última hora

SIN OBISPO, PERO POR NUESTRO BIEN, por Saturnino Rodríguez Miguel

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
SIN OBISPO, PERO POR NUESTRO BIEN, por Saturnino Rodríguez Miguel
Noticias relacionadas

En este rincón (como en tantos otros de la Península) todo se hace por nuestro bien a pesar de que nosotros, brutos, tontos, tercos, torpes… no nos demos cuenta.

Mediados los años 80 el progreso llamó a nuestra puerta y le dijimos que no. En aquella ocasión se acordaron de nosotros porque la calidad del granito y nuestra bonhomía nos hacía merecedores de un cementerio nuclear que, por lo visto, nos hubiera sacado de penas. A pesar de que se nos explicó lo bueno que sería para la zona algo que estaría activo miles, quizá millones de años, no lo quisimos. Ellos a que sí, nosotros a que no. Por esos años cerraron el ramal del ferrocarril entre La Fuente de San Esteban y Barca d’Alba y eso sí lo queríamos abierto. Pero también fue por nuestro bien.

Empezó el milenio y para celebrarlo se volvieron a acordar de nosotros, gentes honradas, lígrimas, que merecen una oportunidad y bla, bla. bla… y, en medio de la crisis de las vacas locas, casi nos aplastan con una planta de material específico de riesgo (MER) que dicho así parece una delegación del Pentágono pero que en realidad era un gran horno crematorio de cadáveres de animales. Tampoco lo quisimos.

Los de Sanctis acogimos con los brazos abiertos el proyecto de una planta solar termoeléctrica, la Loba. Un mar de paneles solares hundidos en zapatas de hormigón sustituyendo el encinar que, junto al de Villavieja, pasaban de las 1.200 hectáreas entre unas cosas y otras. La crisis impidió que en pocos años (cuando la tecnología quede obsoleta o las subvenciones no lleguen), tuviéramos la escombrera de cemento, cristal y acero más grande del mundo. Testigo de esto es el huerto solar que hay entre Tenebrón y Diosleguarde, abandonado antes de su inauguración. A cambio de estas cosas nos ofrecen el chocolate del loro en forma de canon energético, que sirve para financiar las fiestas patronales y poco más.

Con la mina de uranio de Retortillo, Berkeley quiere hacernos ricos a toda costa y nosotros, una vez más, nos negamos. Podían respetar el deseo mayoritario de los aborígenes pero, sabedores de que no sabemos lo que nos conviene, nos salvan a nuestro pesar y siguen con el proyecto de buscar el beneficio (el nuestro, según dicen) a base de hozar media provincia. Viendo lo que costó que se hiciera la autovía y que tenemos el único tramo sin terminar entre Lisboa y Helsinki no es raro que seamos desconfiados y cada vez que alguien se acuerda de que existimos, nosotros, siembre huraños y escamados pensemos aquello de moza buena y a mí me la dan, trianpalantrán.

Dicen que ya no necesitamos obispo, que, por nuestro bien, dependeremos del de Salamanca. Esto es algo que va más allá de la creencia religiosa (en este caso, lo más importante seguramente) y hace mella en el sentimiento identitario. Por eso, quien más y quien menos ruega la gracia de seguir contando con un obispo residencial y exclusivo para Ciudad Rodrigo. Y mientras aquí se pide silencio, Cataluña arde. Por eso no se entiende que la fábrica de baterías para coches se instale allí, en esa sociedad contestataria y separatista en tanto que nosotros, sumisos y obedientes, no perderemos el tren una vez más simplemente porque ya no pasa. También nos lo han quitado. Por nuestro bien, claro.

 

1 Comentario

  1. Por nuestro bien 13:31, mar 06, 2021

    Que tercos somos los lugareños al renunciar a ” nuestro bien” , dirán que somos poco agradecidos
    Para lo que nos ofrecen es mejor que no nos regalen nada y nos dejen disfrutar de nuestra magnífica “tierra ” .

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

LA YEGUA “BINGUERA” Y SU POTRO RECIÉN NACIDO, por Pedro Miguel Ortega Martínez

LA YEGUA “BINGUERA” Y SU POTRO RECIÉN NACIDO, por Pedro Miguel Ortega Martínez   1

Hoy la red social de Facebook, me trae una noticia bien grata. Lo digo como urbanita que soy, residente capitalino, sin entender nada de animales o plantas. Aunque he de [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

P.Serrano
April 14, 2021 P.Serrano

Precioso potrillo. Felicidades al padrino y gracias a su gran amigo por compartir con nosotros [...]

ver artículo
Juan
April 12, 2021 Juan

Vaya suerte que estamos teniendo, en el otro medio de información digital de Ciudad Rodrigo, [...]

ver artículo
Luis
April 10, 2021 Luis

Absolutamente de acuerdo con el artículo. Mientras la política y el dinero vayan de la [...]

ver artículo
Greta
April 10, 2021 Greta

La fotografía retrata la realidad. Si sale en la foto, está. No es cuestión de [...]

ver artículo