última hora

Aparecen restos de una escalera de caracol del Palacio de las Amayuelas en las obras del adarve

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Aparecen restos de una escalera de caracol del Palacio de las Amayuelas en las obras del adarve
Noticias relacionadas

Entre las catas realizadas en el tramo de la muralla, en el adarve del Paseo de Juan Martín Zermeño, entre la Brecha Grande y la Puerta del Conde, se han ido descubriendo restos de diferentes construcciones anteriores a la ampliación de la muralla, como parte de la iglesia de San Isidro, próxima a la Puerta del Conde. Más adelante la cata al lado de la Oficina Municipal de Turismo ha permitido ver parte de una escalera de caracol del antiguo Palacio de las Amayuelas.

Fuentes municipales informan del interés en seguir la excavación para ver el alcance de la construcción que está soterrada y una vez finalizada la misma el planteamiento es que quede visible este descubrimiento.

El conocido Catastro de Ensenada que se realizó entre los años 1749 – 1756 en la Corona de Castilla, idea del Secretario de Hacienda, Guerra, Marina e Indias (1743-1754) don Zenón de Somodevilla, I marqués de la Ensenada. La catastración queda bajo la Real Junta de Única Contribución y se le encarga inicialmente a Joseph Joachín de Vereterra Valdés y Quiñones, Señor de las villas de San Esteban de la Sierra y de los Pajares, quien en octubre de 1750 comienza la catastración de La Muy Noble y Muy Leal ciudad de Ciudad Rodrigo. Tiene como mandado catastrar todo lo que produzca rentas o no, pero se encuentra que hay muchas edificaciones destinadas a servicios militares. Poco después se encarga al  ingeniero militar Antonio Gaver para que haga una descripción de las fortificaciones que hay en ciudad Rodrigo.

Laura García Juan, de la Universidad Complutense de Madrid, en su trabajo «Antonio Gaver colabora en la catastración de una plaza militar en la frontera portuguesa. Informe sobre el sistema defensivo de Ciudad Rodrigo (1751)» transcribe el informe de Gaver que se adjuntaría al Catastro de Ciudad Rodrigo.

El apartado que dedica a las fortificaciones de Ciudad Rodrigo está muy detallado en todos los espacios militares con descripción de su estado, como sigue la parte del Palacio de las Amayuelas, de donde son los restos de la escalera descubierta.

“Relazión circunstanciada de la existencia y estado en que se hallan los muros y fortificaciones desta Plaza, quarteles, cuerpos de guardia, almazenes y demás edificios militares, que con las correspondientes dimensiones es como se sigue:

Quartel llamado de Amayuelas

Esta casa es propia del conde de Amayuelas, capaz de un batallón; le ocupa al presente el segundo de Toledo, y en este se reduze la guarnición actual, situada inmediato al terraplén y en la plazuela y frente de la catedral, ocupando ochocientas y dos varas superficiales quadradas y sus dimensiones y repartición de estancias se reduce a lo siguiente.

Consiste la longitud del frente que corresponde a la plaza, en treinta y seis varas y dos pies de largo, con beinte y quatro y media de ancho y onze de alto hasta la cornisa de bien labrada y unida sillería, tres rejas al primer suelo, otros tantos respiraderos en el sóculo para el subterráneo, dos balcones y una ventana en el segundo piso, y quatro reducidas en el tercero; el grueso de su muralla principal de una bara y media. La puerta quasi de tres varas y un pie en quadro debe repararse.

El zaguán tiene seis baras y dos pies de ancho y ochenta y dos pies de largo su techo bien embigado. Éntrase a la yzquierda, por quatro escalones, a un entresuelo quasi quadrado del mismo ancho que el zaguán que sirve de quarto para el oficizial de piquete y está en buen estado.
Al piso del zaguán se entra al corredor mantenido por pilares con arcos rebaxados, tiene quatro baras de ancho, quedando el patio de veinte y una baras hasta las cozinas, las que tienen de largo veintisiete varas con ocho fogariles 22 de la misma construcción que los de los quarteles antecedentes, su ancho de ellos dos baras y un pie.
A la derecha de este patio está el cuerpo de guardia, de nueve varas de largo y quatro de ancho, con poca ventilación y en mal estado su puerta.
Siguen a la yzquierda, primero un quarto de treze baras y pie y medio de largo, y seis baras y dos pies de ancho, con solo una ventanilla de una bara en quadro intratable, su piso es inútil, su puerta se aparta del terraplén, la pared de éste, quatro varas, formando un callejón; tiene una ventana que da al patio vaxo del corredor el que sigue hasta el común.
Al entrar, a la izquierda del zaguán del mismo ancho, ay una pieza con que remata el edificio, de diez y ocho varas de largo, separado por un muro que en su estremo dexa un quarto quadrado, tienen las dos rexas que se dejaron referidas, en el frente, dos varas y un pie de alto, y dos de ancho; nezesitan composición, falta una puerta, su pabimento está de mediano estado.
Debe advertirse que, mirando el frontispicio desde la plaza ay añadido un cuerpo de habitación de menor altura, de siete baras y dos pies de ancho en su vazío y cavezo y un pie de largo, el techo se eleva sobre el piso unas quatro varas y un pie, mantenido y refrozado por cinco puntales, el piso es empiedrado, esta medianamente tratado; tiene quatro pequeñas ventanas para su ventilación, que la maior no exzede de una bara y un pie en quadro, tiene el patio bajo del cobertizo un pozo inmediato a la escalera, que solo sirve para la limpieza.
Si se compusiese el quarto de la yzquerda, podrían alojarse en él tres compañías.
Súvese al segundo piso por una escalera a ramos de vara y un pie y medio de ancho, de mui buena sillería; la arca, toda separada del cuerpo de abitación edificada en los años pasados; éntrase primero al corredor de quatro varas de ancho, y veinte y siete de largo, su palmiento, que es de ladrillo, nezesita repararse por estar maltratado, que aún se descubren por partes tablas.
Entrando por la yzquierda, y bajando quatro escalones (lo que necesitan repararse), se entra en una quadra de la misma longitud y ancho que la de la yzquierda en el primer piso y referido añadido cuerpo, su techo tiene de alto tres baras y dos pies, la puerta de este necesita un zerrojo y su piso, que es de ladrillo, debe repararse en muchas partes; las dos ventanas que miran a la plaza están en uso, la otra pequeña queda al corredor nezesita alguna recomposición.
Éntrase en una sala desde el corredor cuio portal de buena sillería es de tres varas de alto y dos pies de ancho; tiene de largo dicho salón lo mismo que el corredor, dividido con un tabique hasta la mitad de su altura por comodidad de la tropa; tiene de alto hasta el trecho quatro baras y media, el que está bien acondicionado y labrado de buena madera; el pabimento, que es de ladrillo, se halla en buen estado, como asimismo sus puerta y balcones, que son las mismas del fronispicio, solo una nezesita ponerle cayadillas.
Entrando por la escalera al frente del corredor se ve un portal de buena sillería de tres varas de alto, y una y dos pies de largo,
a su frente ay un caracol de buena sillería, por donde, desde el primer piso, se comunican todas las abitaciones.
A la yzquierda se entra a un quarto quasi quadrado, de siete varas, es testero del salón, con que remata el edificio, su puerta está en buen estado; es de corta ventilación por estar su ventana en angulo y solo tener la mitad a la que le faltan cayadillas.
El referido corredor haze un retorno en ángulo recto y tiene de largo onze varas y dos pies, bien condicionado menos el bastidor de la puerta, que se ha de reparar, y poner en ella una zerradura con llave.
Entrando y al extremo de la porción de corredor ay un portal, a la yzquierda, de buena sillería, fáltale la madera, éntrase en un quarto de treze varas de largo y siete de ancho; su techo en buen estado, su suelo en mediano; su ventilación consiste en tres reducidas ventanas; se sube al tercer piso por la principal escalera con dos ramos y se encuentra lo siguiente:
Primeramente el desván, que, por la parte exterior y donde remata el vertiente, tiene dos varas de alto, corresponde sobre el corredor, su piso está bien enladrillado, su texado sobre tablas y rollizos necesita recorrerse; ay tres ventanillas de vara en quadro sin puerta y en mal estado sus bastidores.
Se entra en un quarto inmediato a la escalera, que corresponde sobre el salón; tiene onze varas y dos pies de largo, tres y un pie de alto, su techo bien embigado arista viba, su ventilación es por la ventana de la plaza, necesita su puerta llave y zerrada.
Sigue otro quarto, cuio techo y suelo es como el entezedente, lo mismo en las dos ventanas de su ventilación; tiene de largo onze baras y dos pies, falta zerradura a su puerta y reparos su bastidor.
Por la testera de dicho corredor y a la yzquierda se entra a otro quarto con dos ventanas, la una más reducida y el todo como el antecedente; tiene onze varas y un pie de largo, con que remata sobre el salón; la viga maestra inmediata al muro de separación se halla apuntalada por haverse quebrado; nezesita una nueva y poner una llabe a la puerta y repararse una corta porción de enladillado.
Éntrase por la derecha y a su frente a otro quarto que está en ángulo recto con la tirantez del salón y corresponde sobre él las ventanillas; tiene de largo diez y seis varas y un pie; el suelo y techo como el antecedente; dos ventanas para su ventilación y así éstas como la puerta necesitan repararse de carpintería.
El dicho desván, a la entrada, haze otro retorno y se avita como se dijo bajo en el corredor.”

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juan
October 22, 2019 Juan

Estos no fueron a ningun restaurante ? [...]

ver artículo
Pepita
October 22, 2019 Pepita

Perfecto, enhorabuena a toda esta gente y haber si nos apuntamos todo el pueblo, como [...]

ver artículo
Lorenzo GA
October 21, 2019 Lorenzo GA

Puedo dar un dato de un antepasado Don Salvador García de la Mata,calidad noble,estuvo en [...]

ver artículo
susescrofa
October 20, 2019 susescrofa

Y sobre todo a los muertos. Es de cobardes. [...]

ver artículo