última hora

REFLEXIÓN SOBRE CIUDAD RODRIGO Y COMARCA, por Pedro Miguel Ortega Martínez

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
REFLEXIÓN SOBRE CIUDAD RODRIGO Y COMARCA, por Pedro Miguel Ortega Martínez
Noticias relacionadas

Es un honor recibir invitación por estos caminos globales, mediante la cual mi Editor solicita a sus colaboradores una reflexión sobre Ciudad Rodrigo y comarca, futuro, hacia dónde caminar… La recibo a modo de saludo, sin despedida final y continuadora de amistad.

Antes de nada, conforme estas sencillas líneas, expreso mi gratitud porque siempre acogió mis colaboraciones sin ninguna exigencia. Miguel de Cervantes lo expresó en uno de sus versos: “en libertad nací, y en libertad me fundo”. En este pensamiento llevo ya más de cincuenta años escribiendo, sin mezclarme en complicaciones o cuestiones donde se tasa el intelecto y la creatividad merma.

Para reflexionar sobre Ciudad Rodrigo, escojo su impronta en mi vida y he de retraerme a la mano de mis padres, sencilla familia ferroviaria, pues tras doce horas de viaje desde Madrid en un vagón de tercera clase, se llegaba a la ciudad donde nació mi madre: Coletty era su segundo apellido, siempre orgullosa de explicar el detalle de sus dos tés y esa “i” griega.

Aquel Ciudad Rodrigo de finales de los 40 y primeros años 50, era un hervidero de vida que ahora ya no es. La estación del ferrocarril, actualmente como un árbol sin sombra, tenía un bullicio propio de la capital del campo charro según se consideraba a la vieja ciudad mitrada. Muy importante era su comercio, sus establecimientos, locales bancarios de distinta propiedad, y una Plaza Mayor cuyo ágora era el pulso vivo de la antigua Miróbriga. Mención especial el campo, sus agricultores, sus ganaderos. La enseñanza pública y concertada de hoy vivían en plena armonía. Igual que en Sanidad, sin necesidad de tener que desplazarse a Salamanca para una consulta con especialista que dura unos breves minutos.

Aquí nacieron grandes personas, trabajadoras, investigadoras, estudiosas que han dado luz y beneficio a los seres humanos. Pero en otros lares, porque a orillas del Águeda no había cabida, ni centros de producción, o de investigación, para tantos como emigraron a Europa o a otras capitales españolas donde se establecieron. Ciudad Rodrigo, el de los años 60, creció gracias a un mineral raro que decían era “Uranio”. También hubo algún emprendedor que llegado a ministro procuró colocar a muchos mirobrigenses en Telefónica, Renfe, Enusa; o sencillamente alcaldes, más cerca de sus paisanos, quienes se prodigaron en buscar cuantos más beneficios mejor para el pueblo representado.

En cuanto esos emprendedores o cargos desaparecen y la iniciativa privada declina, también decae el campo, los ganaderos y los negocios. Nada más se han quedado los vencejos quienes con sus graznidos me vienen a significar la brevedad del tiempo en sus estaciones, y con la edad es más normal, triste, estar mirando a la otra orilla donde pronto todo será oscuridad. La Pandemia que soportamos, me ha retirado dos años de acudir en verano a mis abrazos con nuestra familia y amistades.

Por tanto, el futuro de Ciudad Rodrigo no lo tengo claro; añado, ni el mío tampoco. Sobran burocracia y complicaciones, para cuando un propio o varios paisanos se animan a fundar la más mínima empresa. Sin ésta, pocas perspectivas veo de recuperar población, estudiantes, mercados, agricultura, ganaderos, centros de producción; no en balde el Oeste español dispone de grandes obras hidráulicas para producir electricidad, y nos la vienen a cobrar, a sus propios generadores, al precio más alto del mercado; teniendo como proveedor Francia gracias a sus numerosas centrales nucleares, nos hemos de guardar en España sus residuos producidos. No lo entiendo, llevamos tiempo poniendo el carro delante de los bueyes y así me parece no vamos a ninguna parte. De poder ser una potencia nuclear con muy buen nivel en Europa, llevamos camino de ser nada más que un sencillo país de servicios. ¡Salud!

Arbol Gordo - verano de los años 70 - PMOM -rr

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

TE IRÁS, por José A. Blanco

TE IRÁS, por José A. Blanco   0

TE IRÁS Te irás y nos quedaremos  huérfanos en la sombra. Y llevarás contigo parte de nuestra soledad como recuerdo. Te irás lento sin cerrar, esperanzado, la puerta entornada para que entre el relente de un nuevo amanecer. Y, desde allí, escribirás el [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Llionés
October 26, 2021 Llionés

Suscribo todas y cada una de tus afirmaciones, es nuestro último tren, cómo serrano cada [...]

ver artículo
Herrero
October 16, 2021 Herrero

Exhaustivo, estructurado, razonado, sólido y realista todo tu análisis de la situación de la comarca, [...]

ver artículo
Polite Mercury
October 15, 2021 Polite Mercury

Gracias. No queda otra. Cada gesto cuenta. [...]

ver artículo
Pilar Montero Villarón
October 15, 2021 Pilar Montero Villarón

Soy de, El Maíllo. Hay muchas verdades en las palabras de Juan Carlos xq somos [...]

ver artículo