última hora

LA RISA, por Clara Blázquez Sánchez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
LA RISA, por Clara Blázquez Sánchez
Noticias relacionadas

Es tan necesaria como gratificante, la gente divertida que te quiere bien, con carácter alegre y positivo, que te arranca siempre una sonrisa capaz de hacer que se desvanezcan por un momento las pavesas y el humo que enrarecen en ocasiones el aire y no te dejan respirar ni ver. Hacen que brote la risa, deseas que sean parte del equipaje que has elegido para este breve trayecto,
teniéndolos cada día a tu lado.

Imprescindible risa, fondo de armario, siempre apropiada para cualquier ocasión, te viste de felicidad, personal, caprichosa y, a veces, momentánea, ilumina los ojos y colorea las mejillas para completar el atuendo y salir a reír bebiéndote la vida, efímera y fugaz , en la que apenas da tiempo a saborear una carcajada completa, intentando que al dar el último sorbo, lo hagas riendo satisfecha.

Risa desinhibida, que no contiene gestos ni estudia posturas, dejando plasmados surcos sin medida, que sirven para canalizar al exterior, el llanto de los días tristes.

Quedó atrás la risa limpia, ingenua y contagiosa que montaba en patines, con vestido corto y trenzas por la plaza de la iglesia, libre de responsabilidad y de preocupaciones ajena.

Risa de mil sueños, con vestido de gasa y zapato de cristal, subida en carroza de calabaza, imparable felicidad que danza sin fin agarrada al príncipe, sin escuchar nunca las doce.

Frescor del rocío que brota cada mañana, risa cómplice y plena que ilumina todo mi ser al mirarse en mis tres dichas más bellas.

Risa alegre, familiar, reconfortante, llena de algarabía, con sonido a cascabeles, guirnaldas de colores, manteles largos de lino, guindas, flores, velas…con olor a la gente que quieres, disfruta contigo, abrazas, se ríe, te besa.

Y sin embargo, ¡es tan difícil reír cuando el alma llora!, ¡es tan fácil ensimismarse y callar cuando la melancolía aflora!…

Si algún día vierais que no río, entonces y sólo entonces, preguntad a mis ojos oscuros y tristes por qué no dejan que les ilumine la risa.

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

SAN CAYETANO, SAN LORENZO Y LA PALOMA. Por Pedro Miguel Ortega Martínez

SAN CAYETANO, SAN LORENZO Y LA PALOMA. Por Pedro Miguel Ortega Martínez   0

Varios compañeros “cursarios” me recuerdan estas fechas, muy patronales, muy festivas, por tantos lares de nuestra querida España, esta España nuestra, donde la pandemia nos ha cambiado todo tipo de [...]

Booking.com
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

María
August 11, 2020 María

Manda huevos, como diría... Hoy martes 12,30 de la mañana puerta cuartel Guardia Civil, más [...]

ver artículo
Inocencio
August 11, 2020 Inocencio

Bueno, Ciudad Rodrigo para los políticos del PP es un trampolín para plazas mayores, que [...]

ver artículo
Jorg
August 10, 2020 Jorg

Estoy de la “policía de balcón” hasta ahí mismo. Cuando yo no llevo cinturón asumo [...]

ver artículo
Manuel
August 09, 2020 Manuel

Si, hoy me he enterado de una joven bastante conocida en Ciudad, por su profesión [...]

ver artículo