última hora

JUGAR CON LA MUERTE, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
JUGAR CON LA MUERTE, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez
Noticias relacionadas

Jugar es una de las cosas que nos hace humanos, pero tenemos que reconocer que hay juguetitos que a priori son bastante inhumanos, uno de ellos es el que los jóvenes y a veces no tan jóvenes ejercitan en los carnavales de nuestra ciudad, pues si una de las principales condiciones de todo ser vivo es huir de la muerte, el jugar con los toros, más bien es ir a visitarla.

Y esto es lo que hacen cientos de personas durante cuatro días y a todas horas en Ciudad Rodrigo, ¿de qué rincón profundo de nuestro ser saldrá esta afición?, aunque si ciertamente solo un limitado número se acerca tanto a ella que podríamos decir que no es que la haya visitado, sino que ha estado con ella, pues ¿qué fue si no lo que hizo ese joven a pie firme y a cuerpo descubierto esperando al toro y lo recibió más quieto que cualquier estatua de jardín cuando de frente en la carrera de salida el toro vino a él. Cómo logró esquivar a éste mientras que nos helaba a todos la sangre con su frialdad, al tiempo que nos aterrorizaba y nos hacía gozar con su saber estar ante la muerte.

Irla a ver sin dejarse coger una droga sin duda, para todos los que la practican, y como toda adicción cada uno tiene su dosis de cercanía con ella. Ver cómo lo hacen los que más se acercan una pasión y un sustituto de la falta de valor o de la carencia de facultades.

Afortunadamente este año por el buen juego de los toros y quizá por el tamaño ideal para torearlos fue pródigo en burlas a la muerte dado que nadie se encontró con ella, y sí en cambio dejaron alguno de estos quiebros recuerdos en la memoria de la belleza que forman la inteligencia y la frialdad cuando es toreada con acierto, esa de la que todos huimos menos estos valientes que la buscan y se atreven a jugar con ella como si no estuviera ahí delante de ellos mismos en forma de toro, como si sólo existiera en la mente de los que miramos y no en ellos que ni se inmutan ante esta.

Estos no sé qué recompensa sienten, pero nosotros los miramos con envidia de su valor que provoca en nosotros admiración y atracción a este jugar con la muerte.

Y así nada menos que cuatro días, ahí es na.

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Lucía Risueño
June 19, 2018 Lucía Risueño

Disculpa Ana, si bien generalizar supone referirte a las mayorías, y no a lo minoritario, [...]

ver artículo
Ana
June 18, 2018 Ana

Perdona,no te conozco de nada,pero estoy de acuerdo en todo lo que ha dicho [...]

ver artículo
Santiago Corchete
June 17, 2018 Santiago Corchete

QUERIDO HERMANO ANTONIO, maestro siempre en POESÍA MAYOR: tú de continuo tan excesivo halagador de [...]

ver artículo
yo mismo
June 14, 2018 yo mismo

yo tambien creo que no es conveniente que el sr pellicer presida esta mesa,pero tambien [...]

ver artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR