última hora
  • Ciudad Rodrigo, 73º día del estado de alarma, mañana minuto de silencio por las víctimas durante la pandemiaCiudad Rodrigo septuagésimo tercer día del estado de alarma, comenzando la cuarta prórroga. El día amanece despejado, con un cielo azul. Hacia mediodía comienzan a verse algunas nubes que cumplen con [...]
  • Carta: A mis sobrinos Queridos sobrinos: Ya sabéis que me encuentro fuera de España y tenía pensado estar el pasado 25 de abril en casa, con vosotros, para celebrar los cumpleaños pendientes. La pandemia también [...]
  • ERTE, José A. BlancoVeo con estupor que existen personas que no han cobrado el ERTE. Será que la prestación llega en contenedores infectados con sobrecarga de exceso burocrático. Para muchas familias el asunto es crítico y dilatar la [...]

LAS COMUNIDADES DE CASTILLA 1519-1521, por Emilio Martín Serna

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
LAS COMUNIDADES DE CASTILLA 1519-1521, por Emilio Martín Serna
Noticias relacionadas

Este año 2020 Castilla y León va a celebrar por primera vez un día de Villalar, alejado de la “campa” y de los festejos que desde hace más de 40 años se vienen celebrando. El coronavirus: Covid-19 o simplemente el “bicho”; nos obliga a ello. Es por tanto que como tenemos tiempo de leer vamos analizar en este breve artículo, que pasó hace casi 500 años.

La protesta comunera estalló en Toledo y Segovia, en el verano de 1519.Se extendió a Salamanca, y Ciudad Rodrigo y numerosas ciudades castellanas en febrero del año siguiente; teniendo su sede en Ávila primero, luego en Tordesillas y por fin en Valladolid. Terminamdo, después de larga agonía en Toledo en febrero de 1522.

¿Como empezó y porque aún hablamos de este episodio 500 años después ?

A pesar de los ecos que despertó en importantes sectores del campo, el movimiento comunero encontró, en las ciudades castellanas sus focos más importantes, sus partidarios más decididos. Ciudad Rodrigo también se vincula desde el principio al movimiento comunero, lo que trae como consecuencia el que Carlos I ordene posteriormente el derribo de las dos torres existentes en la fachada principal (Puerta del Perdón).

En tres rasgos os puedo definir el movimiento de las comunidades. Movimiento castellano, movimiento urbano, fue también un movimiento popular.

Estos rasgos hicieron que desde el inicio de la autonomía castellano-leonesa, se impusiera el día de la derrota de Villalar el 23 de abril de 1521 como fiesta de la autonomía.

CAUSAS:
Las causas, hay que buscarlas en las dificultades que conoce Castilla desde principios del siglo XVI y en los cambios políticos que supone la llegada de los Austrias.
—El siglo XVI a nivel económico empieza con una serie de malas cosechas, hambres y epidemias. Los precios suben rápidamente, hasta alcanzar su punto máximo en 1521. Ante la crisis se rompe el equilibrio que los Reyes Católicos habían logrado mantener, entre las regiones del reino.

No cabe duda de que el movimiento comunero expresa el malestar del centro castellano que se considera desatendido, sacrificado. Sevilla tenía la Casa de la Contratación, el comercio con América. Burgos cuenta con los provechos del Consultado y el negocio con Flandes y la Europa del norte.

Pero el centro castellano(actuales Castilñla y León y Castilla La Mancha ; sufre las consecuencias del desempleo, de la crisis de los primeros años del siglo: las lanas de mejor calidad se exportan al extranjero, privando así a los talleres de Segovia, Zamora, Cuenca y otras ciudades, de la materia prima indispensable, para el desarrollo de las manufacturas textiles.

Las nuevas cargas tributarias impuestas por Carlos acentúan el malestar castellano.

—La situación política, caracterizada por una serie de problemas dinásticos desde la muerte de Isabel la Católica en 1504 impide que los gobernantes presten a estas dificultades, la debida atención. En 1516 Carlos, nieto de los Reyes Católicos, se proclama rey de Castilla contra el parecer de Cisneros y del Consejo Real (ya que no puede ser rey en vida de su madre, doña Juana) y en octubre de 1517 llega a la Península para hacerse cargo efectivo del gobierno.

El nuevo soberano causa” mala impresión”: no habla castellano; viene rodeado de una corte de consejeros flamencos que se reparten los oficios y beneficios sin el menor escrúpulo (el caso más escandaloso fue el nombramiento del sobrino de Chievres, un muchacho de veintiún años, como sucesor de Cisneros en el arzobispado de Toledo).

En 1519, Carlos es elegido emperador y decide marchar cuanto antes a Alemania; el descontento cunde en Castilla. El regimiento(ayuntamiento) de Toledo toma entonces la iniciativa de una campaña, primero contra los impuestos que la corte pretende subir, para sufragar los gastos de la coronación imperial y luego contra la misma política imperial.

En muchas ciudades castellanas se producen motines contra los procuradores que han votado el servicio (impuesto), contra los corregidores, contra los arrendadores de impuestos, contra los cómplices de los flamencos…..

Toledo que, desde el 15 de abril, está regida por una comunidad revolucionaria, compuesta por representantes de todos los estados (lo que ya empezaba a llamarse “Comunidad”, es decir, el poder popular, insurreccional). dirige, una carta a las ciudades para que envíen sus procuradores a una Junta a fin de protestar contra el servicio y el nombramiento de un gobernador extranjero. La asamblea, se reúne a primeros de agosto en Ávila, pero queda reducida a la representación de cuatro ciudades: Toledo, Segovia, Salamanca y Toro.

LA GUERRA

Los comuneros parecen dueños de la situación, pero durante el otoño de 1520 las cosas evolucionan de otro modo: la aristocracia castellana, hasta entonces más bien neutral, se siente amenazada por el movimiento popular comunero que se extiende ahora a varios sectores del campo castellano.

En este momento, Carlos I nombra al condestable y al almirante de Castilla, dos de los principales magnates del país, como corregentes al lado del cardenal Adriano y hace algunas concesiones. Como la renuncia del servicio votado en las Cortes de Santiago-La Coruña.

Por otra parte, la Junta de Tordesillas se constituye en gobierno revolucionario; pretende dictar varias condiciones al rey que tienen a limitar seriamente sus prerrogativas.(algo impensable en el momento).

Todo ello asusta a los elementos moderados de la Junta; Burgos acaba apartándose del movimiento en octubre. El ejército real, reconstituido con la ayuda de los nobles, desaloja a los comuneros de Tordesillas el 5 de diciembre de 1520.

A fines de febrero de 1521, el ejército comunero se apodera de Torrelobatón, fortaleza del almirante, pero no sabe explotar la victoria y el 23 de abril 1521 cuando las tropas comuneras se dirigen hacia Toro sufren una derrota total en Villalar.
Al día siguiente sin proceso alguno son decapitados de madrugada los jefes militares de la Junta; el Segoviano Juan Bravo y el Toledano Juan de Padilla. Horas después, lo es también el salmantino Francisco Maldonado.
Toledo con María Pacheco (esposa de Juan de Padilla) todavía resiste durante meses, pero tiene que someterse definitivamente el 2 de febrero de 1522 y exiliarse a Portugal.

Os quedan así resumidos, los pensamientos y propósitos de unos rebeldes que pretendían ante todo, defender el reino contra el mismo rey, acusado de tener poca simpatía para sus súbditos.

Un acto revolucionario para la época

Desde entonces hasta nuestros días han surgido distintos movimientos populares que han tomado el término comunero.
Con el paso de los años, Villalar se comenzó a considerar, la cuna del nacionalismo castellano, así como símbolo de la lucha de los pueblos por la libertad.

Y en este año 2020, aún hay que celebrarlo mas por esa falta de libertad, que nos obliga a estar encerrados en nuestras casas.
A comienzos de la década de los 70, coincidiendo con las primeras actividades antifranquistas se funda en Valladolid la librería Villalar, cuyo nombre homenajea simbólicamente las libertades castellanas. En esta librería se presentaría ese mismo año el poema “Los Comuneros” escrito por Luis López Álvarez, obra que se convirtió en referencia del autonomismo castellano.
Este poema fue adaptado en 1976 por el grupo folk “Nuevo Mester de Juglaría”, y “Castilla: Canto de Esperanza “, el último tema de ese disco homenaje, se convertiría en el himno “oficioso” o “NO OFICIAL” de Castilla y León (Comunidad con una capitalidad no oficial y un himno no oficial, cosa que deberíamos en mayor o menor medida arreglar cuando salgamos de nuestro confinamiento actual).

En 1976 se convoca de forma clandestina la primera concentración en Villalar de los Comuneros, llegándose a concentrar 400 personas convocadas por el Instituto Regional Castellano-leonés. En aquella ocasión los congregados, fueron disueltos por la Guardia Civil, pero un año más tarde en 1977 esta concentración se repetiría concentrando cerca de 25.000 personas.
A principios de los 80 esta celebración alcanzó su máximo esplendor, llegando a congregar a cerca de 200.000 personas, convirtiéndose en un hecho referente del sentimiento comunero y el sentimiento castellano.
No sería hasta el año 1986 cuando el 23 de abril por fin alcanzaría su carácter oficial pasando a convertirse en el día de la comunidad de Castilla y León .

Enlaces con imágenes, para saber algo más:
1-Mov Comunero opiniones

2-La Batalla de Villalar

3- Los Comuneros – Los pasajes de la historia .Narración 21 min

NARRACIÓN DE LO QUE ACONTECIÓ ESOS DOS DÍA
Las consignas realistas buscaban cercar al ejército comunero de Padilla encerrado en su ratonera con un ejército de 7000 soldados de infantería, unos 500 lanceros buna artillería y mucho temor a los grandes. Pero aún más a las traiciones de los suyos. Teniendo en cuenta tal deseo puede explicarse la rapidez de su actuación, aun nadando en la duda de las intenciones del jefe militar comunero y a pesar del desconocimiento de sus efectivos. Por eso, inmediatamente el condestable salió de Medina de Rioseco hacia Peñaflor, un pueblecito a nueve kilómetros de Torrelobatón por el que frecuentemente había pasado despectivo Padilla y elegido ahora para concentración militar de los realistas pues al mismo punto se dirigían con precaución Ias fuerzas del conde de Haro.

El domingo 22 de abril hicieron una demostración pública de fuerzas con un desfile en las eras de Peñaflor con 7.000 soldados de infantería y más de 2.400 de caballería, su verdadero fuerte. Las noticias de los espías y la presencia de un destacamento realista de reconocimiento empujaban a Padilla a la salida camino de Toro; no sería posible resistir muchos días en Torrelobatón.

A la mañana siguiente, día 23, con muy mal tiempo, lluvia y fuerte y vendaval causas, esgrimidas para justificar la derrota. Salieron entre las diez y once de la mañana pegados al cauce del río Hornija.
Descubrieron la silenciosa salida los escuchas realistas y presto salió todo el ejército al mando del conde de Haro. Lo principal era darles alcance, luego se pensaría lo más conveniente. Una hora más tarde pasaban de largo por Torrelobatón. Las tropas comuneras para entonces habían alcanzado Villasexesmir, a cuatro kilómetros de Torreloba­tón, y avanzaban lentamente a causa de la lluvia, del viento, de la artillería embarrancada muchas veces, hacia el pueblo de San Salvador a dos kilómetros, desde donde se divisaba el de gallegos. En Vega de Valdetronco, un poco más allá, tenía intención Padilla de tomar camino derecho hada Toro, a unos veinte kilómetros, a donde posi­blemente llegarían aquel mismo día, aunque ya eran las doce de la mañana.

Ante dos simulacros de ataque por parte de los nobles intentó Padilla hacerles frente; en una, les beneficiaba el fango del terreno, mala circunstancia para la caballería de los nobles, en la segunda, podían situarse en una loma, detenerlos a lo lejos con la artillería, dejarlos pasar casi a sus pies y arrollar así al ejército de los señores. Pero se opusieron la mayoría de los capitanes, como también a seguir el camino de Toro, si bien quedaban cerca pobla­dos como Marzales, Pedrosa y Morales, donde podían refugiarse. Excepto Bravo y los Maldonado, casi todos los demás ponían sus esperanzas en el pueblo de Villalar. No valieron las órdenes, los denuestos de Padilla, ni el ver la indecisión de los imperiales.

La primera acometida de los realistas puso en desbandada a las filas comuneras, detenidas a duras penas por los capitanes. En una llanura (llamada desde entonces Campo de los Caballeros) a kilómetro, y medio de Villalar, junto al puente Fierro, comenzaron los preparativos de la batalla. Eran las tres de la tarde, habían caminado unos diecisiete kilómetros, sacudía la lluvia, se atascaban las ruedas de los cañones y se encontraba mojada la pólvo­ra. Es posible que la traición hubiera propagado el miedo en los soldados e inutilizado la pólvora o las piezas de artillería, pero no tenía disculpa el mal criterio de Padilla v su estado mayor.

El terreno elegido se hallaba junto al camino de Torre­lobtón; el puente Fierro y el arroyo Marzales al norte; a menos de un kilómetro, el pueblo de Villalar. Los nobles después de rodear en unos. instantes a los comuneros dividieron sus tropas en dos secciones, una comandada directamente por los señores, ‘atacaba desde Villalar, otra le fue encomendada a Pedro Velasco
A la primera carga huyeron otra vez a la desbandada los de Padilla, reagrupados por un instante cuando un cañón disparó y mató a un soldado realista a los pies del mismo Capitán General Pedro Velasco a la vez que un pie de don Pedro de Ulloa volaba por los aires, pero en seguida continuó la desbandada.

Con un grupo se hizo fuerte Padilla a los gritos de “Santiago, libertad ““Padilla, libertad”, mientras los imperiales voceaban “Santa María, don Carlos” distinguiéndose unos de otros solamente por las cruces blancas o rojas que lucían sobre su vestimenta.

En VilIaIar quedaron inmediatamente atrapados muchos de los fugitivos, Juan Bravo y los Maldonado caían en poder de los realistas y varios nobles emprendieron hasta más de dos leguas la persecución de los desertores. Seguido de unos cuantos capitanes Padilla se lanzó a la desesperada contra un grupo de soldados y lanza en ristre derribó de su caballo al señor de Valduerna; hechas astillas la lanza desenvainó la espada, pero don Alonso de la Cueva le hirió en una pierna, y aunque siguió adelante, en seguida fue reducido y tratado con respeto por todos, menos por don Juan de Ulloa.

Todo había terminado con la deshonrosa huida de quie­nes defendían las libertades del pueblo. vendidos muchos de ellos a las promesas, al temor del castigo, a la poca fe en sí mismos.

Lo cierto es que, como han repetido muchos, allí «mu­rieron las libertades de CastilIa». Lo veremos en la repre­sión del emperador, en las recomendaciones del condestable ya viejo, a don Carlos a fin de que tuviera siempre vigilado todo movimiento en CastilIa, en los consejos de Carlos V a su hijo Felipe II, en el castigo de éste a la menor desobediencia de cualquier ciudad castellana y en la situación económica de la región, que individual y colectivamente tuvo que pagar la guerra
Como los vencidos continuaban siendo peligrosos y acechaba el temor de continuas sublevaciones, prueba inequí­voca de que los nobles sabían que no existía tal victoria.

Al día siguiente, 24 de abril de 1521, en el mismo VilIalar, sin defensa, después de un ridículo juicio a cargo del alcalde Cornejo, fueron decapitados los tres principales cabecillas: Padilla, Bravo y Maldonado.

Reproduzco aquí el documento de la SENTENCIA

«En Villalar, a veinte e cuatro días del mes de abril de mil e quinientos e veinte e un años, el señor alcalde Cornejo, por ante mí; Luis Madera, escriba­no, recibió juramento en forma debida de derecho de Juan de Padilla, el cual, preguntado si ha sido capitán de las Comunidades de estos reinos contra el servicio de sus majestades, dijo que es verdad que ha sido capitán de la gente de Toledo e que ha esta­do en Torre de Lobatón con las gentes de las Comunidades, e que ha peleado contra el Condestable e Almirante de Castilla, gobernadores de estos reinos, e que fue a prender a los del Consejo e alcalde de sus majestades.
Lo mismo confesaron Juan Bravo e Francisco Maldonado haber sido Capitanes de la gente de Segovia e Salamanca. Este dicho día, los señores alcaldes Cornejo, e Sa]merón, e Alcalá dijeron que declaraban e declararon a Juan de Padilla e a Juan Bravo e a Francisco Maldonado por culpables por haber sido traidores de la corona real de estos reinos y en pena de su maleficio dijeron que los condenaban e condenaron a pena de muerte natural e a la confiscación de sus bienes e oficios para la cámara de sus majestades, como traidores (…)
E luego incontinente se ejecutó la dicha sentencia e fueron degollados los susodichos.».

Recreación de distintas narraciones sobre Villalar. Prof. Emilio Martín Serna

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

ERTE, José A. Blanco

ERTE, José A. Blanco   0

Veo con estupor que existen personas que no han cobrado el ERTE. Será que la prestación llega en contenedores infectados con sobrecarga de exceso burocrático. Para muchas familias el asunto es crítico y dilatar la [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Booking.com

últimos comentarios

Pablo
May 26, 2020 Pablo

Pero si fueron los primeros en cerrar y los últimos en abrir, ( los que [...]

ver artículo
Exdicialista
May 26, 2020 Exdicialista

Pues nada de los 200 locales de hostelería que hay en Ciudad Rodrigo, entre bares, [...]

ver artículo
Caulfield
May 26, 2020 Caulfield

- Finales de febrero, principios de marzo: ¿La OMS? Esos que sabrán... - 24 de mayo: [...]

ver artículo
website
May 26, 2020 website

Como lo echo de menos, buena fiesta que tenemos!!! [...]

ver artículo