última hora

AHORA, YA SÍ, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
AHORA, YA SÍ, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez
Noticias relacionadas

Son días ya de precarnaval, días en los que a unos, los jóvenes, les entran las urgencias de su llegada, y a otros, ya con la frente marchita como reza la canción, nos vienen a galope la memoria de los vividos, y en esta película, ciertamente hay muchas estampas, y entre ellas indefectiblemente siempre están las que yo llamaría “corrandescas” en honor a su creador Conrado. Este zamorano que siendo muy joven llegó a nosotros con un hatillo que contenía una gran ilusión, como la de tantos y tantos por aquel entonces, pero que además de lo que traían todos en el suyo él venía no sólo con el deseo de triunfo y lo que este arrastraba, sino que nada más y nada menos portaba la convicción de ser torero como un estar único en la vida, lo cual, y a pesar de los sacrificios estos no fueron tales para él, sino camino que le era necesario para ejercer su pasión, la cual le acompañó siempre, hasta el punto de que en mi casa que ya vamos por la quinta generación de mirobrigenses todos lo han conocido, desde mi abuelo hasta sus tataranietos.

Él se refugió en nosotros y nosotros en él; el uno por la facilidad que le daban estas tierras para ejercer lo que entendía como su único destino, torear; y nosotros porque en el fondo a través de su persona nos llegaba no su toreo en sí, sino su fuerza para abrazar su destino que no era fácil, pues viene de los años del hambre y el vacío de enseñanzas técnicas para ejercerlo, si no tuvo la fuerza expresiva del arte, en cambio sí la gran expresión que le aportaba la convicción de quererla, lo que le llevó a estar toda una vida delante de morlacos que no pocas veces eran un almacén de resabios por lo placeados que estaban, pero él tanto o más que ellos sí aprendió por la cuenta que le tenía a pesar de su carencia técnica a estar entre sus cuernos teniendo la sabiduría de crear un terreno propio, allí donde era del toro con su inteligencia natural, puesto todo al servicio de su convicción torera, la que le acompañó hasta sus más de 80 años, cuando un día en Coria ya le fallaron las fuerzas físicas ante de lo que nada servía su entrega, y entonces un toro en nombre de todos los que había toreado durante las cinco generaciones que le vieron, le dio lo suficiente como para apartarlo de su sueño.

Comprendió entonces que ya no podía ejercitar más el sueño, pues para esto tenía que procurar estar muy despierto y la edad no se lo permitía, pero ya no era un derrotado, él se sentía pleno, y así lo expresó a alguien que una vez con no mucho tacto le señaló que no había conseguido ser torero a lo que contestó “amigo, yo en la vida he hecho aquello que me gustaba, ¿y usted?”

Aquí volvemos al que si en esta tierra le dimos cariño y refugio él nos lo pago enseñándonos dos cosas: una, la primera, que a pesar de estar sin instrucción para su oficio, pero puesto que esta era su única vocación en la vida, creó por sí recursos propios para estar entre el peligro hasta el final, con estilo propio, pues se torea como se es; y otra, tan impropia ya de esta época, que es siendo feliz con su sueño, a pesar de la dificultad vital que le costaba serlo, para lo que también le hizo falta torear y mucho la vida amparado en el amor a su vocación y el tesón con que la buscaba, ha sido pues una lección para todos y un desahogo y una satisfacción para nuestras vidas de carril, al ver que alguien se escapa de éste.

Ahora ya no está en condiciones de torear, ni de andar y defenderse solo en la calle, pues se cae, y me pregunto precisamente en estas fechas carnavaleras tan nuestras y de las que ya es un icono, si lo vamos a dejar morir en la calle (amén del amparo que encuentra en la familia de La Bodega) o tenemos a alguien entre tantos departamentos sociales que se ocupe de él y lo lleve a una residencia.

Digo esto que en nuestras manos está, pues intuyendo que él ya siente que está cerca de su último paseíllo, eso sí, aun acompañado en su soledad, por la que siempre fue su incomparable fuerza para bruñir su destino, y por tanto responsable a la vez de una vida que ha sido para él hermoso sueño hasta el final, pero sabedor también de que ya ahora tiene próximo el último morlaco, ese que toreamos todos antes o después, la muerte, le pregunté si accedería a recogerse y mirándome a los ojos me contestó “Ahora, ya sí”.

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juan
April 19, 2019 Juan

Para nick en que me escondo ??? Yo pongo como me llamo pero podia poner en [...]

ver artículo
Juan
April 19, 2019 Juan

Para nick en que me escondo ??? [...]

ver artículo
guanamino
April 19, 2019 guanamino

ENHORABUENA, MUCHAS FELICIDADES Y A POR OTROS TANTOS [...]

ver artículo
Nick
April 19, 2019 Nick

¿Sabemos si se publican los presupuestos en algún sitio? Otros años han convocado a las asociaciones [...]

ver artículo