última hora
  • Ciudad Rodrigo, 73º día del estado de alarma, mañana minuto de silencio por las víctimas durante la pandemiaCiudad Rodrigo septuagésimo tercer día del estado de alarma, comenzando la cuarta prórroga. El día amanece despejado, con un cielo azul. Hacia mediodía comienzan a verse algunas nubes que cumplen con [...]
  • Carta: A mis sobrinos Queridos sobrinos: Ya sabéis que me encuentro fuera de España y tenía pensado estar el pasado 25 de abril en casa, con vosotros, para celebrar los cumpleaños pendientes. La pandemia también [...]
  • ERTE, José A. BlancoVeo con estupor que existen personas que no han cobrado el ERTE. Será que la prestación llega en contenedores infectados con sobrecarga de exceso burocrático. Para muchas familias el asunto es crítico y dilatar la [...]

Carta, de un paciente a su doctora

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
Carta, de un paciente a su doctora
Noticias relacionadas

[Carta, es un proyecto de expresión anónimo en tiempos complicados y la escritura como herramienta de expresión de sentimientos]


Estimada Doctora,

Como me comentó en su anterior misiva y con ánimo que pueda hacer terapia junto a mi familia, le expongo brevemente la historia de los acontecimientos que nos han llevado a esta situación.

Antaño mi familia tuvo gran poderío, poseía tierras y era rica en recursos, la pena fue que esa riqueza familiar se repartiese de manera tan desigual, y no se hubiese invertido en las cosas que realmente importan en la vida. Teníamos una gran finca con muchos terrenos aledaños y varias propiedades en distintos lugares, ahora nos queda solo la casa principal y algunos apartamentos en las periferias. En esta vivimos todos y todas, grandes y chicos. Aunque la ruina pendía sobre nuestras cabezas cual espada de Damocles desde hacía ya unos años, el problema se agravó cuando murió el abuelo, que era quien mandaba, al tío Fernando fue al que le tocó lidiar con la situación y asumir el gobierno del patrimonio familiar, pero entre usted y yo, el tío Fernando tenía menos luces que una carreta, hubo un lio con unos franceses, ocuparon la casa unos años y hubo varias trifulcas familiares. Al tío Fernando lo encerraron en su cuarto y no se supo de él en un tiempo. Finalmente y hartos de la moda que nos impusieron los foráneos, determinamos expulsarlos, no con pocos esfuerzos, hubo que pedirle ayuda a unos profesionales Ingleses, cosa que nos costó un ojo de la cara. Total, que el tío Fernando asumió plenamente la administración del hogar. Lo hizo muy mal y su hermano Carlos que estaba al quite, queriendo decidir el menú de cocinas, se llevó un soberano chasco, cuando el Tío Fernando le dijo a la prima Isabel que dirigiese ella la casa. La muchacha, que era joven hizo lo que pudo, pero mis primos y hermanos se pasaron varios años a tortas, por ver quién decidía que se comía el lunes o que se cenaba el domingo. Fue en un mes de septiembre cuando se lio una buena, y la Prima Isabel tuvo que irse de casa, parecía que en la casa íbamos a mandar casi todos, que la cosa iba a cambiar, pero no fue así, mandaron unos y otros, pero nada especial. Inmersos estábamos en mi familia con semejantes tonterías que descuidamos las tierras de labor, los jornaleros estaban hartos de nuestros abusos y nos mandaron a paseo. Fueron años duros, finalmente perdimos todas las tierras. ¡Menuda depresión! Tuvimos unos años de incertidumbres, a unos le gustaban las fresas y a otros los arándanos y no había que se pusiese de acuerdo con la elaboración de las tartas de queso. A mi personalmente me daba igual, al final el color de la tarta era lo que menos me importaba, pero esto desembocó en nuevos conflictos familiares. Que si la tarta de Santiago se hacia con Cruz o sin Cruz, que si no teníamos libertades en casa para llegar a lo hora que quisiéramos, o que teníamos muchas libertades. La tía Catalina dijo que quería abrir una puerta que comunicase la calle con sus aposentos, para entrar y salir de forma independiente. ¡Un desastre!, terminamos nuevamente a palos, en los cuartos del ala derecha unos y los otros a los cuartos del ala izquierda de la casa. Todos los hermanos enfrentados, y lo peor es que en la contienda nos cargamos varias estancias y rompimos algunos de los muebles que nos habían dejado los abuelos. Unos primos, asustados, se fugaron de noche por las ventanas, y a la tía Cristeta le pegaron fuego al altarcillo, un follón. No hubo forma de poner paz, hasta que algunos se hartaron, entre ello el Tío Paco, que no era demasiado condescendiente, dio un golpe en la mesa y nos obligó a hacer lo que a él le pareció, fue muy duro con los que le gustaban las fresas, desde entonces la tarta de queso se hizo siempre con arándanos y a la tarta de Santiago se le dibujaba la Cruz con azúcar glass, ahora entenderá porque tenemos tanto hartazgo arándano. Hasta que en un frío noviembre al Tío Paco se lo llevaron al huerto del cura. A unos les pareció mala noticia y otros daban saltos de alegría. Al poco, y aunque no me crea, nos arreglamos y decidimos que en la casa a partir de ese momento íbamos a mandar todos, hicimos reformas, los cerramientos estaban viejos, cambiamos tuberías, pintamos las habitaciones y apartamentos, parecían que todo iba bien, pero… Nuestros hijos y sobrinos que están empanaos la están volviendo a liar parda, incluso la Tía Catalina ha pedido varios presupuestos para abrir puerta independiente a la calle. Además el primo Tonino, que es muy viajado, nos trajo un virus la semana pasada y estamos todos recluidos en nuestras habitaciones a la espera de ver que pasa.

Se que le parecerá raro, pero pese a las pese a las últimas dificultades veo más que nunca que somos una familia, y aunque con gustos diferentes, nos queremos… A nuestra manera.

Sin más, dígame cuando podemos acudir a su consultorio, díganoslo con tiempo, que la gente se tiene que planificar y si no se les da la opción de opinar hay lio.

Reciba un afectuoso saludo.


 

[Carta, es un proyecto de expresión anónimo en tiempos complicados y la escritura como herramienta de expresión de sentimientos]

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

Pablo
May 26, 2020 Pablo

Pero si fueron los primeros en cerrar y los últimos en abrir, ( los que [...]

ver artículo
Exdicialista
May 26, 2020 Exdicialista

Pues nada de los 200 locales de hostelería que hay en Ciudad Rodrigo, entre bares, [...]

ver artículo
Caulfield
May 26, 2020 Caulfield

- Finales de febrero, principios de marzo: ¿La OMS? Esos que sabrán... - 24 de mayo: [...]

ver artículo
website
May 26, 2020 website

Como lo echo de menos, buena fiesta que tenemos!!! [...]

ver artículo