última hora

11-M y 15 años. Por Pedro Miguel Ortega Martínez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
11-M y 15 años. Por Pedro Miguel Ortega Martínez
Noticias relacionadas

Parece que fue ayer mismo, cuando mi casa tembló debido al atentado terrorista en un tren de Cercanías. El convoy estaba detenido frente a las ventanas de nuestra vivienda, pendiente de un semáforo rojo que le diera vía libre para entrar en los andenes de Atocha.

La mayor parte de mi familia estaba fuera de casa, pues ese día era laborable y solíamos salir temprano cada uno para llegar en hora el trabajo. Eso ayuda en un Madrid donde los trabajadores, en hora punta, suelen ir como sardinas en lata subidos al transporte público. Y la red de Cercanías según viene para la capital, pues lo mismo de saturada. Nada más estaba aquí, desde donde escribo ahora mismo, mi hija menor pues en esa fecha del 11 de Marzo cumplía una edad entre la dichosa juventud y su madurez, según cada naturaleza otorga a la mujer que hermosea de día en día.

La explosión de esas mochilas explosivas, conforme las distribuyeron los terroristas en diferentes convoyes, debió ser brutal. Mi hija mayor regresó corriendo a casa, donde ella esperaba ese u otro tren, sintió una explosión más cercana a la citada estación del Mediodía, hoy Puerta de Atocha. Yo regresé cuanto antes, pues la triste noticia me pilló momentos antes de subir al bus donde la empresa nos solía recoger a sus trabajadores.

Al llegar a mi barrio, el panorama era dantesco. Por todas partes había coches de policías, bomberos, ambulancias, y una discrepancia general en la rutina diaria donde mis vecinos solían desenvolver sus respectivas vidas. Alguno de ellos se vieron afectados; nosotros un poco menos porque vivimos en un piso alto. Nuestras ventanas se desajustaron por el temblor sufrido en todo el edificio. Gracias a ser temprano y no haber nadie en el salón de la casa, ese vecino de mi misma escalera sufrió la entrada en su vivienda de una de las pesadas puertas que voló procedente desde el tren que teníamos enfrente.

Dicho día y los siguientes, fueron muy difíciles, terribles. En un cercano polideportivo que estaba por inaugurar, se estableció un hospital de campaña para atender a los heridos. El provisional Instituto Anatómico Forense se constituyó en un pabellón de los recintos feriales IFEMA de Madrid. Voluntarios del gremio de taxis, se ofrecían a llevar familiares de las victimas hacia los hospitales o al pabellón ferial habilitado como depósito de cadáveres.

Después los días, los meses y años, corrieron entre investigaciones policiales, judiciales y misteriosas pruebas que aparecían o desparecían de forma inesperada. Hubo una manifestación por todo el país, el juicio correspondiente, pero hoy nadie recuerda a los casi doscientos muertos. Menos todavía quienes de las victimas eran, posiblemente, mujeres. Nada más los familiares más directos siguen acudiendo, año tras año, a renovar las flores sobre el vallado que puso nuevo Renfe.

La cercana Concejalía del Distrito Municipal de Retiro arregló una breve parcela, que estaba dejada de su mano, para hacer un jardín que sigue floreciendo cada primavera en recuerdo de tantas inocentes victimas. Incluso tiene dos rampas, con tal de que los familiares alcancen bien el vallado ferroviario para dejar sus flores. Entre la jardinería, varios cipreses enanos que han crecido y ponen la nota de duelo en este breve paisaje urbano. A ellos, a todos los cipreses, les puso voz Gloria Fuertes: Yo no soy triste y si no que se lo digan a los pájaros, a ver ¿qué tienen los otros árboles que no tenga yo?.

Ayer pasó cerca una manifestación en honor a la mujer. Y recordé un nombre: Soledad.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juann
November 10, 2019 Juann

Si, si es asi [...]

ver artículo
Juan
November 10, 2019 Juan

Tu crees...? Eso no es asi [...]

ver artículo
Vecina
November 10, 2019 Vecina

Igual que en confluencia de Conde Foxá con Wetones todos los días coches aparcados en [...]

ver artículo
Manuel
November 09, 2019 Manuel

que atrevida es la ignorancia. La decoración del centro la pagan los comerciantes de cada [...]

ver artículo