última hora

PALABRAS PARA ROMÁN. Por Santiago Corchete Gonzalo

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
PALABRAS PARA ROMÁN. Por Santiago Corchete Gonzalo
Noticias relacionadas

Ya sé que Schopenhauer lo veía de distinto modo, y Paul Celán, Nietzsche… y tantos otros: la desesperación es aguda y cruel como una lezna afilada cuyo punzón no tiene límites. Más el amor bien entendido y practicado, tampoco los tiene. Acaso por ello, solamente por ello, aquí seguimos y seguiremos al pie del cañón, como unos vulgares y comunes supervivientes. Me he decidido a cursar estos renglones y advertencias a comienzos de 2018, porque ambos hemos cumplido la friolera de los ochenta años y, amigo del alma, en cuestiones de edad nunca se sabe, no ya de lo lejano, ni tan siquiera de lo más próximo. Pasada la barrera de los ochenta solo se siente frío, mucho frío alrededor, pero sobre todo muchísimo frío por dentro. No, no debe de ser por causa de la climatología externa sino de la interior: ese frescor generalizado que paraliza la circulación de la sangre con el hielo y desazón del “pudo ser” y el peso abrumador de la imprecisa melancolía.

Pese a las múltiples sombras que aquejan al catolicismo rampante en el hemisferio de la cristiandad, seguimos y seguiremos escarbando en las profundidades del subsuelo del ser, tratando de encontrar alguna aproximación a las raíces que puedan explicar de alguna manera convincente e insospechada las claves de la razón ética capaz de justificar tamaño desconsuelo. ¿Inútil esfuerzo? Quién sabe. El clásico dejó escrito “per aspera ad astra”, es decir, por la dificultad a las estrellas. No sé si las escribió por autocomplacencia o por señalar algún camino. De momento, algunos países y personas le hicieron caso, y ahí están los astronautas con sus espectaculares maquinarias pateando el vasto solar del universo. Antonio Machado lo expresó de otra manera: “no está el mañana ni el ayer escrito”. ¿Querría decir lo mismo?

Ni soy médico ni conozco medicina alguna para curar los espantos de mi “alter ego”, al que conozco apenas de pasada, muy por encima y más por intuición que por mi escasa inteligencia. Puede que en algo sí coincidamos: en el amor a las palabras bien usadas, ese bálsamo curalotodo tan grato e inocuo, aunque a la vez tan abyectas cuando llevan el veneno del orgullo, vanidad y sabihondez dentro. En el primer caso su perfume de naturalidad las hace seductoras y empáticas; en el segundo apestan a narcisismo, ampulosidad y egolatría. Por todo lo cual, me he atrevido a felicitarte el Año nuevo 2018 con el siguiente docenario de versos:

(palabras para Román)

Si intentamos mirarnos el ombligo
en los espejos cóncavos del arte
quedaremos desfigurados.
No. No es recomendable tal propuesta.

Preferible a ser otros
seguir siendo tú mismo y en auténtico,
porque el arte no da jamás lo bello
tan solo lo captura y lo refleja.

¿Ricos? En humildad. En eso, siempre.
Por ello es saludable estar alegres,
e imitarnos los unos a los otros
en la larga costumbre de ser pobres.

Badajoz, enero 2018.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Esteban
June 21, 2018 Esteban

Felicidades : al CRA Alto Águeda, especialmente a Soledad, por el prabajo realizado [...]

ver artículo
guanamino
June 21, 2018 guanamino

MUCHO ÁNIMO BUEN CAMINO [...]

ver artículo
guanamino
June 21, 2018 guanamino

BUEN CAMINO MUCHO ÁNIMO [...]

ver artículo
Julián del Castillo
June 21, 2018 Julián del Castillo

Sr. Editor/Director, Esto ¿es una noticia o una nota de prensa?? [...]

ver artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR