última hora

Pregón de la Peña El Farinato, Rufino Sánchez González, Carnaval del Toro 2020

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Pregón de la Peña El Farinato, Rufino Sánchez González, Carnaval del Toro 2020
Noticias relacionadas

Pregón de la Peña El Farinato
Rufino Sánchez González
Carnaval del Toro 2020

Buenas noches, Boa Noite, Gabón,
Bona Nit, Good Night y Bonne Nuit.

Quiero daros las gracias
por haberos acordados de mi
para pregonaros en esta ocasión
e intentaré estar a la altura de las
ilustres pregoneras y pregoneros
que me han precedido, ya que yo
a estos menesteres no me dedico,
muchas gracias Peña del FARINATO.

En primer lugar quiero recordar a mis compañeras
y compañeros peñistas que ya no están entre nosotros
Mª Antonia Martín “TOÑI”, AURORA Jurado
y Jesús Cruz Martín“CHUCHI” el hombre que siempre
iba riendo, barriendo barriendo ya que era agente
municipal de limpieza.

Vamos ya con el PREGÓN:

En 1956 en Navasfrías lugar de la comarca
del Rebollar nacerá un chiquillo que con los años
a la peña EL FARINATO vendrá a pregonar.
En 1961 siendo este pregonero ya un ZAGAL
y en el pueblo de Aldea del Obispo
lugar del campo de Argañán y de Ciudad Rodrigo
Partido Judicial, crecerá, engordará, pacerá y
a la escuela irá que es donde tuvo la primera noticia
de lo que era el CARNAVAL,
porque en esos días por la tarde escuela no había
y si disfraces, vaca pendona, pedreas entre los barrios
de arriba y abajo y tres navíos en el mar.

En 1967 vine a estudiar el Bachiller a Miróbriga
y en el internado San Isidoro se hospedará y allí los
fines de semana y días previos al CARNAVAL
a los Maletillas ve llegar para comer, participar
en las tientas del Bolsín y si triunfaba matar un eral
en los días de Carnaval y si no triunfaba en las capeas toreaban.
Pero el Zagal de las Carnestolendas no disfrutará
pues es mandado de vacaciones durante esos días
a su Aldea donde con su familia vivía, a lo que ZAGAL
exclamará:
Estos mirobrigenses si que saben,
tres días de vacaciones por carnavales
y en Aldea del Obispo
dos tardes sin escuela nada más
YO ME QUIERO IR PARA LA CIUDAD.
Así en el año 1971 disfrutará
del primer San Sebastián, San Blas
y en el Carnaval verá a los capas y maletillas torear,
a Justo Benítez en el Bolsín triunfar,
encierros y desencierros presenciará
y con sus padres y hermana a las cocheras de Alipio irá
y al son de la música de la orquesta Tropical
sus primeros bailes y pasodobles echará.

Ya en la ciudad proseguirá con sus estudios,
conocimientos de su arte y sus encantos,
sus fiestas y a sus celebraciones asistirá:
San Antón (San Andrés y El Puente),
San Sebastián (El Patrón), San Blas,
Las Águedas, San Valentín,
Lunes de Aguas, San Isidro Labrador,
feria de Botijeros (Mayo),
Santa Marta (fiesta Camareros),
La Virgen de la Peña de Francia
(Patrona de la Ciudad)
y el bendito mes que empieza por los Santos
y acaba con San Andrés, además de
las Fiestas de Guardar de la Iglesia,
decidió que MIRÓBRIGA iba a ser su ciudad
para la eternidad,
para así vivir sus fiestas con intensidad.

Durante los años siguientes con sus amigos,
formarán una cuadrilla: el Joyero, el Marmolista,
el Socio, Marcial y el que les habla
y con el seiscientos se desplazarán
por distintas regiones de España
para pescar, asistir a actos culturales y musicales,
así como a las tientas del Bolsín.

Persistiendo en su afán de triunfar en el arte de CÚCHARES,
compran una muleta y un capote de El Viti les dejarán para torear
y siguen entrenando y asistiendo a tientas, tentaderos,
capeas de los pueblos y saltos de tapia para algún pase
o capotazo dar, así como a las tientas del Bolsín,
que a las vaquillas no les dejarán ningún muletazo dar
por no tener carnet para torear.

Pese a su insistencia y tesón, abandonan esa ilusión
por sus cogidas, revolcones y disgustos con sus familiares
y ahora su idea será entrenar para correr
los encierros y desencierros por todas las regiones,
llegando el JOYERO a ser una figura y maestro
del arte de correr delante de los toros.
Yo en el primero y único encierro que corrí
desde el cine Madrid a la plaza,
al intentar subir al estribo resbalé
y un rodillazo contra las tablas me dí;
asomóse el Sr. Paco Paloma para ver como estaba
y viendo que no era nada, me dijo:
“Ay gordito, gordito esto no es para ti”
por lo que entre el dolor de rodilla, las pulsaciones,
nervios y el susto que me llevé
no volví a ningún encierro y desencierro correr.

A Chuchi lo cogió en 1979, al Joyero en 1984 ambos en la Plaza
y a Tinín 1986 en el cine Madrid;
ya lo decía Paco Paloma
en el registro, calle Madrid y plaza están las cogidas
y en la calle del TORO las cornás te darán.

Durante estos años la cuadrilla entra a formar parte
junto a Clemente, Ángel, Fonso, Montemar, San Luis y Villares
de la peña HISPANIA en la que en sus locales, primero en la
antigua fábrica de Gaseosas esquina con el edificio de Correos
cedidos por las familias Martín García y Sánchez-Villares
y posteriormente en la Calle Velayos (antigua tienda de los Telares)
de la familia textiles Acosta.

En estos locales realizarán sus actividades y tareas propias
de las peñas: Bailes, disfraces, almuerzos, comidas, cenas,
atención a sus visitantes y descanso de sus integrantes (es
un decir porque en estas fechas no se descansa hasta el
miércoles de ceniza si es que no había Cenizos).

Fueron años muy duros por la crisis económica en España
y en Ciudad Rodrigo en particular, que gracias a personas
como Ferino, Tato Galerías, Lauren, los Martas y muchos
más y la colaboración de las Peñas se creó la JUNTA DE
INTERPEÑAS y se puso en marcha lo que después se
conoce como EL CARNAVAL DEL TORO con sus
desfiles de carrozas, disfraces y más toros para torear.
En las Peñas se obsequia para beber con limonadas,
bebidas gaseosas, vinos, aguardientes y cognac y de comer
embutidos, quesos, aceitunas, altramuces y pinchos
variados y para las no pudientes café, dulces, mantecados
y perronillas.

Recuerdo en una ocasión, estando llena la Peña
una banda de música francesa entró tocando una canción
y los allí asistentes se pusieron a saltar y bailar a su son,
fue tal el acongojamiento y pánico que nos entró,
del terremoto y movimiento del suelo,
que los peñistas que allí estábamos,
cada uno del local como pudo salió
menos yo que me subí al mostrador,
hasta que un peñista a un músico
que fuera un cigarrillo fumaba
le explicó y entendió la situación,
entró dentro y la música paró
fue tal el susto y subidón que nos entró
que pusimos fin a la función.

La situación era que el suelo del local era de tablas y plaquetas de barro,
debajo había un sótano y debajo de éste un pozo de agua,
del cual la sacábamos para el mantenimiento y limpieza del local,
un peñista a punto estuvo de caer, quedándose colgado del brazo
y fracturándose la clavícula, por eso cada vez que había jolgorio
y alboroto en la peña acongojados estábamos. (*)

En otra ocasión los peñistas
al Arrabal del Puente se bajaron,
las peñas y tabernas recorrieron
degustando sus caldos y pinchos de rigor
hasta que un peñista en una taberna pidió:
Un metro de vino y guindillas para todos,
a lo que el tabernero contó los mozos que éramos,
nos puso un vaso para cada uno
dos botellas de vino y otra de gaseosa
y nos dijo “Ahí tenéis el metro de vino que pedís
y de las guindillas os pondré una partida en trozos
pa” “tos” y según la vayáis acabando os iré poniendo más”.
Fue tal el picor, que algunos peñistas entraron en el servicio
y otros corriendo fueron a la fuente y pilón de la Plaza del
Toral quedándola seca de agua hasta la actualidad.

Un domingo de Carnaval fue tanta gente
que a la hora de la comida nos visitó,
que en el primer turno comieron paella y pollo asado a la parrilla
y para el segundo como paella poca quedaba echamos agua
y nos salió sopa de arroz con marisco
y pollo al chilindrón.

Al siguiente año y también domingo
viendo la situación del año anterior
un peñista una cazuela de paella guardó
y después del sofocón y atención a forasteros
nos fuimos a ver el desencierro.

Al volver nos dispusimos a degustar la paella
pero solo fue una ilusión se nos llenó la peña
y hubo que atender a peñistas y visitantes. En
esas andábamos cuando entraron unos forasteros
altos y bigardos (o eso me lo parecieron a mí o los
peñistas que los acompañaban no eran tan altos
como ellos) eran los jugadores de fútbol de la UDS
de 1ª División que nos visitaron, comieron, bebieron,
danzaron todo lo que pudieron, ¡Ah! Menos uno
el yugoslavo que carne no comía,
así que alguien la Paella guipó
púsosela al yugoslavo que se la zampó
y a mi compadre y a mí sin cena nos dejó.
Estos dos domingos que he mencionado
casi toda la intendencia se nos acabó
quedándonos peces escabechados para comer
y gaseosas, agua, aguardiente y cognac para beber.

En llegado a este punto del pregón,
voy mojar la palabra y un brindis echar:

De la cepa nace el tallo y del tallo el racimillo,
y del racimillo la uva, que es el vino con el que brindo.
De la cepa que plantamos y cuidamos con esmero,
nace un precioso licor que resucita a los muertos.
Este es el vinillo, y mira si tendrá valor,
que hasta lo bendice el cura detrás del altar mayor,
y después que lo bendice y en el momento de beber,
se lía a repartir hostias, igual a hombre que mujer,
y después que reparte hostias, da la bendición
para que nadie le falte ese precioso licor.

Va por Ustedes.

Como todo en la vida y en las Peñas más
Por diversas causas y quehaceres
unos Peñistas vienen y otros se van
y así conocimos a un asombroso hombre
De tres patas Antonio “El Charro”
el serrano después saxofonista “Pacholas”
(ambos venían de Barna donde pacían
para disfrutar del Carnaval) que junto a Aurora,
Valito, Rosa, Toñi, Chago, Carlichi y Teyo
formamos la peña “LOS COLADOS”
en el último local de la Colada,
así dice la canción:

En la churrería Carlichi
se ha formado una Peña,
con Tomás de presidente
y el Jeringas de gerente.

Esta peña es muy formal
y también la más decente,
pobrecitos los que caigan
en manos de esta gente.

Al llegar el Carnaval
desde Barcelona llega,
con su gaita y tamboril,
el serrano Manolín.

El primer año que estuvo
se pasó bebiendo vino
y a las 6 de la mañana
su tamboril no encontraba.

Al Charro de Almenara
cuando más gozoso estaba,
alguien que no conocía
sin chaqueta le dejaba.

Una noche después de cenar,
teniendo preparado un barreño
con agua para fregar
un peñista un traspiés dio
y al barreñon de culo cayó,
Así dice la estrofa:

En la peña los Colados
nunca falta la alegría,
cuando “Carlichi” se moja
tenemos pornografía.

También había cultura y por allí
nos deleitaron con su gaita y tamboril:
El Guinda (La Alberca),
Manolo Paino (San Martín),
Eusebio (Mayalde),
Pedro (Valdecarros),
Bustos, Ismael, Medes además
de los nuestros Antonio El Charro, Julio,
José Ramón Cid, Pacholas, Tapia,
Tomás San Luis y Mariano.

Así es que una noche
un tamborilero vestido de charro
y con unos vinos de más en la peña entró,
tan pesao y cansino se puso
que un peñista por la faja lo agarró
y con su gaita y tamboril de la peña lo sacó.

En la peña “LOS COLADOS” los integrantes,
amigos y familiares disfrutamos de cenas sabatinas,
ágapes de cumpleaños, onomásticas, despedidas
de solteras y solteros, nocheviejas y Charradas.

Y como todo en la vida no puede ser felicidad
entre el Ayuntamiento y Hacienda nos quedamos
sin la churrería Carlichi y el local.

Quiero tener un recuerdo para Nava, Pesetos,
Arturo Sindicatos, Tato Vandurrias, Nano Gestorías
todos ellos ausentes y los presentes Cambronero,
Cuco, Antonio El Charro, Tomás, Chuchi Cubas y Pellicer
y demás personas de farándula mirobrigense
que con sus disfraces, música y alegría dieron
colorido al afamado CARNAVAL DEL TORO.

Y así sin peña ni local pero disfrutando todo
lo que rodea por sus calles y plazas al Carnaval,
conocerá una peña farinata a la que sus amigos y
peñistas pregonarán: AURORA JURADO en el local
de las Cuatro Calles a principios de este siglo
y en 2013 Antonio Rodríguez Jara en este local,
el cual nos presentará a los integrantes
de la Peña del FARINATO donde pasaremos
grandes ratos de brindis, pregones, gaitas y
tamboriles y degustaciones.

Como dijo mi predecesora Teresa en el
pregón del año pasado: ES UNA PEÑA QUE
FUSIONA LA CULTURA, DIVERSIÓN Y
TRADICIÓN.

Cultura con su participación en certámenes de
pintura y pregones;
Diversión con su participación en
bailes, danzas, disfraces que datan desde el
siglo pasado, cada año con un tema distinto
dejándonos a todos con la boca abierta y
desfiles que por su colorido, gracia y
vistosidad son el alma del Carnaval,
Tradición con la música de la gaita y el
tamboril aunque ahora también lo fusionan
con el saxofón.

Juanfran y Juan Antonio; Jose, Dani Chico y José Luis
Dani, Diego y Rodrigo; David y Rubén;
Carlos, Manuel y Javier;
Dito y Chago
os digo sin que me tiemble la voz:
Sois bizarros caballeros con garbo,
apuestos galanes encantadores
y lindos acompañantes que
guiados por grandes mujeres
que con el poder de los ojos
de la Farinata, se miran en ellos
y se les aclara el alma.

Ana y Claudia, Silvia y Paula, Isa, Loli, Marta y Sonia.
Bellas mujeres Farinatas
que acompañados por vuestros
apuestos y lindos acompañantes y sus preciosos disfraces,
que danzáis al ritmo de la melodiosa música
de la gaita y tamboril
sois la salsa de los desfiles del Carnaval
y de la Peña EL FARINATO en particular.

Tanta es la admiración y devoción
que siente por esta Peña este pregonero
que casi todos los años acude a su pregón
y así en el año que se desposó,
día de las Águedas y viernes de carnaval,
con su mujer e invitados al pregón acudió
y con la emoción, maridaje y degustación
del Farinato “se empenecó” y no pudo
cumplir con la tradición.

Así todos los viernes de Carnaval,
este pregonero a la Peña y al Farinato viene a honrar
y con estas dos estrofas este pregón concluirá (**):

La hipocondría o tristeza
es difícil de curar,
porque quien la ha de sanar
está en continua pereza.
Sin embargo, mi rudeza
te da un remedio barato,
y es que dediques un rato
de cada día al festejo
de beber de un buen pellejo
y comer un buen farinato.

Y con esta de Gabriel Cruz:

Admirable farinato,
tesoro mirobrigense,
color de metal dorado,
te acoplaron en un plato
con huevos fritos calientes……
y este pregonero como degustar
sin maridar no sabe,
levanto mi copa de vino y digan todos conmigo

VIVA LA PEÑA EL FARINATO
VIVA EL CARNAVAL
VIVA CIUDAD RODRIGO
Salud.

___
(*) La situación era que el suelo del local era de tablas y plaquetas de barro, debajo había un sótano y de éste un pozo de agua, del cual la sacábamos para el mantenimiento y limpieza del local, un peñista a punto estuvo de caer, quedándose colgado del brazo y fracturándose la clavícula, por eso cada vez que había jolgorio y alboroto en la peña acongojados estábamos.
(**) Pasacalles

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

clagar
March 29, 2020 clagar

Insistes, Caufield, en "todos los eventos de ese fin de semana (que no se suspendieron [...]

ver artículo
JUAN
March 29, 2020 JUAN

Las nuevas medidas tomadas se deberian a ver tomado desde el primer dia de encierro...( [...]

ver artículo
Yo no soy tonto
March 29, 2020 Yo no soy tonto

Que al Presidente de la Diputación le preocupa la seguridad de los trabajadores? Espera... jajajajajajaja. [...]

ver artículo
Caulfield
March 28, 2020 Caulfield

Ni el jefe de policía es mi amigo ni le tengo que decir cómo hacer [...]

ver artículo