última hora

OTRO ASPECTO DEL COVID-19, por Santiago Malmierca Hernández

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
OTRO ASPECTO DEL COVID-19, por Santiago Malmierca Hernández
Noticias relacionadas

Tras un trimestre de la aparición en escena de ese microscópico y persuasivo actor, el Covid-19, que acapara todo pensamiento y que mantiene a la audiencia mundial en vilo, es ya ingente el material vertido en los medios de información acerca del elevadísimo nivel que presenta su actuación. ¿Qué más podría decirse de un actor tan subyugante? Pues quizá, tan solo, manifestar nuestro más humilde reconocimiento y rogarle que va siendo hora de que haga mutis de manera definitiva… Sacudidos y debilitados por este drama insospechado, queremos dejar la butaca, volver a casa y retomar aquella vida diaria sin sobresaltos. Vida gris, bastante gris, que duda cabe, pero también bastante predecible… ¿Quién está hecho para sobrellevar con ligereza tanta incertidumbre y además que se dilate en el tiempo…? Nos seduce la aventura, sí, pero siempre y cuando no se tome demasiado en serio sus caprichos… En resumen, ver y esperar es todo cuanto podemos hacer y mientras tanto…, pues disfrutar de este vuelco insospechado que ha recibido la vida cotidiana…

Dejando a un lado las personas que siguen al pie del cañón, que son muchas, y que mantienen el pulso disminuido del país para que no decaiga aun más, quienes sufrimos el confinamiento, si es que puede llamarse confinamiento, bien podemos echar mano del cerebro y hacer, cada cuál según sus capacidades, un ejercicio de interpretación de lo que está sucediendo, es un ejemplo… Para empezar resulta que nuestro alabado sistema de salud no es tal y parece que cruje; nuestra inveterada falta de previsión y prontitud en la toma de decisiones no ha desaparecido; como el presidente del gobierno, El Gran Timonel, asume que somos una nación de naciones, se muestra cariacontecido, impotente, ante la velocidad con que se extiende el Covid-19 y la respuesta inmediata, improvisada, que para proveerse de lo esencial se dan algunas comunidades…; pero bueno dejémoslo estar; pasado mañana hablaremos de verdad del gobierno, como solían decir Tip y Coll al acabar el programa…

En lo que quería centrarme era en hacer notar el aspecto tan saludable que han adquirido las calles de Salamanca. Parece evidente que una revolución silenciosa sin tumultos, sin toma definitiva del Palacio de Invierno, se ha adueñado de la ciudad…
Los solitarios transeúntes caminan con la bolsa de la compra muy reconcentrados y sin verdadera prisa; a la entrada de los supermercados se guarda rigurosa cola permitiendo que el aire circule entre el anterior y el posterior; uno pasa cuando le dicen que pase, se frota las manos con el desinfectante, se coloca los guantes que le ofrecen y procede con el itinerario… Todo esto en un ambiente más de sospecha que de empatía, hay que decirlo, pero sin embargo en un tono suave que procura disimularla; antes de llegar ala caja hay una línea en el suelo para advertirte que te detengas; cuando la cajera con mascarilla te indica adelante…, tu lo haces; pagas y sales después de haber tenido una experiencia muy próxima (dejando aun lado el asunto de la mascarilla) a las que solía tener el público cuando acudían al Súper en los países del llamado socialismo real hace tiempo; te dices que nunca pensaste que una cosa así fuese a calar en un pueblo tan poco dado a la disciplina y tan convencido de que cada uno de sus integrantes debe ser tratado como el primero. En las farmacias la instrucción es la misma, aunque es cierto que nunca tuvieron el bullicio de mercado que tenían los Súper. Las arterias principales de la ciudad exhiben su soledad como un premio merecido; las tres o cuatro calles comerciales todavía exudan el cansancio acumulado de años de actividad; arterias como El Paseo de la Estación o La Gran Vía acogerían con agrado la práctica del patinaje, si por ahora no estuvieran vedadas las aglomeraciones; de hecho, hace un par de días pude observar como una adolescente con casco, patines y mascarilla gozaba a lo largo del Paseo hasta perderse más allá donde comienza la bajada hacia La Gran Vía… Los autobuses urbanos circulan con el conductor y algún que otro viajero que mira perplejo a través de la ventanilla; y luego está el silencio majestuoso que ofrece la Plaza Mayor a cualquier hora…; a las nueve e la mañana, a la una de la tarde, a las diez de la noche. La única señal de actividad que conserva es la escasa que se desarrolla entorno al kiosco de prensa que aún permanece; he bajado tres veces ex profeso a buscar el periódico y uno se sorprende al notar, de lejos, como el corto intercambio verbal que se produce entre la dueña y algún parroquiano rebota rumoroso bajo los soportales; en una de esas veces, al volver hacia casa por la calle Concejo, observé como en un banco de la coqueta Plaza de la Libertad, un rebelde solitario afirmaba su derecho escuchando el transistor y empinando una litrona de cerveza; ya no era joven para aquella afirmación de rebeldía; lo calé, me caló y se encogió de hombros…; al salir a la calle Zamora entraba un coche de la policía local a paso lento y me dije que el rebelde del transistor tenía los segundos contados… Sí, no cabe duda de que una revolución silenciosa se ha apoderado de la ciudad; cae la noche y la quietud se escucha; el escaso tráfico desaparece; lo que no está nada mal; el griterío de los mocosos en el patio de los colegios ha desaparecido y la pobre y estentórea articulación verbal de las pandillas de adolescentes consentidos peinando la ciudad, también; por el momento no está nada mal. ¿Cuánto durará esta revolución silenciosa? Eso sólo lo sabe el Covid-19; cuando se retire comenzará de veras otra fase crítica y será bastante más exigente que las semanas que pasemos en esta especie de limbo…; reconstruir siempre ha sido más difícil. Sobra aquí hablar de proyecciones, índices, datos económicos, macroeconómicos, etc… El Gran Timonel y su equipo disponen de una buena oportunidad para reconducir los medios de producción, distribución y consumo…; aunque sospecho que ni siquiera imaginen cómo podría hacerse tal cosa. Pero mientras tanto, disfrutemos del presente y en vez de afirmarnos en el consumo luego existo, afirmémonos en el contemplo luego soy
Los ocho o diez almendros plantados alrededor de la Plaza de España estaban inmaculados hace sólo siete días…

 

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

PARADERO DESCONOCIDO, por José A. Blanco

PARADERO DESCONOCIDO, por José A. Blanco   0

La mañana sigue triste, oscura. De madrugada un aguacero improvisado refrescó el jardín. El resquicio del relente entra por la ventana, de par en par. El eco de un martilleo anónimo [...]

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Maria
August 12, 2020 Maria

Bueno ,pues ya estamos en amarillo, y sigo viendo gente sin mascarilla o con ella [...]

ver artículo
Coherencia
August 12, 2020 Coherencia

Coño y para Luis demás no, jjjj CEPA y PABLOS donde están por ejemplo En las Cortes [...]

ver artículo
Caulfield
August 12, 2020 Caulfield

Estás hablando del grupo que menos aporta a la sociedad y más problemas da... [...]

ver artículo
Caulfield
August 12, 2020 Caulfield

Bastante de acuerdo en lo referente a la policía de balcón: sobre todo durante el [...]

ver artículo