NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

     

1. Libros de Nacimientos. Archivo del Registro Civil de Ciudad Rodrigo. 109 Tomos. Años de 1871 a 1970.

 2. Libros de Defunciones. Archivo del Registro Civil de Ciudad Rodrigo. 95 Tomos. Años de 1871 a 1970.

 3. Libros de Matrimonios. Archivo del Registro Civil de Ciudad Rodrigo. 84 Tomos. Años de 1873 a 1970.

 4. Libros Registro de Niños Expósitos. Archivo de la Excma. Diputación Provincial de Salamanca. Consta de 157 Tomos. Años 1835-1944.

 5. Abelardo Lorenzo Briega. Datos médico topográficos de Ciudad Rodrigo. Ciudad Rodrigo 1899.

 6. Marcelo S. Manzano. Datos para la Geografía Médica de Ciudad Rodrigo. Ciudad Rodrigo 1920.

 7. P. Borobio Díaz. La mortalidad de los niños en Zaragoza. Sus causas. Sus remedios. Zaragoza 1893.

 8. J. Iranzo. La mortalidad de los niños en Zaragoza. Zaragoza 1893.

 9. Mª C.Galindo Ortiz de Zárate. Condiciones de existencia y nivel de vida de Calatayud. Zaragoza 1980.

 10. L.Navarro Laguarta. Mortalidad en Zaragoza durante un siglo (1861-1960). Zaragoza 1968.

 11. L. Navarro Laguarta. Bases para el estudio bioestadístico y epidemiológico de Villanueva de Gállego. Zaragoza 1968.

 12. J.M.Jover. En Ubieto, Reglá, Jover y Seco. Introducción a la historia de España. Barcelona 1974. Página 612.

 13. G.Tortella Casares. Historia de España. Publicada bajo la dirección de M. Tuñón de Lara. Tomo VIII página 17. Barcelona 1981.

 14. J. Díez Nicolás. España. Sociedad y política. Dirigida por S. Giner. Madrid 1990.

 15. J. Díez Nicolás. Ob. cit. página 79.

 16. Libros de Nacimientos. Ob. cit.

 17. J. Díez Nicolás. Ob. cit. página 82.

 18. Diccionario Universal Ilustrado (Espasa)  Tomo 18 Primera Parte página 51. Madrid s.a.

 19. A. Vegas. Diccionario geográfico universal.  Dos Tomos. Madrid 1795.

 20. P. Madoz. Diccionario geográfico estadístico histórico de España.  Tomo 5 página 456 y s. Madrid 1850.

 21. Archivo Municipal de Ciudad Rodrigo. Reglamento de la Casa Cuna de Ciudad Rodrigo.- Manuscrito. Salamanca mayo 1850.

 22. A. Lorenzo Briega. Ob. cit. página 80. Curiosamente cita al Hospicio dentro del breve apartado que dedica a la prostitución, y apenas da detalle sobre su estado y funcionamiento. Unas páginas antes (páginas 56-67) se queja del abandono en que se encuentra y de la poca voluntad de resolver los problemas que presenta dicha Institución.

 23. Reglamento del Hospicio Provincial. Zaragoza 1883.

 24. G. Marañón. Viaje a las Hurdes. Manuscrito inédito. Madrid 1993.

 25. Eulenburg. Diccionario enciclopédico de medicina y cirugía prácticas. Tomo 7 página 4 Madrid 1885-1891.

 26. A. de Miguel. La España de nuestros abuelos. Madrid 1993. Página 196. En dicho libro puede leerle la frase de un conocido escritor: "Tantos críos como entran en esta Casa tantos como mueren. Es una fábrica de angelitos para el cielo."

 27. J. Díez Nicolás. Ob. cit.  página 82.

 28. M. S. Manzano. Ob. cit.  página 78.

 29. M.S. Manzano. Ob. cit. páginas 99 a 104.

 30. P.F. Monlau. Elementos de higiene pública.  Página 303. Madrid 1871.

 31. El siglo médico. Semanario  Página 295. 9 mayo 1886. Madrid.

 32. Libros de Defunciones. Registro Civil de Béjar. Años 1884-85 y 86.

 33. Dieulafoy. Manual de patología interna.  Página 163. Tomo 4. Cuarta edición. Madrid 1904. 4 tomos.

 34. A. Lorenzo Briega. Ob. cit. Páginas 61 y 62. Denuncia públicamente el vertedero al descubierto de la Puerta de Santiago que, terminando en el río, va esparciendo sus olores y peligros por los alrededores.

 35. M. S. Manzano. Ob. cit. página 21. Casi 20 años después algo ha mejorado la situación, pero no lo suficiente. Denuncia el peligro del Paseo de las Madroñeras, Caño del Moro y Tenerías

 36. J. Nadal. La población española. Barcelona 1976. Página 162.

 37. J. Molero Mesa. La tuberculosis como enfermedad social en los estudios epidemiológicos españoles anteriores a la Guerra Civil.  Dynamis. Universidad de Granada vol. 9, 1989.

 38. S.Jaccoud. Tratado de patología interna.  Tres tomos. Madrid 1885. En la introducción del librito de D. Abelardo Lorenzo menciona a este autor, así como a los dos que siguen a continuación, por lo que creemos serían los Tratados o libros manejados durante su formación, y que sin duda serían sus libros de consulta permanente.

 39. Dujardin-Beaumetz. Lecciones de clínica terapéutica.  Tres tomos. Madrid 1880.

 40. Ch. Bouchard. Enciclopedia de patología general. Madrid s.a. Aprox. 1900.

 41. F. de Niemeyer. Tratado completo de patología interna y terapéutica. Cuatro tomos. Madrid 1870.

 42. Dieulafoy. Ob. cit.

 43. H. Eichhorst. Tratado de patología interna y terapéutica.  Barcelona 1888.

 44. A. Tardieu. Manual de patología y clínica médicas. Dos tomos. Barcelona 1867.

 45. Ch. Bouchard. Ob. cit. tomo 3 Primera parte páginas 547 y s.

 46. Eulenburg. Ob. cit.

 47. L. Corral y Maestro. Elementos de patología general. 2ª Edición. Valladolid 1904. Divide a las fiebres según su origen en nerviosa y humoral, y dentro de esta última distingue la autotóxica (como por ejemplo la debida al cansancio) y la heterotóxica (que puede ser de origen infecciosa o tóxica)

 48. R. Novoa Santos. Manual de patología general.  Dos tomos. Santiago de Compostela. 1916. En el Tomo 1 página 378 divide las fiebres en hipertermias fisiológicas, fiebres neurógenas, fiebre aséptica y fiebre infecciosa.

 49. G. Marañón. Manual de diagnóstico etiológico.  Madrid 1946.

 50. A. Lorenzo Briega. Ob. cit. Esta enfermedad es citada en la página 35 entre las endemias. Dice ser Ciudad Rodrigo un pueblo eminentemente palúdico y renglones más adelante dice ser la endemia de más importancia en este municipio. En la página 87, en el capítulo que hace referencia a la Patología, es el paludismo la primera enfermedad que menciona, haciendo una breve descripción y aconsejando unas medidas de prevención y tratamiento.

 51. M. S. Manzano. Ob. cit.  página 85 y 86. En efecto, en el capítulo que destina a la Patología, estudia el paludismo junto al carbunco y la neumonía como entre las enfermedades más frecuentes. Entre las medidas profilácticas, propugna la lucha contra el mosquito como arma esencial en la lucha antipalúdica, remarcando que es la quinina el único fármaco eficaz.

 52. A. Lorenzo Briega. Ob. cit.

 53. Eulenburg. Ob. cit.

 54. Niemeyer. Ob. cit.

 55. Jaccoud. Ob. cit.

 56. S. del Campo y Navarro López. Nuevo análisis de la población española.  Página 48. Madrid 1987.

 57. Libros de Defunciones. Ob. cit.

 58. M.S. Manzano. Ob. cit. En el cuadro estadístico que figura al final de la obra aparece el trienio 1912-1916 con la mortalidad general y la referida hasta los 6 años de edad.

 59. J. Díez Nicolás. Ob. cit.  página 82.

 60. J. Rodríguez Osuna. Población y territorio en España de los siglos XIX y XX. Página 42. Madrid 1985.

 61. J. Capuron. Tratado de las enfermedades de los niños hasta la pubertad. Dos tomos. Primer tomo página 221 y s. Madrid 1819.

 62. L. Moynac. Manual de patología y clínica médicas. Madrid 1878. En el capítulo de la tuberculosis de los glanglios mesentéricos la identifica como tabes o tisis mesentérica.

 63. A. d'Espine et C. Picot. Traité practique des maladies de l'enfance. Dos tomos.Paris 1899. Aquí la denomina tisis mesentérica.

 64. A. Tardieu. Ob. cit.

 65. S. Jaccoud. Ob. cit.

 66. Dujardin-Beaumetz. Ob. cit.

 67. Ch. Bouchard. Ob. cit.

 68. Dujardin-Beaumetz. Ob. cit.

 69. A. Descroizilles. Traité elementaire de patologie et clinique infantiles. Paris 1891.

 70. L. Corral y Maestro.  Ob. cit.  página 728.

 71. Fanconi-Wallgren. Tratado de pediatría. Barcelona 1959

 72. Bouchut. Tratado teórico y práctico de las enfermedades de los niños. Dos tomos. Madrid 1853.

 73. Gerhard. Tratado completo de las enfermedades de los niños. Barcelona 1882.

 74. L. Smith. Tratado completo de las enfermedades de la infancia y adolescencia. Dos tomos. Madrid 1890.

 75. A. d'Espine et Picot. Ob. cit.

 76. Feer. Tratado de las enfermedades de los niños.  Barcelona 1922.

 77. Mitchell-Nelson. Tratado de pediatría. Dos tomos. Barcelona 1951. A este propósito dice que la erupción de los dientes es un proceso fisiológico que no guarda relación con los múltiples trastornos generales transitorios observados con frecuencia durante la primera y segunda infancia. A comienzos de este siglo un gran número de trastornos como fiebres, convulsiones, diarreas, etc. fueron con frecuencia atribuídos erróneamente a dificultades de la dentición. Incluso en la actualidad se atribuyen a menudo a la dentición fiebres no diagnosticadas.

 78. Gerhard. Ob. cit.

 79. Bouchut. Ob. cit.

 80. O. Geubner. Tratado de las enfermedades de la infancia. Madrid s.a., aprox. 1910.

 81. H. Finkelstein. Tratado de las enfermedades del niño de pecho. Barcelona 1929, página 609.

 82. A. Tardieu. Ob. cit. página 137.

 83. J. Capuron. Ob. cit.  Tomo 2 página 179 y s.

 84. Bouchut. Ob. cit.  Tomo 2 página 312 y s.

 85. A. Tardieu. Ob. cit. Tomo 1 página 252.

 86. H. Eichhorst. Ob. cit. Tomo 2 página 697 y s.

 87. West. Lecciones de las enfermedades de los niños. Madrid 1877.

 88. F. Lust. Terapéutica de las enfermedades de los niños. Página 5. Barcelona 1930.

 89. Mitchell-Nelson. Ob. cit.  Páginas 2.283 y 2.284.

 90. Fanconi-Wallgren. Ob. cit.

 91. Debré-Lelong. Pediatría.  Barcelona 1966

 92. Ch. Bouchard. Ob. cit.

 93. Comby. Tratado de las enfermedades de la infancia. Página 237 y s. Barcelona s.a. Aproximadamente 1900.

 94. Feer. Ob. cit.

 95. M. Bañuelos. Manual de patología médica.  Tomo 1. Barcelona 1947.

 96. A. Pedro Pons. Tratado de patología y clínica médicas. Tomo 6. Barcelona 1950.

 97. P. Farreras-Rozman. Medicina interna. Dos tomos. Barcelona 1984.

 98. A. Tardieu. Ob. cit.  Tomo 1 página 34.

 99. Eulenburg. Ob. cit.  Tomo 11 página 610.

 100. F. Niemeyer. Ob. cit.  Tomo 4 página 209-210. Dice que cuando en un sarampión complicado con un padecimiento grave de los órganos respiratorios, viene la insuficiencia respiratoria o bien la intensidad de la calentura produce el aplanamiento de los enfermos; palidez en la erupción y puede desaparecer esta enteramente. Este fenómeno es interpretado frecuentemente considerándose la retrocesión del sarampión como causa y no como efecto del grave golpe sufrido por el estado grave y de los peligrosos síntomas presentados por los órganos respiratorios.

 101. Kunze. Tratado de patología interna. Barcelona 1877. En la página 577 del segundo tomo expresa un concepto semejante.

 102. R. Royo Villanova. Epítome de patología y clínica médicas.  Zaragoza 1917. Hace la siguiente enumeración de las formas clínicas del sarampión: abortivo, apirético, hiperpirético, hemorrágico y de erupción interrumpida.

 103. Feer. Ob. cit.  Menciona concretamente el término retropulsión, y añade: "generalmente se debe a neumonía. La erupción no se desarrolla más, y en zonas que hubiera aparecido al principio adquiere un aspecto cianótico y hasta pálido".

 104. Domarus. Manual práctico de medicina interna.  Página 20. Barcelona 1930. Menciona el sarampión que brota hacia dentro.

 105. Bouchut. Ob. cit.

 106. H. Eichhorst. Ob. cit.

 107. C. West. Ob. cit.

 108. L. Smith. Ob. cit.

 109. A. Descroizilles. Ob. cit.

 110. Mitchell-Nelson. Ob. cit.

 111. Fanconi-Wallgren. Ob. cit.

 112. A. Lorenzo Briega. Ob. cit.

 113. Libro de Defunciones. Ob. cit.