última hora

AQUEL TÚNEL, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
AQUEL TÚNEL, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez
Noticias relacionadas

Estos días en los que uno vive más en la memoria sobre lo vivido, que viviendo en el presente, me surgió el recuerdo, no porque sí, de la ruta del tren de La Fuente de San Esteban – La Fregeneda y Portugal.

He ido dando un repaso a las varias veces que fui andando con los distintos grupos y personas, y solo, y la manera en la que completé todo ello, y por mí pasa todo con claridad.

La primera vez  fui con el grupo de montaña que formábamos los de Ciudad Rodrigo y los de Sanctis, luego ya más tarde con mi señorito el sayagués, finalmente con el grupo de amigos/as que vengo haciéndolo actualmente.

Recuerdo la soledad infinita que se siente en los campos charros y cómo una vez que iba yo solo, para salvar un puente de unos cuatro metros de largo tuve que bajar a la finca, donde había un toro que a mí me parecía que estaba cerquísima y no me quitó ojo en lo que entré y salí del cercado, también el sayagués y yo nos la jugamos en esos puentes donde además de parecernos de distancias infinitas, había un abismo de unos cincuenta metros en caída libre, y o pasabas o hacías un descenso-ascenso tremendo y el paso era por un raíl con todo el vacío a tus pies, lo que hicimos, cosa que ahora recuerdo como una de las acciones más temerarias que he hecho. También el día que con el grupo de amigos llegué al final de la ruta, a esa magna estación portuguesa en la que finaliza, y en la que al decir de Domingo, “no es Canfranc pero no le falta grandeza”.

Ahora bien, lo que no he olvidado nunca, es un día que yendo solo me adentré en sus primeros túneles los cuales son kilométricos, y al llegar a un tramo final de uno detecté un olor amoniacal fortísimo, y luego escuché un zumbido enorme y constante, y en medio de la casi total oscuridad sentía sobrevolar aquello que por sus maneras de hacerlo intuí serían murciélagos, luego en un momento topé con algo que obstruía la vía, y que era lo que producía ese fuerte olor, una montaña de excrementos de lo que anidaba en el techo del túnel, que calculo eran muchos cientos de murciélagos, que producían un susurro muy pero que muy intimidante, pero no me quedó más remedio para seguir que escalar el montón de excrementos acercándome así más al techo, lo cuál tenía su peligro. Lo hice, pero para no entrar en lo escatológico, no les voy a contar si quedaron los míos o no, dado lo cagado de miedo que pasé el montículo que obstruía la vía, que tenía aproximadamente las misma altura que yo, con lo cual me aproximaba más el techo mientras algunos de ellos me sobrevolaban.

Vi ciertamente peligro, por si con cualquier ruido les asustaba y se venían hacia mí, pues toda esa masa enorme de murciélagos dado lo apiñados que estaban no podían más que dejarte contagiado de todo, y si arremetían todos destrozarme; salí por fin del túnel sin dejar de tener la sensación para siempre de que allí habitaba un peligro mayor del que parecía.

Hoy cuando nos han transportado el coronavirus, recuerdo aún más aquel tremendo momento que siempre ha estado un poco dentro de mí, y tengo que decirles que cuando me vi fuera del túnel pensé que efectivamente en masas tan grandes y sitios tan insalubres tenían que habitar toda clase de bichos y virus llenos de peligro pero lo que nunca imaginé es que llegarían a lo de hoy, convertir el mundo en aquel túnel.

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Juann
September 25, 2020 Juann

Totalmente de acuerdo, el país del mundo donde más imbéciles hay por metro cuadrado es [...]

ver artículo
Maria
September 25, 2020 Maria

Cansino el tío, y cuantas plazas tiene el Gobierno central? Justicia, Guardia Civil, Policía Nacional, [...]

ver artículo
JUAN
September 25, 2020 JUAN

No es logico que gente que dan positivo en el Test siga por la calle [...]

ver artículo
Vecina
September 24, 2020 Vecina

Espero que también le reclamen a su JEFE que el dinero que vendrá de Europa, [...]

ver artículo
Banner