última hora

Dos sesiones de la Rondalla Tres Columnas para presentar las Coplas 2018

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Dos sesiones de la Rondalla Tres Columnas para presentar las Coplas 2018
Noticias relacionadas

Dos sesiones de la Rondalla Tres Columnas para presentar las Coplas 2018, con dos colas, una por cada lado. la primera llegaba a la Rúa del Sol; y la otra, la de la sesión golfa (este año no ha habido tanta chicha), hacia el Campo del Pozo.

Charros no han faltado, charras tampoco. Como Carmen no habrá podido estar por El Golpe de ayer, su compañero Nino ha convencido a Julete para ser las charras de la fiesta. Y así se han presentado, ellos de charras y las hijas de charros, el mundo al revés.

Nino sí ha hecho de presentador, como charra, y ha contado las peripecias de la sanidad, las colas que hay en las consultas y las soluciones de la vecina experta en medicina (no se sabe si tradicional) pero que aconseja a todos y antes de que te vea el médico ya tienes la receta de ella y te vas.
Recuerda cómo están las consultas ahora y llega el Carnaval y Pilar es capaz de resolver todo ella sola. Termina el Carnaval y vuelven los médicos y con ellos las esperas. Para Nino la conclusión es que sobran los médicos, pues Pilar ha hecho todo durante las fiestas.

Cuenta Nino que José, el que sale de algo siempre, le ha dicho: “charras con suerte, porque sois dos charras con chorras”, y se queda tan pancho y la gente partida de risa.

Todo esto lo cuenta Nino entre canciones de la Rondalla, las Coplas, y en un descanso salen las ovejas a relucir, siguiendo en tema de una copla. Una oveja negra que llama a sus ovejitas para descansar, pero no les dejan y se tienen que ir a La Pesquera. Estas ovejijas son la comidilla del concejal Choya.

La medicina ha seguido en sus chascarrillos y la ortografía es la asignatura pendiente de ellos. Así, cuando tiene recetas y no entiende la letra va donde Manolo del bar del Barrio Nuevo y le acierta con lo que pone el médico: le pone ron con naranja. Nino piensa cambiarse de médico porque él es más de gintónic.

En la primera sesión estuvo el señor que se mareó el día de la retirada de entradas. ¿Consecuencia de este suceso? pues que la consejería de Sanidad les ha llamado y para otras veces tendrán que darle una biodramina con la entrada. Total, un problema encontrar 500 entradas.

No falta el recuerdo para Tato, murguista, que siempre decía: “pase lo que pase, la Murga siempre está en contra”.

No podía faltar otra actuación, y esta vez llega un porte, debe ser vino, del que tanto se ha hablado en las coplas. Llega el paquete y sale escondido Pugdemond, que han intentado renombrarse presidente y se ha tenido que ir como llegó, escondido en un cajón, quizá la idea que estaba esperando para llegar al Parlament.

En cada sesión ha habido políticos del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, y ha habido concejales de la oposición. Para todos ha habido coplas, también vino divino, y mucho más, pero el alcalde Juan Tomás Muñoz ha salido a agradecer a los murguistas las coplas y su participación en el Carnaval y les ha dejado unos cuantos detalles que siguen:

Nada, que no tenemos remedio. Que se lo ponemos a güevo, como a Fernando VII. Que no escarmentamos. ¡Qué le vamos a hacer! Nosotros erre que erre –a lo nuestro- y ellos erre que erre –Rioja o Ribera, que también es lo nuestro-, actualizando aquel dicho renacentista, un latinajo, que servía para diferenciar supuestamente la “b” de la “v”. Y al lumbreras de turno no se le ocurrió otra cosa que explicarlo con este ejemplo: Beati hispani quibis vivere est bibere. O viceversa: Beati hispani quibis bibere est vivere. Suena igual. Pero es diferente la felicidad de beber para vivir que vivir para beber. Cada cual que se aplique el cuento, aunque por mi parte corregiría el dicho para darle un sentido de propiedad: Beati amurcas quibis bibere est vivere, que en román paladino vendría a ser algo así como “felices los murguistas para los que beber es vivir”.

Dejémonos de caldos y vayamos a lo sustantivo. No puedo menos que felicitar el ingenio de la murga, la voz del pueblo, que utiliza arietes verbales para poner en evidencia situaciones llamativas cuanto menos, aunque a veces no salgamos bien parados. Es lo que toca, es lo que hay y hoy, después del secretismo habitual, se nos ha desvelado el contenido de las coplas de este año. Yo no voy a andar con secretos. No sé si ellos lo saben; me imagino que sí. El próximo año celebraremos el 75 aniversario de la declaración de Ciudad Rodrigo como conjunto monumental. Y mira por dónde, 2019 también será la efeméride de la primera salida carnavalesca de la murga Las III Columnas. El próximo año celebrarán su 75 aniversario. Ahí es nada. Y como no quiero que haya secretos y algo tendremos que hacer entre todos para celebrarlo, tengo a bien anunciarles que he iniciado las gestiones para que antes del próximo Carnaval, el de 2019, vea la luz la segunda parte o entrega de Canciones para Carnaval, obra del gran y recordado murguista Joaquín Fiz Plaza que está ultimando Nino Rodríguez. Ya que no parece posible que quien asumiera la publicación del primer tomo haga lo propio con esa segunda parte, cogiendo el toro por los cuernos y tras el recordatorio que varios muguistas me hicieron el pasado lunes en el transcurso de la visita del equipo de gobierno, he iniciado las gestiones para hacer una coedición que permita a quienes estén interesados conocer el magnífico trabajo recopilatorio de Tato, y completar el que vio la luz hace ahora diez años. No es un deseo, es un compromiso y el libro verá la luz en 2019 como aportación a los actos de esos 75 aniversarios.

Y volviendo al principio, a lo vivir y beber, quisiera traer a colación a Despedida que hizo aquel renombrado murguista, abanderado de la murga y de la fiesta, cuando cerró su taberna al finalizar 1906, una taberna que había sido nido de crápulas y gente de buen vivir y beber durante años en una bodega del Campo del Trigo. Fue publicada en el semanario La Iberia el 8 de diciembre de 1906. Como homenaje y recuerdo a los murguistas, bebedores o no, transcribo lo que escribió el inmortal Trejo.

¡Parroquianos! Convecinos,
desde ayer muy de temprano
no he vuelto a vender más vino.
Ya sé que preguntaréis
el motivo de mi huelga;
muy sencillo: por saber
que no se gana una perra
con el oficio, y es claro
que de rico no presumo,porque todo mi regalo
puedo decir que ha sido humo.

Cuando puse la taberna
aspiraba a enriquecerme
y después de muchos años
he podido convencerme
de que solo desazones,
desconsuelos y quebrantos
produce tan ruin oficio,
que paga en sendos doblones
¡pero no hay para garbanzos!
A nadie aconsejaría
que me tomase el traspaso
por más que me convendría
meter a alguno el gazapo.

Tal vez esto lo arreglara
otro más inteligente,
que supiera hacer del agua
buen vino y buen aguardiente,
y se librara con maña
del consumo y la alcaldía
que manda cerrar las puertas
algunas veces… de día.
Yo siento darme de baja
en tan buena profesión,
buena… para el que trabaja
sin pagar contribución.

¿Que quito a los parroquianos
un centro de distracción?
También libro a los serenos
de continua desazón.
Yo de todos me despido,
sin excluir a ninguno,
todos me han favorecido.
¿Para qué ser inoportuno?
pague matrícula el diablo
que sabe sacar partido
tentando a los taberneros
para bautizar el vino.
Yo me doy por satisfecho
con que me hayan entendido.

Muchas gracias, que disfruten del Carnaval y seamos todos comedidos con el bibere, con “b”, para mejor vívere, con “v”. Muchas gracias a ustedes y a la murga. Y que el tiempo nos acompañe.

Cuando saltó con los latinajos todos quedaron pensativos si se trataba de lenguas muertas o de malas lenguas. Pero les dio dos noticias como han podido comprobar: la celebración del 75 aniversario y la edición del libro Canciones para Carnaval.

En la segunda sesión, que siempre era la sesión golfa y está vez ha quedado en sesión charras, salió el primer teniente de alcalde, Domingo Benito, que también ha salido airoso de las coplas en las que lo han mencionado, dejando muy claro que ayer lo hicieron monaguillo que que nadie le cuelgue el San Benito, porque los que cargaron al Santo fueron otros.

Esto dijo, y empezó bien, porque los quiere:

Buenas noches, queridos amigos y amigas, vecinos y vecinas y, en especial, colegas de la Murga.
“Alegrías, antruejo, que mañana será ceniza”.

En una entrevista, Fernando Arrabal dijo que el carnaval es una especie de juego colectivo. Y lo es, Arrabal tiene razón, el Carnaval es un juego. Yo diría que, como todo en Ciudad Rodrigo, el Carnaval es un juego tri-partito.

El carnaval es un juego de antifaz, de mascarada, de disimulo, aunque no sabría decir si es en Carnaval cuando nos ponemos la careta, o cuando nos la quitamos y mostramos así nuestro verdadero ser. Es el Carnaval un juego, un juego de baile, o más bien de bailoteo, de bullicio, también de bebercio y de regocijo general. Y el Carnaval es un juego… murga, de chirigota. De murga, no de dar la murga, que eso es la turra, la tabarra. ¿La Tabarnia? No, eso es de los catalanes, que esos sí que dan la murga. Sino la murga de risas y humor. De Murga. Carnavalada.

Hace ya varios años que algunos miembros de la Murga me han pedido que me una. Hago algunos acordes con la guitarra, pero me parece que no hace falta darles mucha cuerda, ya se la dan ellos solitos. Yo estoy poniendo todo tipo de excusas, desde que tengo poco tiempo hasta que me da vergüenza salir al escenario, que soy muy tímido… pero no cuela. Y he tenido que acudir al diccionario a saber qué es una Murga y tomar la decisión. Y dice: “Compañía de músicos malos que toca a las puertas de las casas acomodadas con la esperanza de recibir algún obsequio”. El caso es que yo luego miro, observo, escucho y, hombre, la orquesta sinfónica de Londres no es, mala leche tienen un rato, pero malos, malos, lo que se dice malos… tampoco, así que miré un poco más abajo en el diccionario y decía “Murga, segunda acepción”: “Grupo de músicos callejeros que interpretan canciones satíricas en los carnavales”.

¿Qué sería del Carnaval de Ciudad Rodrigo, de nuestro Carnaval, de nuestra fiesta, sin esta Murga, sin la Rondalla Tres Columnas? ¿Qué sería del Carnaval sin la fiesta del descaro, de la hilarante crítica, de los chistes, de las rimas, el retintín, las referencias a todo lo que se mueva y el humor colosal. Pero amigos, debo deciros que ayer aquí hubo unas jovencitas que pusieron muy alto el listón. Y que no quiero yo malmeter, pero no os durmáis en los laureles, porque os comen la tostada.

Esta fiesta, nuestra fiesta, el pagano Carnaval, es un excelente momento para para dejar en suspenso por unos días nuestros problemas y disfrutar de nuestra maravillosa gente, de los forasteros, para cantar y bailar, y para reírse de uno mismo. Y si estás en el Ayuntamiento y te atreves a cruzar esa puerta, tienes que saber que puedes entrar con frío, pero que vas a salir caliente.

Y en esto del antifaz, la chanza, el chascarrillo y el pitorreo, ocurre muchas veces que se hace realidad ese refrán castellano de que unos crían la fama y otros cardan la lana. Yo, efectivamente, no soy de romerías ni de comitivas, y en mi caso la procesión sólo va por dentro. Pero ojo, los que casi nos tiran al santo han sido otros así que vale que ayer me hicieran monaguillo, pero a mí no me carguéis el “San Benito”.

El Carnaval solo tiene sentido si lo entendemos como una fiesta, como un juego, y en la fiesta y el juego es necesario reírse de uno mismo, sanamente, a veces de una forma punzante, pero sanamente. Disfrutemos todos juntos de estas maravillosas fiestas. De los pregones, de la calle, del jolgorio, de la murga, de las peñas. Y recordad, amigos que bienaventurados los que se ríen de sí mismos, porque la diversión les durará toda la vida.

Quiero agradecer a la Murga, a la Rondalla III Columnas que nos hagan pasar estos momentos agradables y que nos sigan haciendo reír y disfrutar.

Empecé con Fernando Arrabal por el lugar en el que estamos y quiero terminar con un gran filósofo que dijo eso de… es el vecino el que elige al alcalde. Y son los tres alcaldes, los que quieren que el vecino sea…

¡Qué viva el Carnaval!
¡Qué viva la Murga! ¡Qué viva la Rondalla III Columnas!
¡Qué viva Ciudad Rodrigo!

La Coplas han gustado. La gente ha comentado que había algunos asientos libres porque no han ido todos los que retiraron las entradas. Por lo demás, risas, y Forastero para despedir la noche.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner

últimos comentarios

Pichoga
December 08, 2019 Pichoga

Tan difícil es entender que el culpable es el diputado de turismo, Javier García hidalgo, [...]

ver artículo
Salmantina
December 08, 2019 Salmantina

¿dónde se pueden comprobar estos datos? porque me gustaría ver a qué ciclos de FP [...]

ver artículo
JUAN
December 07, 2019 JUAN

Para juan: No quisiera dejar en ridiculo a los demas... [...]

ver artículo
Juan
December 07, 2019 Juan

Que atrevida es la ingnorancia... [...]

ver artículo