última hora

LAS INTRAHISTORIAS. Por José Luis Sánchez-Tosal Pérez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
LAS INTRAHISTORIAS. Por José Luis Sánchez-Tosal Pérez
Noticias relacionadas

Las intrahistorias

Había estado ya Tato en el Teatro dando su pregón, para el cual con buena claridad mental sabía no estar dotado, pero también con mucha intuición sabía cómo sí podía y quería darlo, y a ello se puso haciendo suya desde el primer momento la manera de estar en escena, esa misma manera con la que hace a todos sentirse bien en cualquier calle que lo encuentres, es decir, haciendo de sí mismo. Y así empezó a hilvanar pequeñas historias de su vida mezclada con las historias de otras muchas vidas de estas tierras, manera con la que se sostuvo y tuvo a todo el Teatro durante más de una hora y media sin que diera muestras de cansancio el público, que lo escuchaba atento y con goce, ni él de su estar en escena como Tato en estado puro. Todo fue logrado a través de la intrahistoria y seguro que sin saber de esta como tal, pero conociéndola a la perfección como valor y herramienta personal de amar y hacer feliz al personal.
Después el pregón de Alberto Galán Gutiérrez, con sus tres protagonistas que han sido claves en nuestra tierra: el campo, los caballos y los toros, vividos a través de los ojos de un adolescente que ha cabalgado en los lomos del caballo de su abuelo, y contados por un joven que ya es todo un licenciado en Filología, poeta y profesor en nuestra ciudad. Desde este podio y en este caso sí sabiendo perfectamente el significado de lo que es la intrahistoria a través de Unamuno, también las pone en práctica para hacer correr su pregón y también acierta plenamente, no evita su estar entre lo cotidiano para que desde su conocimiento lo eleve a intelectual con menciones, como a Góngora, y otras alusiones de altura; el público, pues, estuvo entre lo cotidiano y lo intelectual con un expresarse poético que tiene en su contar pose taurina y que para mí lo convierte en nuestro José Bergamín, todo un artista cargado de duende taurino con el que, y desde el conocimiento, nos cuenta las intrahistorias taurinas de espanto y maravilla de nuestros campos.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

CUANDO LADRAN LOS PERROS DE LA GUERRA, por Tomás Acosta Píriz

CUANDO LADRAN LOS PERROS DE LA GUERRA, por Tomás Acosta Píriz   0

Cuando ladran los perros de la guerra, son siempre los mismos perros. Cambian los tonos, sus modos, sus formas, sus quejidos, la intensidad, el tiempo, el timbre. Aparecen en la esquina de los años, [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juan
October 22, 2019 Juan

Estos no fueron a ningun restaurante ? [...]

ver artículo
Pepita
October 22, 2019 Pepita

Perfecto, enhorabuena a toda esta gente y haber si nos apuntamos todo el pueblo, como [...]

ver artículo
Lorenzo GA
October 21, 2019 Lorenzo GA

Puedo dar un dato de un antepasado Don Salvador García de la Mata,calidad noble,estuvo en [...]

ver artículo
susescrofa
October 20, 2019 susescrofa

Y sobre todo a los muertos. Es de cobardes. [...]

ver artículo