última hora

¡QUÉ PENA!, por José Luis Sánchez-Tosal

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
¡QUÉ PENA!, por José Luis Sánchez-Tosal
Noticias relacionadas

Es agosto, estoy en Sequeros y en una tarde donde el calor tórrido propio del mes está siendo amortiguado por aires serranos, yo no encuentro nada mejor que hacer que leer a León Felipe frente a la que fue su casa de los 2 a los 9 años, esos en los que a decir de los estudiosos se forma la personalidad y marcan lo que vas a ser, supongo que influyendo en ello no solo quién te educa, sino además lo que te rodea, y a él le rodeó entonces Sequeros.

Él nos dice:

    Y fui a nacer en un pueblo del que no recuerdo nada,
    pasé los días azules de mi infancia en Salamanca

    Es decir, ni nombra Sequeros ni aparece para nada en el resto de su obra, pues también o porque también se siente así, exiliado él nos lo dice:

    Ahora de pueblo en pueblo
    errando por la vida,
    luego de mundo en mundo errando por el cielo
    lo mismo que esa estrella fugitiva
    ¿después… después…
    yo diría esa estrella misma
    esa estrella romera
    que es la mía,
    esa estrella que corre por el cielo sin albergue
    como yo por la vida

    Y yo frente a su casa, de la cual no conozco su interior, hoy toda rehabilitada, pero la que aun así me gustaría recorrer rincón por rincón y sentir si sentía su espíritu en alguno, o me imaginaba alguno preferencial suyo, de ver si lo sentía más o lo imaginaba mejor siendo niño, seguro que ya soñador. Pero ¿por qué en toda su larga y profunda obra no hace mención alguna a esos días azules suyos de la infancia para nada?, ¿a qué se debe?, puesto que como Unamuno señaló cuando dijo “No sé cómo se puede vivir sin llevar los días azules de la infancia con uno” y añado yo: y cómo por tanto, teniendo por oficio escribir, no hacerlo para nada de estos ni del marco en que sucedieron, en este caso Sequeros, ¿por qué esta anomalía?

Mientras sigo pensando y meditando frente a su casa sobre estas palabras:

¡Qué lástima
que no tenga una casa!
una casa solariega y blasonada
una casa
en que guardara,
a una de esas cosas raras,
un sillón viejo de cuero, una mesa apolillada
y el retrato de mi abuelo que ganara
una batalla.

¿Cuántos amos ha tenido la casa, que si no era blasonada, si tiene empaque? Y entonces era desde luego una buena casa… ¿Qué quedó al siguiente propietario olvidado de él allí? Un juguete, un libro escolar, o cualquier trajecito ya no usado por pequeño… ¿A qué lugar o basurero iría a parar lo que hoy sería toda una reliquia?

Sigo mirando la casa y si no tiene blasones sí tiene hoy placa recordatoria de que él la habitó durante los siete años casi primeros de su niñez, así como el lindo teatro de Sequeros lleva su nombre, y las salas de las antiguas escuelas por cuyas aulas estará su espíritu quizá vagando son hoy una sala en su honor y para su estudio. Ciertamente que el teatro tenía una placa que le recordaba, y que un día fue arrancada de cuajo y nunca más volvió a su sitio, quizá porque nunca fue muy adepto de Franco, pero en cambio sí lo fue de la Humanidad, y junto con Bertrand Russell luchó por la paz en el mundo, y a pesar de ello la placa no volvió al lugar, quizá por temor a que volviera a ser arrancada, y cuyo gesto ahora tendría ahora menos posibilidades de ser silenciado.

Lo cierto es que con su destierro perdió el sentido de pertenencia, al menos de forma pública, y se abrazó al sentido universal de la Humanidad:

Qué pena

¡Qué pena si este camino fuera de muchísimas leguas
y siempre se repitieran
los mismos pueblos, las mismas ventas,
los mismos rebaños, las mismas recuas!
¡Qué pena si esta vida tuviera
-esta vida nuestra-
mil años de existencia!
¿Quién la haría hasta el fin llevadera?
¿Quién la soportaría toda sin protesta?
¿Quién de diez siglos de historia y no la cierra
al ver las mismas cosas siempre con distinta fecha?
Los mismos hombres, las mismas guerras,
los mismos tiranos, las mismas cadenas,
los mismos farsantes, las mismas sectas.
¡Y los mismos, los mismos poetas!
¡Qué pena,
que sea así todo siempre, siempre de la misma manera!

Y yo ahora medio siglo más un año después de su muerte, sucedida cuando yo tenía 18 años, y ni sabía ni conocía nada de él, le añoro y le busco por los rincones de este pueblo, con él que a mí me ha sucedido lo contrario que a él, enraizarme, echar anclas y entregarle parte de los días azules de mis hijos y de mis nietos.

¡Qué pena la imposible conversación ya con él
sobre sus días azules en este escenario,
qué pena que no nos contara cómo lo sentía y por qué no lo decía,
qué pena para él y para nosotros que no volviera nunca más!

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

CULTURA A BENEFICIO DE INVENTARIO, por Abel Atalanta

CULTURA A BENEFICIO DE INVENTARIO, por Abel Atalanta   0

Acostumbrado a transitar carreteras portuguesas, hay algo que no deja de llamarme la atención, me refiero a la destacada cartelería, tanto por diseño como por abundancia, de señalización de lugares [...]

Banner
Banner
Banner
Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Vecinodepepe
October 11, 2019 Vecinodepepe

Ni la asociación de empresarios ni el ayuntamiento han apoyado la FP, teníamos peluquería, construcciones [...]

ver artículo
un charro
October 10, 2019 un charro

Los pueblos pequeños van a desaparecer, como esta ocurriendo ya. Que no se quieren tomar medidas [...]

ver artículo
Fran
October 09, 2019 Fran

Yo tampoco tengo esos conocimientos como usted dice, pero le voy a plantear unas preguntas [...]

ver artículo
Fran
October 09, 2019 Fran

No ha dicho usted más verdades en menos tiempo, mi más sincera enhorabuena, gracias de [...]

ver artículo