última hora

Testimonios de personas sobre cómo llevan el día a día, un detalle

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Testimonios de personas sobre cómo llevan el día a día, un detalle
Noticias relacionadas

Pero durante estos días hay muchas personas que trabajan en Ciudad Rodrigo o están en sus casas y teletrabajan, y ese día a día nos lo han contado. Estos son sus testimonios:

Funcionarios:

Pues de momento tenemos mucho tiempo ocupado porque hemos tenido que crear cursos on line para el profesorado , tenemos que resolver muchas dudas que tienen las familias como era de esperar. Realizar tareas pendientes del centro que podemos hacer on line. El resto del tiempo pues un poquito de lectura, un poco de ejercicio y estar siempre conectada por si surge algún problema . De momento la verdad lo llevo bien porque no he notado aún la inactividad.

___

Me preguntan que cómo es mi día a día, y contesto honestamente que no creo que muy diferente al de todos y cada uno de nosotros, en este momento, al menos en cuanto a sentimientos…
Me muevo entre el miedo, la ansiedad, la tensión… pero también con la gratitud de poder estar junto a mi familia, y ver, con cierta cautela, que de momento estamos bien.
La jornada de trabajo empieza como cualquier día, desayunando y escuchando las noticias, tristes noticias. El día que tengo que asistir al centro de trabajo (organizado de forma rotatoria por cuestiones evidentes) el desempeño es desde el despacho y el día que me toca quedarme en casa, la tarea es desde el despacho de casa.
Me muevo entre móvil, ordenador, y cincuenta mil pestañas abiertas en varios navegadores… y los ojos, que a veces no dan más de sí, por la cantidad de tiempo delante de las pantallas.
No voy a decir que sea fácil, ni cómodo, sinceramente y en mi caso particular, prefiero el trabajo presencial, por muchos motivos, pero sobre todo por el contacto humano. En estos momentos todos estamos haciendo grandes esfuerzos, cada uno en su sector, por adaptarnos de la mejor forma posible a las circunstancias y, sobrellevarlo.
Además, siempre hay algún mensaje, alguna llamada o videollamada, y por supuesto, los gestos de mi pareja y de mi hijo que me sacan la sonrisa y me elevan el ánimo, y confío, confío en que saldremos de esta y además, espero que más conscientes y reforzados, sobre todo para no caer de nuevo en los mismos errores.

___

Yo trato de mantener la rutina normal. Me levanto como si viajase y trato de sentarme a trabajar hacia las 8.30. Normalmente, a esa hora ya hay algún asunto que resolver, como solucionar algún problema con claves o crear cursos para los profesores.
Hoy hemos realizado una reunión de equipo directivo por videoconferencia y luego he seguido preparando material para mis alumnos.
Lo peor es que, al estar coordinando todo a distancia, el teléfono echa humo, cuando no es una llamada, es un mensaje o un correo.
Para los profesores, tenemos habilitado un espacio en nuestra aula virtual donde se van poniendo todas las noticias que van surgiendo. Ellos también están realizando una enorme labor, puesto que crear contenido digital siempre da más trabajo y el aula virtual nos está dando muchos problemas de acceso (se nos queda pequeña). Para resolver el último problema usamos medios alternativos que van desde blogs a grupos de WhatsApp, son medios no recomendados por la Consejería, pero no queda otro remedio.
La tarde la dedico a mi trabajo personal (aunque a ultima hora siempre se revisan los correos) y a estar un rato en familia sin pensar en el trabajo.
Como tengo perra, tengo que sacarla un ratito mañana y tarde, aunque se han acortado los paseos y saludo a los vecinos a lo lejos.
En fin, ni más ni menos que el resto de personas en este país, armado de paciencia para resistir y mandando muchísimos WhatsApp a las amistades y familia para mitigar la distancia impuesta.
Un abrazo. Nos veremos en un mes¿?

___

Por la mañana trabajo como un día cualquiera
Por la tarde: 1 hora atender animales, paseo perros y atención a la madre. Resto tiempo casa.

___

Hoy es mi primer día de reclusión total en casa, ayer baje un rato al trabajo para rematar unos temas pendientes y comprobar la demanda de la gente, muy escasa, en comparación con un lunes ajetreado y durante el cual observamos a los ganaderos incrédulos, les cuesta aplicar las medidas de seguridad.
Hoy me levanto más animado, y el día mas organizado. Hoy me toca lectura de la prensa a primera hora, repaso de la cocina, todo un poco más limpio, organizo y poquito de lejía al agua para fregar suelos y espantar al bicho.
Mi planig me dice que luego un poco de ejercicio aeróbico ayudado por la profesor de youtube. Amenizare la mañana con el humor español recibido a través de los whasach.

Por la tarde peli y un poco de lectura. Cuando me entren las crisis de ansiedad por la reclusión buscare plancha, paseo cocina, baño, salón…
Saludos a todos y cuidaros mucho, no es broma.

___

El Ayuntamiento de Peñaparda trabajamos a puerta cerrada
Mediante bandos y carteles anunciamos a a los vecinos de que pueden contactar con nosotros a través del teléfono del correo electrónico o realizar instancias en la sede electrónica. Para documentos en papel también pueden dejarlos en el buzón postal de correos.  por otro lado estamos atentos a las recomendaciones de las autoridades para hacérsela llegar a los vecinos. Y también remitiendo la información que nos solicitan. Por lo demás el trabajo es el mismo que veníamos realizando hasta ahora.  Exceptuando como digo la atención presencial.
Hay otro trabajador en el Ayuntamiento el alguacil pero trabajamos uno en cada planta y evitamos cualquier contacto. El eventualmente tiene que realizar tareas en la vía pública o en otros lugares.

___

Este es mi teletrabajo, ahora es prioritario mi trabajo en el hospital en primera línea. Grabamos este video en un momento para q colabore la gente utilizando las urgencias de forma responsable y de verdadera urgencia

Personal sanitario - lucha contra el coronavirus -rr - 2 Personal sanitario - lucha contra el coronavirus -rr - 1

___

Tengo una parte presencial en la oficina, y otra en casa localizado. Lo peor va a ser cuando todo esto pase, que esperemos pase pronto, porque el trabajo a nosotros en realidad se nos va acumulando, nadie nos lo hace, y cuando pase tendremos que hacer todo junto y va a ser un follón tremendo.
El día a día. En casa no lo llevo mal, porque siempre tengo un montón de cosas que hacer: música y libros pendientes de leer, que aprovecho para leer “La campesina”, de Alberto Moravia, que me está gustando mucho, y en mi casa puedo salir a pasear al huerto.
A pesar de todo, y ser optimista, y esto que durará más que lo que dicen, se pasará. Lo vivo con cierta angustia porque nunca nos hemos enfrentado a una cosa así, con un cambio de vida, como que esto nunca iba a pasar, y de la noche a la mañana te dicen que no puedes salir de casa, y punto.
En una compra en un supermercado había poca gente y parecía que había un sentimiento de culpa, como disculpándote de no estar enfermo y no contagiar, pero piensas en el otro a ver si es él que me lo pega. Hay una desconfianza mutua, nadie se acerca a nadie, nadie habla con nadie, porque parece que si hablas parece que lo vas a infectar.
Después de tanto guante llega un momento que te lo quitas y tocas el carro y las cosas que compras y te dices que si está el coronavirus aquí me lo voy a llevar puesto, pues por muchas medidas que pongas hay un punto de indefensión, al final ves que las estanterías están llenas y no ha habido desabastecimiento, se desató la locura y ahora ya no importa tanto el medio ambiente, porque arrasamos con el papel higiénico que no sé muy bien para qué, pues la necesidad será la misma que antes, y se arrasa y no importan tanto los árboles. Cuando el miedo aprieta cambiamos el chip inmediatamente. En ese momento de la compra, al pagar, se me vino a la cabeza el libro “Ensayo sobre la ceguera”, de Saramago, que plasma un cambio de situación de un día para otro y saca lo mejor y lo peor de nosotros. Lo mejor, la ayuda, la solidaridad, el salir a los balcones, ayudar al vecino; pero al vernos achuchados sale lo peor.
La familia con las mismas inquietudes. Mi mujer lee, también ayuda a su madre. La hija en 2º de Bachillerato está muy preocupada por la EBAU, aunque este año la retrasan, sin saber hasta cuando, esa angustia se comparte en casa.
Llevamos el mismo ritmo de vida, levantándonos a la misma hora, la misma rutina, porque no te puedes dejar, y la hija tiene clases, no está de vacaciones, pudiendo consultar a los profesores cualquier cosa por mensajes, les mandan trabajos y explican por los medios. Esta crisis va a cambiar todo, se tendrán que preparar para hacer clases virtuales, para si vuelve otra contingencia. Los profesores han sacado de donde no había, han puesto sus medios, teléfonos personales. Se merecen un 10. Les atienden por la mañana o por la tarde ante cualquier duda, con amabilidad. Menos mal, porque la angustia que tienen los estudiantes por la prueba de acceso.

Trabajadores:

Realmente esta situación se vive como una pesadilla, un mal sueño. A pesar de que ya han pasado unos días desde que se decretó el Estado de alarma, cuesta hacerse a la idea de que estemos viviendo una situación como esta… Particularmente yo, no me he movido de mi casa, no he salido. Es lo que ahora debo hacer.  En mi trabajo se han establecido unos turnos, por grupos, para cubrir la atención a las personas para las que trabajamos. Lo que habitualmente realizo en mi trabajo, ahora no es importante, lo he aplazado hasta que vuelva a mi puesto, ahora toca apoyar directamente a las personas en su residencia y aportarles toda la serenidad, alegría y bienestar que sepa darles, es una situación difícil para todos. Todos los compañeros estamos unidos en este esfuerzo y nos animamos por los grupos de whatsapp dándonos fuerza y ánimo. El día da para mucho, yo intento organizarme para estar ocupada, estoy haciendo cosas que tenia atrasadas en casa, cocino, leo (estoy acabando el 3er libro de Memorias de Idhún), husmeo en el ordenador buscando actividades que puedan ayudarme en mi trabajo, me comunico con mi gente, sigo las noticias por la t.v. y… deseando que pase el tiempo y que nos sorprenda con BUENAS NOTICIAS. Creo que estamos demostrando solidaridad y estamos poniendo nuestro granito de arena para superar esta situación entre todos, mientras tanto…”YO ME QUEDO EN CASA”

___

Pues en esta casa repartimos el tiempo de las mañanas en teletrabajar y estudiar, las tardes a colaborar con los mayores del pueblo y haciendo limpiezas.

___

Me levanto temprano, voy a trabajar y me estoy lavando las manos continuamente, uso EPIS. Tienes miedo, pero no es a contraer el virus, es a contagiarlo en el trabajo o a tu familia, en lo que les pueda suceder. Luego procuro salir lo justo y necesario y guardo distancias con la gente.
Mi maridopasea por casa, lee, ve la tele y sale a comprar el pan.

___

Pues ayer teletrabajo, pero hoy, con las medidas del RDL 8/2020 hemos venido a la oficina, a puerta cerrada, porque ahora mismo podemos ser un “sector estratégico” a la hora de tramitar los ERTES y demás ayudas económicas.

___

Farmacias:

Habría mucho que decir…. yo estoy al pie del cañón detrás del mostrador y luchando con las pocas o ninguna armas que tengo contra este enemigo invisible…. sin mascarillas, sin geles hidroalcoholicos, sin alcohol….. y ahora sin paracetamol. Y esto no ha hecho más que empezar….. perderemos alguna batalla pero ganaremos esta guerra
Y también luchando contra ese otro enemigo que es la desinformación:
https://youtu.be/Fa4PUGOVQlo

___

En mi caso, la rutina casi es la misma. Tengo una farmacia en una localidad cercana, así que tengo que desplazarme todos los días. En el pueblo siguen muy bien las directrices de seguridad, son gente mayor. La información que les llega a través de la televisión les produce mucha inquietud, y ahí estamos los profesionales farmacéuticos haciendo un servicio sanitario integral a la población, convirtiéndonos en algo más que dispensadores de medicamentos haciendo una labor social porque ayudar y acompañar a la gente es lo más reconfortante.

___

Religiosos:

Es verdad que son momentos muy difíciles para todos
Yo intento estar a pie de cañón cada día, manteniendo la calma y la serenidad para transmitirlo a los demás
Hasta las 11 estoy en casa si no tengo avisos o encargos y salgo para la parroquia donde atiendo el ESPACIO DE ATENCIÓN PERSONAL que hemos habilitado en la parroquia de San Andrés. Acojo a la gente que viene. A veces son mayores o de edad mediana. Casi siempre es gente angustiada que necesita conversar. Ser tranquilizado. Es como una terapia psicológica y espiritual. A veces desean la comunión o la Confesión e incluso he dado dos Unciones.
Es muy acogedor el lugar con música, luz…
Después marcho al Seminario para preparar tareas para mis alumnos on línea y a las 2.30 como en el seminario
Descanso en casa hasta las 5.30 que regreso a la parroquia hasta las 20. A las 19 celebro solo la Misa. Es una experiencia muy especial a la que te invito. Llego a casa me ducho y procuro trabajar un poco nuestras redes. Yo llevo el Facebook e INSTAGRAM de la parroquia. Todos los días sacamos información para nuestra gente
Atiendo los grupos de whatsapp de la parroquia y llamo por teléfono a gente más sola y pregunto por su día.
Y si puedo me veo una peli o una serie porque he rezado ya en la parroquia
Y doy gracias a Dios y me retiro
Es mi día

___

Mi vida estos días, como la de cualquier ciudadano español transcurre en casa, observando las indicaciones de las autoridades.
Respecto a la vida parroquial, todo se encuentra externamente paralizado, al tener que mantener los templos cerrados, por responsabilidad, y todas las celebraciones y actividades suspendidas. Se consideró como la medida más prudente, para evitar exponer a nuestros fieles a la más mínima posibilidad de contagio y por seguir correctamente las prescripciones de las autoridades.
Mañana, día de San José, celebraré la Eucaristía, de modo individual, ofreciéndola por todos los feligreses de la Parroquia, por todos los enfermos y fallecidos, y por todos los que con su trabajo están sosteniendo nuestro país en el ámbito sanitario, logístico y de seguridad, de alimentación, de información, y demás servicios básicos. Y por supuesto, en el Día del Padre, por todos los padres que están en casa con sus hijos pequeños e intentan hacerle lo más llevadero posible el confinamiento.
Por las mañanas trabajo desde el despacho de la Vicaría general en el Obispado. Está cerrado y todos los trabajadores en casa. Algunos están teletrabajando. Y yo me encargo de atender el teléfono y coordinar cualquier cuestión que surja a nivel diocesano. También imparto las clases de la Universidad a través de la plataforma Moodle “on line”, con el horario normal de clases. De esto modo, estoy conectado con alumnos repartidos por toda la geografía de España y de Portugal.
Por las tardes, en casa, leyendo y estudiando, rezando con calma, sin prisa, y haciendo las labores propias de la casa (cocina, limpieza, plancha y demás), siguiendo los medios de comunicación para estar informado de la evolución de la pandemia. Y dedico un tiempo considerable a llamar por teléfono a unos y a otros: sobre todo personas mayores que viven solas (para que charlen un rato y se desahoguen, haciendo una breve oración conjunta, ofreciéndome para realizarle la compra o cualquier servicio que se pueda dentro de lo posible), también a los sacerdotes, a las religiosas, a las familias, a mi familia. Aprovecho el whatsapp y el Facebook, con algún vídeo, mensajes de texto o de voz, para estar en contacto con gente de la parroquia (catequistas, familias, niños, jóvenes) e interesarme por su vivencia de la situación y animarles.

___

Días distintos en este tiempo de confinamiento, en lo sustancial no cambian mucho, cambian las formas. Hago casi lo mismo de forma diferente. Cuido el aspecto físico como el espiritual, pensando en mí y en los demás. En lugar de hacer kilómetros en el campo los hago en casa. Dedico más tiempo a la oración, a la lectura, a los medios de comunicación, y me relaciono con los demás intensa aunque no fisicamente. Me siento más solidario con mis conciudadanos y estoy muy orgulloso y emocionado de la bondad y el testimonio ejemplar de la mayoría. Estoy apreciando más que nunca todo lo bueno y hermoso que me rodea, y deseando que volvamos a la rutina de siempre para abrazar más fuerte que nunca a los que ahora echo tanto de menos.
Yo me quedo en casa, y os animo a tener confianza, porque nuestra vida está en manos de Dios que nos ama y nos acompaña

___

Jubilados:

Pues llevándolo lo mejor que se puede, el día se hace un poco largo, aprovechando para leer, la tele, la tablet, rezar, hablar con la familia.  Y a veces le mandó adivinanzas, por GUASA, a los nietos, unos están en Madrid, y los otros en Zaragoza, y nos pasamos un rato divertido, deseando que esto pase pronto. Ánimo para todos. Y que pasemos un buen día todos.

___

Estoy preocupado, vivo con mi esposa. Ninguno de los dos necesitamos salir del domicilio, yo por jubilación y ella por estar parada. 64 y 63 años respectivamente.
Aunque parezca mentira, nuestra vida si ha cambiado de manera importante.
Vivimos en la Plaza Mayor de Boada, apenas pasan coches por la carretera que nos une con La Fuente de San Esteban y con Retortillo y Villavieja de Yeltes. Las personas del pueblo cumplen seriamente las normas. No pasean, no salen a visitarse ni las familias. Apenas algunas mujeres individualmente pasan al supermercado o farmacia. La Iglesia completamente cerrada desde el sábado.
Vivimos con pesar las noticias de los fallecidos, especialmente mayores y en residencias. También el número de aumentos de contagio.
Nuestro caso es muy preocupante. Tenemos dos hijos casados y cuatro nietos pequeños 7, 6, 4 y 2 años a los que ya no vemos y tardaremos en hacerlo casi dos meses, si todo va bien. Cuanto los echamos de menos. Nos visitaban todos los fines de semana, jugaban, nos daban cariño y comían con nosotros, nos llenaban de vida.
Mis hijos y parejas, los cuatro trabajan como funcionarios en el servicio a los demás. Nos preocupa la que ejerce sus trabajos en la UVI del hospital clínico. Está agotada pero muy concienciada de que está colaborando en salvar vidas. Los otros tres (policía científica, policía de investigación y sargento de la guardia civil también dedican su tiempo a investigar y hacer cumplir las normas.
Lógicamente los hemos dejado de ver presencialmente y nos conformamos con videollamadas cada tarde para verlos y alegrarnos con los nietos.
Nosotros ya tomamos, antes de empezar este confinamiento, la decisión de anular dos viajes que teníamos contratados a través del IMSERSO. Uno a Ibiza en febrero y otro a Fuengirola en abril.
También nos han suspendido la revisión del día 16 de marzo en neurología del hospital de Salamanca. Y como no hay dos sin tres, teníamos pagada y concertada una cita ese mismo día 16 con la Policía para la renovación del DNI que se nos caduca hoy 18 de marzo; anulada y nos dicen que se renueva automáticamente el DNI por un año más. Veremos si los certificados electrónicos asociados al mismo también se renuevan para poder realizar gestiones desde casa.
En los pueblos el día a día no se nota mucha diferencia al ser pocos los habitantes, pero el domingo es muy llamativo. Al no haber misa, ni bares abiertos, la gente no sale a las doce ni llena la plaza como sucedía otros domingos y festivos desde la salida de misa.

___

Me suelo levantar sobre las seis, hago mis oraciones, desayuno, como siempre, luego dedico tiempo, mucho porque ahora tenemos más del que queremos, a mi jardín y a mis plantas, ayudó a las tareas de la casa y luego, que hay muchos luegos, dedico ratos a la música, al piano o a la acordeón. Y al teléfono la mayor parte del día para hablar y dialogar con mis contactos que son muchos y así nos podemos ayudar.

___

Por ahora estoy de ayudante de mi mujer en cuestiones de limpieza y poco más. Lo que sí tengo claro por ahora es que no me levanto más tarde que normalmente. Eso es importante y me afeito todos los días como si fuese a trabajar al ayuntamiento. Por supuesto estoy vestido, con ropa de estar en casa eso sí, pero nunca estaré en pijama ni con chandal. Nunca una imagen de dejadez. Leo un poco., y veo la tele más de lo normal. Intento hacer algo de ejercicio. Difícil en casa pero algo se hace. La idea es establecer una pequeña rutina, a ver si lo consigo.

___

Políticos:

Yo estoy en el pueblo, teletrabajando. Mi vida ha cambiado sustancialmente. Me levanto a las 8:30 horas y me pongo a teletrabajar, aunque hay menos faena, pero conectado con los equipos informáticos de la oficina, el móvil por si hay que atender a alguien que se interesa por la evolución de los expedientes, entendiendo que los trámites administrativos se han paralizado lleva a no tener prisa en esa línea.
El cambio es radical, no voy a las Cortes de Castilla y León, pues se suspendió desde el jueves pasado.
Todo el día en casa, la compra y vuelta. En el patio de casa me puedo mover un poco para no estar confinado todo el día en casa. Por la tarde, lectura, y adelantando trabajo para las Cortes, iniciativas para la Comisión de Agricultura.

Autónomo, varios sectores:

Trabajo en casa donde con mi hija, con distancia suficiente entre nosotros. La rutina de trabajo, asesoría de empresas, se ve cambiada porque las facturas y otra documentación tenemos que ver la forma de poder disponer de ella para seguir trabajando. En el aspecto del trabajo el estado de alarma no ha cambiado nuestra vida. En lo personal como a todo el mundo.

___

Con un negocio de alojamiento, restauración y ganado reparto el tiempo de manera que pueda dedicar tiempo para estos menesteres. Atiendo el ganado, le doy de comer. Trabajo en la oficina atendiendo el correo electrónico y las anulaciones que llegan.
Por la tarde en casa con la familia y expresando la solidaridad a todos los que trabajan en la sanidad y otros oficios.

___

Mi día, por la mañana atender mi ganadería a Pedrototo  y por la tarde mi negocio de jardinería. Solo y sin contacto con nadie, y lo mas rápido que puedo para casa.

___

Mi vida tiene que seguir igual, el campo no es un trabajo que se pueda hacer telemáticamente, la situación que vivimos por aquí es más o menos igual que antes.

___

Yo no puedo el teletrabajo, no puedo, las cortinas, tapizados y de más hay que estar el la tienda.
Por las mañanas sobre las 8,30 me levanto, me arreglo y después desayuno lo cual para mí es distinto ya que yo nunca desayuno en casa, siempre en un bar, costumbre. En casa tomo algo más pero en los bares solo una manzanilla, costumbres. Luego hacemos las cosas de casa si tengo que ir a comprar algo voy y si no en casa, arreglas algún armario y colocas cosas que tenía muy dejadas y ya a la 1,30 me tomo un aperitivo y un vino y ves un ratito la televisión. Seguido comemos y recogemos las cosas, un ratito de siesta y ya por la tarde me entretengo en leer algo y hacer unos crucigramas sudoku, miro en internet cosas de trabajo y a las 8,30 nos conectamos por el móvil varias amigos charlamos y tomamos cada uno una cerveza, un vino o lo que cada uno quiere, estamos como una hora, seguido cenamos, un poquito de tele y para la cama. Lo único que a partir de ahora me organizaré de alguna otra forma que no tengo determinados.

___

Cada día despierto con miedo, esta situación me da pavor, no por mí, pero solo quiero que mi madre este bien, es persona de riesgo extremo, quiero que pase el tiempo tan rápido como sea posible, volver a abrazarla y abrazar a mi familia.
A las 12 todos los días salgo a la ventana con mis vecinos, yo aún rota por dentro porque es imposible no derrumbarse con el miedo que llevo dentro…. Salgo a dar los buenos días y a ponerles un poco de música, a los que salen a las ventanas, y a los que sé que no pueden hacerlo, pero me escuchan desde su casa. Sus sonrisas y ese rato de conversación, me distraen ese rato. Repetimos lo mismo por las tardes a las 18h, que siempre, después de los 5 minutos de ruido de los niños…. Inventamos algún juego para jugar y que los niños estén entretenidos después finalizamos con un bingo, justo antes de las 20h para unirnos en ese gran aplauso por todas las personas que están luchando fuera, para que todo esto pase. También volvemos a juntarnos a las 21:30h a esa hora sacamos nuestras linternas y ponemos una canción preciosa, por todas esas personas que han perdido la vida debido a este virus, y con la canción les enviamos un mensaje a todos nuestros familiares que por desgracia no podemos ver y que rezamos para que sea pronto el día que podamos volver a abrazarles.
Desde casa no trabajo, bueno yo no le llamo trabajo, pero sí utilizo mi formación para compartir on line mis actividades, gratuitamente para que todo el mundo tenga ese ratito de distracción y a mí me sirve también para sentirme útil desde aquí y poder ayudar a los demás aunque sea por un rato.
Mis vecinos y la gente que me sigue on line, me agradecen lo que hago, pero yo les doy mil gracias a todos ellos, por acompañarme, por hacer que no me sienta sola, y porque inconscientemente, ellos hacen mucho más por mí que yo por ellos.
Básicamente este es mí día a día, que hoy comparto con vosotros.

___

Madre:

Yo decidí dejar de trabajar cuando tuve a mi primera hija porque podíamos permitirnoslo, y es una situación que ahora me ha venido bien, aunque veamos la economía familiar más reducida ya que mi marido es autónomo y ha parado por propia iniciativa porque cree que es necesario que todos nos concienciemos ante esta amenaza. En casa ayer fue un día de más locura porque todavía no nos habíamos organizado con los horarios y nos llegaba tarea del cole para las 2 niñas, de la escuela de música, incluida una clase online de flauta.
Por la tarde hicimos una clase de yoga para seguir haciendo actividad deportiva. Hoy ya parece que todo va mejor porque hemos puesto otra vez los despertadores y de esa manera seguimos el horario marcado por los profesores que nos van marcando la tarea diaria. Desde aquí quiero agradecer a todas esas personas que están haciendo un sobreesfuerzo para sobrellevar este encierro, a las personas que no les queda más remedio que ir a trabajar para que no nos falte lo esencial y a tod@s es@s sanitarios que velan por nuestra salud con el miedo de contagiarse ell@s y sus familias. También quiero pedir a todas las personas que todavía no se han concienciado de que ésto es cosa de tod@s y sólo de esa manera terminará cuanto antes. También quiero pedir a mis hijas y a mi marido que me perdone cuando me falta la paciencia y pierdo los nervios ante esta incertidumbre. Ánimo para todas esas personas que viven y se sienten solas. Un abrazo enorme para tod@s.

___

Estudiantes:

Pues lo de las clases virtuales no está mal aunque prefiero ir a las clases al instituto pero bueno se va llevando como se puede aunque con demasiado agobio ya que tenemos poco tiempo de entregar ejercicios que nos mandan en algunas asignaturas.
No es lo mismo, porque antes al estar en el instituto teníamos bien repartidas las horas, cosa que si no te sabes organizar lo llevas mal.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Maria
August 13, 2020 Maria

Carretera San Juanejo, da ahí a Zamarra,, de Serradilla a la Atalaya, la de Águeda, [...]

ver artículo
Nisio
August 13, 2020 Nisio

Menudo sillón tiene el " monsieur"...así está de contentín. [...]

ver artículo
Maria
August 13, 2020 Maria

8 casos más, ya están empezando a salir, los familiares de los 3 positivos del [...]

ver artículo
Luisa
August 13, 2020 Luisa

Me parece perfecto pero Y desde la puentecilla hasta árbol gordo, ya que están 1 [...]

ver artículo