última hora

OBITUARIO PARA UNA PÁGINA, por Santiago Malmierca Hernández

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
OBITUARIO PARA UNA PÁGINA, por Santiago Malmierca Hernández
Noticias relacionadas

El editor de esta página de información local me anunció hace unos días que había decidido plegar, bajar la persiana del negocio. Pensaba que no podía retrasar más la hora de la jubilación y como parece no encontraba un sustituto animoso para continuar con la cosa, había decidido liquidar la página. Después de veintitrés años de navegar por las procelosas aguas de Internet, es posible que arribe a la entrada del Averno donde estará esperando el famoso barquero. ¿Dónde la conducirá? ¿A los Campos Elisios o al Tártaro? En cualquier caso, no puede ser un mal sitio para pasar el resto de la eternidad; aun teniendo escasas referencias del él, comparado con el Infierno de por aquí es inimaginable que pueda ser tan insoportable…

Comprendo la decisión del editor; una empresa de este tipo, aunque sea de ámbito local, puede llegar a consumir mucho tiempo y energía mental, sobre todo cuando es una sola persona la que tiene que desarrollar el trabajo siete días a la semana. Y aunque las recompensas morales puedan venir de vez en cuando, no equilibran el desasosiego propio y la mucha indiferencia que, parece, el pueblo le ha mostrado en lo que se refiere al soporte comercial. La mala costumbre asentada de, todo gratis, se ha apoderado del imaginario colectivo y toda cosa que implique algo de esfuerzo es vista como ajena, equivocada. Hay indicios suficientes para advertir que por esta senda no se llega a ninguno de los nuevos mañanas de pacotilla que proclama el Gobierno… Pero en fin, es el estado actual de las cosas y si no tienes capacidad de adaptación, sucumbes…

El editor también me anunció que, en mi última entrega, tocara el intratable tema del futuro de C. Rodrigo y su comarca… Hacer una especie de obituario de una empresa de más de veinte años de recorrido no es difícil, bastaría con seguir sus vicisitudes; alabar aquí, criticar allá para ir dejando un balance objetivo y desapasionado, en lo posible, de su trayectoria…; ahora bien, abordar el segundo punto es bastante menos fácil; y si uno no quiere caer en el tópico y la insensatez, mejor no empezar… Uno no es profeta y además tiene muy presente aquello que sostenía E. Ciorán, el gran pesimista afincado en París desde 1937: “En todo profeta coexisten el gusto desmesurado por el futuro y la aversión por la dicha”; así que el futuro será cualquier cosa menos lo que uno pueda imaginar; mientras tanto, disfrutemos, en la medida de lo posible, del momento presente…

Con esta coartada cubriéndome las espaldas, aún tengo que responder al requerimiento del editor, así que intentaré decir algo, ya que en el fondo, pienso, no tengo nada que decir…

¿Qué cosas puede albergar el tiempo para C. Rodrigo? Dejando a un lado sucesos naturales como la aparición de un gran volcán en la comarca, todo lo que pueda traer el tiempo estará ligado al devenir de la demografía en la zona; si continúa declinando, se estabiliza, cosa harto difícil o se recupera. Después, considerando el mejor de los escenarios, es decir, que la natalidad aumente, habría que preguntarse que medios de producción serían los adecuados, hoy día, para que esa población creciente encontrara el necesario estímulo para permanecer en el territorio. Así, a bote pronto, es difícil imaginar cuales pudieran ser, pero… ¿quizás reconvertir la Vega del Águeda en un inmenso invernadero para el cultivo de la marihuana con fines terapeúticos?; el tema ya se está estudiando… ¿Instalar una gran planta de semiconductores para abastecer el mercado nacional y no tener que depender de Corea del Sur y Taiwan? ¿Hacer de la ciudad un gran parque temático dedicado a recrear, constantemente, la mal llamada Guerra de la Independencia? ¿Rastrear los terrenos de la comarca a ver si se da con un buen yacimiento de “tierras raras”, esos elementos como el Nickel, el Litio, el Magnesio, el Coltan, indispensables para hacer funcionar todos los móviles inteligentes que pululan por ahí y que se descartan cada seis meses…? Esto último, de suceder, sería un puntazo estratégico para la comarca, la región y el país…; aunque mucho me temo que la militancia ambientalista, ecologista, se alzaría en armas y preferiría que siguieran extrayéndose, en condiciones abyectas, de esclavitud, en el Congo, que junto a China y Australia son los principales países proveedores…

No sé…; siempre resulta tentador y temerario predecir el futuro… Puede que lo más acertado sea dejar que las cosas sigan su curso y ver cómo la ciudad camina hacia el ocaso… Quienes tuvimos la sana costumbre de pasear, caída la noche, en la Plaza Mayor y calles aledañas, conocemos qué puede sentirse, arropados por aquél silencio y aquella ausencia de gente; dejando a un lado el asunto del necesario tráfico comercial, aquellos ratos peripatéticos eran un verdadero regalo para la salud mental.

Pasear y charlar, de manera desenfadada, del presente, del pasado…, porque del futuro no merecía mucho la pena. Lo que digo lo pueden confirmar sin contradecir la verdad, aunque con alguna pincelada personal, el editor de esta página que desaparece; Dioni, el fotógrafo, antiguo vecino de la calle Madrid; Tomás, el que fuera dueño de la imprenta Lampi; Pepe Etreros, el que fuera dueño de la pastelería que hay en la Plaza; Cesáreo, el que fuera dueño de novedades Montemar; Emeterio, el conductor de la Diputación que se pierde por los caminos; Chelas, antiguo vecino, también, de la calle Madrid…

Pero basta de palique; si como se dice en Hamlet: “La Brevedad es el alma del ingenio”, conviene abandonar este obituario donde está…

 

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

TE IRÁS, por José A. Blanco

TE IRÁS, por José A. Blanco   0

TE IRÁS Te irás y nos quedaremos  huérfanos en la sombra. Y llevarás contigo parte de nuestra soledad como recuerdo. Te irás lento sin cerrar, esperanzado, la puerta entornada para que entre el relente de un nuevo amanecer. Y, desde allí, escribirás el [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Llionés
October 26, 2021 Llionés

Suscribo todas y cada una de tus afirmaciones, es nuestro último tren, cómo serrano cada [...]

ver artículo
Herrero
October 16, 2021 Herrero

Exhaustivo, estructurado, razonado, sólido y realista todo tu análisis de la situación de la comarca, [...]

ver artículo
Polite Mercury
October 15, 2021 Polite Mercury

Gracias. No queda otra. Cada gesto cuenta. [...]

ver artículo
Pilar Montero Villarón
October 15, 2021 Pilar Montero Villarón

Soy de, El Maíllo. Hay muchas verdades en las palabras de Juan Carlos xq somos [...]

ver artículo