última hora

Áurea Melchor Cornejo celebra sus primeros cien años acompañada de su familia al completo

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Áurea Melchor Cornejo celebra sus primeros cien años acompañada de su familia al completo
Noticias relacionadas

Campillo de Azaba tiene en Áurea Melchor Cornejo a su centenaria, la persona más mayor del pueblo.

El pasado 29 de noviembre de 2017 cumplió 100 años, y hoy 7 de diciembre de 2017 lo celebra con toda su familia, venidos de Ciudad Rodrigo, Salamanca, Madrid y Barcelona.

Áurea Melchor vive en su casa, es una mujer que tiene buena salud aunque el oído es su punto débil, pero no obstante su vista está perfecta y es capaz de leer los subtítulos que ponen en la televisión. Como decimos vive en su casa cuidada por sus hijos: Emilio, Yeyi, Marisol, Mª José y Marga Fandiño Domínguez, que están organizados para venir a la casa familiar y estar con su madre cuidándola

Hoy han decidido la celebración de cumpleaños y han estado todos, los hijos, los nietos y los biznietos, con la familia política de cada uno: Vicenta, Poli, Julián y Joaquín. Los hijos que ya indicamos: Emilio, Yeyi, Marisol, Mª José y Marga, Los nietos: Mª del Mar, Cristina, Ana, Alberto, Marisol, Patricia, Juli, Álex, Javi y Marta, con edades entre 50 y 22 años; los biznietos: Mario, Isabel, Claudia, Sergio y Hugo, estos entre los 14 y los 3 años. Cuatro generaciones con una diferencia entre la mayor y el menor de 97 años.

Como en toda celebración hay dos partes (en la mayoría de las ocasiones), una religiosa, con misa, y otra sentados a la mesa en una comida. En los dos casos para dar gracias de estar todos juntos.

En la iglesia de San Sebastián de Campillo el párroco, Víctor Manuel Sevillano Vicente, es el oficiante en esta ocasión, que ha sentido como propio el cumpleaños al recordar a su abuela y las sensaciones de estar en familia. En la celebración eucarística ha estado toda la familia, vecinos y tres personas que están con la centenaria, haciendo su trabajo, pero como recuerdan “hay muchas maneras de desempeñarlos”, son Manoli, Emilia y Rosa.
Sevillano ha deseado seguir celebrando cada año con Áurea este día en compañía de sus familiares, el don de cumplir cien años en compañía de su familia, con algunas ausencias. Recuerda Sevillano que en esta celebración se han oído las palabras gozo, alegría en la admonición de entrada, en el acto penitencial y en el salmo responsorial, y coinciden con los motivos de estar alegres en este día. Dice “las personas que viven muchos años agradan a Dios”, como es el caso de Áurea, con su vida cristiana, con sus hijos, nietos y biznietos, para volver a reconocer la belleza de la familia.
Hace referencia a la atención que los hijos tienen con su madre, aun con la distancia que tienen algunos y no dejan pasar el tiempo que han acordado para su atención.

Cuadro ofrendas llevados por sus biznietos: Mario ofrece el cuadro de la Virgen del Perpetuo Socorro; Claudia e Isabel ofrecen pan y vino; Sergio ofrece el álbum de fotos; y Hugo ofrece la vela.

Las peticiones que la familia ha pedido: por todos ellos para vivir la alegría de la fe; por los que andan perdidos; para seguir conociendo y amando a Dios; por su madre, por sus enseñanzas y la unión de la familia; por poder seguir cuidándola como hasta ahora; por las personas ausentes, el padre y Manolo.

Su nieta Ana ha escrito un relato, Un centenario de vida, amor y unión, en el que hace un repaso del tiempo vivido por Áurea, de parte de ese tiempo con su abuela, su atención, cariño, desvelo, y reconoce que las escapadas de los días libres que tienen “cargan las pilas al verla”. Tal es la carga emocional que dice “somos fans de tu risa y de sus carcajadas casi insonoras y contagiosas”, y les asombra su memoria.
No se olvida Ana de dos personas importantes, fallecidos, su abuelo Emilio y su padre Manolo, presentes en el recuerdo y en la alegría de la celebración porque fueron parte de su vida, de la de su abuela y de la de todos.

Áurea tiene cien años en los que “ha vivido una guerra, una postguerra, una revolución tecnológica y un gran cambio social. Vive empapándose de lo que pasa en el mundo, cada día, sentada en su sillón verde, viendo y leyendo la televisión”.

Después de la celebración eucarística vuelven a reunirse en la mesa para participar todos de una comida, en Casa Vicente, alrededor de la persona más mayor de Campillo de Azaba, Áurea Melchor Cornejo.

1 Comentario

  1. Pati 19:14, dic 07, 2017

    Esa abuela, cómo mola, se merece una olaaa!!!!
    La mejor abuela del mundo y la mejor familia, os quiero a todos!

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Miróbriga
April 24, 2018 Miróbriga

Celebro enormemente que la comunidad gitana salga del ostracismo y se identifique y mire a [...]

ver artículo
María
April 24, 2018 María

Me parece de muy mala educación tu comentario, pero sobre todo me entristecen tus prejuicios [...]

ver artículo
Caulfield
April 23, 2018 Caulfield

Y yo que pensaba que en este pueblo ya nada me podía sorprender... [...]

ver artículo
dibango
April 22, 2018 dibango

jajajajajajaja!!!!!!ahora quiern solucionar los problemas de los mirobrigenses! [...]

ver artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR