última hora

Pregón de Semana Santa 2019 Pablo Moreno Hernández, Ciudad Rodrigo

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Pregón de Semana Santa 2019 Pablo Moreno Hernández, Ciudad Rodrigo
Noticias relacionadas

Pregón de Semana Santa 2019
Pablo Moreno Hernández
Catedral, Ciudad Rodrigo

 

INTRODUCCIÓN

NARRADOR
Buenas tardes, sean todos y todas ustedes bienvenidos a esta Santa Iglesia Catedral de Santa María, que un día como hoy, un ajetreado 6 de abril acoge este pregón.

Quiero mostrar mi agradecimiento a la cofradía Jesús amigo de los niños, siempre es un honor pregonar en el entorno de la Santa Semana. Así mismo quiero agradecer a todos las compañeras y compañeros del Grupo Manantial, de la Pastoral Juvenil y del Departamento de Evangelización y Nuevas tecnologías el haberse aventurado a ayudarme con este pregón sub-generis, mezcla de palabra, cine y teatro. Algo exclusivo, ya que los fragmentos que se van a representar hoy, no se representarán en la Pasión 2019, solo podrán verse aquí y ahora.

Antes de continuar bien merece la pena hablar un poco de la Cofradía, de la que hasta hace unos meses no conocía su historia. Su fundación es relativamente reciente, y quizá no sea la cofradía más numerosa de la ciudad, pero a lo largo de su historia se repiten los mismos valores: solidaridad y humildad. Valores universales que han hecho que esta iniciativa haya perdurado, no solo con un relevo generacional, sino enganchando a los niños y niñas de antaño, ahora convertidos en padres y madres que disfrutan acompañando a los suyos cada domingo de Ramos.

Curiosa es la historia de la compra de la imagen, ese Jesús montado en la borriquilla, adquirida de forma popular, con la colaboración y la generosidad de muchos, hacia la mitad del siglo pasado. Está en absoluta consonancia con lo que representa.

Muchas veces me he imaginado ese momento, cómo debió ser la entrada de Jesucristo en Jerusalén, y por qué eligió entrar montado en un asno. Cuando ahondas un poco en la simbología de lo que aconteció, te das cuenta que cada una de las palabras y los signos tienen una razón de ser, permitidme en esta tarde relataros uno de aquellos instantes… Quién lo olvidará…

CUADRO 1

JESÚS y sus DISCÍPULOS entran en escena, suben hasta el Presbiterio de la Catedral y mirando hacia el público comienza la acción.

NARRADOR
Era el Décimo día del mes Nisan, para los judíos, que bien podría haber sido el 4 de abril del año 33. Jesús caminaba delante, el primero, detrás sus discípulos, aquella subida a Jerusalén no iba a ser como las anteriores y todos lo sabían. Algo importante iba a acontecer en esa Pascua. Cuando estaban por Betfagé y Betania, muy cerca del monte de los Olivos, Jesús llamó a sus discípulos.

JESÚS
Id a la aldea de enfrente, y cuando entréis en ella, hallaréis atado un borriquillo, en el cual Ningún hombre ha montado Jamás. Desatadlo y traedlo. Si alguien os pregunta: “¿Por qué lo Desatáis?”, le responderéis Así: “Porque el Señor lo necesita.

Los DISCÍPULOS salen de escena, confundidos. Jesús queda unos instantes solo.

NARRADOR
Los Discípulos confundidos, no hicieron ninguna pregunta, se limitaron a obedecer al Maestro. En la Aldea, no les fue difícil encontrar al borriquillo en la ubicación exacta que les había dicho Jesús. Una vez desatado el animal, alguien les preguntó que porqué hacían aquello, los discípulos, quizá temerosos, o tal vez abochornados respondieron lo que Jesús les había dicho: EL Señor lo Necesita. No se recoge en el Evangelio la respuesta del buen hombre o buena mujer, propietario de borriquillo, sólo que al cabo de un tiempo los apóstoles aparecieron con la montura. Quizá más confundidos si cabe aún, por la facilidad del encargo y la poca resistencia a llevarse prestado un animal que en la vida cotidiana resultaba de una gran utilidad. Los Apóstoles tendieron sus mantos sobre el Asno y Jesús montó encima.

JUAN y MARÍA MAGDALENA salen a escena.

JUAN
Mi nombre es Juan, discípulo de Jesús, testigo de todo lo que vais a oír y contemplar. Volver por aquellos caminos es revivir aquellas mañanas y atardeceres, aquellas noches escuchándole, aquellas madrugadas de su oración silenciosa. Yo le veía luchar en su interior, dialogar a solas con su Padre. No podré olvidar aquel viaje… Aquel camino… Aquellas conversaciones nuestras… Aquellas soledades suyas… A medida que nos acercábamos cientos de seguidores lo empezaron a aclamar Rey de Israel…

MAGDALENA
Nosotros también gritábamos de alborozo… Escuchad ya el murmullo, los bailes, cantos y alabanzas del camino en aquel memorable día. ¡Vamos! He de entrar con ellos en Jerusalén.

En este momento se proyectará la entrada en Jerusalem de la película Jesús el peregrino de la Luz. Una vez terminada la proyección los actores entrarán en escena, caminando desde el coro hasta el presbiterio, con ramas y palmas, acompañando a Jesús.

- Bendito el rey que viene en nombre del Señor.
- Hosanna al hijo de David.
- Paz en el cielo y gloria en las alturas
- ¡Portones alzad los dinteles! Va a entrar el rey de la gloria.
-  ¿Quién es ese Rey de la gloria? El Señor Dios de los Ejércitos, Él es el Rey de la Gloria.
- ¡Qué alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor, ya están pisando nuestros pies, tus umbrales Jerusalén!
- Desead la paz a Jerusalén.
- Hosanna al hijo de David.
- Paz a Israel. Bendito en el que viene en nombre del Señor. Aleluya.

Una vez dentro, los actores toman una posición cómoda, se quedan estáticos.

NARRADOR
He querido sacar del baúl de los recuerdos estás imágenes de la película Jesús el peregrino de la luz, este año se cumplen 15 años desde que se comenzó el rodaje. Aún sin apenas experiencia en el campo cinematográfico, las imágenes no están exentas de cierta belleza, de cierta autenticidad, he de reconocer que ese día subido en aquel burrito, mi mente traía un recuerdo vívido de la imagen de vuestra cofradía, ese Jesús, manso, humilde, sereno, subido en esa borriquilla.

El asno, que con su seguro caminar, representa la firmeza y la paciencia. Era el animal escogido por los sacerdotes y jueces de la época, pero sobre todo era el animal que ayudaba en las múltiples tareas que se le encomendaban en lo cotidiano. Era la montura de los más humildes y también los representa a ellos. Pero sobre todo el asno, simbolizaba la Paz. Aquí tiene a un rey que se hace humilde, que con el firme caminar del asno acarrea un mensaje de Paz y Amor universal. El Maestro como así lo llamaban los apóstoles es recibido como un rey, entre palmas y vítores. Ninguno de todos aquellos que ahora lo recibían podían siquiera imaginar lo que acontecería unos días después, cuando el rabí sea apresado, juzgado y sentenciado a muerte. Los discípulos no lo sabían, pero ante ellos y a modo de símbolo profético ondeaban todas esas forestas y palmas, que serán después adoptadas como un símbolo de victoria. Victoria sobre la muerte, sobre el mal, la victoria de la luz frente a la oscuridad.

Qué paciencia la del asno, que paz y humildad la del Señor que lo monta. Hoy hay muchas borriquillas que acarrean con los problemas del mundo, acarrean sus miserias, borriquillas que llevan los sueños de tantos niños y familias desplazadas, que buscan cruzar las murallas de una ciudad, de una comunidad, de un país, que los reciba con la dignidad que merecen. Burritos que portan paz en lo cotidiano, que portan esperanza, como los voluntarios y voluntarias de ONGs, misioneros y misioneras, personas anónimas que con el pasar de los años como el buen Asno cargan con las ilusiones y sueños de los invisibles.

CUADRO 2

JESÚS sube a lo alto del PRESBITERIO, desde allí habla mirando al público.

JESÚS
¡Jerusalén, Jerusalén! Que matas a los profetas. Cuántas veces he querido reunirte como la gallina a los polluelos y tú no has querido. Si en este día, al menos, conocieras lo que conduce a la paz, pero está lejos de tus ojos. Vendrán días para ti, en que tus enemigos te cercarán de trincheras, te atacarán, te estrecharán por todas partes. Te aplastarán contra el suelo, a ti y a tus hijos, que viven dentro de tus muros, y no dejarán piedra sobre piedra, porque no has reconocido el tiempo en que Dios venía a visitarte.

Al cabo de unos instantes se acerca Juan.

JUAN
¿Dónde quieres que preparemos para celebrar la Pascua?

JESÚS
Encontraréis en la ciudad un hombre que lleva un cántaro de agua. Seguidlo hasta la casa donde entre y decid al dueño de la casa: “el Maestro te pregunta dónde está la habitación en la que comerá la Pascua con sus discípulos. El os mostrará una sala grande y amueblada en el segundo piso. Preparad allí lo necesario.

JUAN sale de escena, JESÚS queda solo por unos instantes y sale. Habla el NARRADOR

NARRADOR
No sé cuantos Apóstoles se encontraban junto a Jesús cuando proclamó esas duras palabras frente a Jerusalén. Y los que estaban, hasta qué punto llegaron a comprender el contenido de ellas. Las guerras… Qué gran lacra arrastramos como especie, desde Abel y Caín, los pueblos se han levantado los unos contra los otros, hermanos contra hermanos. En 2000 años poca paz han visto esas tierras del próximo oriente. Guerras grandes y pequeñas, de las que enfrentan a naciones, y las que enfrentan a familias, a padres contra hijos… Cuán lejos está de nuestros ojos conocer la verdadera paz… Cuán lejos, si mordemos a nuestro hermano y nos dejamos llevar por la cultura del egoísmo, la cultura del “Yo primero, y yo por encima de todo y todos”.

Frente a esto, quiero traerles hoy unas palabras de la encíclica del Papa Francisco Evangelii Gaudium, que abordan otro de los elementos principales de este pasaje, el del hombre que acarrea el cántaro, al leerlo siempre se nos pasa desapercibido, en la representación de la Pasión siempre solían interpretar este personaje los jóvenes recién llegados, qué sin experiencia, buscaban encajar en la representación, con un papel sencillo, para no asustarse mucho. Afanados se preocupaban por el cántaro, esa gran vasija de barro, que a veces traía el agua que posteriormente se utilizaba en el lavatorio de los pies, pocas veces nos preguntábamos por el significado y lo que de verdad portaba ese ciudadano anónimo de la palestina del año 33. El Papa nos dice:

Es cierto que en algunos lugares se produjo una «desertificación» espiritual, fruto del proyecto de sociedades que quieren construirse sin Dios o que destruyen sus raíces cristianas. Allí «el mundo cristiano se está haciendo estéril, y se agota como una tierra sobreexplotada, que se convierte en arena». En otros países, la resistencia violenta al cristianismo obliga a los cristianos a vivir su fe casi a escondidas en el país que aman. Ésta es otra forma muy dolorosa de desierto. También la propia familia o el propio lugar de trabajo puede ser ese ambiente árido donde hay que conservar la fe y tratar de irradiarla. Pero «precisamente a partir de la experiencia de este desierto, de este vacío, es como podemos descubrir nuevamente la alegría de creer, su importancia vital para nosotros, hombres y mujeres. En el desierto se vuelve a descubrir el valor de lo que es esencial para vivir; así, en el mundo contemporáneo, son muchos los signos de la sed de Dios, del sentido último de la vida, a menudo manifestados de forma implícita o negativa. Y en el desierto se necesitan sobre todo personas de fe que, con su propia vida, indiquen el camino hacia la Tierra prometida y de esta forma mantengan viva la esperanza». En todo caso, allí estamos llamados a ser personas-cántaros para dar de beber a los demás. A veces el cántaro se convierte en una pesada cruz, pero fue precisamente en la cruz donde, traspasado, el Señor se nos entregó como fuente de agua viva. ¡No nos dejemos robar la esperanza!

CUADRO 3

JESÚS se encuentra en el templo, sentado, muchos niños están a su alrededor.

NARRADOR
¡Dejad que los niños se acerquen a mi! Eso decía Jesús a sus discípulos según el Evangelio de San Marcos, cuando estos regañaban a la gente, probablemente padres y madres que querían que el Nazareno tocase y bendijera a sus retoños. De los que son como ellos es el reino de los cielos… No es raro imaginarnos a Jesús, enseñando a los más pequeños, sus palabras eran sencillas, aunque el significado fuera más profundo…

JESÚS
Escuchad. Una vez salió un sembrador a sembrar. Y sucedió que, al sembrar, una parte cayó a lo largo del camino; vinieron los pájaros y se la comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra, y brotó enseguida por no tener hondura de tierra; pero cuando salió el sol se agostó y, por no tener raíz, se secó. Otra parte cayó entre las zarzas; crecieron las zarzas y la ahogaron, y no dio fruto. Otras partes cayeron en tierra buena y, creciendo y desarrollándose, dieron fruto; unas produjeron treinta, otras sesenta, otras ciento. Quien tenga oídos para oír, que oiga.

Un NIÑO o NIÑA corre hasta dónde JESÚS.

NIÑO/A
¡Jesús!

JESÚS
Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. El que se haga pequeño como este niño será el más grande en el Reino de los Cielos, os aseguro que, de los que son como ellos es el Reino de los Cielos. El que reciba a un niño como éste en mi nombre, me recibe a mí. De igual modo, el Padre celestial no quiere que se pierda ni uno solo de estos pequeños. ¡Ay de quien haga daño a uno de estos pequeños que creen en mí!, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y se arroje al mar.

Los actores quedan inmóviles mientras el NARRADOR habla.

NARRADOR
Hace poco leí un artículo que me impresionó, resumía en 5 los grandes problemas de la infancia en pleno siglo XXI.

En primer lugar los niños soldado, actualmente se cree que hay en torno a 300.000 niños soldados en el mundo, y aunque el reclutamiento forzoso está prohibido, solo 142 países han firmado en contra.

En segundo lugar, los abusos sexuales, uno de cada cinco niños son víctimas de algún tipo de violencia sexual. Y aunque la mayoría de los casos se produce en entornos familiares, en estos días, desgraciadamente es un tema de actualidad en el seno de nuestra Iglesia Católica.

En tercer lugar, la intimidación y el acoso. Niños contra otros niños, con comportamientos que implican violencia física o verbal, burlas y amenazas. Las nuevas tecnologías no ayudan, siendo el ciberacoso o el grooming, un fenómeno verdaderamente preocupante. Lo terrible de esta situación es que sólo uno de cada tres adultos conoce estas situaciones.

En cuarto lugar, los castigos físicos, sólo 32 países han prohibido completamente el castigo físico, frente a los 143 estados que no se han pronunciado sobre este tema.

Por último la venta y trata de niños, un tipo moderno de esclavitud, donde los más pequeños son explotados, hasta dar la vida en muchos casos.

CUADRO 4

Los APÓSTOLES se sientan en torno a la mesa. Jesús comienza a hablar, tomando el Pan y el vino.

JESÚS
¡Con ansia he deseado comer esta pascua con vosotros antes de padecer! Porque os digo que ya no la comeré más hasta que venga el Reino de Dios (parte el pan y lo distribuye; los apóstoles se lo van pasando). Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros… (Tomando la copa dirige los ojos al cielo). Esta copa es la nueva alianza en mi sangre, derramada por vosotros… cuantas veces la bebáis, hacedlo en memoria mía

En ese momento un niño roba un pez de la mesa, como la figura del Pórtico del perdón. La escena queda congelada.

NARRADOR
No podría concluir este pregón sin llegar a este momento. Es un momento verdaderamente especial para los cristianos. Esta imagen que representamos se empleó hace años en una pasión a finales de los años 90. Y con ella queríamos representar esa última cena esculpida en el Pórtico del Perdón de esta Catedral. Me gusta esta imagen porque cierra muy en positivo este recorrido, que como en un juego de pistas hemos ido siguiendo, primero encontrar el burrito atado, después entrar en Jerusalén, después seguir al hombre del cántaro hasta el cenáculo, entrar en el templo y predicar, a los más pequeños, a los más humildes y la culminación de estos días tan importantes, siendo uno más en el Cenáculo. Pero ese detalle es de una pequeñez atrevida, como la de esta Cofradía, que como antes dije, es muy reciente y humilde, pero una de las más especiales de todas las que procesionan en esta ciudad. Ese detalle lo encontramos en la figura de ese niño, que a los pies de la mesa, y escondido palpa la superficie de la misma, para encontrar algo bueno que llevarse a la boca. Y por casualidad encuentra un pez. Mi gran amigo Juan Carlos, en una sesión de ensayo de la Pasión 2019 lo explicó con mucha claridad, ese pequeño intrépido encuentra ese pez, IXCIS, que para los primeros cristianos era el símbolo del propio Jesús. Ese niño encuentra algo mucho más grande que algo temporal que echar al estómago, encuentra a Jesús. Y es curioso porque en esos momentos Jesús se está dando como alimento transformado en Pan y Vino. Esa Comunión que de alguna manera nos conecta a los unos con los otros. EL Papa Francisco en los primeros meses de su papado, en una catequesis dijo unas palabras muy interesantes sobre este tema:

La experiencia de la comunión fraterna es la que me lleva a la comunión con Dios. Estar unidos entre nosotros nos lleva a estar unidos con Dios, a esta unión con Dios que es nuestro Padre. Nuestra fe necesita el apoyo de los demás, ¡especialmente en los momentos difíciles! Y si estamos unidos, la fe se hace fuerte… comunión quiere decir ‘común unión’, todos unidos, unión común- en esta comunión somos una gran familia, todos nosotros, donde todos los miembros se ayudan y se apoyan mutuamente.

Que sencillo parece todo esto, pero que difícil es ponerlo en marcha. Hacer las cosas de manera sencilla, es lo más complicado.

Muchas gracias, feliz y Santa semana.

[Pregón con guión teatralizado]

 

 

 

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juan
April 19, 2019 Juan

Para nick en que me escondo ??? Yo pongo como me llamo pero podia poner en [...]

ver artículo
Juan
April 19, 2019 Juan

Para nick en que me escondo ??? [...]

ver artículo
guanamino
April 19, 2019 guanamino

ENHORABUENA, MUCHAS FELICIDADES Y A POR OTROS TANTOS [...]

ver artículo
Nick
April 19, 2019 Nick

¿Sabemos si se publican los presupuestos en algún sitio? Otros años han convocado a las asociaciones [...]

ver artículo