMAS RODRIGO): asociado con JERÓNIMO RODRIGO (1555-1599), localizado en PUERTA DEL SOL; JERÓNIMO RODRIGO (JERÓNIMO RODRÍGUEZ): (1559-1585); BARTOLOMÉ DE BARRIENTOS: (1562); FRANCISCO HERNÁNDEZ QUEXO: (1585); ESTEBAN LÓPEZ: (1586-1587) en CALLE SAN JUAN; GONZALO RODRÍGUEZ: (1596) en RÚA DEL SOL; ANTONIO RODRÍGUEZ DE LOS RÍOS: (1588-1602), su mujer MARÍA DE ACOSTA, en CALLE SAN JUAN; JUAN GARCÍA: (1596-1622), su Vda. MARÍA GARCÍA (GRACIA GÓMEZ O GARCÍA GÓMEZ) (1624-1629) y por último FRANCISCO BARRULLO: (1599).

En el siglo XVIII tenemos el Catastro del marqués de La Ensenada (1), que identifica los tres boticarios existentes en la localidad con sus boticas: Mateo Esteban Sierra, principal oficina a tenor del gasto; la de Juan Manuel de Villoria, y la botica del Hospital de la Pasión (2), ambas con una utilidad equivalente a una sexta parte de la primera, descontando el producto de asistencia a las unidades militares.

Afortunadamente, a través de la investigación doctoral que realicé y defendí en la Universidad Complutense en 1985, hoy tenemos una noticia bastante precisa del suministro de medicamentos a los enfermos del Hospital de la Pasión, con la ulterior creación de oficina de Farmacia en el propio centro hospitalario en el siglo XVIII, una vez se abandonó la provisión externa, desde una de las boticas abiertas al público.
Desde la fundación, en 1479, hasta la dotación de farmacia propia, mediados del siglo XVIII, el Hospital de la Pasión de Ciudad Rodrigo se surtió de medicamentos para los pobres enfermos por convenio con algunos farmacéuticos de la localidad, en gran medida eran Cofrades (Hermanos) de la propia Junta del propio Hospital.
A mediados del siglo XVI, uno de los titulares de Farmacia, Alonso Álvarez, se dirigió al Consejo y Cámara de Castilla, elevando memoriales para un doble proyecto:

En el primero de sus escritos, trata de conseguir que no se les aplique a los farmacéuticos la prohibición aprobada por el regimiento mirobrigense, a través de una ordenanza municipal, de vender desde sus oficinas una clase de azúcar, que se distribuía médicamente con efectos saludables (3):

Alonso Alvarez boticario vezino de Çibdad Rodrigo. Secretario Çavala.
Don Carlos etc. a vos el concejo justicia e rregidores de la çibdad de çibdad Rrodrigo salud y graçia. Sepades que Alonso Alvarez voticario vezino de la dicha ciudad nos hizo relaçion diziendo que vosotros aveis hecho una hordenança que dispone que ningún boticario pueda comprar ni gastar ni tener en su casa açucar de costales negro de pariela (4), segun que más largamente en la dicha hordenança se contiene.
La qual siendo nuevamente hecha e sin estar por nos confirmada, usais della y executais las penas en ella contenidas, siendo el dicho açucar necesario para algunas cosas en que los médicos lo mandan gastar, como cosa neçesaria de que el y los otros boticarios de la dicha çibdad y personas que suelen comprar y gastar el dicho açucar rresçiben mucho agravio e dapño por ende que nos suplicava vos mandásemos no husasedes de la dicha hordenança e la enbiasedes ante los del nuestro consejo para que por ellos vista se proveyese. Lo que fuese justicia. O como la nuestra merced fuese.
Lo qual visto por los del nuestro Consejo fue acordado que deviamos mandar dar esta nuestra carta para vos en la dicha razón e nos tubimoslo por bien por que vos mandamos que dentro de diez días primeros siguientes despues questa nuestra carta os fuere notificada enbieis ante los del nuestro Consejo la dicha ordenança que de suso se haze minçion, escrita en linpio e signada de escribano publico, en manera que haga fee para que nos la mandemos ver y prover sobrello lo que sea justicia, e no fagades ende al por alguna manera, so pena de la nuestra merced e de diez mil maravedís para la nuestra cámara. Dada en la villa de Valladolid a 18 dias del mes de julio de mil e quinientos e quarenta e ocho años F. (patriarca Seguntinus) (5). Doctor Corral. Doctor Anaya. El licenciado Cortes. Doctor Castillo. El dotor Ribera. Suscriben con firma y rúbrica: Martin Hortiz. Secretario Çavala. Corregida. Rubricada.

El segundo memorial es complementario del anterior (6), pero a diferencia del primero, no es una pretensión que eleve a título personal, sino en nombre del resto de boticarios de Ciudad Rodrigo, a los que no se identifican, pero que compartían su misma preocupación, consistente en la puesta en vigor de una ordenanza local, aprobada por el regimiento mirobrigense, que afectaba al régimen de visita de las boticas, ya que difería notoriamente de la norma aprobada para todo el Reino, sin que hubiera obtenido previamente la sanción del Consejo de Castilla, como era preceptivo, de modo que se recuerda al Ayuntamiento de Miróbriga, la vigencia ineludible de la norma aprobada en las Cortes:

Voticarios de Ciudad Rodrigo. Secretario Çavala.
Don Carlos e doña Juana etc. a vos al que es o fuere nuestro corregidor o juez de residencia de la ciudad de Çiudad Rrodrigo o a vuestro lugarteniente en el dicho oficio y a cada uno de vos salud e graçia. Sepades que Alonso Alvarez boticario y vezino de la dicha Çiudad por sy y en nombre de los otros boticarios della nos hizo relaçion diziendo que estando como esta dispuesto y mandado por leyes de nuestros Reynos que quando deviere de visitar la botica de algun boticario la visiten las nuestras Justicias con dos regidores e un medico aprobado de la ciudad o villa del donde se aya de azer la dicha visita diz que vos contra el tenor y forma dellas quando quereys hazer la dicha visita enbiays por el medico y boticario fuera de la dicha ciudad y le traeys alla dándoles salario muy eçesibo y se lo hazeys pagar con las demás costas aunque tengan buenas medicinas o malas de que reçiben mucho agravio e daño por ende que nos suplicava vos mandásemos que de aquí adelante cada y quando oviesedes de hazer la dicha visita la hiziesedes con medico y boticario natural de la dicha ciudad y no enbiasedes por ellos fuera della ni le diesedes salario alguno o como la nuestra merced fuese.
Lo qual visto por los del nuestro consejo fue acordado por quanto en las Cortes que tobimos y celebramos en la villa de Valladolid el año que paso de mil e quinientos veynte y tres años a suplicaçion de los procuradores de las ciudades y villas de nuestros reynos hicimos y hordenamos un capitulo que sobre lo susodicho dispone su tenor de la qual es este que se sigue.
Yten hazemos saber a vuestras mercedes que los protomédicos por muy poco ynterese y precio dan cartas dexamen a personas ynabiles y de poca experiencia ansy en cirugía y medizina de que resulta gran daño y perjuicio por ende suplicava a vuestras majestades mande que… y que la visitación de las boticas la hagan por si mismos y en lo que fuere fuera de las dichas cinco leguas… que nuestro corregidor e justicia hordinaria con dos regidores e con un físico aprobado del tal lugar haga el examen de las dichas voticas…, fue acordado que debemos mandar dar esta nuestra carta…
e nos tubimoslo por bien por que vos mandamos que veays el dicho capitulo de cortes que de suso va incorporada… y le guardeys y cumplays y hagáis guardar y cumplir en todo y por todo segund y como en ella se contiene y contra el tenor y forma della ni de lo en ella contenido no vayáis ni paseys por alguna manera y no fagades ende al por alguna manera pena de la nuestra merced e de diez mil maravedís para la nuestra cámara e dada en la villa de Valladolid a diez y ocho diaz del mes de julio de mil e quinientos y quarenta y ocho años. Con la cruz patriarca Seguntinus (Fernando Niño, obispo de Sigüenza). El doctor de Corral. El doctor Anaya. El licenciado Cortes el doctor Castillo el doctor Ribera. Suscribe y rubrica Martin hortiz. Corregida. Rubricada. Secretario Çavala”.

Los boticarios mirobrigenses se apoyan, para hacer su reclamación, en la petición 46 elevada a las Cortes reunidas en Valladolid, en 1523, relativa a físicos y cirujanos, cuyo tenor literal era determinante a su favor, mostrando la extralimitación de los dos grupos de regidores de Miróbriga, pertenecientes a los dos linajes de los Chaves y Pacheco, apartándose de la regla legal entonces vigente y de nivel normativo superior, sancionada por el rey y emperador Carlos I o Carlos V:

Respondemos: que nos plaze que nuestros protomédicos que son o fueren examinen por sus personas sin poner otros súbditos: los físicos y cirujanos: y boticarios en nuestra corte con cinco leguas al derredor y que fuera de las dichas cinco leguas no puedan llamar ni traer persona ninguna y que la visitación de las boticas lo hagan por sí mismos y en lo que fuere fuera de las dichas cinco leguas: mandamos que nuestro corregidor o justicia ordinaria con dos regidores y un físico aprobado del tal lugar haga el examen de las dichas boticas.

Madrid, 11-14 de octubre de 2017
Jerónimo García Sánchez
Dr. en Farmacia.

___

NOTAS:

1.-  Vid. Ciudad Rodrigo 1750. Según las respuestas generales del Catastro de Ensenada. Introd. A. cabo Alonso, Madrid 1990, p. 82.

2.- Vid. por todos, la tesis doctoral, todavía inédita, del autor de estas notas, GARCÍA SÁNCHEZ, Jerónimo, “La farmacia en Ciudad Rodrigo (Salamanca). (Algunos aspectos sanitarios relacionados con la misma)”; dos vols. UCM. Madrid. 1984-85. Sobre el esquema legal del funcionamiento del centro hospitalario mirobrigense, desde el siglo XVI hasta el siglo XX, vid. “Ordenanzas de la Cofradía del Hospital de la Pasión”. GARCÍA SÁNCHEZ, Jerónimo. REV. Esp. de Derecho Canónico. vol. 72.- Nº 179.- U.Pontificia de Salamanca. julio-diciembre de 2015, pp 475-526.

3.- AGS. RGS. 7.2 (julio de 1548) Nº 549, fol. s. n. r.

4.- La caña de azúcar (Saccharun officinarum L.) es sometida a procesos agroindustriales para la obtención de mieles que según la temperatura de evaporación adquiere forma cristalina de gran fragilidad y cuya composición química varía en agua y carbohidratos y rica en minerales, calcio y vitaminas (vitamina C y niacina). Se utiliza en la obtención de bebidas destiladas y de gaseosas.

5.- Se trata de Fernando Niño, obispo de Sigüenza.

6.- AGS. RGS. 7.2 (julio de 1548) Nº 545.

 

 

Opinión

¡DE QUÉ NAVIDAD HABLAMOS…? Por Raúl Berzosa Martínez

¡DE QUÉ NAVIDAD HABLAMOS…? Por Raúl Berzosa Martínez   0

Aún era el mes de Noviembre. Me llegaron comentarios de una discusión entre comerciantes: “¿Cómo debe ser este año la iluminación callejera navideña?”… Algunos, dentro de la austeridad, opinaban que [...]

Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

ladis
November 16, 2017 ladis

gracias por ser y pensar como lo haces ciertos valores ,deben estar por encima [...]

ver artículo
Señora bien
November 14, 2017 Señora bien

En este pueblo (sí, digo PUEBLO), funcionamos así: "a esto del cine no voy porque [...]

ver artículo
AVISADOR
November 11, 2017 AVISADOR

Se dice que "lo más atrevido es la ignorancia", mas cuando tal ignorancia en vez [...]

ver artículo
manuela
November 06, 2017 manuela

estaran encantados del resultado de las negociaciones!!van a estos sitioa a echar por tierra el [...]

ver artículo
Banner
Banner
Banner
Banner

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR