última hora

EL PARAGUAS, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
EL PARAGUAS, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez
Noticias relacionadas

Camino por la alta Extremadura, voy desde el puerto de Santa Clara a las Eljas, de allí a San Martín para volver al puerto. Es un largo camino, y el día trae de todo, niebla, agua nieve, sol y ventisca, no le ha faltado de nada, lo voy todo toreando con ayuda de un paraguas de mujer, es bello y de color verde, discreto, me acompaña al campo siempre que los cielos amenaza agua, le he cogido cariño por lo manejable que es y porque me ha salvado de unas cuantas.

Entrado ya en San Martín me paro en el puente que atraviesan las aguas que hoy bajan más que bravas por lo caído estos días. Estoy sonado, Cristina, mi mujer, acaba de llamarme y decirme que el niño Gabriel había aparecido muerto a manos de la compañera del padre. Esto me lleva a dejar el paraguas desguarnecido pues el aire lo tira al río, veo como cae en las furiosas aguas que lo hincan y balancean mientras él asoma ya sólo el mango, el cual oscila y no sé si está despidiéndose o llamándome para que lo salve, son unos momentos de angustia en los que sufro por su pérdida, luego con pasos penosos llego al banco de los soportales de la Plaza de San Martín, allí pienso en el niño, Gabriel, en cómo Cristina hace unos días acertó de lleno cuando me dijo: “pienso que al niño se lo ha llevado la amiga de su padre”, quizá como mujer sepa entrar más en las profundidades oscuras de los sentires femeninos.

Ya en el sosiego de la Plaza, hoy solitaria por el frío, razono y pienso si con la pérdida del paraguas he sufrido, por qué estarán pasando esos padres al verse sin él y por qué pasaría el niño, mientras me pregunto qué sentires más negros llevaron a esa mujer a hacer la monstruosidad de acabar con su vida, qué oscuras profundidades pueden llegar a apoderarse de las personas, y con solo asomarnos a ese abismo nos paralizan y aterrorizan así como llegan a dominarnos, hasta hacernos sucumbir al abismo como única salida de salvación.

El suceso y estos pensamientos me retienen más tiempo del debido en el banco de la Plaza, pues aún tengo que subir toda la calzada romana, son más de cuatro kilómetros todos tiesos los que hacen que te plantes en Castilla y la noche ya no tarda. Subo por el bosque solo, pensando en lo hermoso que el día había sido provocado por todos sus avatares climáticos sobre estos parajes, cosa que era la hoy pensaba contarles, y que el negro suceso lo anula.

Llueve y oscurece, la noche se ha echado ya en el cerrado bosque pero no me lamento de nada pues yo estoy vivo y llegaré a casa donde me esperan todos, qué bobada me parece ahora la carencia de mi querido paraguas, y no solo eso sino todo en estos momentos me parece ahora una menudencia al lado de la tragedia desencadenada por una mente perturbada y de cómo se sentirán sus padres para los que no encuentro que haya ningún paraguas que los parapete.

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Santiago Corchete
June 17, 2018 Santiago Corchete

QUERIDO HERMANO ANTONIO, maestro siempre en POESÍA MAYOR: tú de continuo tan excesivo halagador de [...]

ver artículo
yo mismo
June 14, 2018 yo mismo

yo tambien creo que no es conveniente que el sr pellicer presida esta mesa,pero tambien [...]

ver artículo
Uno
June 13, 2018 Uno

No se porque en esta noticia no comenta el Pp lo peor de esto o [...]

ver artículo
de la comarca
June 12, 2018 de la comarca

que pena que juan tomas muñoz sedeje manipular a estas altura de la legistratura!!!deberia [...]

ver artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR