última hora

Varios colectivos leonesistas solicitan a todas las formaciones políticas con representación en la provincia de Zamora su apoyo a la Autonomía Regional Leonesa

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Varios colectivos leonesistas solicitan a todas las formaciones políticas con representación en la provincia de Zamora su apoyo a la Autonomía Regional Leonesa
Noticias relacionadas

COMUNICACIÓN CIUDADANOS DEL REINO DE LEÓN


Los colectivos Ciudadanos del Reino de León, Nós Terra Maire y la Plataforma por el Futuro de la Región Leonesa, solicitan una reflexión profunda a los partidos sobre la alternativa autonómica triprovincial Leonesa respaldada ya por 10 ayuntamientos en la provincia de León

El pasado lunes 13 de enero, varios colectivos leonesistas enviaron una carta a las secretarias generales de los diferentes partidos políticos con representación en las instituciones zamoranas, con la que invitaban a meditar sobre sus actuales posturas o inacción ante los recientes acontecimientos derivados por la aprobación de diez mociones proautonomía en sendos ayuntamientos de la provincia de León.

En este sentido, cabe recordar que durante el pasado mes de diciembre el Ayuntamiento de la capital provincial leonesa, provocó un importante eco mediático a nivel nacional al aprobar una moción proponiendo la creación de una Autonomía Leonesa conformada por las provincias de Zamora, León y Salamanca. Tras esta iniciativa que contó con los votos favorables de UPL, UNIDAS PODEMOS, y el PSOE, formación en la que milita el alcalde D. José Antonio Díez, continuaron presentándose y aprobándose mociones por una autonomía triprovincial incluso con el apoyo de otras formaciones políticas como Ciudadanos o el PP en la provincia de León y cuyos concejales habrían desoído las órdenes de sus ejecutivas nacionales.

A juicio de los colectivos leonesistas que han remitido la carta a las formaciones políticas zamoranas, “la autonomía de la Región Leonesa es plenamente constitucional y debida para acabar con la discriminación que sufren las provincias de Zamora, León y Salamanca con respecto a las demás regiones históricas, que sí son comunidades autónomas, además de ser una cuestión urgente e ineludible para la supervivencia de esta Región y sus habitantes”

En este sentido los leonesistas esgrimían que “es inadmisible que desde la formación de la autonomía birregional hasta el año 2019, la Región Leonesa haya perdido 156.148 habitantes, frente a los 37.014 que han perdido las seis provincias castellanas, siendo la región leonesa la que más se ha despoblado en términos absolutos y porcentuales en toda Europa occidental en las últimas décadas.”

Asimismo expresaban que factores “como la diferencia en la tasa de actividad, de un 52,15 % en las provincias leonesas frente a un 57,16 % de las castellanas, con la provincia de Zamora atesorando la más baja de la actual autonomía y siendo la segunda más baja de España con un 50,32 %, o que Zamora, León y Salamanca sean la segunda, cuarta y sexta provincias de España con mayores tasas de envejecimiento respectivamente, o que el haber pasado de un diferencial en renta per cápita de 2.300 euros en el año 1983 favorable para las provincias castellanas de la autonomía, a verlo hoy en día incrementado hasta los 4000 euros anuales igualmente a favor de la parte castellana, ha tenido, y tiene unas consecuencias devastadoras para el mantenimiento del tejido productivo, el económico, el de los servicios, y el del patrimonio cultural y natural, resultando en el desmantelamiento y la muerte de un territorio. Todo ello unido a la falta de inversiones, tanto autonómicas como estatales, consecuencia de la ausencia de unas instituciones propias que gestionen y vertebren desde dentro la Región Leonesa, y la representen con voz propia en el exterior, ha derivado en esta espiral de desaparición.”

Para los leonesistas “es urgente admitir, por parte de todas las fuerzas políticas y sociales que la Comunidad Autónoma de Castilla y León es el problema, una comunidad autónoma enorme y deslavazada más grande que Portugal y que otros 19 estados europeos, desvertebrada y despoblada, incapaz de gestionar y prestar servicios a todo el territorio y a toda la población sujeta administrativamente a ella, que ha creado un centralismo artificial, que nada tiene que ver con la función de descentralización y vertebración que se le supone a una comunidad autónoma. Una comunidad fallida e impuesta sin refrendo de la población, que intenta, además, consolidarse manipulando la historia y las dos identidades históricas de sus habitantes, la leonesa y la castellana, ocultando la leonesa”.

“Por eso hacemos un llamamiento a todos los políticos zamoranos para que sean dignos representantes de los intereses de sus ciudadanos y provincia, y defiendan abiertamente la aplicación de la Constitución Española y el fin de la discriminación de la Región Leonesa, abanderando la creación de una Comunidad Autónoma Leonesa, descentralizada, que permita abordar las políticas y las medidas que necesita esta tierra para reactivarse y salir del hundimiento en el que la han sumido los 37 años del actual marco autonómico.Y es que esta no es una tierra pobre, sino una tierra empobrecida y abandonada, y que produce el 85 % de la energía de la birregional autonomía y el 25 % del total nacional, que tiene el 75 % de la riqueza mineral y el 75 % de la riqueza forestal y el 85 % del agua embalsada de la presente autonomía, sin que esta riqueza haya contribuido a la industrialización y al desarrollo de su territorio, y sí al de otros. Es hora de tener un autogobierno que nos permita gestionar nuestros recursos en igualdad con el resto de las regiones históricas de España, y contribuir en igualdad de condiciones al bienestar y desarrollo del conjunto del estado; y la autonomía es el instrumento para ello” concluían.

 smartcapture

Desde el Colectivo Ciudadanos del Reino de León, Nós Terra Maire y la Plataforma por el Futuro de la Región Leonesa, queremos hacer algunas puntualizaciones a los pronunciamientos públicos realizados por la Sra. Dña. Leticia García Sánchez, procuradora del PP de Zamora en las Cortes de Castilla Y León, así como a las declaraciones de D. Antidio Fagúndez Campo, Secretario General Provincial del PSOE en Zamora, con respecto al debate que se ha abierto sobre la creación de la Comunidad Autónoma de la Región Leonesa y sobre la situación de la provincia de Zamora.

En primer lugar nos parece importante recordar que la actual Comunidad Autónoma de Castilla Y León, fue la última en crearse, y que es una anomalía con respecto a las demás comunidades autónomas, al estar formada, como su propio nombre indica, por dos regiones históricas, León (provincias de Salamanca, Zamora y León) y Castilla la Vieja (Burgos, Palencia, Ávila , Segovia, Valladolid y Soria), después de desgajarse de Castilla y constituirse en comunidades autónomas uniprovinciales, Santander (Cantabria) y Logroño (La Rioja).

Asimismo, es pertinente poner de manifiesto que esta comunidad autónoma no ha sido nunca refrendada por los ciudadanos, ni tampoco votado su estatuto, ni las posteriores reformas al mismo; La creación de la comunidad autónoma de Castilla y León fue fruto de un pacto entre la UCD de Rodolfo Martín Villa y el PSOE de Gregorio Peces Barba, que alegaron para su conformación unas supuestas “razones de estado” y la conveniencia de crear un centro fuerte para frenar al nacionalismo vasco y al catalán. También es importante recalcar que esto se hizo en contra de la voluntad de los leoneses, con manifestaciones que se han repetido desde entonces hasta la actualidad en las tres provincias leonesas, siendo algunas multitudinarias, como la que tuvo lugar el 4 de mayo de 1984, en la que salieron a que salieron a la calle casi 100.000 leoneses, y que fue apoyada por el PSOE leonés y por la entonces Alianza Popular, quien llegó a recurrir al Tribunal Constitucional.

Es esencial poner de manifiesto que la Región Leonesa o País Leonés, el “Y León” de la actual comunidad autónoma birregional es una región histórica española, al igual que lo son Extremadura, Galicia, Aragón o Asturias, cuyas comunidades autónomas nadie cuestiona, y que, como tal, tiene derecho a constituirse en comunidad autónoma, según la vigente Constitución Española, y que esto se nos negó y se nos sigue negando a todos los leoneses en la actualidad.

Ponemos esto último de relieve, en respuesta a las declaraciones del Sr. D. Antidio Fagúndez Campo, quien se ha referido a esta reivindicación como un “conflicto identitario” o “nacionalismo”, no siendo, ni un “conflicto identitario” ni un “nacionalismo”, sino la justa reivindicación del cumplimiento de un derecho histórico, político y económico recogido por la
propia Constitución Española, lamentablemente incumplido, y del que sí gozan el resto de las regiones históricas del estado.

Asimismo, queremos puntualizar que las comunidades autónomas no son estados, por lo que no tienen soberanía ni fronteras, de manera que hablar de la “unidad” de una comunidad autónoma y erigirse en la defensa a ultranza de ésta es un sin sentido. Las comunidades autónomas son administraciones territoriales cuya razón de ser es la gestión descentralizada y eficaz de los diferentes territorios del estado, y coinciden, tal y como establece la actual Constitución Española, en la mayoría de los casos, con las antiguas regiones históricas, lo que les dota de un sentido histórico, identitario y económico, que permite una gestión cercana a los ciudadanos, la adaptación de dicha gestión a las necesidades y características de cada región, y el respeto y reconocimiento de la historia, cultura e identidad de sus ciudadanos, dentro del conjunto del estado.

En este sentido la Constitución Española deja abierta la posibilidad de reorganizar el mapa territorial, de manera que la disolución de la Comunidad Autónoma de Castilla Y León y la creación de la Comunidad Autónoma de la Región de León es absolutamente constitucional, y no supone conflicto alguno, sino que es una aplicación de la propia Constitución Española.

A mayor abundamiento, si se analiza la situación en que se encuentran actualmente las tres provincias leonesas y cual ha sido su deriva dentro del actual marco autonómico, y cuales son las previsiones estimadas por organismos tan poco sospechosos de leonesismo como el INE y el EUROSTAT, se llega a la conclusión de que la creación de una comunidad autónoma leonesa no solo es CONSTITUCIONAL Y DEBIDA para acabar con la discriminación que sufre la región de León con respecto a las demás regiones históricas, que sí son comunidades autónomas, sino que es, además, una CUESTIÓN URGENTE E INELUDIBLE DE
SUPERVIVENCIA PARA ESTA REGIÓN Y SUS HABITANTES.

Desde la conformación de la Comunidad autónoma de Castilla Y León en el año 1983, hasta el año 2019, la Región Leonesa ha perdido 156.148 habitantes, frente a 37.014 que han perdido entre las seis provincias castellanas. Esto supone que, del total de la pérdida poblacional de la comunidad de Castilla Y León, el 80,84% corresponde a las tres provincias leonesas, y el 19,16% restante a las seis castellanas. Una auténtica debacle poblacional que supone, en términos porcentuales, la pérdida del 13,3% de la población leonesa, frente al 2,2% de pérdida porcentual de la parte castellana de la autonomía, siendo la pérdida porcentual de la provincia de Zamora de un escalofriante 22,8%.

Esto hace que la Región Leonesa sea, según datos del INE y del EUROSTAT, la región que más se ha despoblado de TODA EUROPA OCCIDENTAL en este periodo, tanto en porcentaje, como en números absolutos.

Asimismo, es notable la diferencia entre la tasa de actividad del 52,15% de las provincias leonesas con respecto al 57,16% de las castellanas, teniendo Zamora la más baja de la autonomía y la segunda más baja de España con un 50,32 %. Del mismo modo, nos encontramos con que Zamora, León y Salamanca son la segunda, cuarta y sexta provincias españolas con mayor tasa de envejecimiento respectivamente, o que la diferencia de renta es de 4.000 euros anuales entre la parte leonesa y la castellana de la autonomía, en favor de la castellana, cuando en 1983 dicho diferencial era del orden de los 2.300 euros.

Esto tiene unas consecuencias devastadoras para el mantenimiento del tejido productivo y económico, de los servicios, y del patrimonio cultural y natural, resultando en el desmantelamiento y la muerte de un territorio.

La falta de inversiones, tanto autonómicas como estatales, consecuencia de la falta de unas instituciones propias que gestionen y vertebren desde dentro la Región Leonesa, y la representen con voz propia en el exterior, ha derivado en esta espiral de desaparición.

A nuestro juicio la solución no pasa por poner paños calientes, como así parecen manifestar desde la propia Diputación de Zamora, por boca de su Presidente, D. Francisco José Requejo, así como por la Delegada de la Junta de Castilla Y León, Dña. Clara san Damián, el Subdelegado del Gobierno, D. Ángel Blanco, y el Gerente de Zamora 10, D. Francisco Prieto Toranzo, quienes parecen abogar por la implementación de la llamada “Silver Economy”, o Economía del Envejecimiento, aceptando que no debe tocarse el statu quo que nos ha traído hasta aquí, y que es irreversible el proceso de envejecimiento y empobrecimiento de Zamora y de toda la Región Leonesa.

Desde la creación de la Comunidad Autónoma de Castilla Y León, hemos asistido al desmantelamiento y desindustrialización de la Región Leonesa, causas directas de la actual situación de empobrecimiento y envejecimiento. El 1 de enero de 1985 se cerraba la vía de la Plata, principal eje vertebrador de la región leonesa y de todo el oeste peninsular. Hay que recordar que el Gobierno central ofreció a las comunidades autónomas continuar con la gestión de esta, a lo que accedió la comunidad autónoma de Extremadura, y a lo que se negó la de Castilla Y León, al ser un eje económico exclusivamente leonés, dedicando desde entonces sus inversiones al desarrollo del eje castellano de Burgos-Valladolid-Palencia, y trasladando los nudos logísticos y de comunicaciones de la parte leonesa de la autonomía a la parte castellana. Para la región leonesa es esencial recuperar este eje, columna vertebral de la misma, favorecer la reindustrialización y abrir las conexiones con Portugal, actualmente prácticamente inexistentes, estando aún pendiente la conexión entre Braganza y la Puebla de Sanabria, y la A-11, con una Junta de Castilla Y León inmóvil en la exigencia para que el Gobierno central la acometa, a pesar de que en los últimos 5 meses se hayan producido 3 fallecimientos en el vial. Esto es para Zamora y el resto de la Región Leonesa el único camino
de futuro.

Sin embargo, desde la actual comunidad autónoma, se pide continuar concentrando los recursos y las inversiones de leoneses y castellanos en la parte castellana, en el eje Burgos-Valladolid-Palencia, y en las provincias castellanas colindantes con Madrid, tal y como declaró expresamente hace unas semanas la presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios y vicepresidenta de la CECALE, Confederación de Empresarios de Castilla y León, Dña. Ángela de Miguel, en lo que es un auténtico ninguneo y desprecio por la Región Leonesa.

En esta línea vemos, además, la falta de hospitales comarcales, y cómo se está desmantelando la sanidad rural, con una polémica previsión de cierre de 266 de los 414 consultorios zamoranos, y la penosa situación de la atención sanitaria en la provincia y, en este sentido, esta misma semana el programa de la SER “La ventana” de Francino, se hacía eco de la odisea de un anciano zamorano que tiene que recorrer 130 km. diarios ida y vuelta para acudir a radioterapia en el hospital de Zamora, llevando días sin el tratamiento diario, por estar estropeada la única máquina que existe al efecto en Zamora.

No creemos que esto sea una cuestión que derive de qué partido político gobierne en la Junta de Castilla Y León, si bien la gestión del Partido Popular, que gobierna esta comunidad desde 1987, ha sido y es nefasta para la Región Leonesa y para Zamora, pese a que desde el PP autonómico se repita como un mantra que esta comunidad autónoma es “un ejemplo de éxito”.
Sin embargo, creemos que los dos grandes partidos del estado, PP y PSOE, son responsables de la actual situación, y hay que señalar que ambos estuvieron de acuerdo en oponerse a la propuesta que realizó el partido Unión del Pueblo Leonés en 2005, en virtud de la cual solicitó en las cortes autonómicas que se tuvieran en cuenta por separado la renta per cápita y los valores de la Región Leonesa y de la Castellana, para que la Región Leonesa pudiese ser receptora de millones de euros en fondos de cohesión de la Unión Europea, a los que, al calcularse sus valores junto a los valores superiores de la Región Castellana, no accedía. Tanto el PP como el PSOE, se opusieron, alegando que eso iba a ser negativo para la “unidad y armonía” de la comunidad, habiendo perdido la Región Leonesa millones de euros de inversión, a los que hubiera accedido de tener su propia comunidad autónoma, como así lo han hecho Galicia, Extremadura o Andalucía.

Esta tierra ha perdido y está perdiendo partidas millonarias de fondos europeos por pertenecer a la comunidad autónoma de Castilla Y León; fondos a los que accedería la futura Comunidad Autónoma Leonesa para invertirlos en su territorio.

A mayor abundamiento, tanto el Partido Popular como el Partido Socialista, a nivel estatal se han negado reiteradamente a realizar las inversiones que esta tierra necesita y en este sentido, queremos señalar que desde la UPL y desde el CCRL se presentaron varias enmiendas a los Presupuestos Generales del estado del año 2018 en el Senado de España, a través de los senadores de Compromís, Carles Mulet y Jordi Navarrete y que todas fueron denegadas por el voto unánime en contra del PP, del PSOE y de Cs; Entre las mismas, y por citar solamente unos ejemplos, están: el estudio de la autovía Braganza- la Puebla de Sanabria-La Bañeza, la electrificación del ferrocarril Zamora-Medina y Zamora-Santiago, la reapertura del ferrocarril de la vía de la Plata, una mayor financiación de la A-11, un Plan de fomento de la natalidad en la región leonesa, bonificaciones de IRPF en la Región Leonesa, la creación de bolsas de viviendas en alquiler en el medio rural de la Región Leonesa, la bonificación a las familias con hijos residentes en el medio rural de la Región Leonesa, la mejora de las conexiones móviles en el medio rural de la Región Leonesa, la modernización de regadíos en la cuenca del Esla, la mejora de los espacios naturales protegidos de la Región leonesa, un plan de asentamiento de población en el medio rural leonés, la dotación de subvenciones para la implantación del teletrabajo en el medio rural leonés, ayudas a la implantación y mantenimiento del trabajador autónomo en el medio rural de la Región leonesa….y así muchas más. Todas estas medidas fueron rechazadas por unanimidad por PP, PSOE, C’s, Foro y UPN.

Con respecto a la cuestión de la identidad y del sentido de pertenencia e identificación de la población con esta comunidad autónoma es necesario denunciar, como llevamos denunciando alto y claro desde nuestros colectivos que, con la aquiescencia de todas las formaciones políticas, a excepción de la UPL, se lleva gastando más de un millón de euros públicos al año (dos millones en ejercicios anteriores) en una fundación privada, la FUNDACIÓN VILLALAR, para crear y fomentar una identidad híbrida castellanoleonesa y manipular la historia de León Y de Castilla. Se llevan gastados en esto 26 millones de euros de dinero público; Algo que nos resulta escandaloso e inadmisible en un país democrático, y que es criticado duramente cuando se realiza en otras latitudes por los mismos que lo hacen sin rubor en esta.

¿Qué sentido tiene continuar dependiendo de una administración autonómica que solo desarrolla una de las dos regiones de la autonomía? ¿No es más lógico terminar con esta situación anómala, impuesta y perniciosa de agravio, y dotarnos de la comunidad autónoma que nos corresponde como región histórica para poder realizar las políticas e inversiones que necesitamos, como así hacen el resto de las regiones históricas del estado?

Es urgente admitir, por parte de todas las fuerzas políticas y sociales que LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CASTILLA Y LEÓN ES EL PROBLEMA, una comunidad autónoma enorme y deslavazada más grande que Portugal y que otros 19 estados
europeos, desvertebrada y despoblada, incapaz de gestionar y prestar servicios a todo el territorio y a toda la población sujeta administrativamente a ella, que ha creado un centralismo artificial, que nada tiene que ver con la función de descentralización y vertebración que se le supone a una comunidad autónoma. Una comunidad fallida e impuesta sin refrendo de la población, que intenta, además, consolidarse manipulando la Historia y las dos identidades históricas de sus habitantes, la leonesa y la
castellana, ocultando la leonesa. Solo hace falta ver el mapa español de las comunidades autónomas para darse cuenta de su sinsentido y desequilibrio, con una comunidad de nueve provincias y dos regiones históricas al lado de comunidades autónomas uniprovinciales minúsculas que nunca tuvieron entidad regional histórica. Es hora de enmendar el error y abrir un camino de futuro.

Así parecen verlo los leoneses de Zamora, León y Salamanca quienes, según una encuesta realizada por el medio digital ELECTOMANÍA apoyarían la creación de la Comunidad Autónoma Leonesa en un porcentaje de un 59, 56 y 81% respectivamente.

Por eso hacemos un llamamiento a todos los políticos zamoranos para que sean dignos representantes de los intereses de sus ciudadanos y provincia, y defiendan abiertamente la aplicación de la Constitución Española y el fin de la discriminación de la Región Leonesa, abanderando la creación de una Comunidad Autónoma Leonesa, descentralizada, que permita abordar las políticas y las medidas que necesita esta tierra para reactivarse y salir del hundimiento en el que la han sumido los 37 años del actual marco autonómico.

Denunciamos, asimismo, las amenazas y coacciones que desde la Dirección nacional del PP se han realizado, anunciando D. Pablo Casado “medidas contundentes” e investigaciones y expedientes para aquellos concejales que voten a favor de la Autonomía Leonesa.

Denunciamos, asimismo, la carta remitida por la Dirección nacional del PSOE a los concejales socialistas para que voten también en contra de la constitución de dicha Comunidad Autónoma Leonesa. Y denunciamos el rechazo de Unidas Podemos. Pedimos a los políticos de esta tierra que sean dignos representantes de ésta y del interés de los leoneses, que voten libremente y en conciencia, y que demuestren que este es un país democrático donde los políticos son representantes de los ciudadanos que les votan y del interés general, y donde una iniciativa constitucional como ésta es respaldada por el bien de la ciudadanía.

Pedimos tanto a los políticos como a los medios, que no se hurte a los ciudadanos un debate sereno, público y abierto sobre el derecho de la Región Leonesa a constituirse en comunidad autónoma, que se fomente y facilite la información sobre esta cuestión transcendental y necesaria para el futuro de la provincia de Zamora y de la Región Leonesa, y que, tal vez, puede ser su último tren para un desarrollo en igualdad con el resto de las regiones históricas de España, y recogemos las peticiones de militantes históricos del PP de la provincia de León, como Dña. Inés Prada o D. Luis Aznar, que han pedido al partido que reflexione su postura y sea favorables a la constitución de una Comunidad Autónoma Leonesa.

Queremos poner de manifiesto, asimismo, que esta no es una tierra pobre, sino una tierra empobrecida y abandonada, y que la Región Leonesa produce el 85% de la energía de la comunidad autónoma y el 25% del total nacional, tiene el 75% de la riqueza mineral y el 75% de la riqueza forestal y el 85% de agua embalsada de la presente autonomía, sin que esta riqueza haya contribuido a la industrialización y al desarrollo de su territorio, y si al de otros.

Es hora de tener un autogobierno que nos permita gestionar nuestros recursos en igualdad con el resto de las regiones históricas de España, y contribuir en igualdad de condiciones al bienestar y desarrollo del conjunto del estado; y la autonomía es el instrumento para ello.

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

Javier
March 30, 2020 Javier

Les sobrará el gasoil al ejercito. En cualquier otro lugar es más necesaria su presencia [...]

ver artículo
clagar
March 29, 2020 clagar

Insistes, Caufield, en "todos los eventos de ese fin de semana (que no se suspendieron [...]

ver artículo
JUAN
March 29, 2020 JUAN

Las nuevas medidas tomadas se deberian a ver tomado desde el primer dia de encierro...( [...]

ver artículo
Yo no soy tonto
March 29, 2020 Yo no soy tonto

Que al Presidente de la Diputación le preocupa la seguridad de los trabajadores? Espera... jajajajajajaja. [...]

ver artículo