última hora

EL COVID-19 DEJA AL PAÍS A LA INTEMPERIE, por Santiago Malmierca Hernández

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
EL COVID-19 DEJA AL PAÍS A LA INTEMPERIE, por Santiago Malmierca Hernández
Noticias relacionadas

Cuando en enero pasado llegó la noticia de que un nuevo coronavirus se propagaba en la ciudad china de Wuhan, este país encaraba el año con un nuevo gobierno de coalición que prometía una nueva época de felicidad y matriarcado. Nada nuevo bajo el sol; la constitución original de los Estados Unidos ya recoge ese anhelo y en cuanto al matriarcado, en mi familia extensa siempre fueron las mujeres quienes dirigían la función: abuelas, madres, tías… China, el Imperio del Centro, estaba lejos; poco después los medios informaban de que el virus había llegado a Alemania, se había asentado en el Norte de Italia y que además se propagaba a gusto. Poco después supimos que también había conquistado España y que lo hacía con el mismo entusiasmo. Poco después…, bueno, es cosa sabida, no hace falta aburrir con el tema.

La Blitz-Krieg del ejército nazi comparada con la velocidad de propagación planetaria del virus parecería un relato de historia antigua… Hoy estamos donde estamos y el virus manda; todo indica que su dominio no será cosa de meses… A estas alturas, con todo lo que se ha vertido acerca de su origen, yo sigo teniendo mis dudas; quiero decir que la controversia sobre el famoso laboratorio de Wuhan y sus investigaciones con murciélagos, sigue siendo una espesa sombra que quizás nunca llegue a desvanecerse; después de todo la manera en que, por ahora, China ha atajado el problema y su economía vuelve a recuperar el ritmo perdido, bastaría para inducir a la sospecha a quienes pensamos que el ejercicio del escepticismo, en principio, siempre es saludable. Pero bueno, dejemos esta tenebrosa cuestión a un lado, sigamos…
A mediados de marzo cuando el virus hacía estragos y los cadáveres se amontonaban en el Palacio de Hielo de Madrid, el gobierno de coalición pillado por sorpresa, o no tanto, y atenazado por el pánico decretó el estado de alarma y confinó al país. A medida que pasaban las semanas y la actividad económica se deterioraba, apuntaban ya las debilidades ocultas de nuestro sistema productivo. No importa, no hay que inquietarse, se decía; tenemos todo el verano por delante… El verano llegó; a pesar del calor, el virus no se derritió, los turistas no vinieron, el verano resultó un verdadero fiasco y entonces pudo verse en toda su extensión que este país estaba asentado sobre unos fundamentos bastante frágiles. Iniciamos el balsámico otoño, para mi siempre lo es, y la perspectiva es cuando menos fea… Si el virus continúa campando, los confinamientos selectivos se repiten y por ende la incertidumbre y la desconfianza se adueñan del imaginario colectivo, las cosas puede tomar un cariz un punto más que feo…

Entonces, la pregunta que cabe hacerse es la siguiente:¿por qué cuando golpea una crisis España sufre más que el resto de países del club al que pertenecemos?

La respuesta viene de lejos y habría que retrotraerse bastante atrás en el tiempo, pero para acotar el asunto digamos que de las políticas llevadas a efecto desde la apertura del país al exterior en el año 1959, el Plan de Estabilización puesto en pie por hombres como Alberto Ullastres, López Rodó, Enrique Fuentes Quintana…, la de convertirlo en una especie de Florida europea, estaba envenenada…

El proyecto estaba bien pensado; se iniciaba el flujo masivo de población del campo a la ciudad; más de dos millones de españoles se repartían por un puñado de países europeos necesitados de fuerza de trabajo; las remesas que enviaban eran una fuente de inversión; la vacaciones pagadas comenzaban a ser un derecho garantizado; el clima era fabuloso y las islas y la costa mediterránea que sesteaban al arrullo del oleaje podían transformarse en lugares de esparcimiento, primero para la clase media europea, más tarde, poco a poco, para la incipiente clase media española. Había otro cálculo, no muy difundido, y era aquél que estimaba que con el advenimiento del turismo de masas a principios de los 60 y el inevitable cambio de costumbres, las pocas ganas que todavía quedasen de ruptura con el Régimen, irían dulcificándose y desapareciendo… Esta tesis siempre la mantuvo el difunto escritor Juan Goitysolo; sostenía que el cambio, el inicio de la Transición habían comenzado en la década de los sesenta… El recientemente fallecido Juan Marsé, desde otro punto de vista, también desmiente el compromiso de ruptura que podía anidar en el seno de la clase obrera autóctona en su extraordinaria novela Ultimas Tardes con Teresa…: el Pijoaparte sólo anhelaba entrar en el mundo de alta burguesía catalana…

Y en aquél entonces todo empezó a ir como la seda… Los turistas aumentaban cada año, el NO-DO lo reflejaba con prontitud; los lugares de costa cambiaron su fisonomía hasta casi su desfiguración; un nuevo ecosistema productivo comenzó a tejerse entorno al sector turístico, hecho de frenesí, nepotismo, corrupción y pensamiento mágico en el sentido de que imaginaba que el país estaba tocado por los dioses y que la fiesta sería eterna… Mientras tanto el tejido industrial iba menguando y aunque a principios de los 80 era inevitable una Reconversión, la que se llevó a cabo estuvo mal diseñada y en algún caso ejecutada de manera sospechosa…

En una reciente entrevista al controvertido economista Santiago Niño Becerra a raíz de la aparición de su último libro donde sostiene entre otras cosas que el Covid-19 está contribuyendo a acelerar cambios que estaban ya presentes en la red económica global: la oferta de trabajo será cada vez más escasa, a pesar de, mejor dicho a causa de la extensión de la famosa digitalización…; a la pregunta que el entrevistador le hace sobre el sempiterno asunto del cambio de modelo productivo en España, responde: Cuando el PSOE ganó en 1982, empezó ya a hablarse de la necesidad de cambiar el modelo productivo; entonces la industria era de bajo valor, necesitaba cambios y la economía muy dependiente del turismo; ¿qué se ha hecho en estos 40 años?; poco o muy poco; ¿por qué?; porque es mucho más fácil levantar un hotel y llenarlo de turistas; para cambiar un modelo productivo hace falta inversión, compromiso, ideas, tiempo… ¿Hubiera sido posible al inicio de la Transición?; pienso que si; hoy es casi imposible… Todo ha ido como la seda, hasta este año… El golpe ha sido severo y la pregunta está en el aire: ¿volverá el sector a resurgir de sus cenizas el año próximo, o el Covid-19 ha marcado un punto de inflexión? Si ocurre esto último, ¿qué se hace con toda la infraestructura sobrante?; no sólo hoteles y demás lugares de ocio sino también aeropuertos, trenes de alta velocidad, autovías, servicios de apoyo… Si uno repasa la historia económica de este país durante los últimos 40 años, no puede menos de pensar que en conjunto, a pesar de que el oropel y la filigrana cieguen a muchos, ha sido un sonoro fracaso… ¡La cantidad de capital dilapidado! La Sociedad Geográfica Española en su informe de 2018, estimaba que desde 1995 hasta 2016 se habían comprometido de forma inadecuada, inadecuada es una palabra bastante blanda, a mi entender, cerca de 100.000 millones de euros…

Hoy, cuando el paro, la precariedad, la desesperanza se precipitan, una administración anquilosada, propia del siglo XIX, ni siquiera es capaz de poner en marcha con la celeridad debida el alivio de los ERTES y esa cosa llamada Ingreso Mínimo Vital; esa medida estrella ideada por un vicepresidente segundo transformado de la noche a la mañana en casta, casposa casta… El gobierno de coalición actual cifra sus esperanzas para la reconstrucción del país, ¿habrá algún ligero cambio cosmético en el modelo productivo?, en los dineros que puedan venir de Europa; muy mal tienen que ver la situación financiera, en particular de deuda, cuando sin ellos no hay mucho que hacer… Y tienen razón porque si la tendencia de destrucción de tejido productivo continúa (Alcoa, la planta de aluminio, echa el cierre; el director ejecutivo de Peugeot-Citröen advierte al gobierno de que los planes de ayuda tiene que ser algo más que palabrería; hay países que también podrían fabricar esos coches…) ¿de dónde van a salir los ingresos? ¿La tasa Google?; es de risa… Parece que baraja la posibilidad de subir el IVA el año próximo…; vaya hombre ahora resulta que tiene que echar mano de un impuesto tan retrógrado como ese; un gobierno de coalición que anunciaba una nueva época de felicidad y abundancia… En verdad, a veces pienso que aquel becario de Aragón cuando escribía aquella carta al director de un periódico, en la profundidad de la anterior crisis, quejándose de que no tenía fondos para comprar los insumos que necesitaba para seguir con su investigación en el laboratorio porque el gobierno de su Comunidad prefería dedicarlos a construir circuitos para motos, estaba en lo cierto cuando decía: la mejor prueba de la existencia de Dios es que este país siga funcionando… Personalmente he llegado a tal punto de hastío que llevaba unos días considerando la posibilidad de hacer las maletas; pero ayer me enseñaron un chiste del difunto Forges aparecido cinco años atrás y ya no lo tengo tan claro: Un parroquiano entra a una farmacia y le pide al farmacéutico…¿tiene usted algo para ESSSTO en general?¡Huya! ¡Huya…! ¿adónde? El farmaceútico cae en la cuenta y le responde…: ¡pues esa es otra…!

Salud…

 

6 Comentarios

  1. Caulfield 10:51, oct 26, 2020

    Venga, Vecina y Color, si nos ponemos a generalizar hagamoslo bien. Podríamos decir, qué se yo, que los sanitarios se han pasado la pandemia haciendo coreografías y subiéndolas a tik tok, o que los trabajadores de las residencias se han dedicado a grabarse mientras humillaban y maltrataban a ancianos… Porque como yo he visto cuatro vídeos de eso, venga, todos al mismo saco…

    Reply to this comment
    • Vecina 13:26, oct 27, 2020

      Todos al mismo saco, no, pero lo que yo veo en la calle es eso
      Un solo ejemplo, hace unos días han pintado rayas amarilla en confluencia de Wetones con Agustín de Foxa ,para que los coches no aparquen en esquina y molesten a los peatones, pues media hora después de acabar ya había tres coches uno de ellos encima del paso cebra, para ir al bar de enfrente, y así mil cosas
      Que son cuatro ,pues con cuatro imbéciles, esto no acabará nunca, y pagamos todos
      Vivo 3 meses al año en Covilha y la educación y respeto allí está bastante por encima

      Reply to this comment
  2. Color 17:55, oct 25, 2020

    Para “VECINA”
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice usted es su comentario. Al margen de todo proceso político y de como se ha llevado y se lleva esta pandemia. La verdad es, que los ciudadanos no ayudamos en esta cuestion nada y aquí cada uno hace de su capa un sayo. Lo seguimos viendo a día de hoy, lo insolidarios, anarquicos y burros que somos. Confinados y en estado de alarma y seguimos de fiesta y macro fiesta día si y día también. Si nos dejaran solos acabaríamos con el exceso de población en unos cuantos días. Mucho aplauso a los sanitarios y poco pensar en ellos. Lo de los aplausos debe de ser porque nos gusta tocar las palmas. Al no tener cante y baile seria para no perder experiencia fiestera.

    Reply to this comment
  3. Vecina 15:08, oct 21, 2020

    Cuenta parrafada para nada,
    La conclusión mía es que España es el país del mundo donde más imbéciles hay por metro cuadrado
    La prueba es que cada cual va a lo suyo, egoistamente sin pensar en los demás
    Que la mascarilla no me gusta o me molesta, no me la pongo
    Que me viene bien aparcar en paso cebra, pues aparcó
    Que saco al perro, y hace caca en mitad de a acera, pues hay lo dejó
    Y así mil cosas

    Reply to this comment
  4. fatuto 01:50, oct 17, 2020

    Y de Ayuso nada? Ah claro, que no te van los chistes fáciles.

    Reply to this comment
    • Santiago M. Hernández 12:50, oct 19, 2020

      Señor FATUTO, quien quiera que sea usted con ese mote; no sé que artículo haya leído usted, pero el ejercicio de la lectura requiere de ciertas dotes para una mínima compresión… En cuanto a la señora Ayuso que usted menciona, me parece tan inoperante como el actual presidente del gobierno señor Sánchez; el vicepresidente tercero, o cuarto señor Iglesias; los anteriores presidentes del gobierno señores Rajoy, Zapatero, Aznar y Felipe Gonzá
      lez; este último con algún que otro acierto; y ahí me detengo…. Salud…

      Reply to this comment

Deja tu comentario

Clic para cancelar respuesta.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

DIA DE SANTOS, por Mariano Martín Martín

DIA DE SANTOS, por Mariano Martín Martín   0

DIA DE SANTOS Aún sin Día Todos los Santos, aún sin Santo todos los Días... y es recordando los cantos faustos con alegría, en las tristes melodías el renacer con el llanto. A todo Ser que nacía con hermosura y [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

JUAN
October 31, 2020 JUAN

Muy bien... Mi calle lleva mas de 35 años esperando a ser pavimentada ... pero los [...]

ver artículo
Luisa
October 30, 2020 Luisa

Ya pueden contratar más rastreadores, solo en Guadapero la mitad del pueblo positivos O sea si [...]

ver artículo
Luisa
October 30, 2020 Luisa

Ya pueden duplicar los rastreadores, solo en Guadapero la mitad del pueblo positivos O sea si [...]

ver artículo
Luisa
October 30, 2020 Luisa

Los rastreadores tendrán trabajo en Guadapero, entre otros pueblos, la mitad del pueblo positivos O [...]

ver artículo