última hora

EL ALMA DE LA TIERRA. Una habitación propia. Por José Luis Puerto

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
EL ALMA DE LA TIERRA. Una habitación propia. Por José Luis Puerto
Noticias relacionadas

EL ALMA DE LA TIERRA

Una habitación propia

JOSÉ LUIS PUERTO

Cuando aún siguen quedando resonancias, tras la jornada del pasado ocho de marzo, celebración internacional del día de la mujer, nos parece que viene bien traer a colación ese título de la narradora inglesa Virginia Woolf ‘Una habitación propia’, que tanta fortuna ha tenido y está teniendo, al haberse tomado como emblema verbal de ese espacio –personal y, al tiempo, social– que las mujeres necesitan para poder acceder a esa ansiada visibilidad, e igualdad, en una sociedad que tradicionalmente se las niega.

Dudamos ya, sin embargo, que este libro de Virginia Woolf, tan hermoso, por otra parte, y tan sugestivo, haya sido muy leído entre nosotros, ni lo esté siendo. Se publicaría en 1929 y, en él, la autora reivindica la necesidad de un espacio propio femenino, para que ese acceso a la humanización y, por lo tanto, a la dignidad, sea posible para todas las mujeres.

La obra, es al tiempo, una hermosa reivindicación de la cultura, como espacio en el que los seres humanos, todos, nos podemos reconocer y dignificar. “No hay necesidad de apresurarse. No hay necesidad de animarse. No hay necesidad de ser más que uno mismo” –indica la escritora en un momento determinado–. Es un elogio de la lentitud, de la intimidad, de la importancia que tiene ser fieles a lo que somos, más allá de esos encorsetamientos en los que tratan de ahormarnos las convenciones sociales, para que no podamos realizar ese itinerario hacia nosotros mismos y hacia los demás, que constituye, en el fondo, la verdad de la vida.

Porque también podemos entender el sentido de una habitación propia como un país en el que todos podamos sentirnos a gusto, en el que se respete la diversidad de identidades, de formas de ver el mundo y de estar en él; en el que no sea la crispación ni la agresividad las notas que sobresalgan sobre todo lo demás.

Una habitación propia, un país propio, de todos y para todos, sin cerrazones de ningún tipo. Pero ¿eso es posible en días en que vuelven los tamayazos, en que las decisiones del honrado pueblo soberano se tergiversan, en que se atiende más a tener la sartén por el mango que a estar al servicio del bien común, que debiera ser el horizonte e ideal de quienes nos representan y gobiernan?

Necesitamos, desde luego, también en el último sentido del que hablamos, una habitación propia, para vivir de modo pleno la aventura de la vida, la más hermosa tarea que a cada uno nos toca en suerte. Y hay muchos modos de hacerlo.

La obra de Virginia Woolf es, al tiempo y acaso sobre todo, una propuesta de vivir la cultura, la literatura, la lectura, la creación narrativa en su caso, como modo de humanizarnos, de ser mejores.

Nos esperan, para ello, las grandes obras clásicas y contemporáneas. Y las pequeñas. Esas obras recogidas, secretas, íntimas, también reveladoras, que están ahí, a la espera de nuestros ojos, de nuestra comprensión, de nuestra sensibilidad, de nuestra alma.

Y, solo así, comenzaremos, de verdad, a conquistar esa habitación propia, a la que, por otra parte, todos están invitados. Pues la fraternidad es siempre uno de los valores que más pueden salvarnos.

 

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

aporías eleáticas
April 20, 2021 aporías eleáticas

Aznar vallisoletano y Zapatero leonés. ¿Tendrá algo que ver? ;-) [...]

ver artículo
aporías eleáticas
April 20, 2021 aporías eleáticas

Toro fue provincia castellana y el comentario es consecuente con el sentir castellano. Aunque antes [...]

ver artículo
JUAN
April 20, 2021 JUAN

En fin... [...]

ver artículo
Quim
April 19, 2021 Quim

¿ADECOCIR o AFECIR? Los de las fotos son de AFECIR, un poco de seriedad en [...]

ver artículo