última hora

EL CARMEN, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
EL CARMEN, por José Luis Sánchez-Tosal Pérez
Noticias relacionadas

Es por estos días largos, en los que se anuncian los calores fuertes pero aún soportables, de noches serenas en los que se resiste a ir la luz, y en los que la movilidad cargada de ganas de vivir se acentúa, pues se mueven camino de las vacaciones. Las ciudades empiezan a tener un cierto vacío, mientras los pueblos vuelven a ver correr niños, los ríos se hacen lugares de encuentro y los mares … ¡ay los mares … los soñados y los vividos! se vuelven hogar de tantos que parecen sus orillas bulevares de ciudad.

Y en medio de todo esto llega el día, el 16 de julio, la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, virgen querida por los marineros que en sus embarcaciones la pasean envuelta en flores, por los litorales de los pueblos pesqueros, mientras una multitud alegre da el pistoletazo de salida a esos días distintos, largos, calurosos, festivos, y despreocupados, que más o menos todos tenemos ganados, los que esperamos con ganas y de los que esperamos contengan todo lo bueno que tiene la vida.

Es también, por supuesto, como no, el santo de las “Cármenes”, que es decir de un inmenso número de mujeres de este país, ¿quién no tiene una amiga, tía, prima, o conocida Carmen? Por tanto, además de celebrar el día de alguien cercano, en mi caso sería una larga lista de “Cármenes” que conozco, pero desde aquí me ciño y felicito a las que en los paseos del grupo salen en los días invernales. Sí, a tí, Carmen Velázquez, que caminas con fuerza, que aportas, y que nunca planteas problemas en los contratiempos, y que ahora estás con la vista puesta en el mar Cantábrico, y en las montañas verdes de Fuenterrabía, por las que correteaste de niña. Y a tí, Carmen, de La Maya, que en ella estás ahora cumpliendo como nadie y afanándote en ello, en el cuidado de tu nonagenaria madre, con la entrega y la difícil facilidad que tu haces las cosas, y donde después de una larga jornada de trabajos, aún sacas tiempo y fuerzas para sumergirte en las aguas del pantano cercano y nadar cual sirena. Y cómo no, a tí, tía Carmen, una de las dos únicas personas, junto a la tía Pili que aún vivís de aquella larga familia de mi padre formada por mis abuelos, y aún ayudando a los tuyos a tu manera.

Que la dulce brisa que acaricia las vírgenes que pasean en el mar, y la inmensa alegría en que envuelve la fecha os acompañe en el año a vosotras que tenéis tanta vitalidad, que por eso habéis terminado poniendo el nombre al día “El Carmen”.

 

1 Comentario

  1. susescrofa 00:21, jul 18, 2021

    Carmen “Poesia” en latín

    Reply to this comment

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Dueño de perro
July 31, 2021 Dueño de perro

Y tienes razón los perros deben estar en el campo por eso la zona del [...]

ver artículo
Juanillo
July 31, 2021 Juanillo

Madre mía otro parecido al de la zona de la pesquera que si fauna que [...]

ver artículo
No leéis
July 30, 2021 No leéis

El ayuntamiento no autoriza. Cuánta ignorancia interesada. Leed la noticia. La competencia es de la [...]

ver artículo
Pili
July 30, 2021 Pili

Los perros son para que estén libres en fincas o en el campo, es antinatural [...]

ver artículo