última hora

CUANDO LAS RAZONES NO VALEN, por Lucía Risueño

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
CUANDO LAS RAZONES NO VALEN, por Lucía Risueño

Por temporadas, en las últimas décadas, estamos viendo cómo se tiende a sacar a multitudes exacerbadas, en mayor o menor grado, a las calles, a expresar demandas, reclamos y peticiones, que poco a poco se van tornando en exigencias, según la masa crece al obviarse su mensaje por el Poder decisorio. Nacionalistas (de uno u otro lado), pensionistas, mujeres, trabajadores, animalistas, o defensores de cualquier otra causa, tienen que salir a hacer valer sus ideas, a voces, por las calles, para lograr ser escuchados.

Lamentablemente es un filón que políticamente se ha entendido que da buenos resultados. Pero como todo en la vida, deberíamos ir más allá, no quedarnos en la mera superficie, preguntarnos el qué, por qué, y sobre todo, el para qué, y ser conscientes de qué se logra, y qué se pierde con ello.

Recuerdo cuando era joven, cómo la tolerancia era un valor en alza. Esta se basaba en la comprensión del otro, la aceptación de lo distinto, el pacto para la convivencia que llevaba a la felicidad de saberse que se podía estar en armonía con el resto, fueras como fueras. En estos momentos, la polarización es la moda. O eres “A”, o eres “B”, y si no estás en mi bando, te conviertes en mi enemigo y te odio por pensar de forma opuesta. A veces no puedes expresar lo que piensas, por temor a que te posicionen y se produzca la consecuencia indeseada: el conflicto; con todos los peligros que a ello subyace…

Cuando te ves en una batalla, se desatan nuestros instintos más básicos. Se pone en marcha nuestro cerebro más primario, que procura mantenernos vivos a base de respuestas reflejas, sin reparar en mucho más. No te paras a pensar, simplemente, reaccionas en base a emociones de miedo, deseo, tristeza,…, entre otras, que en esa parte del cráneo se determinan. En contraposición, el lóbulo frontal, donde se discierne las causas de los sucesos de forma racional, pero de funcionamiento más lento y pausado, se ve abrumado y anulado. Prima, por tanto, nuestra “animalidad”, a nuestra capacidad de raciocínio.

Y si esto está pasando, no es que sea culpa nuestra, de la gente normal que nos vemos abocados a comportarnos así; no nos hemos vuelto estúpidos de repente, si bien, sí nos tomas un poco como tal, cuando no nos dejan muchas más opciones, para procurar lo que entendemos que es un Mundo mejor.

Si se hace una demanda lógica, razonada y argumentada, lo normal debería ser que resultara escuchado y tenido en cuenta; sin embargo, quien ostenta el poder, motivado por intereses (no muy lícitos, en muchos casos), se permite la chulería de hacer oídos sordos. En ese caso, quienes han sentido la necesidad de solicitar el cambio sugerido en su demanda, sólo les queda el conformismo, o utilizar la fuerza de la masa popular airada, como altavoz de expresión.

Así, tenemos una Sociedad en la que, cuando las razones, por sí mismas, no valen, cuando no quieren entenderse, la movilización se convierte en un arma, aunque tengámoslo presente, muchas veces, de doble filo.

Debería preocuparnos que del “homo sapiens” nos estén obligando a convertirnos en el “homo primario” y elegir mejor a quienes nos llevan a un ambiente de entendimiento, que a los que procuran nuestra confrontación en los términos más básicos.

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juan
December 09, 2018 Juan

Vision empresarial la gente adorna por un premio ridiculo hace años adornabamos 4 gatos y [...]

ver artículo
Visión empresarial
December 09, 2018 Visión empresarial

Pues muy bien, los adornos se ponen para que vayan los clientes a visitar tu [...]

ver artículo
Juan
December 06, 2018 Juan

El toro elegido era el mas barato [...]

ver artículo
Juan
December 06, 2018 Juan

MUY BONITO TODO... YO MI ESTABLECIMIENTO NO LO ADORNO ESTE AÑO PORQUE [...]

ver artículo