última hora

El RECIBO DE LA LUZ (y II), por Santiago Malmierca Hernández

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
El RECIBO DE LA LUZ (y II), por Santiago Malmierca Hernández
Noticias relacionadas

(anterior)

En un recibo normal de los que suele enviar Iberdrola, por ejemplo, si uno observa al dorso, verá que hay un pictograma con el siguiente encabezamiento: El 50% de su factura está destinada a impuestos y otros recargos; después en dos tonos de azul los porcentajes de los costes del suministro eléctrico y en tres de gris los de impuestos y otros conceptos. Si nos detenemos en los costes del suministro eléctrico, veremos –esto es una forma de hablar, por supuesto- que la formación del precio de generación del Kilovatio, que es lo importante, es algo muy parecido a ir al súper y comprar pan, leche, unas latas de sardinas, una merluza y al pasar por caja que te cobren todo al precio de la merluza porque fue el último artículo en pasar… ¿Cómo es esto posible? Veamos… y aquí recurro al artículo del señor Jerónimo Andreu aparecido en El País el 22 de Diciembre del 2013: “No todos los kilovatios son iguales aunque al encender la lámpara lo parezca; cada partícula lumínica se produce de una forma diferente y a un precio deferente. Mientras una unidad eléctrica procede del viento, otra lo hace de una presa construida 70 años ha y una tercera de una central que funciona con un gas que hay que importar y cuyo precio depende de mil y un conflictos internacionales; y sin embargo toda esa energía la paga el ciudadano al mismo precio. Esta mala praxis es consecuencia de un sistema de venta muy peculiar. En un operador de mercado electrónico llamado OMIE las generadoras van ofertando cada mañana la energía que producirán cada una de las horas del día al precio que les parece más cercano a sus costes. Primero se venden las que tienen los costes variables más bajos como renovables, hidroeléctricas y nucleares, estas últimas ya amortizadas, y cuando estas se acaban se venden las que los tienen más altos como carbón y gas; para que a todos los actores les interese participar, al final se les abona el mismo precio, es decir, el de la producción más cara del día. La paradoja de este mercado creado con la liberalización del año 1997 es que pagaríamos lo mismo en nuestra factura si, en lugar de mezclar fuentes baratas y caras, toda la energía se produjera al precio de las costosísimas centrales de gas…

Pasemos ahora a los tres tonos de gris de la factura en los que se reflejan los impuestos, recargos y otros conceptos. Dentro de recargos y otros conceptos quizás el más insidioso sea el llamado Déficit de Tarifa, ese monto acumulado que las grandes eléctricas dicen, sin sonrojo alguno, que se les debe. En el artículo mencionado arriba del señor Jerónimo Andreu, se cuenta: “La historia del llamado déficit de tarifa es poco edificante; la figura la creó el señor Rodrigo Rato en 2002, entonces ministro de Economía y Hacienda con el gobierno del señor Aznar cuando estableció que la luz nunca subiría más del 2% al año. Como los costes de producir la electricidad eran mayores, optó por almacenar esa diferencia emulando al tendero que apunta las latas de atún fiadas. Las razones para mantener el precio artificialmente bajo eran diversas: desde controlar la inflacción, mejorar la competitividad industrial al simple electoralismo. La solución nació como remedio temporal, pero luego ningún gobierno, ninguno, se ha visto con fuerza para explicarle al votante que debía pagar más (………). Este déficit fue asumible hasta que en 2005 los costes se dispararon por la subida del petróleo que arrancó con la inestabilidad de Irak; la tendencía se agravó en 2008 con las primas a las renovables y la crisis hizo que la componenda terminara estallando. Para pagar se han probado varios sistemas; el último consistía en empaquetar las deudas y colocarlas en el mercado de valores, es decir, titulizarlas: las eléctricas ya han cobrado ese déficit y ahora los españoles se lo deben a los bancos de inversión, tanto nacionales como extranjeros, que compraron esa deuda… Los más críticos con este parcheo y dilacción de los problemas aseguran que esa deuda nunca se ha auditado públicamente; e incluso hay alguno como el economista Jorge Fabra, antiguo consejero en la Comisión Nacional de la Energía, que afirma que no es que haya un déficit de tarifa, sino que lo que las eléctricas tienen es un supeavit en las retribuciones.” (La explicación para esta afirmación tan totunda estaría en el primer párrafo que hemos transcrito; si en la formación del precio del Kilovatio hora entran en juego hidroléctricas y nucleares, ya amortizadas y el precio final lo establecen las centrales de gas, pues no resulta difícil ver que no anda muy errado…).

Y en lo que toca al apartado de impuestos, pues ahí tenemos al imperturbable IVA, que no lo hace por menos de un 21%. El IVA para el consumo doméstico de agua es un 10% porque la Administración lo considera un bien esencial; pero considera que la luz, hoy todavía, no es un bien esencial. Llevada hasta sus últimas consecuencias esa afirmación, parece que es inapelable; uno puede sobrevivir sin luz eléctrica. Pero resulta que no todo el mundo vive en la montaña o en el páramo en plan Robinson Crusoe contento con la austeridad que su ingenio va permitiéndole… La mayoría de la población vive en bloques inhóspitos donde encender un fuego para calentarse o asar un conejo acarrearía serios problemas… Además la simple evolución cultural ha hecho de la luz eléctrica algo tan esencial como lo era el fuego para las bandas de cazadores y recolectores, así que esa afirmación tan extemporánea no se sostiene… Entonces puede que la razón velada sea que la Hacienda del Estado necesita ingresos fijos, predecibles y extraerlos de un mercado cautivo como es el de la luz eléctrica, no representa ningún problema… No decimos que no se deba gravar el consumo de luz, en absoluto; son ingresos vitales para el Estado en tiempos en que la actividad económica anda por los suelos y seguirá andando por algún tiempo mas; lo que decimos es que la Administración rectifique su error y primero considere a la energía eléctrica un bien esencial y segundo que lo grave según esta consideración; un 10% es más que suficiente… En este cajón de sastre en que se ha convertido el recibo de la luz desde el inicio de la mal llamada liberalización y en concreto en este apartado que estamos revisando hay más costes y recargos de difícil explicación como por ejemplo los llamados Costes de Transición a la Competencia, una especie de compensación que se otorgó a las eléctricas al inicio de la liberaliación; parece que esgrimiendo su poder chantajearon al Estado porque temían que no fueran capaces de adaptarse a la competencia, a una supuesta feroz competencia; la realidad es inapelable… Este es el panorama presente; el panorama futuro puede seguir siendo este u otro algo más en línea con los países donde el precio de la luz es más barata y la participación del Estado en el sector eléctrico decisiva. He aquí una lista de paises donde sucede esto último: Francia, Holanda, Austria, Suecia, Suiza, Italia, Canada, Japón, Israel, China, Rusia y la denostada Bolivia, por supuesto…

Para finalizar este breve recorrido por un sector que parece aún anclado en los primeros versículos del Génesis, se muestra una lista no exhaustiva del idilio que han sostenido o sostienen antiguos ministros con el sector eléctrico: Luís de Guindos(PP) con Endesa; Elena Salgado(PSOE) con Endesa; Rodolfo M. Villa(UCD) con Endesa; Josep Borrell(PSOE) con Abengoa; Angel Acebes(PP) con Iberdrola; Narcís Serra y Felipe Gonzalez(PSOE) con la antigua Gas Natural, hoy llamada Naturgy; Luís Atienza(PSOE) con Red Eléctrica de España…

 

2 Comentarios

  1. Nisio 19:10, ene 28, 2021

    Sr. Malmierca, está usted ” iluminado” en sus arts. Muy buenos.
    Se agradecen esas reflexiones!

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

HOMENAJE 3, por Mariano Martín Martín

HOMENAJE 3, por Mariano Martín Martín   0

HOMENAJE 3 a Jerónimo García Sánchez al Sr. D. JERÓNIMO GARCÍA SÁNCHEZ - Canción popular - Ya estamos todos aquí con muchísima ilusión, celebrando el buen pregón dado con un fiel sentir. La velada pasada esta noche con motivo [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

aporías eleáticas
April 20, 2021 aporías eleáticas

Aznar vallisoletano y Zapatero leonés. ¿Tendrá algo que ver? ;-) [...]

ver artículo
aporías eleáticas
April 20, 2021 aporías eleáticas

Toro fue provincia castellana y el comentario es consecuente con el sentir castellano. Aunque antes [...]

ver artículo
JUAN
April 20, 2021 JUAN

En fin... [...]

ver artículo
Quim
April 19, 2021 Quim

¿ADECOCIR o AFECIR? Los de las fotos son de AFECIR, un poco de seriedad en [...]

ver artículo