última hora

REFLEXIONES SOBRE CIUDAD RODRIGO Y COMARCA, por Isabel Sánchez Jacob

Interlineado+- AFuente+- Imprimir el artículo
REFLEXIONES SOBRE CIUDAD RODRIGO Y COMARCA, por Isabel Sánchez Jacob
Noticias relacionadas

Fernando Domínguez, con motivo de su jubilación y su despedida del periódico Ciudadrodrigo.net (cosa que sentimos mucho), nos ha pedido unas reflexiones sobre Ciudad Rodrigo y su comarca, en particular sobre su futuro. Nos ha propuesto imaginar unas posibles líneas por donde caminar.

Pues allá van. Agradezco esta propuesta, pues es una buena ocasión para expresar y compartir los pensamientos que cada cual alberga en su mente.

Yo sueño con un Ciudad Rodrigo como ciudad de salud. Hubo un tiempo en que la ciudad revindicó un hospital comarcal, que no consiguió. Realmente crear y sostener un hospital comarcal es caro y complejo, requiere inversiones muy grandes y amplias plantillas de personal sanitario para poder cubrir las necesidades en todo momento.

En cambio, aspirar a convertir a Ciudad Rodrigo en un lugar saludable, creo que estaría mucho más en nuestra mano. Y va muy en consonancia con las características de nuestra ciudad. Contamos con una vega fértil, en la que desde tiempos ancestrales se han cultivado productos de excelencia (¡a tomates ricos no nos gana nadie!) y ha abastecido un mercado comarcal que cuenta con más de cinco siglos de existencia.

Por desgracia gran parte de los huertos han desaparecido, convirtiéndose en lugares de recreo, y el mercado comarcal de los martes está en horas bajas. Son ya muy pocos los hortelanos de nuestra vega y de las comarcas vecinas (Sierra de Francia, Arribes, Las Hurdes) que acuden con sus productos, y la mayoría son de edad avanzada.

Pero también hay señales de esperanza. En los últimos años algunas hortelanas jóvenes se han incorporado al mercado de los martes. Y lo han hecho con entusiasmo. Algunas están cultivando productos orgánicos, lo cual los clientes hemos celebrado y agradecido. Es un mercado minoritario, y cuesta abrirse camino en él, pues es difícil competir con las grandes superficies y con sus precios tan diferentes, pero ahí están.

Un paso elemental para cuidar la salud es cuidar la alimentación, evitando tóxicos, tan presentes en los cultivos masivos y en los productos procesados. Nuestros hortelanos nos brindan alimentos saludables, cultivados en cercanía y riquísimos. Apoyémoslos.

Coincido con la idea de la medicina oriental de que la mejor medicina es aquella que logra mantener sana a la población. En cambio nuestra medicina occidental está enfocada en la enfermedad, y no da abasto. Por mucho que se incremente la oferta de servicios de salud, siempre resultan insuficientes, pues nuestra sociedad está muy enferma.

Esta propuesta tendría que ser apoyada desde diferentes frentes. Requeriría una acción educativa de la población en las ventajas de este tipo de alimentación. Y también una acción dirigida a los propios hortelanos, para propiciar que verdaderamente cultiven con criterios orgánicos. Probablemente más gente se animaría a pagar más por los productos locales si tuviera una cierta garantía de que son verdaderamente superiores en calidad pues han sido cultivados sin utilizar productos agroquímicos, tales como plaguicidas y fertilizantes, que puedan resultar dañinos para nuestra salud. En realidad muchos de nosotros no necesitamos sellos de garantía, que son difíciles de conseguir, y nos bastaría con una simple relación de confianza.

También podría contarse con otros productores de comarcas vecinas, dándoles facilidades para que acudan. Y enlazar con los programas de formación de jóvenes en esta área profesional. Sabemos que en los últimos años ha habido propuestas formativas de este tipo, pero no parece que se hayan traducido en realidades en cuanto a dotar a nuestra ciudad de un mercado agrícola ecológico de importancia.

Y yendo a lo pequeño, un detalle que ayudaría bastante a los hortelanos que acuden allí cada martes sería cederles un lugar próximo para aparcar sus vehículos durante la mañana, por ejemplo en la vecina plaza del Conde.

Ciudad Rodrigo puede tener un modelo para inspirarse en los movimientos “slow” aparecidos en los últimos años, que se iniciaron en la región de Turín con el “slow food”, y siguieron con los modelos de ciudad “slow”, educación “slow”…

Siguiendo con la idea de ciudad saludable, habría también que cuidar la cuestión de las antenas de telefonía móvil, instalación de señales de Wifi en lugares públicos… Conozco a alguna persona que se ha ido de la ciudad por estos motivos. Pensemos en todos, pero especialmente en los niños, más sensibles a las radiaciones. Es una responsabilidad frente a nuestros hijos y nietos. Y es un tema que exige reflexión, pues hay muchas cuestiones en juego. Realmente los tóxicos alimentarios, las radiaciones electromagnéticas y el sobreuso de la tecnología son unos de los más importantes enemigos silenciosos de la salud en nuestros días.

Esto es en lo que se refiere a cuestiones materiales. En cuanto a cuestiones culturales, creo que Ciudad Rodrigo tiene pendiente ocuparse con mayor profundidad de su pasado judío. En tiempos pasados existió una considerable población judía en nuestra ciudad, y por nuestra frontera salieron de España una gran parte de los judíos cuando tuvo lugar la expulsión. Conocer nuestra historia nos enriquece, y nos daría posibilidades de relación con otros lugares cercanos en los que los judíos también han tenido un peso importante, como Béjar, Hervás, Belmonte en el vecino Portugal… que han cultivado esta faceta de su pasado y que forma ahora parte también de su presente en forma de patrimonio cultural.

En fin… son ideas a compartir, a discutir…

Por último, ¡salud, júbilo, y larga vida en tu jubilación, amigo Fernando!

0 Comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene todavía comentarios

Lo sentimos!

Pero puedes ser el primero Deja un comentario !

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: MASHFE, C.B.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicito es para gestionar tu solicitud en este formulario de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiendo a redaccion@ciudadrodrigo.net así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Contacto: redaccion@ciudadrodrigo.net.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

 

Opinión

TE IRÁS, por José A. Blanco

TE IRÁS, por José A. Blanco   0

TE IRÁS Te irás y nos quedaremos  huérfanos en la sombra. Y llevarás contigo parte de nuestra soledad como recuerdo. Te irás lento sin cerrar, esperanzado, la puerta entornada para que entre el relente de un nuevo amanecer. Y, desde allí, escribirás el [...]

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

últimos comentarios

Llionés
October 26, 2021 Llionés

Suscribo todas y cada una de tus afirmaciones, es nuestro último tren, cómo serrano cada [...]

ver artículo
Herrero
October 16, 2021 Herrero

Exhaustivo, estructurado, razonado, sólido y realista todo tu análisis de la situación de la comarca, [...]

ver artículo
Polite Mercury
October 15, 2021 Polite Mercury

Gracias. No queda otra. Cada gesto cuenta. [...]

ver artículo
Pilar Montero Villarón
October 15, 2021 Pilar Montero Villarón

Soy de, El Maíllo. Hay muchas verdades en las palabras de Juan Carlos xq somos [...]

ver artículo