última hora

PROPÓSITOS Y DESEOS PARA EL AÑO QUE EMPIEZA, Santiago Malmierca Hernández

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
PROPÓSITOS Y DESEOS PARA EL AÑO QUE EMPIEZA, Santiago Malmierca Hernández
Noticias relacionadas

Desconozco si esta clase de reflexión inverniza está muy extendida entre las gentes que habitan el país, no conozco ninguna encuesta y presumo que el CIS, el Centro de Investigaciones Sociológicas regido por mano sabia, no ha tenido nunca la temeridad de elaborar alguna, pero dado que durante estos días es casi seguro que este tema aparecerá en alguna cadena de radio, televisión, en algún medio de prensa escrita, digital o en ese submundo llamado redes sociales…, me he propuesto seguir el juego y ver qué propósitos y deseos para el año que empieza sería capaz de desgranar…

Los propósitos siempre han estado relacionados con el ámbito personal y en concreto con el vano afán de rectificación -enmienda, se decía en mi infancia- y en consecuencia acrecentamiento, mejoramiento, de uno mismo, signifique esto lo que signifique… Alguien decidirá que es hora de empezar una dieta vegetariana para contribuir, desde su modesta posición, a la cura del planeta; alguien decidirá que es hora de comprarse una mascota y volcar la mayor parte de sus buenos sentimientos hacia ella y alguien decidirá que ya que el abanico de prohibiciones se amplía sin pausa, prefiere ir contra corriente, arrostrar las consecuencias y siempre que lo considere oportuno, insultar al prójimo, ya sea cercano o lejano, porque es el camino más corto para llegar a la verdad…

Los deseos, en cambio, pertenecen a un ámbito más etéreo; pueden afectar tanto a lo personal como llegar a más personas y siempre estará ahí, presente, el obstáculo de la realidad… Alguien puede desear que ya va siendo hora de que le toque la lotería; alguien puede desear que para mejor sobrellevar esta o futuras pandemias sería guay vivir en una isla en los mares del sur y alguien puede desear que el año que empieza mejore económicamente para que su familia pueda salir de la maldición que supone la precariedad, el paro y la desesperación… Como decía, todos estos deseos y muchos otros que pueden estar flotando por ahí, tendrán que pasar por el tamiz de la realidad…; en cambio los propósitos extraen su virtud, en gran medida, de la capacidad que una persona tenga para llevar a cabo, cueste lo que cueste, una resolución…

Veamos pues, en lo que a mi toca, qué propósitos tendría para el año que empieza; ya no soy joven y las fuerzas van menguadas; no obstante como siempre se ha dicho que la historia no es como empieza sino como acaba, empezaré a esforzarme para que acabe bien…

Sería un logro dejar de beber, de fumar dejé hace tiempo, y de comer en exceso; como sostenía el gran Epicuro: “Con una torta de avena y una cantimplora de agua uno puede rivalizar con Zeus en cuanto a felicidad…”

Estaría bien ir reduciendo mi dependencia de los juegos de azar; a estas alturas si me tocase un pellizco, no sabría que hacer con él; además también sostenía Epicuro que: ”La necesidad es una cosa mala, pero no hay ninguna necesidad de vivir con necesidad…”

Pienso que sería otro logro mitigar en lo posible mi inclinación a la misantropía; lo cual hasta hoy no ha sido óbice para que haya tenido periodos en los que la promiscuidad me haya vencido…; “El infierno es el otro…”, dice un personaje de una obra teatral de Sartre, pero hay que reconocer que algunas veces, pocas, también puede ser parte del cielo…

No estaría mal intentar combatir mi afición a la pereza, esa virtud de la sensibilidad romántica…; sin embargo cabría hacerse esta pregunta… ¿y transformarse en un hombre de acción en el otoño de la vida…? Mejor que ganguear, arrastrando los pies, por las calles con la mascarilla puesta sin perspectivas de soltarla en un futuro próximo, si que suena…

Por último quisiera también, si fuera posible, moderar mi permanente tendencia hacia la concupiscencia; la concupiscencia bien entendida, claro; esa que en palabras de Groucho Marx se cifra en… “una pequeña mansión, un pequeño yate, una pequeña fortuna…”; en el fondo esta falta quizás se deba a que como siempre he estado ahí, rozándola apenas con los dedos, la insatisfacción se haya vuelto endémica…

En cuanto a los deseos…, ¡ay, los deseos…!; ¿qué podría uno desear para el año que comienza? Siguiendo la famosa letra de la canción… ”Tres cosas hay en la vida…”; digamos que en el terreno de la salud me gustaría que esta se asentara de forma permanente por estos pagos y que la muerte cuando venga, si ha de venir, se presente sin avisar, de golpe; indolora, incolora e insípida…

En el terreno del amor…; ¡ah, el amor…!, todavía… Me gustaría que todo el mundo pudiera disfrutar al menos una vez durante el año lo que este poeta anónimo de la Grecia clásica sentía: “La lira, la conversación, la mirada expresiva, el canto de Jantipa, el fuego que apenas ha comenzado, ¡alma mía!, te abrasarán…”

En cuanto al dinero, al odioso dinero, ¿qué podría uno desear de él …? Pues que por fin nos convierta en personas de verdadero provecho. En la película de Woody Allen “Toma el dinero y corre”, el narrador dice en un determinado momento: “Para ser un hombre de provecho, Virgil decide atracar un banco…; después de todo, piensa él, resulta mucho más fácil ser una persona de provecho si tienes dinero que si no lo tienes…”

Para finalizar me preguntan que si quiero desearle algo al gobierno… ¿Bueno o malo?, le respondo…; lo que sea, me responde…; pienso, pienso y pienso… y cuanto más pienso menos sé que decir… Por fin le digo…: dejame seguir pensando, quizás pasado mañana encuentre algo… Mi interlocutor se enfada y me suelta: ¿Pero como eres tan mentecato…?

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

AVISADOR
February 26, 2021 AVISADOR

CIUDADANAS Y CIUDADANOS DE MIRÓBRIGA Y COMARCA: SI TENÉIS OJOS PARA VER [...]

ver artículo
Zas
February 26, 2021 Zas

A la cancha se puede acceder sin bajar escaleras. Antes de hablar conviene informarse..... [...]

ver artículo
Que no sirva de precedente
February 26, 2021 Que no sirva de precedente

Hoy tiene usted toda la razón. Lo mismo paso con el pantano de Irueña. Lo [...]

ver artículo
Luis
February 26, 2021 Luis

Y cuántos mayores tienen coche? Cuando te llaman te preguntan si puedes acudir sino te [...]

ver artículo