última hora

Discurso de Marcos Iglesias Caridad, del Partido Popular, como alcalde de Ciudad Rodrigo, en la constitución de la corporación municipal 2019-2023

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Discurso de Marcos Iglesias Caridad, del Partido Popular, como alcalde de Ciudad Rodrigo, en la constitución de la corporación municipal 2019-2023
Noticias relacionadas

Estimados concejales y compañeros de la Corporación Municipal. Queridos amigos, de aquí y de otros lugares, que han querido estar hoy con nosotros.

El 15 de junio de 1977 se celebraron las primeras elecciones democráticas en España, que dieron pie a un régimen político moderno y en libertad. Cuarenta y dos años después, la toma de posesión de las nuevas corporaciones para 2019-2023 se enmarca en este aniversario, que quiero destacar en mi primer discurso como Alcalde de Ciudad Rodrigo.
También en este año, 2019, se cumplen 40 años de las primeras elecciones municipales, celebradas en 1979. Quiero subrayar la labor de todos aquéllos que se han dedicado a trabajar por nuestro municipio. Alcaldes y concejales, junto con leales técnicos, que, con sus errores y sus aciertos —seguramente más de los segundos—, trabajaron duramente para lograr el mejor Ciudad Rodrigo.

No siempre le damos la debida importancia a acontecimientos que marcaron el devenir de nuestra Historia. Dados estos aniversarios, creo que hoy es de justicia tener un recuerdo emotivo a todos aquéllos que dedicaron tiempo y esfuerzo a mejorar nuestra ciudad.

Tomo hoy posesión del cargo de Alcalde de Ciudad Rodrigo. Doy las gracias a los miles que han confiado en el grupo que lidero, tras las elecciones del pasado 26 de mayo de 2019, con la convicción de que asumo este honor dispuesto a trabajar para todos y por todos.

Asumo esta responsabilidad con ilusión y con el compromiso de ocuparme de los intereses de esta ciudad y de sus vecinos, construyendo sobre lo ya mucho construido, e intentando mejorar la vida y bienestar de nuestro municipio.
Asumo esta responsabilidad, con el objetivo de trabajar, como uno más, con todos, a vuestro lado, por la consecución del bien común, expresión ésta que trabajara Tomás de Aquino.

Y ese bien común no es otra cosa que la consecución de la felicidad. Decía el Art. 13 de la Constitución de Cádiz de 1812, que “[e]l objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen”. ¡Qué maravilloso artículo, éste de la Constitución liberal de 1812, que todos lo que asumimos responsabilidades políticas deberíamos tener presente, a pesar de ser un artículo histórico! El objeto del Gobierno es procurar la felicidad. El objeto de esta Corporación Municipal, de las que hubo y de las que habrá, y de su Gobierno, debe ser procurar la felicidad de los mirobrigenses.

La política es, o debe ser, el ejercicio de una vocación de servicio público, que se materializa en acciones concretas, que están sometidas a enjuiciamiento. Así es. Como decía atinadamente el art. 15 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, de 1789: “la sociedad tiene derecho a pedir a todos sus agentes cuentas de su administración”.

Por eso adoptaremos nuestras decisiones desde la cercanía, con transparencia y fluida comunicación, para que se conozcan las causas y los fines por todos aquéllos que quieran conocerlos, y que luego cada cual construya su opinión, que será bien recibida por esta Alcaldía, desde el respeto.

Me siento un enamorado de Ciudad Rodrigo, mi ciudad, en la que he vivido los momentos más importantes de mi vida, con mi familia y con mis amigos. Siempre por donde voy intento que quede el nombre de Miróbriga. Y ese amor es el que me ha llevado a asumir este compromiso, por lo que intentaré estar a la altura de las circunstancias. Agradezco a los mirobrigenses el que me hayan dado esta oportunidad.

Somos una ciudad histórica, con protagonismo en momentos cruciales de nuestra Nación, especialmente en tiempos de la Guerra de la Independencia, con figuras tan relevantes como Andrés Pérez de Herrasti.

Somos la ciudad de Feliciano de Silva, de Fray Diego Tadeo González o de Fernando Arrabal, por decir algunos nombres insignes y sabiendo que me dejo en el tintero otros muchos. El nombre de nuestra ciudad, de nuestro apreciado Ciudad Rodrigo, nada más y nada menos que está en el mismo testamento de Isabel La Católica, pues el obispo civitatense D. Valeriano Ordóñez de Villaquirán, fue testigo de las últimas voluntades de tan brillante Reina, el 12 de octubre de 1504. ¡Qué orgullo ser el Alcalde de nuestra querida Miróbriga!

Tomo posesión como Alcalde de Ciudad Rodrigo, preocupado por los problemas de los mirobrigenses, con la intención de poder darles alguna solución, con nuestros limitados medios y humildes capacidades. Si no hubiera problemas sobrarían políticos y alcaldes. Los hay, y hay que hacerles frente, con decisión, todos juntos, con compromiso, lealtad y esfuerzo.

Creo que no digo nada nuevo si apunto que Ciudad Rodrigo tiene una serie de dificultades que a todos los que hoy tomamos posesión nos preocupan. Entre ellas, la principal, la de la despoblación y la falta de oportunidades, que tiene buena parte de su causa -quizá no toda, pero sí gran parte- en la carencia de expectativas laborales y profesionales.
Me preocupa esa juventud mirobrigense -o no tan jóvenes- que se resiste a coger la carretera y que trata de luchar por tener alguna oportunidad en nuestra tierra. Me inquieta aquella otra que ya trazó su vida en otro lugar, pero que sigue mirando con esperanza su punto de origen.

Ellos deben saber que esta Alcaldía les tiene presente. No tengo, no tenemos, en nuestras manos ninguna varita mágica. Y quien la diga tener, miente. Pero debe saberse que ésta es nuestra principal preocupación, por lo que intentaremos poner diques y muros de contención, desde nuestras modestas competencias municipales, que no son muchas, con el fin de que al menos estos problemas no sean tan acusados.

El Gobierno Municipal que yo desde hoy encabezo como Alcalde, junto con esta Corporación que desde hoy presido, tiene una serie de retos, de los que creo que todos, los 16 concejales más yo como Alcalde, somos conscientes, aunque seguramente discrepemos en los medios o en los tiempos.

No obstante, estoy seguro, estoy convencido, de que esas discrepancias, en la mayor parte de las veces serán puestas en un segundo lugar, tratando de llegar a acuerdos.

Es voluntad de esta Alcaldía propiciar el consenso. Me considero persona de consenso, y por ello lo buscaré, apelando al resto de grupos políticos a también estar en esta actitud. Cualquier iniciativa, buena, eficiente y productiva para Ciudad Rodrigo, será bien recibida, venga de donde venga. No dudo que la oposición municipal hará su labor responsable, desde la lealtad institucional.

En política municipal, en muchas ocasiones, la ideología deja paso sin más a la “verdad”, que para nosotros debe ser, siempre, el interés legítimo de Ciudad Rodrigo. En esa “verdad”, no dudo que estaremos de acuerdo.

Tenemos que construir el Ciudad Rodrigo del mañana, sin olvidar el que fue ayer.

El turismo, la cultura, el apoyo a nuestro comercio, la atención a los más débiles a través de la política social, el debido mantenimiento de nuestras calles, parques y jardines, el apoyo al deporte mirobrigense y la reivindicación a otras administraciones de los intereses de Ciudad Rodrigo, serán las guías de nuestra acción de Gobierno. Sabiendo, desde luego, que los recursos económicos son limitados, y que ello, como es natural, nos limita en nuestras ambiciones.
Tenemos que trabajar para que nuestro potencial turístico crezca, por lo que creemos necesaria la aprobación de un Plan Estratégico de Turismo, donde abordemos lo que tenemos e instrumentemos medidas que nos lleven a mejorar nuestros datos.

Somos una magnífica ciudad, acogedora con quien nos visita, tanto que tenemos una canción popular que lo invoca, la de “Forastero”. “Ven a ver Ciudad Rodrigo, forastero. Ven a ver nuestra simpática Ciudad”, dice la copla popular que tantas veces cantamos, especialmente en las vísperas de nuestra Fiesta Grande, el Carnaval del Toro, que queremos, por cierto, que sea declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Trabajaremos por un turismo sostenible, desde luego, pero que parta de un turismo que propicie la creación de oportunidades. De un turismo que pernocte y disfrute más de nuestra gastronomía. El patrimonio histórico, nuestra oferta cultural y la gastronomía deben ser los vectores que nos permitan atraer un turismo de calidad. Un turismo que consuma, en definitiva, bienes y servicios, y no sea de mero paso, como muchos agentes del sector nos cuentan.
Todo ello trataremos de conseguirlo en colaboración con nuestros hosteleros y comerciantes. Sólo juntos afrontemos nuestro futuro.

Creo, con honestidad, que podemos crecer en materia turística, si todos hacemos las cosas bien, teniendo como eje central nuestro patrimonio histórico, pero complementándolo con toda una red que haga que quienes nos visiten se queden más tiempo, disfruten más de nuestro municipio y de su entorno; en definitiva, nos conozcan con más profundidad.

Para ello, es importante detenernos en cuidar nuestra localidad, sus calles, parques y jardines. Un Ciudad Rodrigo que quiera ser turístico debe estar cuidado. No podemos descuidar la inversión pública, pues ésta mejora la imagen de municipio y crea empleo.

Para ello, pienso que es imprescindible que Ciudad Rodrigo mire a su comarca, deteniéndonos en sus recursos y sus capacidades. Somos unos privilegiados de tener ahí, a apenas 10 minutos, más o menos, las pinturas rupestres de Siega Verde (que son Patrimonio de la Humanidad) o el Castro de Irueña (que data de la Edad del Hierro), o las fortificaciones de frontera como el Fuerte de La Concepción de Aldea del Obispo, o ya en Portugal, Almeida. Ciudad Rodrigo debe mirar más a su comarca y a su entorno transfronterizo.

Somos unos privilegiados de tener el río que tenemos, el Río Águeda, que debe ser un complemento de ocio y deportivo, y por eso debemos invertir recursos en que pueda ser disfrutado durante más épocas del año y no sólo en la estival, o propiciar que sea más conocido en el entorno.

Y necesitamos a Portugal, por lo que nos proponemos intensificar los lazos con nuestros vecinos, que siempre tan amablemente quieren entablar fines y proyectos con nosotros. La unión transfronteriza sólo puede ser beneficiosa.
Ciudad Rodrigo es patrimonio, es cultura, es arte, es teatro y es naturaleza… Es intención de esta Alcaldía, y del Gobierno municipal, apostar por la dinamización cultural, que tanto nos distingue como ciudad. Tanto que gozamos de una Feria de Teatro, única y que nos proyecta, no sólo a nivel nacional, sino también internacional…que nos hace, en definitiva, ser una ciudad del mundo. Pero debemos trabajar más para que esos recursos se enfaticen, propiciando nuevos horizontes y expectativas que nos hagan crecer como municipio.

Tenemos el reto de mejorar nuestro querido Ciudad Rodrigo. Para ello seremos reivindicativos con otras administraciones, sean del color que sean, demandando su compromiso con Ciudad Rodrigo.

Tenemos que lograr que la Administración autonómica, la Junta de Castilla y León, sea consciente de la falta de suelo industrial. Es éste nuestro principal objetivo institucional, que pediremos a la Administración autonómica. Y para ello pido la unidad de todos los grupos políticos municipales, para conseguir este objetivo, capital para afrontar el futuro de nuestra ciudad. Si en esto no nos unimos, habremos perdido el tiempo.

Tenemos que ser firmes para que los servicios sanitarios públicos nunca vayan a menos, sino que mejoren. Lo que más nos debe de importar son las personas y su bienestar, tanto individual como colectivo.

Pediremos a la Diputación Provincial actuaciones en materia turística, social e inversiones que mejoren nuestro municipio. El Ayuntamiento debe estrechar lazos con la administración provincial, especialmente en política social, ante las múltiples necesidades y carestías que sufren algunas personas en nuestro municipio, en colaboración con las ONG`s, que realizan una labor encomiable, y con las que queremos estar en perenne contacto. En materia de inversiones, solicitaremos a la Excma. Diputación de Salamanca, el arreglo de las Carreteras de Ivanrey (siendo ésta muy transitada) y de Águeda (bastante necesitada), y cuantas intervenciones sean necesarias para mejorar nuestro municipio. Queremos que todas las partes del mismo, incluso las pedanías y agregados, sientan de cerca el Ayuntamiento.

También reivindicaremos al Gobierno Central, para que tenga en cuenta alguna de nuestras clásicas peticiones, como el arreglo de nuestras murallas y los fosos, la asunción de compromisos culturales en torno al Palacio de los Águila, o el acometimiento de iniciativas de desarrollo de estas zonas fronterizas. Necesitamos de acciones de estímulo e inversiones públicas que mejoren la calidad de nuestras gentes.

En este momento, se está acometiendo la electrificación de la vía hasta Fuentes de Oñoro, presupuestada en 2018. Quién sabe si con ello se abre una puerta a la esperanza. El Gobierno Central también debe preocuparse por el debido desarrollo de estas zonas fronterizas que necesitan de políticas de estímulo y fomento.

Asimismo, debemos procurar que se estrechen las relaciones con la Universidad de Salamanca, nuestra universidad de referencia; la más antigua Universidad de España y una de las primeras de Europa. En estos días ya he tenido la oportunidad de conversar con el Rector del Estudio, quedando emplazados a un futuro encuentro.

También desde la política municipal debemos garantizar la igualdad de oportunidades, de todos; entre mujeres y hombres, entre mayores y niños…entre los que viven en una zona u otra.

Y queremos apostar, asimismo, por el deporte mirobrigense, que aglutina a miles de personas, que llevan, en muchos de los casos, el nombre de Ciudad Rodrigo más allá de nuestro término municipal.

Dicho esto, toca ahora trabajar. Para ello es imprescindible adoptar decisiones, y adoptarlas desde el diálogo, con cercanía y con la debida humildad, pues éstas, junto con la prudencia, son las máximas virtudes que debemos tener los que nos dedicamos a gestionar los recursos públicos. Le decía Don Quijote a Sancho: Sancho, “…has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse.

No quiero olvidarme de nuestros amigos y familia, que hoy muchos están con nosotros; y otros que ya nos han dejado y que los tenemos en nuestro recuerdo. Permitidme que me dirija a los más próximos a mi persona, particularmente a mi familia: a mi hija, a mi mujer, y a mis padres…y también a mis hermanos, sobrinos, familia de mi mujer…y al resto de componentes familiares. De entre ellos, particularmente a mi hija, que tiene apenas casi 14 meses y que, aunque ahora no sabe el significado de este acto, en algún momento lo llegará a entender. Sé que la política resta tiempo de nuestras obligaciones personales. Creo que hablo por todos cuando digo que nunca sabremos cómo compensar el esfuerzo que hacéis y la paciencia que tenéis con nosotros. Pero debéis saber que os queremos y que sentimos vuestro apoyo.

Gracias también a los compañeros de formación política, que han compuesto este proyecto, en el que han confiado los mirobrigenses. Yo sólo soy la cabeza de un cuerpo que lo conformáis muchos. Gracias a los que me acompañan en la bancada, formando el Gobierno Municipal, a los que me han acompañado en la pasada legislatura y a todos aquéllos que me han acompañado en este empeño e ilusión. Gracias, por tanto.

No puedo olvidarme en este capítulo de agradecimientos de quienes se han desplazado de otros lugares, maestros y compañeros de la Universidad de Salamanca, mi otra casa. Para mí es un honor que me hayáis acompañado en este acto que tanto significa.
Y ya voy finalizando. Hace más de 4 años, cuando a buen un amigo –que está presente— le comenté en confidencia mi decisión de presentarme la primera vez como candidato a la Alcaldía de Ciudad Rodrigo, me mandó el día de Reyes de 2015 una carta con la siguiente poesía de KIPLING (autor de El Libro la Selva). Confieso que la leo y la releo de vez en cuando, especialmente cuando han venido momentos adversos. Me gustaría compartirla con los 16 concejales, y con todos ustedes, pues la veo muy apropiada para la jornada en la que nos encontramos. Se titula “Si…”, y dice:

Si puedes mantener la cabeza sobre los hombros
cuando otros la pierden y te cargan su culpa,
Si confías en ti mismo aún cuando todos de ti dudan,
pero aun así tomas en cuenta sus dudas;
Si puedes esperar sin que te canse la espera,
o soportar calumnias sin pagar con la misma moneda,
o ser odiado sin dar cabida al odio,
y ni ensalzas tu juicio ni ostentas tu bondad.

Si puedes soñar y no hacer de tus sueños tu guía;
Si puedes pensar sin hacer de tus pensamientos tu meta;
Si Triunfo y Derrota se cruzan en tu camino
y tratas de igual manera a ambos impostores,
Si puedes tolerar que los bribones,
tergiversen la verdad que has expresado
y que sea trampa de necios en boca de malvados,
o ver en ruinas la obra de tu vida,
y agacharte a forjarla con útiles mellados.

Si puedes hacer un montón con todas tus victorias
Si puedes arrojarlas al capricho del azar,
y perder, y remontarte de nuevo a tus comienzos
sin que salga de tus labios una queja;
Si logras que tus nervios y el corazón sean tu fiel compañero
y resistir aunque tus fuerzas se vean menguadas
con la única ayuda de la voluntad que dice: “¡Adelante!”

Si ante la multitud das a la virtud abrigo,
Si aún marchando con reyes guardas tu sencillez,
Si no pueden herirte ni amigos ni enemigos,
Si todos te reclaman y ninguno te precisa;
Si puedes rellenar un implacable minuto
con sesenta segundos de combate bravío,
tuya es la Tierra y sus codiciados frutos,
Y, lo que es más, ¡serás un Hombre, hijo mío!

Comenzamos un camino de trabajo y esfuerzo, que debe terminar con la satisfacción personal de haber hecho lo que hemos podido y debido.

No hay mayor honor que servir a esta antigua, noble y leal ciudad siendo su Alcalde.

No hay mayor alegría y satisfacción política que recibir la confianza de los tuyos.

Por eso, no puedo más que decir, desde lo hondo de mi corazón,

¡Viva Ciudad Rodrigo! ¡Viva España!

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner

últimos comentarios

Nick
December 15, 2019 Nick

Para aquellos que dicen que solo quiero quejarme, comparen ustedes mismos/as la programación de hace [...]

ver artículo
Nick
December 15, 2019 Nick

Y tecnologías jajajaja dice. Si el centro de "nuevas" tecnologías lo más nuevo que tiene [...]

ver artículo
Nick
December 15, 2019 Nick

Danza? en Ciudad Rodrigo?? por favor, ilústreme! [...]

ver artículo
Nick
December 15, 2019 Nick

Churras con merinas [...]

ver artículo